Tiendas estatales decorativas

El edificio Sierra Maestra
El edificio Sierra Maestra

Por Irina Pino

HAVANA TIMES — En el edificio Sierra Maestra (CIMEX) de Miramar, hay un Banco Metropolitano, un Banco Financiero internacional, un cajero automático…, y recientemente se ha abierto una cadena de tiendas, y hasta un moderno café.

En cada una, se vende algo diferente: lencería, alimentos, perfumería, ropa deportiva y peletería, incluso hay una donde se venden ollas y cazuelas gigantes (imagino que para restaurantes), además de otros insumos; esta es La Casa del gastronómico. Todo muy bien diseñado y con un gran despliegue de elegancia y buen gusto.

gastronomicoPero lo que ciertamente llama mi atención, es la poca asiduidad de clientes que tiene cada una de estas tiendas, que venden solamente en CUC, la moneda dura que no reciben los cubanos en sus salarios.

Cada vez que voy al banco a hacer alguna gestión, observo el vacío (no de mercancía), que hay en sus interiores; entro a curiosear y solo veo y escucho, a las dependientas contándose chismes, hablando de novelas y de otras cosas intrascendentes.

Cafe en el edificio Sierra Maestra
Cafe en el edificio Sierra Maestra

El café tampoco es muy frecuentado, porque mucha gente no puede gastar dinero en tomar una taza de café con dulces y otras golosinas, y prefieren atender a sus necesidades primordiales.

Podría ser la ubicación inadecuada, casi escondida en los bajos del edificio, la poca promoción incluso…, pero pienso que son los altos precios de lo que allí se vende, y solo el mercado es “accesible”, para algunas personas.

¿Esto es rentable? ¿Por qué a estos empleados se les paga un salario sin apenas trabajar en todo el día.

2 thoughts on “Tiendas estatales decorativas

  • El tamaño del pastel, o sea, el PIB de Cuba, por mucho timbiriche que pongan no crece.

    Así que toca ir por tajadas más pequeñas.

  • Las tiendas estatales en Cuba son una burla. Y desde hace bastante rato. Recuerdo que cuando estuve en el 2009, anduve buscando por toda La Habana un abridor de latas, de esos de llave que abren girando ¡ Y no lo había en ninguna parte!. El surtido de mala calidad y a precios verdaderamente de estafa: unos tennis que aquí cuestan 25 o 30 dolares todo lo más, se vendian a 99 CUC (Tengan en cuenta el descuento al dolar). me fui a la que, según todos era la mejor ferretería del momento, que estaba en Galiano; y allí me encuentro en la sección del hogar, los mismos platos y vasos plásticos, las mismas chucherías que venden aquí en las tiendas de “Todo por un dólar”, al mismo precio que si estuvieras comprando en “Williams Sonoma”. Del precio de la comida, para qué hablar: Un “Pannettone”, igualito que el que se vende aquí, sobre todo en Navidad (Era fin de año); y que cuesta $7.50, estaba a 13.50 CUC. Un Kg de boliche de res, costaba 9.50CUC, (En un dia bueno, con eso yo compro un boliche entero) y un kg de beefsteack costaba 12.50CUC (Yo he comprado una palomilla entera rebajada en “Publix”, en 15 dólares.) Eso, sin contar de que no te la limpian y te la cortan a tu gusto, te tienes que llevar la pieza entera. De los efectos electricos diré que de los pocos tv de pantalla plana que vi (la mayoría eran de plasma), mas de la mitad eran peores que los que te regalan aquí cuando compras un colchón, y los precios eran 2 y hasta tres veces más caros que los que costaría ese tv en una tienda normal y corriente. Las impresoras eran cajones de bacalao que ya aquí no se ven por ninguna parte, ni regaladas. y las vendían hasta a 40 CUC. en las tiendas del “Comodoro” vi los mismos zap’atos de mujer que se venden aquí en las tiendas de barrio, de calzado de 5 y 10 dólares, a 30 y 40 CUC. en pocas tiendas vi ropa y zapatos verdaderamente de calidad. los precios eran muy por encima de lo que se paga normalmente, aún siendo caros. Si a eso añadimos que el cubano no puede comprar eso con la moneda con que le pagan, sino con una que vale 25 veces más. No creo que haya duda alguna todavía de que el primer ladrón de cuba sigue siendo su lamentable gobierno.
    ¿De qué extrañarse porque haya poco público?. Más de una tienda ha cerrado por ser irrentable: recuerdo una tienda que estaba por 5ta y 30, era una tienda española de productos gourmet donde se vendían víveres de lujo: conservas y embutidos artesanales, repostería, charcutería española, etc. esa tienda estaba mayormente dirigida a turistas y diplomáticos. pues bien, tuvo que cerrar porque no había poder adquisitivo como para mantenerse.

    El gobierno cubano se ilusionó con que a Cuba iba a fluir un río de turismo internacional que le bastaría para mantenerse y mantener todo tipo de comercios de esta clase. por razones que sería muy largo discutir ahora, eso no ha sucedido, y la verdad es que el limitadísimo poder adquisitivo de los cubanos, de los cuales la mayoría sobrevive por las remesas (No olvidar que el que no las recibe, muchísimas veces vive vendiendo cosas al que sí ) se va en artículos de primerísima necesidad, y salvo los que se dedican a pasarse una mañana entera en una cafetería frente a un único cuarto de pollo y una solitaria cerveza para “especular”, son los menos. La nueva burguesía castrista, también, y esa sí que no compra en las tiendas de “tos tenemos”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *