Matando moscas y mosquitos las 24 horas

Por Aurelio Pedroso (Progreso Semanal)

Foto: Progreso Semanal

HAVANA TIMES – Cuando se llega a ciertas edades bajo esta pandemia interminable, con preocupaciones a las dos manos, uno se ve encerrado entre cuatro paredes y no hace más que pensar.

Y tal ejercicio en exceso no es recomendable porque a cada pensamiento devenido un problema, hay que buscarle una solución que, como no la hay de momento, comienzan las depresiones y el mal carácter.

Entonces, en este edificio donde no hay un joven a la redonda, y todos somos ya mayorcitos, algunos en la categoría de ancianos, con hijos muy distantes del territorio nacional, los viejos han comenzado a tener singulares conversaciones… con los animales, en episodios muy cercanos a un principio o debut de locura generalizada.

Así amanecemos con reprimendas al “rubio”, un gato callejero que optó por residir en el inmueble; los gritos desesperados a otro felino, Silvestre, que no aparece; las reprimendas a la perra Luciana, que ladra por cualquier motivo; el reclamo a que se calle de una vez a la cotorra Irina, que desde que se despierta es con los buenos días a ráfagas intercalando un “qué pasa” sin respuesta; o las advertencias bien intencionadas al gallo Kico, amo y señor de un diminuto gallinero. Y en este coloquio hombre-animal, los improperios de un veterano de guerra contra los mosquitos y las moscas que retumban las 24 horas en el edificio.

En los talleres del periódico Granma, bajo los olores de las tintas, le escuché decir a Alejo Carpentier, allá en los 70s del siglo pasado, que el periodista era un cronista de la historia. No estaba equivocado el gran escritor y colega.

Cuando pasen muchos años tal vez un joven escritor opte por revisar los apuntes de estos tiempos y encuentre que hubo un anciano que, por temor a contagiarse en la calle, dedicaba su tiempo en casa a matar moscas y mosquitos, pensar mucho y discutir acaloradamente con su cotorra junto a otros vecinos en singular diálogo con los animales.

Lea más de Aurelio Pedroso en Havana Times.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *