Ya no hay humanidad en Cuba

Mercedes González Amade        

Mercedes González Amade

HAVANA TIMES — Soy discapacitada. Por problemas de salud hace un tiempo me traslado en una silla de ruedas y no sé hasta cuándo estaré en ella.

Como soy joven me gusta divertirme aunque a veces una simple salida o paseo se convierte en una lucha contra la incomprensión, inhumanidad y por sobre todas las cosas falta de sensibilidad hacia el ser humano.

Tenemos prioridades: asientos específicos en todos los medios de transporte, el pago de la mitad del pasaje sea este aéreo o terrestre, y otras más, pero eso no lo es todo.

Lo que importa es la sensibilidad de las personas que poco a poco ha ido desapareciendo.

Ejemplos de esto se ven todos los días.

Es más común que sea una mujer y no un hombre quien me ceda el asiento en la guagua. Si necesito ayuda, más rápido se brinda una persona mayor que un joven.

Sin contar que debo tener alertas mis cinco sentidos -y uno más-  para evitar a los apurados, los entretenidos -sea con un celular, un mp3 o cualquier aparato electrónico-,  y todo lo que deambula cerca de mí.

Para muchas de estas personas no existen las disculpas y mucho menos pasa por sus mentes preguntarse si una necesita algún apoyo. Te miran como bicho raro o como seguras de que “eso a mí no me va a pasar”.

Cuando subo al autobús noto que la mayoría se olvida, ignora o no le da importancia al hecho de que no todos tenemos las mismas habilidades. Me empujan, me pisan, y los frenazos del chofer son  horrorosos.

A veces, si un discapacitado se atreve a reclamar puede escuchar palabras dolorosas y hasta ofensas.

Hay personas que no piensan en el envejecimiento, en que sus facultades ya no serán las mismas cuando pasen unos años, que una simple caída puede darle un giro de 180 grados a su vida y cambiarla radicalmente.

No piensan en sus abuelos, en un amigo enfermo, en un niño; cualquiera puede necesitar ayuda en determinado momento.

Nunca se sabe cuándo sucederá algo que ponga a prueba nuestra calidad humana, las ganas de ayudar al prójimo y la necesidad de respetar al que es diferente pero también es humano.

6 thoughts on “Ya no hay humanidad en Cuba

  • El tema no es agradable pero suma mucha importancia el ser incapacitado para realizar movimientos, es algo difícil en verdad, en algún momento en la vida todos hemos pasado por eso, por cualquier causa, pero digo no te frustres amigo cuando te veas amenazado por gente indolente avanza con tu frente alta y no tengas miedo perdonarlos porque no saben lo que hacen, y que dios se apiade de ellos no les desees el mal que ellos solo se lo buscan sin más un amigo que quiere a la humanidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *