Remake – Cacería de brujas

Dariela Aquique

Pedro Pablo Oliva. Foto: pedropablooliva.com

Como en el medioevo, las cacerías de brujas fueron la búsqueda de harpías o evidencias de brujería, que llevaba a acusar a las personas afectadas a un juicio y finalmente a una condena.  Así en nuestros días y en Cuba se hace un remake de este lamentable fenómeno de antiguas culturas.

Según los entendidos: “…Las cazas de brujas todavía ocurren en la actualidad y suelen clasificarse dentro del llamado pánico moral.  De forma general, el término ha llegado a denotar la persecución de un enemigo percibido (habitualmente un grupo social no conformista) de forma extremadamente sesgada e independiente de la inocencia o culpabilidad real…”

Ante la crisis de credibilidad que afronta nuestro sistema político, y percibiendo que sobre él se cierne la amenaza de una desestabilidad, persiste en arengar a sus fanáticos a reaccionar de manera puntual a las acusaciones de (brujería = disidencia), con ensañamiento y miedo supersticioso para castigar a los presuntos practicantes.

Una muestra de ello son los lamentables sucesos  acaecidos  a una de nuestras más prominentes figuras de las artes plásticas en Cuba, el pintor y profesor Pedro Pablo Oliva, quien acaba de publicar un excelente escrito en el sitio El Diario de Cuba, donde de forma expedita describe lo ocurrido y manifiesta su posición firme y plausible de no ser más que un cubano con derecho a la libre expresión.

El artista, quien era además miembro de la Asamblea Provincial del Poder Popular (lo que lo hacía parte de la polítocracia de la isla), fue expulsado de sus filas, acusado de disidencia y alta traición, por el simple hecho de haber accedido a una entrevista a Edmundo García, en su programa “La noche se mueve” y una carta publicada en el blog Generación Y, que como es sabido es el sitio de Yoani Sánchez, la que está catalogada por los inquisidores la más connotada bruja=disidente del país.

Cuestionado también por sus vínculos de amistad con personas e instituciones que son satanizadas por la dirección del gobierno.  Su taller de creación en Pinar del Rio fue clausurado y empieza así una cadena de eventos que condenaran al insigne creador a la postergación y al descrédito social instaurado.

Pedro Pablo Oliva y uno de sus obras.

El mecanismo funciona como la Inquisición, cuya actividad principal no es la brujería, sino los herejes.  Para ellos la brujería no resultaba inicialmente un peligro tan grande como las demás herejías medievales.

Ahora mismo exponer con valentía y convicción sus ideas o emitir críticas a los métodos de dirección de la sociedad cubana no implica deliberadamente un delito, pero estoy segura se está trabajando en función de convertirlo en ello de alguna manera.  Es entonces, de forma que las brujas no deben ser perseguidas de forma activa, sino sólo bajo denuncia.

Y bajo la denuncia de un compañero, fue sometido Oliva al escrutinio.  Ya tuvimos en Cuba años atrás un periodo de cacerías de brujas donde el dedo acusador de cualquiera al que no le simpatizases y un que otro argumento incriminatorio te habría inculpado.

Cual antiguamente: investigaciones basadas en sospechas, rumores o denuncias a menudo bastaban para poner en marcha la maquinaria judicial, que llevaba a conseguir confesiones falsas a través del tormento, rememoro el infeliz caso Padilla de hace 40 años, que bajo presiones psicológicas se auto declaró hereje.  Oliva ha sido más valiente ante el agreste tribunal y no se declara culpable, pues no ha incurrido en trasgresión ninguna.

Conjuntamente con las noticias de lo sucedido al pintor, un amigo cercano me comenta que en los centros de estudios superiores, se promueven acciones de “combatir” todo tipo de manifestaciones desafectas, las que deben ser denunciadas y en consecuencia tendrán desde amonestaciones públicas a la expulsión.

Reaparecen en el argot social, frases como: “Con la Revolución todo, contra la Revolución nada.” o “Universidad para los revolucionarios.” Un joven estudiante si no cuida sus palabras puede decirle adiós a su carrera, un excelente artista, si no escoge correctamente a sus amigos y entrevistadores, puede verse en problema.

En cualquier espacio, estaremos expuestos a que alguien con su índice te indique o tenga palabras contra ti, si dices lo que piensas, si lo que dices no es favor de lo establecido.  ¡Cuidado hombre y mujer librepensante!, puede mañana usted ser visto como bruja y estamos en remake de cacerías.


2 thoughts on “Remake – Cacería de brujas

  • La política de la clase diregente de Cuba es una espada de doble filo, porque de tanto quemar en la hoguera a las bruj@s=disidentes que aparecen terminan creando un estado de ánimo en las personas que les hace disentir publicamente a pesar de la censura.
    Muy bueno tu artículo, solo aclararte una cosa, cuando dices que Pedro Pablo fue más valiente que Heberto Padilla debes valorar que la tortura en villa marista como la de los procesos de Moscú es muy coercitiva y obliga a las personas a autoinculparse, a veces incluso por el delirio provocado a creerse culpable.
    Sguimos perdiendo lo poco de libertad que nos queda, eso es bueno también.
    Animo a los cubanos, un mundo mejor es posible, el dragon despierta de su largo sueño….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *