¿Salud Gratuita en Cuba?

Moisés Patterson

La Hospital Maternidad Obrera

HAVANA TIMES — Un triunfo muy anunciado por la revolución cubana es el “sistema de salud gratuita”. Los propagandistas cubanos incluso compararán favorablemente al sistema cubano con el de Estados Unidos.

Imagino que pocos de estos apologistas, si es que alguno,  jamás ha experimentado alguno de estos sistemas de salud,  muchos menos los dos. Me pasé la semana pasada experimentando el cuidado de salud cubano. Me explico:

Mi esposa y yo viajamos a Cuba la semana pasada para ayudar a mi suegra a recuperarse de una cirugía. Ella tendría que pasar al menos tres días en el hospital después de la operación, y varios días más sin moverse de la cama en su casa.

Alquilamos una ‘casa particular’ grande (un apartamento) cerca del hospital, con dos dormitorios y dos baños, para que mi esposa y yo pudiéramos estar cómodos y atender a su madre.

La familia de mi esposa es de Guantánamo, pero el hospital quirúrgico de esta provincia fue dañado por el huracán Sandy el año pasado, y no tenía disponible el equipo quirúrgico necesario para la operación específica que requería mi suegra. Así que, por disímiles razones, decidimos someterla a la cirugía en La Habana.

Antes del viaje, sabiamente mi esposa compró toallas y dos juegos de sábanas y fundas para que su madre las usara durante su estadía en el hospital. Además, empacamos varias latas de spray de aerosol desinfectante, jabón especial para usar en baños de esponja y un ambientador que se conecta a una salida de corriente eléctrica.

Aunque este hospital de La Habana ofrece ropa de cama, la calidad y la higiene de esta es cuestionable. No hace falta decir, que no se necesita llevar sábanas en hospitales de Estados Unidos.

La mañana que la llevamos al hospital fue difícil ignorar los pasillos con poca luz interior y el tenue olor a orina y a desinfectante que parecía estar casi en todas partes. Aunque yo sabía que esto era la mejor opción que teníamos en Cuba, no podía dejar de pensar que si esto fuera Estados Unidos, de ninguna manera dejaría a mi suegra en un hospital que oliera así.

Nos dijeron que los ascensores no funcionaban ese día, así que tuvimos que caminar hasta el cuarto piso para la preparación pre-operatoria y conversar con el cirujano.

Mi mujer sigue siendo reconocida en la calle por su antiguo trabajó como locutora nacional hace varios años, así que es difícil decir cuánto de nuestro “tratamiento especial” inicial fue sólo debido a su antigua posición en Cuba y cuánto formaba parte del servicio al cliente corriente.

Mi mujer sigue siendo reconocida en la calle por su antiguo trabajó como locutora nacional hace varios años, así que es difícil decir cuánto de nuestro “tratamiento especial” inicial fue sólo debido a su antigua posición en Cuba y cuánto formaba parte del servicio al cliente corriente.

Sin embargo, es justo decir que fuimos bien recibidos y todo el mundo fue amable,  incluso agradable. Bajo estas condiciones de trabajo, vale la pena un buen reconocimiento.

Después de terminar mi trabajo de llevar el maletín con las sábanas, toallas y artículos personales escaleras arriba, decidí pasear un poco por el hospital, mientras mi esposa y suegra se reunían con el cirujano.

Para mí fue evidente que el personal de este hospital trabajaba y se movía de forma similar a como lo hace el personal en los hospitales de Estados Unidos. Aunque hubo algunos miembros del personal que parecían contentarse con sentarse simplemente y hablar, otros se mantenían ocupados haciendo su trabajo.

Afuera llovía, así que adentro estaba aún más caliente y húmedo de lo normal y si había algún aire acondicionado este estaba llevando una batalla perdida. Había ventiladores ruidosos en todos los pisos y carritos en los pasillos medio llenos de ropa de cama sucia.

La verdadera diferencia está en el propio hospital. Había más ventanas rotas que intactas. Incluso las intactas todavía tenían pegada la cinta en forma de “X” desde el último huracán que  amenazó a La Habana hace casi cinco años. Si el interior del hospital alguna vez tuvo esquema de color, ya no era evidente.

La mayoría de las paredes necesitaban dos capas frescas de cualquier color para ocultar los años de accidentes sufridos por camillas y las manos grasientas. Las baldosas del suelo, rotas en su mayoría, también tenían una mezcolanza de colores y marcas.

Incluso el conserje con más conciencia tendría que memorizar las áreas que limpió, porque por el deterioro estructural, la suciedad y la mugre incrustada nunca se podría saber cuál estaba limpia y cuál no.

A pesar de estas condiciones físicas, las dos horas de cirugía transcurrió bien, por suerte. Mi esposa, al escuchar la buena noticia por parte del cirujano, me impulsó a poner un billete de 100 cuc en su mano (téngase en cuenta que esta ‘propina’ triplicaba su salario mensual).

Le dimos las gracias y le preguntamos si continuaría visitando ‘mi suegra’ y que nos gustaría se hiciera cargo de ella nuevamente antes de que la lleváramos a casa. Él asintió con la cabeza. Todavía no me puedo imaginar dándole una propina a un cirujano estadounidense.

Después me dirigí a la tienda a comprar jugo para mi suegra, en Cuba esto es el equivalente a las flores en EE.UU. Cuando, más tarde, regresé al hospital, todavía estaba en recuperación. Como ella estaría débil durante las próximas horas, mi esposa averiguó quién sería el personal de esa noche.

Dispuso que la cama estuviera preparada con las sábanas nuevas. 10 cuc para la ‘jefa’ del turno aseguraron que consiguiera el mejor colchón disponible, y que su maleta no fuera molestada.

Los próximos dos días para mí pasaron transportando alimentos y jugo al hospital, para mi esposa y su madre. Incluso llevé pizzas y refrescos para el personal. El spray desinfectante fue muy útil para el baño.

Su cirujano y el personal parecían agradables y atentos. No tengo forma de saber hasta que punto la diferencia era porque teníamos recursos que normalmente no están disponibles para el cubano promedio.

La “habitación” tenía diez camas y 8 pacientes entre hombres y mujeres,  sin cortinas divisorias para la privacidad. Una vez más, incluso las peores habitaciones privadas y semi-privadas que tenemos en Estados Unidos simplemente no estaban disponibles en este hospital. Créanme, he preguntado.

Pusimos el ambientador en la habitación y el segundo día comenzó a tener efecto. Los otros pacientes de la sala también trajeron sus sábanas y toallas y su propia comida. Las frutas y jugos eran ofrecidos y compartidos entre todos.

El médico se la ingenió para echarle un vistazo a mi suegra con frecuencia. Lo mismo hacían las enfermeras e incluso el personal encargado de la limpieza. El mundo entero debe haberse percatado de que mi esposa daba buena propina.

Al final del tercer día mi suegra llegó a un arreglo con otra jefa del personal para intercambiar sus sábanas y toallas usadas por el suministro de una semana de Vicodin y Percocet.

Estos analgésicos normalmente no están disponibles en Cuba. Ella también convino con una de las enfermeras que trabajaban en las tardes para que pasara a verla por la casa de alquiler por la mañana, de camino al trabajo. (10 cuc por visita)

Cuando agregamos los costos de ropa de cama, jugos, pizzas para el personal, propinas para los médicos y enfermeras y otras cosas, los tres días de estancia de mi suegra en el hospital costaron a mi esposa y a mí poco menos de $ 400 CUC ($450 USD). Si ella hubiera recibido ese mismo procedimiento en mi país, el costo hubiera sido por lo menos $ 1000 dólares.

Su cirujano y el personal parecían agradables y atentos. No tengo forma de saber hasta que punto la diferencia era porque teníamos recursos que normalmente no están disponibles para el cubano promedio.

Tampoco sabemos si ese mismo servicio podría haber sido mejor o peor en Ciudad México, en la ciudad de Guatemala o  Buenos Aries. Ahora sí sabemos que las condiciones del hospital son mucho mejores en Estados Unidos. También sabemos que sin recursos, la experiencia de mi suegra podría haber sido peor, mucho peor. El servicio de salud cubano es adecuado, pero ciertamente no es gratis.


28 thoughts on “¿Salud Gratuita en Cuba?

  • el 22 octubre, 2018 a las 7:43 pm
    Permalink

    Quisiera conocer la informacion para solicitar atencion medica gratuita en Cuba soy hondureño..

  • el 11 julio, 2017 a las 10:11 am
    Permalink

    Eso de que la salud y la educación en Cuba son gratuitas, son una de las muchas mentiras que dicen .
    Si es gratuita; ¿ quien paga las facturas y los salarios de los que trabajan en los hospitales, policlinicos, universidades, escuelas ………..?
    Lo que pasa es que suena MUY LINDO eso de decir que es gratuita.
    Los trabajadores cubanos, los pensionistas, las personas que van a comprar a los supermercados y las tiendas ( a precios exageradamente caros );…….. esas son las personas que pagan la salud y la medicina en Cuba .

  • el 19 junio, 2017 a las 2:28 am
    Permalink

    Que facil es criticar sin hacer nada. “Trabajar” en empresas estatales cubanas, robando y vaguiando y luego exigir beneficios. criticar sin saber, sin averiguar, cuanto cuestan las cosas.Yo tengo vecinos y en mi propia familia, siempre como sea se les ha dado lo que han necesitado.Operaciones, analisis. Dejen de joder y ponganse a trabajar.si de verdad quisieran arreglar al pais desde sus puestos trabajaran mejor, el que quiere puede.Cuba ni publicar puede sus datos economicos porque EU esta a la caza a ver como la puede joder. Los batistianos descarados, la oligarquia gusanera que se refugia en Miami.Criticar con los brazos cruzados, exijirle al otro, tu haz por mi.No sean descarados y no le tiren mas mierda a su propio pais.Nada hicieron por el, ni hacen.Con el gobierno que tenemos que lo que quiere es que todos salgamos adelante, que nos subsidia muchas cosas elementales, como salud, educacion, electricidad, circulo infantil y hasta el cine.Hay que ser descarados.

  • el 19 junio, 2014 a las 5:42 pm
    Permalink

    Para decir hermano la salud es gratuita y para el hermano que llevo sabanas al hospital y otras cosa , compadres porque no la llevaste al de EU, te hubieran partido el brazo , como dicen los cubanos , no te quejes tanto y valora con el sacrificio que trabajan y laboran los de salud en Cuba, mira los portales de paginas de internet y fijate cuales son las naciones en el mundo que están recibiendo sanciones para que veas cuanto daño hace a la economía, y con respecto a Canada si es gratis pero no todo, porque el dentista hay que pagarlo igual que los problemas de visión y operación de la misma.

  • el 5 junio, 2013 a las 9:38 pm
    Permalink

    no he leido los otros comentarios, solo quiero recomendarle al escritor que la proxima vez reserve vuelo y cama en usa y lleve a su suegra a operar en uno de los hospitales americanos.

  • el 5 junio, 2013 a las 1:06 am
    Permalink

    Este artículo no refleja nada más que la verdadera situación de la medicina en Cuba, la situación hospitalaria y asistencial. Ni siquiera es exagerado, más bien lo contrario. Es parte del proceso general de destrucción de la Sociedad cubana, que es integral. Crear hospitales para “seleccionados” sólo ha agudizado el problema, pues aparta aún más a la dirección del país de la realidad en que se vive. Lo mismo con las comidas y servicios de todo tipo que ofrecen el Ministerio del Interior, FAR, a sus miembros y las organizaciones poíticas a sus dirigentes, sean del C. Central, Buro Político, Central de Trabajadores y similares. “El hombre piensa como vive” es una verdad tan vieja como la Humanidad. Para colmo, el Comandante quiso reconstruir TODOS los hospitales de la C. de La Habana al mismo tiempo: el resultado fue un desastre generalizado que aun padecemos. Mi esposa fui “atendida” en este mismo hospital. Certificó que lo expresado es moderado y exacto. Nosotros también tuvimos la posibilidad de “hacer reconocimientos” a quienes nos atendieron y limpiar baños, llevar sábanas, etc. Eso fue hace 15 años y todo sigue igual a peor. ¿Hasta cuándo? R.

  • el 4 junio, 2013 a las 7:56 am
    Permalink

    Bueno opinadores, vayamos por partes. Coincido con Nathan en que sin el subsidio del ex Campo Socialista, el sistema de salud cubano ha quedado escorado y haciendo aguas, sobre todo en el aspecto material. Pero el modo en que se concibió su estructura, y sobre todo la forma en que se aplicó en la práctica por un buen tiempo, habla de un logro más que elocuente para un país tercermundista. No podemos negar que la atención médica llegó a abarcar desde un barrio de Miramar hasta el pico de una loma en la Sierra Maestra. Si en algún momento del futuro mediato la economía se recupera y se logra mantener esa estructura, no dudo que seguiremos siendo un ejemplo a imitar en el mundo de los más necesitados. Ahora, el detalle está en de dónde saldrá la plata.

  • el 3 junio, 2013 a las 10:44 pm
    Permalink

    Eduardo estas mal informado. En EEUU los adultos mayores de 65 años tienen el seguro medico del gobierno que les cubre todo. Los chivados no son los viejos son los que no lo son y tienen trabajo (A los desempleados también el gobierno los cubre)

  • el 3 junio, 2013 a las 5:21 pm
    Permalink

    Pregúntale al 95% de las jineteras y al 95% de los mendigos que hay en La Habana quienes son sus chulos. Te responderán: la policía. En Cuba no hay niños mendigos durmiendo en las calles, es verdad, muchos duermen en barrios de llega y pon o villas miseria, otras y otros duermen en hoteles con los turistas. Y casi ninguno se puede tomar el famoso vaso de leche que prometió Raúl. ¿Las comparaciones con los demás países valen solo cuando conviene proteger los clichés de la Revolución?

  • el 3 junio, 2013 a las 2:54 pm
    Permalink

    …es distinto pedir una chucheria a un turista mas por un gusto o placer que por verdadera necesidad que ver a niños vivir entre el trafico y en los cruceros de ciudades como la de mexico pidiendo para vivir,sin ir a la escuela,sin ningun otro tipo de proteccion ,muchas veces explotados por sus padres u otras personas…las diferencias entre unos y otros son muchisimas,una de ellas es que los policias ni se preocupa por ellos y a veces son sus explotadores….

  • el 3 junio, 2013 a las 9:29 am
    Permalink

    Estimado Sr. Josué, usted olvida un pequeñísimo detalle: muchos cubanos han muerto por y para hacer una Revolución, para tener un país donde “todo es para el pueblo”. Le recuerdo ese pequeñísimo detalle para hacerle entender que los problemas que tiene un cubano “de a pie” cuando tiene que buscar los servicios de la salud pública cubana nada tienen que ver con clínicas como el Cimeq o Las Praderas o Cira García donde va la aristocracia política, los extranjeros y los nuevos ricos con dinero para sobornar. Serán todas “estructuras estatales” pero unas lo tienen todo y otras no tienen casi nada.

  • el 3 junio, 2013 a las 9:13 am
    Permalink

    Estimado Sr. Eduardo, sepa usted que no es “criticar por criticar” decir las cosas por su nombre.
    El sistema de salud cubano fue un ejemplo a seguir por muchos países, de acuerdo, pero atención, mucha atención, porque este sistema se basaba únicamente en la bonanza prestada por los países europeos del bloque socialista a Cuba. Terminadas las ayudas, terminado el dinero por tuberías que llegaba desde la URSS, terminado el intento de “socialismo” en Cuba.

    La salud pública cubana no es ni la sombra de lo que llegó a ser en los años 80. Lamentables ejemplos hay a montones, le recuerdo dos de los más evidentes: dejar morir de frio y hambre a personas indefensas en Mazorra y la reaparición del cólera.

    La salud pública cubana no solo ha perdido recursos, ha perdido sobre todo ÉTICA, respeto por el paciente y por el propio trabajo y esa es la carencia más importante y la que determina que los pocos recursos que hay se usen mal.

    Un último detalle, si en un hospital público o privado te tratan mal, te provocan alguna afectación física o moral pues uno tiene todo el derecho y amparo de la ley para denunciarles y hacerles causa. Razón añadida por la que se cuidan mucho en tratar bien a los pacientes.

    Por experiencia propia sé que en Cuba no puedes hacerle causa al hospital pues este es del Estado y nadie pude hacerle causa al Estado en Cuba ¿ o sí?

  • el 3 junio, 2013 a las 9:05 am
    Permalink

    ” En Cuba con escasos recursos no hay niños trabajadores o de la calle como en Mexico.”

    Porque la policía está encima de mostrar una buena cara al turismo. Si hacemos memoria, en los 90 eso se destapó, los chiquillos pidiendo chucherías a los turistas. Y la policía vino y recogió. Todavía hoy es posible ver uno que otro niño en eso, pero vigilando que no lo cojan.

    Por otra parte, TODOS los de mi generación y varias anteriores y posteriores, fuimos niños trabajadores. A mi me tocó por 6 años trabajar en el campo, sin salario. Y yo era menor de edad.

  • el 2 junio, 2013 a las 2:15 pm
    Permalink

    Moises como comparar a Cuba tercermundista, en crisis económica y para colmo bloqueada económicamente por USA con países desarrollados o con clínicas privadas para ricos. Eso es absurdo.
    En Mexico el que escribe no dice que alrededor de la mitad de la población no tiene acceso a un buen servicio de salud y que este es mil veces peor que el de Cuba para esa población en extrema pobreza . Y no solo a eso. Esa gran masa de extrema pobreza no tienen acceso a alimentación con grandes índices de desnutrición, acceso a mínima vivienda decorosa, tener educación de buena calidad, agua potable, no tienen tranquilidad ciudadana ni con su misma policía y para colmo millones de ciudadanos no tienen ni cedulas de identidad pues es preferible alimentar al niño pobre que inscribirlo en el registro social. En Cuba con escasos recursos no hay niños trabajadores o de la calle como en Mexico.
    Y eso de compartir las frutas , los jugos entre todos y hasta el dolor ajeno en un hospital es un buen síntoma de que la solidaridad en Cuba sigue viva entre los seres humanos no como aquí en USA donde rige el sálvese quien pueda.
    Abajo el bloqueo a Cuba

  • el 2 junio, 2013 a las 10:16 am
    Permalink

    El que dijo que la medicina en Cuba es gratuita me hizo reir, vivo en el capitalismo feroz, con medicina gratis, donde, luego de pagar casi el 40% de mis ingresos en impuestos, aun me da para comer y vestir mucho mas que decentemente, tener un auto nuevo, tener un techo, y dar un par de viajes al extranjero cada año, sin contar el dinero que le envio a los mios para que no se mueran de hambre en la isla. En Cuba lo que el estado paga no da para nada de esto y ademas, cuando vas a un hospital te encuentras el cuadro que hallo el autor del articulo, lo que me dice que alla se paga un 90-95% de impuestos y ni aun asi.

  • el 2 junio, 2013 a las 9:04 am
    Permalink

    …muy buenas algunas aclaraciones y comentarios sobre los hospitales y los sistemas de salud y algunos costos de este servicio…en blogs como estos es comun ver muchisimas criticas al sistema de salud cubano,la mala calidad de los servicios y las instalaciones y la falta de preparacion de los medicos…nunca se habla de los muchos cubanos residentes en usa que van a la isla a realizarse distintos tratamientos medicos porque no tienen el seguro o los recursos para hacerselo en las magnificas instalaciones medicas del pais mas desarrollado del mundo…tampoco se habla de que muchos cubanos residentes en usa prefieren dejar en la isla a sus familiares mayores por lo dificil y costoso que seria en los usa el cuidado de los achaques y otros problemas medicos relacionados con la edad…es muy bueno el criticar pero miremos la situacion valorando los hechos con justicia y honestidad…no es solo criticar por criticar…

  • el 2 junio, 2013 a las 7:59 am
    Permalink

    Yo pienso que la mujer del “ser superior” lo que buscaba era una mejor atención para su madre.

    Quizás, si hubiera encontrado dos o tres hospitales con diferentes precios y calidades, hubiera pagado la tarifa que más le convenía, o hubiera elegido seguir en maternidad obrera.

  • el 2 junio, 2013 a las 7:57 am
    Permalink

    Es obvio que los implantes de dientes son “electivos” y tu hermano eligió hacérselos.

  • el 2 junio, 2013 a las 7:45 am
    Permalink

    Me acaban de operar de urgencia en un país subdesarrollado. Fueron dos intervenciones, con menos de 15 días de diferencia.
    La primera en clínica privada, casi ambulatoria, estuve un día, 580 dólares.
    La segunda, 54 dólares por una operación de 2 horas más la estancia de dos días en el hospital público.
    El cirujano tuvo el esmero de abrirme por mi vieja cesárea, la línea del bikini. Nada de barriga tasajeada, todo muy discreto.
    Había sábanas, enfermeras suficientes, medicamentos, gel anti bacterias en cada puerta del hospital, pasaban trapeando varias veces al día. Un aire acondicionado recontra frío. Basureros con bolsas de distintos colores, para depositar diferentes tipos de desechos. Todo el tiempo hubo agua en el baño. El inodoro se descargaba con un botón. Pude presenciar el entrenamiento en como asear una cama luego de que sale un paciente, esto se lo enseñaban a una persona que recién estaba entrando a trabajar. Escuché cuando le decían que si el trapito se cae al piso hay que botarlo y coger otro.
    La comida venía en envases sellados herméticamente, dependiendo de la dieta que te hubieran mandado. No cocinan en el hospital sino que un restaurante externo les provee las comidas con sus especificaciones. Ejemplo de menú: arroz, zanahoria hervida, carne sancochada con unos pedacitos de apio y gelatina.
    En la sala había 5 camas cada una con una cortina que se podía cerrar quedando un cuartico.
    Los colchones eran de cuerina, la única tela era la sábana y la frazada.

    Le ofrecí al cirujano pagarle sus honorarios “por fuera”. Se ofendió. Me dijo que sí yo quería le hiciera un regalo de Navidad, pero que nada de pagos porque él estaba cobrando un salario en el hospital. OJO! No es que sea un santo, es que tiene que declarar renta y no tendría como justificar un ingreso extra en horario laboral.

    Esta es una experiencia real, reciente, en un hospital público en un país subdesarrollado de América Latina, un país lleno de contrastes socioeconómicos, de gente muy rica y mucha gente pobre. Pero que la gente pobre tiene acceso a atención médica de esta calidad.

    Ah, los 54 dólares te los cobran al final. Nunca me preguntaron si yo tenia seguro o con que pagar. Si no los tienes puedes hacer un arreglo de pago con la trabajadora social. Se que hay gente que nunca los paga, imagino que les sale cuando vuelven a necesitar.

    Los 54 dólares incluyeron el antibiótico Amoxiclina y el antiinflamatorio Ibuprofeno para cinco días. Mi médico me sugirió cambiar el antibiótico por Ciprofloxacina, y me regaló suficientes muestras médicas (prohibida su venta)

    Antes de salir te dan el turno para retirarte los puntos en 8 días. Es obligatorio cogerlo, no te dan el alta sin esto. Luego llamé y cancelé ese turno, porque puede servirle a otra persona en la consulta externa, que cuesta 2 dólares. Yo perfectamente puedo pagar los 30 de la clínica privada.

  • el 2 junio, 2013 a las 4:24 am
    Permalink

    Moisés, excelente articulo. Por lo que describes las condiciones actuales de los hospitales en Cuba es pésima. La imagen no puede ser mas tétrica. La cosa esta de madre. Parece ser que lo único bueno ahí era el medico. Yo también he comprobado la calidad de la medicina y hospitales en Estados Unidos. La verdad es que son muy bueno.
    Una vez en Miami hace mas de 20 años me sentí muy mal. Pensé que tenia todos los síntomas de un infarto cardíaco. Una amiga me llamo una ambulancia. Llegó rapidísima. Me llevaron a emergencia al hospital mas cercano. En Emergencia todo muy eficiente. No tenia seguro medico, sin embargo me admitieron sin problema, (eso dice la ley). Me hicieron todo tipo de pruebas, electro, scan,etc. El hospital estaba impecablemente limpio. Buenos médicos. Nada de mal olor. Olía a perfume. En el cuarto habíamos solamente dos. Mi familia no tuvo que llevar ni sabanas ni nada. No le tuve que comprarle pizza a nadie. Y no di un centavo de propina. Por suerte no tenia nada y salí al sexto día por la mañana. Honestamente, lo único que no me gusto fue que a los 30 días me enviaron una cuenta de $20,000 dolares.

    Un hermano que vive en Texas, hace unos meses me dijo que perdía todos los dientes de la boca y quería ponerse implantes. Que el “único problema” era que la cosa costaba mucho dinero, Estaba buscando un precio mas barato. Ahora que lo visito me enseña sus dientes nuevos y cuando le pregunto cuanto le costaron, me dice;- “Figúrate, tuve que sacar todos los ahorros del banco. Fueron 25,000 dolares.” Ñooooooo, le conteste. “Hubiera sido mejor que a pesar de lo inconveniente que pudiera tener la cosa como: Pagar el alto costo del pasarte cubano. Sacar el carisimo pasaje ida y vuelta a Cuba. Ir a ver a nuestro tío Chicho, alquilar un apartamento en el Vedado, ( quédate 3 meses), gastos de comida por ese tiempo, coger maquina para transportarte, empatarte con un dentista cubano y a lo mejor comprar previamente en Miami alguna medicina que el dentista necesite. Y Ahora, fíjate bien. ¡Prepara el bolsillo! Porque un dentista que te resuelve por la izquierda un problema de esa naturaleza, es merecedor de una buena “propina” de $500 dolares. Te aseguro que A PESAR DE TODOS LOS INCONVENIENTES Y GASTOS, EN ESTOS MOMENTOS TENDRÍAS TUS IMPLANTES Y $20,000 DOLARES EN LA CUENTA BANCARIA.” Y vete tu a saber, a lo mejor no te hubieran quedado esas pequeñas molestias que tienes desde hace tiempo desde que te hiciste el trabajo en Estados Unidos.

  • el 2 junio, 2013 a las 3:12 am
    Permalink

    Mucas mentiras circulan sobre la realidad del sistema de salud en Cuba.

    Mire:
    “Sistema de Salud en Cuba
    Información sobre el sistema de salud en Cuba. La verdad que vive el pueblo, no le mentira oficial.”
    http://saludcuba.blogspot.ca/

  • el 2 junio, 2013 a las 2:42 am
    Permalink

    Pienso que por etica no menciono el tipo de operacion pero que no se puede hacer en el Hospital de Guantanamo y se trasladan a la habana …..bueno pensemos en una cirugia de dos horas …eso solo vale mas de $ 1000 en EE UU , sumale camas dia , seguimiento medico , intervencion de enfermeria , medicamentos , laboratorio , radiologia , material de cura , etc 1000 dollares ????. Cuba cometio un error al construir hospitales tan grandes al estilo sovietico(gigantismo propio de otras epocas). jamas se penso en el costo de mantenimiento de los mismos ? Bueno se penso que la amistad era eterna porque el sistema socialista seria eterno y la plata de la URSS y el CAME estarian siempre ahi. La voluntad del estado y las gratuidades del estado estan sobrepasadas por el cambio économico dado en el mundo , nuestro pobre desarrollo integral , el bloqueo y parte de la politica interna . Comparar a Cuba con EE UU u otros paises desarrollado ha sido un error descomunal de los defensores y los dectractores de la revolucion aunque haya cifras de salud que se asemejan y en algunos aspectos se sobrepasen por la Isla . Somos un pais del tercer mundo con un modelo de salud que llego hacer referencia en sus Buenos momentos , hoy esta en crisis sobre todo en lo organisativo , adecuacion a los nuevas realidades y la falta de material general. El sistema de salud es un monstruo que nesesita recursos para funcionar.La Capital como todas las grandes ciudadades del mundo expone en mas alto grado las perdidas de eticas y las buenas costumbre ciudadanas . El impacto social negativo de la crisis cubana (periodo especial) se manfiesta mas en nuestra habana.
    Alguien escribia sobre el sistema gratuito en Canada. Y pienso que se equivoca , Te lo digo yo que vivo aqui…tiene un sistema de salud con una amplia ascesibilidad y un formato mas humano de su funcion que en EE UU ,,,en Québes la participacion del estado es mayoritaria , pero hay clinicas que se pagan , hay corporaciones que se pagan , hay medicos de la familia que se pagan , nada clasificado como bellesa y en eso entran los ojos , la boca , etc se pagan ….el impuesto de salud es general para todo el mundo , todos sabemos que se paga .En Cuba es gratuita la salud ? No se paga , de alguna forma el estado tiene que sacar el dinero que se invierte en Salud ?El estado redistribuye , lo que en Cuba el estado da a la salud prioridad de lo que tiene. Es justo que el ciudadano participe. No estamos en EE UU , vivimos en Cuba , los suenos son Buenos , el hombre nesesita sonar para vivir mejor pero …..las realidades son las realidades Millones de hombres , incluso del primer mundo todavia ESPERAN por tener el nivel de ascesibilidad a la sanidad como los cubanos .

  • el 2 junio, 2013 a las 12:23 am
    Permalink

    Eduardo si leistes bien el ser “superior” dice que “mi esposa me impulso a dar 100 cuc….” ese ser “superior” no conoce las reglas en el patio, por lo tanto todo ese trapicheo de cuc es estimulado por su esposa la cual si se las sabe todas de como funciona el “corral”.

  • el 1 junio, 2013 a las 10:16 pm
    Permalink

    La salud publica tiene dos aspectos fundamentales, el tener acceso a ella, y la calidad del servicio q se brinda en sus instalaciones. En Cuba el acceso es universal, y la calidad de su servicio, mas o menos es igual a la q se encuentran en muchas instalaciones de los paises subdesarrollados. En USA, el acceso a la salud, es limitado para las personas menores de 65 anos (deben poseer seguro privado), en general, y a los mayores de 65 anos, es totalmente socialista, pagada por el estado( Medicare), de forma general. Lo q es diferente es la calidad del servicio. En general, en USA la mayoria de los hospitales estan al nivel de los primeros de los paises desarrollados. Y para el anonimo q dice q los hospitales de USA son privados, no, estas en un error. (In the United States, two thirds of all urban hospitals are non-profit. The remaining third is split between for-profit and public). http://en.wikipedia.org/wiki/Public_hospital

  • el 1 junio, 2013 a las 7:25 pm
    Permalink

    En vez de atacar al ser “superior” como le llama usted, debería preguntarse como es que la Revolución ha convertido a la cubanos en seres que se sienten inferiores porque no pueden disponer de curas y medicamentos adecuados, porque los hospitales donde van son pocilgas, porque el mismo trato de cubano a cubano es despreciativo si no hay “una tierrita” por medio. Pregúntese primero todo eso. Pregúnteselo al pueblo cubano. No se lo pregunte a los que van al cimeq, porque esos obviamente le dirán que todo está perfecto y que la culpa de todo lo malo la tiene el bloqueo yanqui.
    ¡Ah! Una precisación, en USA los médicos no te aceptan “propinas” por ética, algo que hoy en día escasea mucho en Cuba. ¿Será culpa del bloqueo?

  • el 1 junio, 2013 a las 3:39 pm
    Permalink

    ….el tipico ser “superior” que ,rodeado de pobres nativos subdesarrollados ,todo lo resuelve con unos pocos dolares…antes era con espejitos y cuentas de vidrio…segun creo entender nadie,ni el medico ni las enfermeras,le pidieron dinero pero habia que demostrar que estaban en presencia de un afortunado habitante de los usa que se podia dar esos lujos…es dificil imaginar al autor dandole una propina a un cirujano estadounidense…darle 100 dolares seria una ofensa,por lo poco, a ese cirujano…pero para un cirujano cubano es suficiente….el autor deberia sacar bien la equivalencia de los gastos…maternidad obrera,a pesar de sus miserias,es uno de los mejorcitos hospitales cubanos….cuanto le hubiera costado operar a su suegra en uno de los mejores hospitales de usa con todas sus maravillas incluidas???…me parece que 1000 dolares es tirarse por lo bajo….

  • el 1 junio, 2013 a las 1:41 pm
    Permalink

    la salud no es gratis: es pública; se financia gracias a todos los trabajadores de este país que prácticamente trabajan sin cobrar.
    en países como canadá la salud también es gratuita, la paga el estado, pero el hospital es privado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *