Dos novias en La Habana

María Matienzo Puerto

Angel y la musa.  Foto: Caridad
Ángel y la musa. Foto: Caridad

Cada vez que me hablan de reencarnaciones solo se me ocurre recordar en la vida que llevamos, mi novia y yo, durante más de seis meses.  Carga bultos para acá, carga bultos para allá: aquí ya no pueden estar; tienen que buscar un nuevo alquiler; bueno, duerman unos días en la sala de mi casa, hasta que encuentren.

La tía que pudo resolvernos seis meses de tranquilidad, pero que no lo hizo; la cara de compasión de algunos conocidos y hasta de los amigos; una abuelita que trocó su papel con el de bruja; engorrosos trabajos de fuerza para ganar algo de dinero; y la pregunta de siempre, ¿ustedes son de La Habana? con la respuesta: sí, somos habaneras.

He optado por una explicación mística religiosa porque en la realidad no la logro hallar: nosotras, en vidas anteriores, debimos ser gitanas o brujas prófugas de la Santa Inquisición. Y ahora, arrastrando alguna deuda, seguimos de nómadas.

Somos nacidas las dos en la capital más hermosa que hayamos visto (no hemos visitado otras). Una cerquita del Vedado y la otra en el mítico Luyanó.  Ninguna con la gracia de una herencia o con el legado de un apellido aristocrático.

Ella licenciada, yo también. Ella una mujer sensible y yo también: fuimos vestuaristas de una compañía de ballet acuático, y no crean que como el nombre indica, dentro de nuestras obligaciones estaba el diseño y confección de los trajes, o el placer que intuyen algunos cuando piensan en bailarinas, o sea, tampoco teníamos que ayudarlas a vestirse.

Nosotras, simplemente cargábamos unos maletines llenos de ropa mojada cada vez que terminaba la función para ponerlos a secar en el lugar donde estuviésemos durmiendo para esa temporada.

¿El pago? La millonada de treinta dólares mensuales que no nos sirvieron para mucho porque lo que necesitábamos era un espacio.

Para ese entonces yo había salido del yugo de un marido feroz y la abuelita de ella nos acogió en su casa de Guanabacoa. Y creímos que nuestra historia iba a continuar con un “felices para siempre”: el plan era ayudar y hacernos de nuestro espacio junto a la anciana.

Hasta que un día descubrimos que convivíamos con la madrastra de Blanca Nieves y que, además de querernos dar a morder la manzana envenenada, pretendía exprimirnos hasta dejarnos en la amargura de la descomposición.

Corrimos y nos encontramos de nuevo en el medio de la calle.

Luego, la suerte de los amigos que nos invitaban a dormir unos días aquí y otros allá, donde alguno de ellos tuviera un espacio para que pusiéramos la cabeza y guardáramos los bultos, que aunque eran lo imprescindible, duplicaban nuestra masa muscular.

Los familiares, ausentes o apenados, de esta enfermedad nuestra que es amarnos no podían más que observar cómo terminaba nuestra telenovela.

Mi novia y yo desdobladas en gitanas por momentos o en brujas para otros, a veces agotadas, otras irritadas, preferimos preservar el enamoramiento de malos pensamientos y de contaminaciones, y ver el mar o las estrellas se convirtió en un hábito y en un consuelo a la misma vez.

Ya casi dejamos atrás ese peregrinar y aunque aún no logramos cumplir algunos de nuestros sueños, creo que andamos próximas a saldar nuestra deuda kármica mientras pagamos su peso en oro.

Maria Matienzo

Maria Matienzo Puerto: Una vez soñé que era una mariposa venida de África y descubrí que estaba viva desde hacía treinta años. A partir de entonces construí mi vida mientras dormía: nací en una ciudad mágica como La Habana, me dediqué al periodismo, escribí y edité libros para niños, me reuní en torno al arte con gente maravillosa, me enamoré de una mujer. Claro, hay puntos que coinciden con la realidad de la vigilia y es que prefiero el silencio de una lectura y la algarabía de una buena película.



Un comentario sobre “Dos novias en La Habana

  • Hola Hermana,
    Leyendote, disfrutandote y reflejandome donde me sea posible. Gracias por el post! Quiero verte entre birras!!!!

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Amanecer sobre la Colina Lenin en Regla, La Habana.  Por Donna Kester, (EUA).  Cámera iPhone 8 Plus

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: [email protected]