Internet en Cuba para los nuevos ricos y la disidencia

Por Pedro Campos

Foto: ain.cu

HAVANA TIMES — A bombo y platillo, con mucha fanfarria, el gobierno cubano ha anunciado que amplía el acceso a internet con la apertura de 118 salas de navegación en todo el país y el costo de la hora reducido a 4.50 CUC (5.20 usd). Deja bien establecido: no existe por ahora ningún plan para llevar internet a las casas de los cubanos.

El tema ha sido tratado ya por varios analistas y periodistas. Me referiré a algunas aristas que me parecen de la mayor importancia.

Sin duda se trata de una ampliación del servicio y hasta de una reducción del costo. Y es verdad, como dice mi compañero Félix Sautié, que por algo había que empezar. Constituye otro pequeño, pequeñísimo paso del actual gobierno con  muchas pausas, eso sí, sin ninguna prisa sobre todo,  en la eliminación de las absurdas regulaciones y prohibiciones impuestas al pueblo cubano en nombre del “socialismo y la lucha contra el imperialismo”.

Habrá que reconocer a Raúl Castro que desmontó total o parcialmente parte de las absurdas regulaciones impuestas durante el gobierno de su hermano, donde él siempre fue segundo.

Pero por eliminar quedan las más importantes restricciones y prohibiciones a los derechos ciudadanos, a la libertad de expresión y asociación, a la libre y democrática elección, a la posibilidad de asociarse libremente para producir y la eliminación de los absurdos monopolios del estado en la economía, la política, la prensa y otros.

Y es que tantas y tan grotescas barbaridades se han hecho en nombre del “socialismo”,  que cualquier cosita que haga el gobierno del General Raúl Castro, podría parecer que se está realizando una gran apertura.

Pero sería bastante iluso el pretender que el impacto de esta ampliación tendrá algún significado beneficiosos para las amplias mayorías del pueblo, porque el cubano promedio no podrá pagar 4.50 CUC (5.20 Dólares) la hora de Internet, cuando su salario promedio es de apenas 20 dólares mensuales.

Foto: cubadebate.cu

Las medidas del gobierno del capitalismo de estado, más interesado en obtener réditos económicos que en eliminar restricciones al pueblo, benefician principalmente a los que pueden pagar los altos precios que ofrece el aparato económico monopolista del gobierno, como los nuevos ricos que ha generado la corrupción estatal y la explotación de trabajadores asalariados en la ciudad y el campo, así como los que reciben considerables remesas del exterior.

Con ésta, como con muchas de las otras insuficientes medidas gubernamentales, los beneficiados serán unos pocos y en el orden político, los que mejor saldrán serán los que siempre han podido usar internet desde los hoteles.

Aquí vemos de una manera muy concreta, lo que se reconoce por muchos: los extremos se confunden y ayudan. ¿Quiénes se beneficiarán, fundamentalmente, de esta ampliación de Internet?

Pues además de los nuevos ricos, nada más y nada menos que los disidentes que reciben ayuda del exterior para promocionar en Cuba y fuera del país sus programas políticos.

De manera que puede aseverarse categóricamente, que el gobierno del capitalismo de estado cubano ha ampliado Internet para los nuevos ricos y para… la disidencia. Bueno, algo consiguieron los disidentes en sus recientes giras.

¿Un contrasentido? No. Cómo lo que importa es ingresar dinero a las arcas del estado, da lo mismo vender mansiones a los millonarios norteamericanos, que hacerles atracaderos para yates y campos de golf, que posibilitar o facilitar más acceso a internet a la disidencia que tanto combate; pero aquí privilegia.

Y claro, no es que moleste que la disidencia pueda acceder más a Internet, -ojalá todos pudiéramos por igual- es que se trata de una muestra más del carácter corrupto y corruptor del modelo estatalista, de su doblez.

El bloqueo y las agresiones imperialistas los convirtió en justificación de su desastre económico y explicación a sus medidas de total control político interno; la emigración la transformó en negocio, fuente de ingresos (remesas, viajes, turismo, altos costos de trámites); y ahora –al parecer- también se interesa en que, parte de los millones de la NED destinados a financiar la disidencia interna, termine en las arcas del gobierno por esta vía.

A eso conduce, por el momento, el pragmatismo del estado.

El destacado periodista de la TV cubana Reynaldo Taladrid recomienda que para encontrar los caminos de la ultraderecha reaccionaria en Miami se ha de seguir “tras la huella del dinero”. Ahora,  si seguimos esas huellas, pues pronto podríamos tropezarnos con una sorpresa…

Ni los trabajadores, ni el pueblo de a pié, ni la izquierda socialista y democrática, reciben ningún beneficio de esta “ampliación”. Seguimos y seguiremos demandando internet libre y a precios accesibles para todos.
—–
Pedro Campos: [email protected]

 


24 thoughts on “Internet en Cuba para los nuevos ricos y la disidencia

  • el 26 julio, 2013 a las 9:32 am
    Permalink

    helaraxe, por favor, respeto a la inteligencia ajena.

  • el 18 junio, 2013 a las 12:21 pm
    Permalink

    Por favor, a quien va usted a enganar con eso de “represion en Cuba”, eso no se lo cree ni usted mismo.

  • el 18 junio, 2013 a las 12:17 pm
    Permalink

    Vaya! Ahora esta de moda eso de “Capitalismo de Estado”, esta gente no sabe lo que dice. Que es ese mal usado “Capitalismo de Estado”? Usar el monopolio del estado sobre los medios fundamentales de produccion para garantizar los amplios programas sociales que existen en Cuba? , por favor, no confundir esto con el verdadero Capitalismo Monopolista de Estado, donde el Estado usa el dinero de los contribuyentes para financiar las obras e investigaciones costosas para luego entrgarselas a los privados o peor aun a los extranjeros. a precios baratisismos, o cuando el dinero se entrega para recapitalizar o rescatar bancos, mientras se deja que las personas pierdan su casa a manos de estos mismos bancos, o que el estado se asocie al 50% del capital con empresas privadas y que en la practica las ganancias sean para la empresa privada y las deudas para el estado y los contribuyentes (porque siempre se aseguran de que hayan perdidas y no ganancias).

  • el 10 junio, 2013 a las 9:37 pm
    Permalink

    Pedro Campos agradezco que me responsa a mi comentario y aunque asi parezca el mio primero mi intención no es ofenderlo sino decir las cosas como las pienso. Si mi respuesta fue desmedida le pido perdón, no fue esa la intención. Respecto a lo que me sugiere le aseguro que me he leido las obras de Marx, confieso que no tan bien y extensamente como Ud pero si lo he hecho, como no podría hacerlo siendo cubano. Tuve que estudiar a Marx en la secundaria, pre-universitario y Universidad. Desde aquel entonces discrepé de muchas de sus ideas y también lo discutí varias veces con muchos profesores. El resto del aula me miraba estupefacta porque en aquella época criticar el marxismo era casi delito. No quiero entrar a discutir posiciones teóricas y tampoco me considero a su altura para hacerlo (yo muy por debajo debo aclarar), mi camino profesional nunca fue la filosofía o las humanidades en general sino que soy un profesional del area de las ciencias exactas. Sin embargo como la historia y la filosofía son parte intrínseca del ser humano y su desarrollo siempre me he interesado en ellas, al menos en el orden personal. Marx como todos los filósofos que he leído tiene tantos aciertos como desaciertos. El primero en ordenar una sociedad parecida a lo que postuló Marx hasta donde yo se fue Platón y el comunismo Platónico tiene mucho de los errores que luego acarreó Marx aunque probablemente para nada se haya inspirado en el.

    Su versión de Socialismo como Capitalismo de Estado se basa únicamente en la relación del trabajador con respecto al dueño de los medios de producción, llámese Burgués o Estado (en su versión). Sin embargo si hablamos correcto castellano el Capitalismo por definición se basa en la propiedad privada sobre el Capital. Llamarle a una sociedad donde el Estado controla el Capital incluyendo los medios de producción Capitalismo es un error no solo filosófico sino de concepto. Para eso quizás existan otros nombres, llámele feudalismo, esclavitud o cree un concepto nuevo pero decir que el socialismo que hay en Cuba es Capitalismo es querer tirar la papa caliente a otro.

    Yo no soy pro-capitalista como tampoco soy pro-socialista, creo que un sistema socio-económico mucho mejor estará por venir. Por ahora me defino como democrático que creo que es la sustancia que si no le debe faltar a ningún sistema social. Su ausencia es la dictadura que es lo que tenemos en Cuba y ahora en Venezuela, dibujese todo lo bonito que se quiera dibujar.

    Ahora siendo justos con la historia, que es otra ciencia bonita e interesante, los sistemas Capitalistas que han existido hasta hoy con todos sus tremendos defectos e injusticias han posibilitado sociedades con muchas mas condiciones, derechos y seguridad social que sus homólogos socialistas/comunistas. Decir del capitalismo de hoy que es el demonio de los siete mares es algo un poco pasado de tiempo e infundado. Muchas sociedades capitalistas han sabido lograr un balance bastante justo entre derechos civiles y sociales garantizando una calidad de vida a sus ciudadanos que nunca soñaron los que un día entonaron la internacional. Decir que Canada, Austria o hasta EEUU en algunos aspectos tienen “socialismos” de estado sería usar su misma aseveración errónea a la inversa porque en todos esos países por mas que en Cuba se cacaree lo contrario, los ciudadanos tienen derechos y seguridad social a la altura y más de lo que cualquier hombre de siglos pasados habría soñado. No digo que sean sociedades perfectas, eso es lo mejor que tienen, son perfectibles, pero llamemos a cada cual por su nombre y seamos justo con la historia. Defender una teoría u otra porque se vean bonitas en un libro no es suficiente, hay que contar con la practica, con el ser humano en este caso, entender nuestras aspiraciones y ver que mejor nos funciona, eso me ha enseñado la ingeniería y la Física no falla.

  • el 9 junio, 2013 a las 3:59 pm
    Permalink

    Estoy de acuerdo con Paco especialmente en el 2do punto. El Cuba hay una oposicion que cada dia esta ganando mas prestigio dentro del pueblo, pues estan defendiendo sus ideas en las calles a pesar del linchamiento mediatico del Gobierno y de la cruda represion de la policia politica. En los videos se puede uno dar cuenta que viven muchisimo peor que cualquier funcionarios de alto nivel del PCC-Gobierno y que los protagonista son ciudadanos comunes del pueblo, negros, campesinos, obreros.

    Los mercenarios como les llama el gobierno, no se mueren haciendo huelgas de hambre, ni estan dispuestos a recibir golpizas y torturas de los cuerpos represivos por un salario. Para mi, son oposicion politica y por derechos humanos reconocidos por Cuba en los pactos de la ONU deberian tener un espacio legal dentro de Cuba

  • el 9 junio, 2013 a las 12:08 pm
    Permalink

    Mi’jo, pero si no hay nada, absolutamente nada, más inamovible y obstaculizador que los Castro gobernando aún Cuba, ellos son hoy en día la verdadera contrarrevolución Así que tumba esa perolata.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *