¿Quiénes son los lavadores de dinero en Nicaragua?

Caricatura por PxMolina / Confidencial

A partir de indicadores generados por organizaciones de prestigio mundial en riesgo de lavado de dinero, el que aparece condenado es el régimen

Por Enrique Sáenz (Confidencial)         

HAVANA TIMES – Buena parte de las acusaciones en contra de los prisioneros políticos incluyen el delito de lavado de dinero. Dado que los juicios se llevan en secreto, hasta ahora no se conoce una sola prueba que demuestre la existencia de tales imputaciones. Lo que se sabe es que las fuentes de los recursos supuestamente ilícitos, son agencias de cooperación internacional debidamente acreditadas conforme convenios oficiales, las cuales, además, mantienen relaciones de cooperación con organismos gubernamentales y organizaciones progubernamentales.

A la par de las acusaciones que pregona la camarilla en el poder, hay una información pública, poco conocida en Nicaragua, pero que circula a nivel mundial, concerniente a los países que representan un alto riesgo en materia de lavado de dinero. Uno de los reportes más conocidos entre los especialistas es el informe anual del Instituto de Gobernanza de Basilea, una entidad radicada en Suiza que goza del más alto prestigio internacional.

El Instituto de Basilea publica cada año un informe sobre la situación del lavado de dinero en el mundo. Una de las partes más destacadas de dicho informe es un ranking que incluye a 110 países de todos los continentes. Este ranking atribuye una calificación a cada país y los ordena desde los que registran mayores niveles de seguridad hasta los que representan los mayores niveles de riesgo en materia de lavado de dinero a gran escala.

Para calificar a cada país toman en cuenta cinco factores claves que se desagregan en 17 indicadores. Estos factores claves son: El marco legal e institucional de cada país, los riesgos de corrupción y soborno en el Estado, la independencia del aparato judicial, la transparencia financiera y rendición de cuentas en el sector público, el respeto al estado de derecho y a la libertad de información. Es decir, mide la calidad del entorno institucional, la transparencia oficial y del marco legal de cada país.

Entre las fuentes de información que el Instituto utiliza para sus investigaciones se incluyen instituciones de reconocida credibilidad como Transparencia Internacional, El Banco Mundial, el Grupo de Acción Financiera Internacional, conocido por sus siglas GAFI, el Foro Económico Mundial, entre otros. Es decir, toda la familia de instituciones internacionales relacionadas con estos campos.

Por supuesto, el Instituto de Basilea es una entidad estrictamente profesional que nada tiene que ver con política.

¿Qué dice el informe sobre el régimen encabezado por Ortega?

Con estas explicaciones llegó la hora de decir cuál es el lugar que ocupa el régimen de Ortega en el ranking mundial en materia de lavado de dinero.

Pues bien, de acuerdo al informe publicado en septiembre recién pasado, el régimen de Ortega ocupa el peor lugar de Centroamérica. Es decir, todos los países centroamericanos se encuentran mejor calificados. Y a nivel de América Latina solamente está por encima de Haití.

Repetimos: El régimen de Ortega es el peor calificado de América Latina, con excepción de Haití. Algo muy semejante al reporte internacional sobre corrupción que publica Transparencia Internacional.

¿Cómo se ubica el régimen nivel mundial? Pues a nivel mundial está calificado entre los peores del mundo. Más concretamente, ocupa el lugar 15, entre los últimos, marcado con luz roja.

Que conste: Hablamos del régimen de Ortega porque las calificaciones se refieren a la institucionalidad pública. Como dijimos: aparato judicial, que incluye el Ministerio Público; corrupción en el Estado; marco legal, etc.

Nos quedamos a este nivel, aunque podríamos referirnos a los señalamientos de lavado de dinero a la empresa familiar DNP; o al BANCORP, el banco de la familia; o a CARUNA, la caja grande de la camarilla en el poder. Pero vamos a mantener el enfoque en la publicación del Instituto de Gobernanza de Basilea.

Evidentemente nos encontramos ante una gran contradicción: De un lado, seguimos esperando las pruebas de las acusaciones de lavado de dinero contra los ciudadanos nicaragüenses encarcelados. De otro, nos encontramos que, a partir de indicadores generados por organizaciones de prestigio mundial en materia de riesgo de lavado de dinero, el que aparece condenado es el régimen.

¿Cómo puede explicarse que el flamante acusador de aquí, se encuentre señalado entre los más desacreditados a nivel mundial?

Sencillo. Las acusaciones no son más que una burda y cruel maquinación política, fraguada por la dictadura con el propósito de mortificar a sus opositores.

Lea más desde Nicaragua aquí en Havana Times.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *