Dos Entre Muchos

Alfredo Fernández Rodríguez

Casa de Polo Montanez.  Foto: Darko Perica
Casa de Polo Montanez. Foto: Darko Perica

Omar consiguió un  trabajo en la embajada francesa y como no tenia donde vivir, se privó de todo lo humanamente disfrutable para poco a poco construirse una casa.  Lo logró a los 6 años. Al año siguiente se fue a España y no regresó más.

Verdaguer no tenía casa y aunque era profesor universitario  y no constructor, pudo finalmente entrar en la microbrigada (sistema de edificación de viviendas en el cual el trabajador abandona su puesto laboral y se convierte en constructor hasta que la misma concluya).

Allí estuvo 7 años.  Obtuvo su casa y al año de vivirla le llegó un viaje de trabajo a una universidad mexicana. Cruzó la frontera y vive en Miami.

Omar y Verdaguer al partir perdieron sus respectivas casas por disposiciones legales del gobierno  que despoja de sus propiedades a las personas que se marchan definitivamente del país.

Esas situaciones siempre me devuelven una pregunta ¿Qué derecho tiene un estado a apropiarse de un bien privado que fue obtenido honradamente?

Alfredo Fernandez

Alfredo Fernandez: No me fui de Cuba, pues uno no se marcha de donde nunca ha estado. Luego de gravitar por 37 años en esa extraña isla, logré pisar tierra firme, sólo para comprobar que no he llegado a ninguna parte. Quizás y nunca perteneceré a sitio alguno. Ahora vivo en Ecuador, pero por favor, no me crean del todo que ando donde digo, mejor localícenme en la Cuba de mis sueños.

Alfredo Fernandez has 175 posts and counting. See all posts by Alfredo Fernandez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *