El socialismo del siglo XXI y el fallecimiento de Chávez

Por Pedro Campos

Hugo Chávez

HAVANA TIMES — Algunos adversarios del socialismo se ufanan en declarar que con el fallecimiento del Presidente venezolano Hugo Chávez, el Socialismo del siglo XXI ha quedado huérfano y vaticinan, tanto como añoran, su pronta desaparición.

No saben, no les interesa saber, que bajo la denominación de Socialismo del Siglo XXI se encuentran y entrecruzan una serie de teorías y prácticas, no-capitalistas, que han ido ganando en fuerza desde el derrumbe del llamado “campo socialista”.

Estos se apartan de los viejos y caducos dogmas del estalinismo y sus variantes, teniendo como punto de partida la realidad misma y las ideas originales del marxismo sobre la revolución social como proceso de democratización de la vida económica, social y política de los pueblos a través de su propia participación protagónica en el cambio de las relaciones de producción.

Chávez era uno de los más importantes representantes de una de las variantes identificada con esta corriente, pero no el único, como su partido tampoco es la única agrupación que a escala latinoamericana o mundial se adscribe a esa vertiente de pensamiento, la cual contempla diversos puntos de vista y actuaciones, con matices no siempre por todos compartidos.

Hay movimientos más o menos masivos y hay organizaciones y gobiernos que a su modo y manera trabajan para hacer avanzar las ideas generales de este Socialismo que no es nuevo, sino distinto a aquel otro que se intentó desde al autoritarismo, el paternalismo, la imposición, la “dictadura del proletariado”, el estado dueño y señor, el partido único y el sostenimiento de la explotación asalariada.

Unos hacen énfasis en el intercambio de equivalencias. Otros en la participación activa, democrática, sin exclusiones, de los ciudadanos en la toma de decisiones y en los presupuestos participativos a los distintos niveles.

Rafael Correa

Existen los que priorizan el desarrollo de nuevas formas de producción no asalariadas de tipo cooperativa y autogestionaria. Hay los que promueven visiones más o menos integrales de una nueva sociedad que comprende todo eso.

Pero todos apuntan en dirección a la desalienación del ser humano, hacia su liberación plena de las formas de explotación, hacia la mayor participación activa de todos los ciudadanos –sin exclusiones- en los asuntos que les conciernen, desde la democracia plena y la no violencia y a su integración armónica con la naturaleza, en lugar de su destrucción como amenazan las formas de explotación que priorizan la ganancia y el lucro.

Aun con diferencias de enfoques y particularidades nacionales, el socialismo del Siglo XXI se viene promoviendo también en Ecuador, bajo la dirección del Presidente Correa y su partido Alianza País; en Bolivia con Evo Morales y el MAS.

Otros varios gobiernos de América Latina y movimientos sociales, sin identificarse abiertamente con esta corriente, en la práctica avanzan políticas democráticas de mayor participación popular en las decisiones y apoyan el desarrollo del trabajo individual, las cooperativas y la auto-administración de empresas por sus trabajadores, como se aprecia en Uruguay, Brasil, Argentina, Nicaragua y otros.

En República Dominica, bajo la dirección del histórico líder revolucionario y comunista Narciso Isa Conde, el Movimiento Caamañista despliegue una amplia labor de propaganda y divulgación de las ideas del socialismo del Siglo XXI y trabaja por la unificación del movimiento revolucionario y socialista, bajo banderas democráticas.

Movimientos de diversa envergadura encontramos en Alemania con Heiz Dietrich, quien publicó el primer libro sobre el Socialismo de Siglo XXI y llevó sus ideas a Venezuela y a otros países latinoamericanos.

En España donde hay regiones enteras con notable presencia de partidarios del socialismo de estas características, con teóricos como Iñaki Gil de Saint Vicent y hasta en los propios EE.UU., hay un fuerte movimiento cooperativista y un partido que promueve el establecimiento de una sociedad cooperativista.

En Cuba existe un movimiento significativo, de una amplia izquierda democrática, fuera y dentro del Partido Comunista que aboga por la democratización del modelo estado-céntrico, por el más amplio desarrollo del cooperativismo y el trabajo por cuenta propia.

Evo Morales
Evo Morales

Hasta se ha presentado al pueblo y a los trabajadores un programa general para un Socialismo Participativo y Democrático, por un grupo de socialistas democráticos que a pesar de todos los obstáculos y trabas de la burocracia, mantiene un abierto combate en todos los ámbitos posibles por la expansión de estas ideas.

La lista sería interminable de compañeros y movimientos que, en todo el orbe, están luchando por un Socialismo Democrático, en sentido marxista, diferente aunque no enemigo de la Socialdemocracia, con la cual algunos pretenden identificarnos erróneamente.

Nosotros nos proponemos la superación de la explotación asalariada del trabajo y la plena liberación del ser humano por vías democráticas, no violentas, como corresponde a los fines democráticos, pacifistas y humanistas de la nueva sociedad.

No tenemos ni pretendemos un programa común, o una línea general establecida por ningún centro al estilo de la vieja internacional comunista. Se trata de un conjunto de personas y movimientos que comparten ideas esenciales sobre el socialismo que deberá irse desarrollando, pacífica y democráticamente, en este nuevo siglo.

De manera que quienes promueven la orfandad del Socialismo del siglo XXI están totalmente despistados y no tienen la menor idea de la importancia general y el significado de este movimiento diverso y a la vez unido por lazos intangibles.

Nada de orfandad. Aunque sin mucho ruido, el S-21 continúa su avance paulatino por todo el planeta, y siempre, con más fuerza.
—–
Para contactar con Pedro Campos:perucho1949@yahoo.es

 

10 thoughts on “El socialismo del siglo XXI y el fallecimiento de Chávez

  • igual, Venezuela lastimosamente el Comandante
    Chavez se entronizo como un dios eterno… y no
    preparó cuadros que asumieran los destinos de
    lo que El llamó socialismo del siglo XXI generan
    do está situación de crisis que tiene mi hermano
    país… lo cierto de El y lo que se le apunta, es que
    no hubo cruentos vertidos de sangre como en la
    otrora Rusia de manos del loco Stalin.

    sin embargo igual, todo para el estado, claro el
    estado personal de El su familia y sus amigos
    más cercanos.

    claro! que es posible el socialismo, el asunto
    es poner en cintura el mal que lo aqueja la
    excesiva burocracia dentro del propio sistema

    saludos

    orlando

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *