Luz, ni para ver la hora

Maria Matienzo Puerto

El Capitolio de La Habana.  Foto: Caridad
El Capitolio de La Habana. Foto: Caridad

Hace ya varias noches soñé que todo estaba oscuro, y como los sueños son caprichosos, soñé que estaba en un parque y que no podía leer ni una línea del libro que llevaba encima porque el alumbrado público nunca encendió.

A penas se les veía el rostro a las personas que caminaban muy cerca del banco en que estaba sentada. La desesperación llegó a su punto máximo cuando intenté mirarme las manos y no lo logré. Fue cuando recordé que estaba dormida.

Le tengo miedo a la oscuridad como una niña pequeña.  Todas las noches me aseguro de que quede, al menos, una luz encendida en la casa.  Y no es que le tema a los fantasmas o al hombre del saco o a la bruja de la escoba o a los enanos que se roban el aliento de los niños, si no a tener que levantarme de un modo inesperado y tropezar, o a que suene el teléfono y romper algún adorno por falta de luz.

No recuerdo bien cómo me las arreglé durante el período de los apagones, en el que oficialmente debía irse la corriente cuatro horas, pero podíamos estar noches enteras sin saber quién estaba dentro de la casa y quién no.  Parece que mi psiquis en un intento de auto-preservación borró toda experiencia que pudiera ser traumática.

Así que ni por asomo deseo encontrarme con un mundo tan poco iluminado.

Sin embargo, para mi sorpresa y desencanto, mi sueño se hizo realidad.  Ayer me cogió la noche aún camino a casa.  Estaba frente a nuestro Capitolio, en una parada de ómnibus, mientras anochecía.

Di por hecho que en cuanto oscureciera, los jardines de nuestro Ministerio de Ciencia Tecnología y Medio Ambiente (así funciona nuestro Capitolio), iba a ser alumbrado por sus bombillas neoclásicas, pero nada.  Nunca sucedió.

La ciudad, a penas se notaba bajo una luz amarillenta que salía de unas farolas de la calle, de algún que otro portal de las tiendas, o de los autos que transitaban por la avenida. La iluminación ni siquiera alcanzaba para ver la hora en un reloj pulsera.

Suerte mía que llegó el ómnibus pronto y solo alcancé a ver, de pasada, un espectáculo mayor: el del Prado de La Habana en total penumbra, como una selva negra, propicia para asaltos, confusiones, intercambio violentos o sexuales, camuflaje y tropezones.

A penas se les veía el rostro a las personas que caminaban muy cerca del banco en que estaba sentada. La desesperación llegó a su punto máximo cuando intenté mirarme las manos y no lo logré. Fue cuando recordé que estaba dormida.

Le tengo miedo a la oscuridad como una niña pequeña.  Todas las noches me aseguro de que quede, al menos, una luz encendida en la casa.  Y no es que le tema a los fantasmas o al hombre del saco (boogyman) o a la bruja de la escoba o a los enanos que se roban el aliento de los niños, si no a tener que levantarme de un modo inesperado y tropezar, o a que suene el teléfono y romper algún adorno por falta de luz.

No recuerdo bien cómo me las arreglé durante el período de los apagones, en el que oficialmente debía irse la corriente cuatro horas, pero podíamos estar noches enteras sin saber quién estaba dentro de la casa y quién no.  Parece que mi psiquis en un intento de auto-preservación borró toda experiencia que pudiera ser traumática.

Así que ni por asomo deseo encontrarme con un mundo tan poco iluminado.

Sin embargo, para mi sorpresa y desencanto, mi sueño se hizo realidad.  Ayer me cogió la noche aún camino a casa.  Estaba frente a nuestro Capitolio, en una parada de ómnibus, mientras anochecía.

Di por hecho que en cuanto oscureciera, los jardines de nuestro Ministerio de Ciencia Tecnología y Medio Ambiente (así funciona nuestro Capitolio), iba a ser alumbrado por sus bombillas neoclásicas, pero nada.  Nunca sucedió.

La ciudad, a penas se notaba bajo una luz amarillenta que salía de unas farolas de la calle, de algún que otro portal de las tiendas, o de los autos que transitaban por la avenida. La iluminación ni siquiera alcanzaba para ver la hora en un reloj pulsera.

Suerte mía que llegó el ómnibus pronto y solo alcancé a ver, de pasada, un espectáculo mayor: el del Prado de La Habana en total penumbra, como una selva negra, propicia para asaltos, confusiones, intercambio violentos o sexuales, camuflaje y tropezones.

Maria Matienzo

Maria Matienzo Puerto: Una vez soñé que era una mariposa venida de África y descubrí que estaba viva desde hacía treinta años. A partir de entonces construí mi vida mientras dormía: nací en una ciudad mágica como La Habana, me dediqué al periodismo, escribí y edité libros para niños, me reuní en torno al arte con gente maravillosa, me enamoré de una mujer. Claro, hay puntos que coinciden con la realidad de la vigilia y es que prefiero el silencio de una lectura y la algarabía de una buena película.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Odio el invierno, Ontario, Canadá. Por Janice Lally (Canadá). Cámera: Sony CyberShot

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: [email protected]