Nicaragua en 2022 con un Gobierno Ilegitimo

Foto: 19digital

Con la complicidad de la cúpula gobernante: Ministros, diputados, generales, magistrados, alcaldes, y empresarios sandinistas

Por Carlos F. Chamorro (Confidencial)

HAVANA TIMES – La semana pasada, una mayoría superior al 90% de los eurodiputados –629 de 688– que representa a todas las corrientes políticas en el Parlamento Europeo, incluida la izquierda socialdemócrata, aprobó una resolución de condena a la dictadura Ortega Murillo, que será debatida este lunes por los cancilleres de los 27 Gobiernos de la Unión Europea.

La resolución solicita a los Gobiernos europeos rastrear el dinero de la corrupción de la familia presidencial y de los operadores del régimen, y demanda la liberación de todos los presos políticos, para despejar el camino hacia una reforma electoral.

De lo contrario, si en Nicaragua no hay elecciones libres el 7 de noviembre, si Ortega persiste en reelegirse sin competencia política y sin democracia, su Gobierno tampoco obtendrá un reconocimiento político y diplomático de los países europeos en 2022.

Esta es la misma advertencia que ya han hecho la mayoría de los Gobiernos del continente americano que, en la Organización de Estados Americanos, votaron en contra de las graves violaciones de derechos humanos perpetradas por el régimen, demandando elecciones libres, transparentes y competitivas en Nicaragua.

Sin embargo, las elecciones del 7 de noviembre ya han sido liquidadas por el miedo de Ortega y Murillo a someterse a la voluntad popular, y su negativa a permitir una reforma electoral que restituya la confianza del electorado en el sistema electoral. Las elecciones nacieron muertas, desde el momento en que el régimen endureció el estado policial que impide la libertad de reunión y movilización, aprobó cuatro leyes inhibitorias contra sus contendientes, y secuestró a seis precandidatos presidenciales y a catorce líderes opositores, para eliminar la competencia política.

De manera que el 7 de noviembre en Nicaragua habrá votaciones, con los candidatos y partidos permitidos por Ortega, pero no una elección en la que estaría en juego el poder para que la voluntad del soberano decida el rumbo del país.

Después del fracaso de los diálogos nacionales en mayo 2018 y junio 2019, en los que nunca aceptó negociar una reforma electoral, Ortega se anticipó a enterrar las elecciones de noviembre. Su objetivo es imponerle al país cinco años más de dictadura por la fuerza, aunque para ello está lanzando a su propio Gobierno al abismo de la ilegitimidad nacional e internacional.

A estas alturas de la crisis política nacional, después de la masacre de abril 2018 y tres años consecutivos de recesión económica, no existe ninguna duda de que la pareja presidencial está dispuesta a atornillarse en el poder a cualquier costo, incluida la destrucción económica y social del país. Pero la cúpula del Gobierno –los ministros y diputados; los generales del Ejército y la Policía; los magistrados de los poderes del Estado; los alcaldes y embajadores; y los mismos empresarios sandinistas– deberían estar advertidos que ellos también gobernarán sin legitimidad.

Los integrantes de la élite gubernamental deberían preguntarse ahora, no después del 7 de noviembre ¿Quiénes son los Gobiernos del mundo que van a reconocer a la dictadura Ortega- Murillo en 2022? Además de la Rusia de Putin y sus Gobiernos títeres en Osetia del sur, Abjacia, y Crimea; además de Irán, Corea del Norte y Taiwán, y los aliados ideológicos de Ortega en América Latina: Venezuela, Cuba, Bolivia, y San Vicente y Granadinas, ¿cuáles son los Gobiernos que le otorgarán alguna legitimidad a la reelección del dictador?

La deriva totalitaria de Ortega y Murillo y la violación de convenios internacionales suscritos por el Estado, conduce a la autoexclusión del régimen de los principales organismos internacionales, incluyendo a los organismos multilaterales y regionales de crédito, con efectos devastadores para la estabilidad de su propio Gobierno.

Eso es lo que deben sopesar, no Ortega y Murillo, sino sus ministros y magistrados, sus generales y empresarios, que están incurriendo en acto deliberado de complicidad al someterse a la ambición de una dictadura familiar que puede prolongar la agonía del régimen por un tiempo, pero no resolver su crisis terminal.

El futuro de Nicaragua a partir de 2022 está marcado por la inviabilidad de un Gobierno paria, sin legitimidad internacional. Un régimen político que solo puede ser más represivo, sin libertades ni democracia, y que más temprano que tarde terminará descarrilando la economía, provocando más migración y agravando la crisis regional.

Descabezada la oposición política y la sociedad civil, cuyos líderes se encuentran encarcelados, es imperativo que se escuchen las voces del liderazgo del sector privado –los grandes empresarios y los gremios empresariales– y de los obispos de la Iglesia católica. Sin elecciones libres el 7 de noviembre, con cinco años más de dictadura ¿Cuál es el futuro de Nicaragua en 2022?

Lea más desde Nicaragua aquí en Havana Times.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *