La izquierda es democrática o no lo es

Por Pedro Campos

El socialismo del siglo XXI. http://dakarparada.blogspot.com

HAVANA TIMES – Lo que está pasando en Venezuela sirve para acabar de desenmascarar a esa “izquierda” estatal-estalinista que, atrincherada en el “antimperialismo yanqui” y su supuesta agresión “al proceso revolucionario venezolano”, le ha dado la espalda a la lucha de la gran mayoría del pueblo por mantener la democracia que se construyó bajo el gobierno de Chávez.

A la cabeza encontramos a la dictadura de los Castro, a sus seguidores y a todo ese grupo de “comunistas y socialistas” que en América Latina y Europa, fundamentalmente, siguen creyendo que el socialismo se “construye”  desde el estado. Un estado encabezado por una élite ilustrada que sí sabe lo que hay que hacer, empezando por estatalizar el capital grande, mediano y pequeño, “controlar” el mercado, fabricar un “hombre nuevo” y “destruir el estado burgués, para construir el nuevo estado socialista”.

Dos han sido las características más significativas de las ideas de estos “comunistas”: 1-la concentración de la propiedad y el control de la economía en el estado, en detrimento de las formas libres de trabajo, privado y asociado y de las formas capitalistas y 2- la sustitución de la democracia que llaman burguesa por otra llamada “dictadura” dizque del proletariado, clase exclusiva del capitalismo que nunca ha tomado el poder y que luego, en su propio nombre, ha sido mantenida bajo la esclavitud asalariada, pero para el estado. Haciendo una ecuación perfecta de base y estructura totalitaria.

¿Que tendrá que ver esto con socialización, libertad y emancipación, grandes lemas del socialismo?

Esta izquierda de salón y café capuchino jamás entendió ni jota de marxismo. Nunca comprendió que para que exista socialismo tiene que existir primero una base económico-social en la que predominen las formas de producción libres, privadas o asociadas, como muchas veces señalaron los clásicos, que no podría ser sustentada en el trabajo asalariado, ni fabricada desde arriba ni desde  afuera.

Jamás esa “izquierda” leyó El Capital*, en el que se explica cómo en el precedente sistema capitalista cuya forma de producción se caracteriza por el trabajo asalariado, van naciendo, creciendo y desarrollándose otras formas de producción, sustentadas en el trabajo libre, especialmente de tipo asociado, el que se aprecia en las cooperativas. Allí se expone cómo las sociedades por acciones, constituyen la primera forma de descomposición del capital.

Tampoco estos “comunistas” comprendieron que solo a través de la mayor democratización y libertad posibles en el capitalismo es que se podría alcanzar la nueva sociedad pos capitalista, socialista, o póngale Ud., el nombre que le parezca. Eso por la sencilla razón de que la democracia y la libertad más plena, especialmente el libre comercio, son las que permitirían el progreso expedito de las formas libres y asociativas de trabajo, fenómeno que ha venido progresando en todos los países capitalistas de alto y mediano desarrollo.

Ya en escritos anteriores se ha demostrado que el concepto de izquierda nació íntimamente ligado al de democracia, al poder del pueblo y de sus representantes, en lucha contra el poder del Rey, cuando la Revolución Francesa y que luego siempre ha estado vinculado con el poder y el bienestar de las mayorías. Por tanto es equivocado creer que puede haber dictaduras de izquierda. Por principio, por una cuestión etimológica, toda dictadura es de derecha.

Simple: no puede considerarse de izquierda ni democrático a un gobierno como el de Maduro, que trata de ignorar una amplia votación popular a favor de una Asamblea Nacional, porque está controlada por la oposición; que manipula la elección del tribunal supremo; que ahoga financieramente la economía no estatal; que concentra el poder en unos pocos burócratas; que viola la Constitución democrática votada en el gobierno de Chávez; que se niega a convocar  el referendo revocatorio reconocido en esa Constitución y a realizar las elecciones correspondientes para alcaldes y gobernadores y, que arriba de eso, pretende derogar esa constitución democrática e imponer a sangre y fuego otra al estilo Castro-estalinista, reprimiendo violentamente a quienes la defienden.

Hoy Venezuela es el agua regia, que define quién es y quién no de izquierda. Pase por allí, ponga sus credenciales bajo esa agua y Usted mismo podrá identificarse. Suerte.

La izquierda siempre es democrática o no lo es.

*Nota: Tomo III del Capital (Capítulo XXVII “El Papel del Crédito en la Producción Capitalista)

 

 

25 thoughts on “La izquierda es democrática o no lo es

  • O sea, una cosa es en la teoría y otra en la práctica. En este artículo Pedro Campos conclama a la Izquierda Verdadera Democrática (a la que equipara con el oro, al sugerir que se someta a la prueba del agua regia) a que condene al régimen de Maduro. Éste, por su parte, podría entonces decir “Una cosa es en la teoría y otra en la práctica. Si estuvieran en mi lugar ustedes, los Verdaderos Izquierdistas Democráticos, ¿tienen seguridad de que actuarían de otra forma? ¡Miren, miren a estos malagradecidos que se dejan embaucar por la CIA y que no quieren ver las inmensas bondades de nuestro Socialismo Bolivariano!”

    Porque una cosa es en la teoría y otra cosa es en la práctica es que le pido a Campos, bueno, al Izquierdista Verdadero que quiera responder, que me diga qué van a hacer los Izquierdistas Verdaderos con los que pertenecen a las Clases Equivocadas (ya que la Izquierda Verdadera es clasista o no es) cuando lleguen al poder. Un ejemplo práctico es lo que pasó en Kampuchea con Pol Pot, a quien Noam Chomski defendió en su momento.

  • 1- fuera lo último que a estas alturas del juego nos faltara valentía para expresarnos libremente.
    2- esa es la única izquierda que conocemos: la cavernícola-incivilizada ,, que ahora Uds quieran meterle “democrática” por delante es otra cosa.
    3- Y si Uds eran tan políticamente cultos, porque se dejaron meter el estalinismo de ese loco-charlatán?, como lo hicieron Camilo, Huber Matos et all? porque según tengo entendido ese churrioso cogio auge por culpa de todos los que le permitieron y apoyaron DESDE el PRINCIPIO a que hiciera y deshiciera todo lo que hizo de la misma forma que estamos viendo hasta ahora.

  • Rosa Luxemburgo dijo que la libertad es siempre libertad para el que piensa distinto. Y la asesinaron. Vaya si pensaban distinto los que lo hicieron. Esos no creían que “la libertad es siempre libertad para el que piensa distinto”. El problema con el “socialismo” y con la “izquierda” es que una cosa es la teoría y otra la realidad, una cosa es lo que se quiere y otra lo que se puede o te dejan hacer. La vida real termina por imponer sus circunstancias y convirtiendo muchas cosas en masturbaciones mentales. Es triste y no está bien que sea así, pero es así.

  • Pedro, debemos felicitar al Bobo & Cía. por el aporte que le han hecho al debate sobre la Izquierda Democrática en general y en particular la cubana, porque hemos tenido la oportunidad de esclarecer muchos aspectos al respecto que no son solo reclamos de los Bobos de HT sino también de una mayoría de incultos políticos que a solo oír hablar de izquierda lo que le viene a la mente es la izquierda cavernícola y fundamentalmente la izquierda castrista de la cual todos los cubanos hemos sido víctimas. “Parabéns” (felicitaciones) para ellos que han tenido la valentía de expresar sus criterios al respectos y para los que piensan como ellos que se han mantenido callados.

  • Ciertamente Pedro, la izquierda tiene que ser democrática porque si no es estalinismo, dictadura, totalitarismo que es lo que quiere instaurar Maduro en Venezuela con su asamblea constituyente de partido único, o sea el castrismo a la venezolana. Los tiradores de piedras a mansalva de este foro no se dan cuenta que con su repudio totalitario a la izquierda democrática, posiblemente sin proponerse, le están haciéndole el juego al madurismo\castrismo, estos troles involuntarios deberían saber que el periódico Tal Cual, que ha tenido en jaque a Chávez y al chavismo desde sus “tiempos luminosos” y ahora al madurismo cabellismo, es presidido por un veterano de la izquierda democrática venezolana e internacional, Teodoro Petkoff.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *