A quienes niegan la democracia en Marx

Pedro Campos (fotos: Caridad)

“No nos encontramos entre esos comunistas que aspiran a destruir la libertad personal,
que desean convertir el mundo en un enorme cuartel o en un gigantesco asilo.
Es verdad que existen algunos comunistas que, de forma simplista,
se niegan a tolerar la libertad personal y desearían eliminarla del mundo,
porque consideran que es un obstáculo a la completa harmonía.
Pero nosotros no tenemos ninguna intención de cambiar libertad por igualdad.
Pongámonos a trabajar para establecer un estado democrático
en el que cada partido podría ganar, hablando o por escrito,
a la mayoría para sus ideas….”
-Marx y Engels.*

HAVANA TIMES — Cada vez es más evidente: una de las grandes tragedias de la izquierda es la idea sectaria de que la emancipación de los trabajadores es obra de grupos o individuos iluminados, capaces, audaces, y no de los trabajadores mismos, como enunciaba el Manifiesto Comunista.

Y es que esa idea lleva directamente al menosprecio de la democracia y de la mayoría trabajadora, al golpismo, a la violencia, al vanguardismo, a la imposición de minorías autoritarias.

Toda esa concepción vanguardista del socialismo, anterior incluso al “leninismo,” que el estalinismo convirtió en doctrina revolucionaria para el siglo XX, es una de las causas principales del desastre del “socialismo de estado,” pretendido desde arriba, que no fue capaz de transformar las relaciones de producción asalariadas que tipifican al capitalismo y que, por tanto, solo generó capitalismo de estado, y del peor tipo: monopolista.

Si para Marx el nuevo estado no podía ser sino una democracia republicana y mencionó la “dictadura del proletariado” solo para significar que todo estado encubría la dictadura de una clase en el poder, para los “leninistas,” la “dictadura del proletariado” se tornaba en consigna tal cual: gobierno de dictados, llamado a imponer por la fuerza el poder “obrero.”

Según aquella concepción de la revolución socialista, la secta que se hizo llamar “comunista,” llegada al poder por vía de la revolución violenta, se encargaría de sustituir la “democracia burguesa” que era el “estado del capitalismo,” por “la dictadura del proletariado” que sería una “democracia popular subordinada a la dirección del partido comunista único.”

Para el sectarismo comunista de principios del siglo XX, toda idea de llegar al poder por vía democrática tenía sentido reformista. La participación comunista en los parlamentos burgueses, era una cuestión táctica, no estratégica. Esta idea se acentuó después del triunfo de la Revolución China en 1949.

Pero sobre todo, a partir del triunfo de la Revolución Cubana 10 años más tarde, llegada al poder por vía violenta, en la que el Partido Comunista no era la fuerza predominante, ni implantar el socialismo era el objetivo que había unido al pueblo.

Pero la figura principal, y algunas otras del Ejército Rebelde sí compartían los principios básicos del “leninismo.” Esto precipitó la fusión de las organizaciones que habían participado en la lucha contra Batista, bajo la dirección del líder reconocido por todos.

Los “partidos comunistas” del tipo “leninista” y sus principios del “centralismo democrático,” al subordinar los órganos inferiores a los superiores, se convirtieron en la practica en organizaciones dirigidas verticalmente, donde el Comité Central quedaba subordinado a los dictados del Buró Político y éste a los de su Secretario General. El centralismo convertía así a la democracia en una formalidad. Es un asunto de sistema, de funcionamiento, de conceptos, pero en este tipo de organización la personalidad tiene mucho que ver.

Esa manera de entender la “democracia”  en el partido, fue traslada al sistema político y por esa vía llegaron  las “dictaduras del proletariado” mas menos violentas, en que se convirtieron los gobiernos del socialismo intentado en el siglo XX. En Cuba, hasta un artículo tenemos en la Constitución que reconoce el papel “dirigente del partido comunista” sobre la sociedad, violando sus propios preceptos de soberanía popular.

El menosprecio de los principios democráticos, -que no son burgueses ni esclavistas ni socialistas, como no lo son los derechos humanos-, por parte de las diferentes sectas “comunistas” que se creyeron ellas representantes y conquistadoras  de la emancipación de los trabajadores asalariados, -que lo siguieron siendo- fue una de las causas del gran rechazo al “socialismo” por parte de amplias capas de la población en todas partes.

Los “anticomunistas,” los que rechazaban “el marxismo,” los que no querían saber nada de “socialismo,” se multiplicaron en todos los países, especialmente en los propios “países socialistas” y desde luego, la propaganda imperialista se encargaba de  divulgar, tergiversar y agrandar todos los disparates antidemocráticos que naturalmente generaban las concepciones sectarias de socialismo, que nada tuvieron que ver con Marx, defensor de los principios democráticos como sistema de relaciones políticas y humanas.

Nadie hizo más por el anticomunismo, que los propios “comunistas” antidemocráticos.

Los estalinistas, -pues jamás Lenin habló de Leninismo-, nombraron a su teoría “marxismo-leninismo,” para pretender una continuidad entre las ideas dialécticas, revolucionarias y democráticas de Marx y la actuación practica de Lenin y sus continuadores. Pero en verdad, había mucha distancia.

La forma autoritaria de entender el socialismo, predominó en el llamado “leninismo,” -inventado por Stalin- sin recapitular en que éste actuó en una coyuntura específica y, además, cada vez más aislado de la dirección del PC Ruso por sus enfermedades. Los estalinistas tampoco  tuvieron en cuenta que en los últimos años de su vida, Lenin se había vuelto un crítico del estado burocrático formado por los bolcheviques en Rusia y había definido que el socialismo estaba en el cooperativismo.

Rosa Luxemburgo, en vida de Lenin criticó el autoritarismo y la falta de democracia y libertades en el PC Ruso: La libertad es de todos, o no es.

Si tal “leninismo” ha estado lleno de inconsecuencias, menos sentido ha tenido pretender su aplicación en condiciones totalmente distintas.

La crítica no es a los estalinistas, a ninguno se le llama por su nombre: es a sus ideas, a sus acciones y concepciones antidemocráticas.

Lo fundamental del socialismo marxista es su concepción histórica y dialéctica del movimiento revolucionario, su crítica de las esencias del sistema de explotación asalariado del capitalismo, su convencimiento de  que la emancipación de los trabajadores era obra de ellos mismos y del desarrollo de formas de producción libres de explotación, su visión democrática y anti-sectaria del movimiento socialista, su convencimiento de que el estado tendería a extinguirse y la perspectiva profundamente humanista de sus doctrinas.

Todo cuanto se salga de esas generalizaciones, puede ser cualquier cosa, menos marxismo.

Y,  especialmente, mienten todos los que niegan el carácter democrático de las ideas de Marx.

Toda la acción  política de Marx estuvo dirigida a explicar a los trabajadores su condición de explotados y su capacidad para liberarse por ellos mismos. Nunca pretendió imponer su “marxismo,”  ni un tipo especifico de organización.

Se adhería a movimientos políticos, a organizaciones  sindicales y democráticas, trataba de que coordinaran sus acciones; pero nunca pretendió  que asumieran una línea única, mesiánica, sectaria, excluyente.

Una de sus grandes dedicaciones, fue el combate al sectarismo, a quienes creían que un pequeño grupo de iluminados podría imponer el socialismo.

Hoy, esa es una de sus grandes enseñanzas, que todos los que nos creemos “marxistas” debemos asumir consecuentemente.

El proceso revolucionario cubano enfrenta hoy las consecuencias del sectarismo, del partido único de vanguardia, de la falta de democracia generada por la concepción “marxista-leninista” de la “dictadura del proletariado,” de la visión del socialismo desde el estado, desde arriba y del predominio absoluto de las empresas asalariadas del estado.

Desgraciadamente, en el seno de la izquierda cubana el sectarismo sigue impidiendo el gran frente común amplio y democrático que necesita el verdadero socialismo.

Hoy, el Presidente Raúl Castro demanda “mayor democracia para el partido y la sociedad.” Es necesario ayudar a que esta frase suya se haga realidad. Esto es una modesta contribución.

Por eso la apuesta de muchos comunistas, socialistas y revolucionarios en general por democratizar el actual sistema político y toda la sociedad, hacerlos más republicanos como Marx y Martí expusieron.

Convencidos del profundo carácter democrático del marxismo revolucionario, hoy, con Marx y Engels, repetimos: “Pongámonos a trabajar para establecer un estado democrático en el que cada partido podría ganar, hablando o por escrito, a la mayoría para sus ideas….”

Para contactar con Pedro Campos: perucho1949@yahoo.es

6 thoughts on “A quienes niegan la democracia en Marx

  • A ti si que se te subiò a la cabeza,y además herejía, …Dios es revolución, de dónde sacas eso mijo, y marxismo y pensamiento bolivariano…permiteme reír, pero mucho mucho… ahí ve a tu líder, el de Venecuba, anda acudiendo a Dios y a toda la corte celestial, porque no quiere irse,quiere quedarse, seguir mandando, …pero sabes,en vez de irse a Cancer Center de Houston Northwest Medical Center, a atenderse, se va a la Habana.Mmm, mala pero muy mala elecciòn,”A Dios rogando y con el mazo dando”…parece, que ya pronto deja viuda a Cubavene, en fin…no digas esas herejías, ofendes a los que creemos en Cristo Jesús.

  • Dios es revolucion, con marxismo y pensamiento bolivariano; dejaremos de ser individuos, para convertirnos en humanidad.

  • Leo a Pedro Campos y estoy de acuerdo en casi todo lo que dice.

    Ahora va a resultar que me estoy volviendo comunista. Eso no puede ser. Hay algo que no cuadra.

  • El Presigeneral demanda…ja ja ja…rio a mandibula batiente, si de verdad quisieran democratizar Cuba, ambos , èl y su hermano, desparecerian, para siempre de aquellos lares…bla , bla, bla…mucho ruido y pocas nueces, sòlo les estàn dando atole, con el dedo…entreteniendonos, mientras los octagenarios, alcanzan el llamado del Creador, y nos dejan, màs arruinada aun la Isla.

  • Habria que ver con sentido dices “Hoy, el Presidente Raúl Castro demanda” … jajaja cuales son tus verdaderas intenciones al decir esto.. ?? no entiendo, como puedes poner en el articulo que el presidente Raul Castro busca mayor democracia para el partido y para la sociedad ?? y al mismo tiempo afirmar “Desgraciadamente, en el seno de la izquierda cubana el sectarismo sigue impidiendo el gran frente común amplio y democrático que necesita el verdadero socialismo.”
    Creo que eso en tu articulo definitivamente no deberia ir de la mano, estas poniendo del lado de los que buscan democracia al presidente, y ademas pidiendo que ayudemos a que esta frase se haga realidad. jejeje como puedes decir esto cuando el poder de Cuba siempre ha estado compartido por Fidel, Raul y sus amigos militares y no militares.. creo que entonces deberias de poner en el saco a Raul donde mismo pones a la izquierda que impide el verdadero socialismo… me parece que intentas confundir a la gente … que intentas marearlos .. recuerda que ese mismo presidente fue el que caracterizo al periodismo cubano de simplista y de superfluo si mal no recuerdo pero siguen despidiendo a los periodistas que protestan, que dicen la verdad y no dicen lo que ellos quieren.. entonces de que estas hablando en tu articulo ???
    Hay que reconocer que con Raul Castro como presidente se han hecho y logrado muchas cosas, incluso, prefiero su forma de adoptar la verdad(aveces mientras no habla de democracia).. pero quizas si un hijo de Fidel hubiera salido homosexual tambien hubiera mas libertad de expresion y marchas GLTB desde antes de Raul, o si los nietos de Fidel pasaran mas tiempo con el y pudieran conversar con el quizas entonces hubiera entendido Fidel a los jovenes que se fueron en balsas o murieron intentando llegar a la Florida.. no podemos ser tan ingenuos y poner en el saco de los democraticos y defensores de las libertades personales a Fidel y a Raul (presidentes) y a todos los que han dirigido junto a ellos … por favor .. mas seriedad …

  • Muy bueno Campos. Pero …. y siempre hay un pero contigo, no te creas las buenas intenciones de los llamados para democratizar la sociedad cubana. Democratizar la sociedad cubana significa menos privilegios para la élite gobernante y sus sahuesos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *