Los niños en Cuba son de los más felices del mundo

Por Elio Delgado Legón

HAVANA TIMES, 23 abr — La historia de la niñez en Cuba durante el período revolucionario comienza con un capítulo tenebroso: la llamada Operación Peter Pan.

Esa fue una de las tantas mentiras inventadas contra la Revolución. Una operación organizada y financiada por la CIA, con la complicidad de algunos curas católicos, falangistas.

Inventaron la mentira de que la Revolución les iba a quitar la Patria Potestad a los padres y les iban a quitar los hijos para enviarlos a Rusia. Redactaron y circularon una supuesta ley que estaba firmada y pendiente de dar a conocer.

Así engañaron a muchos padres, que enviaron a sus hijos hacia Estados Unidos, creyendo además en la promesa de que a la Revolución no le quedaba mucho tiempo y pronto iban a regresar.

Como resultado de esa operación fueron sacados del país, 14 mil niños sin sus padres. Muchos de ellos jamás se volvieron a encontrar con su familia.

No voy a extenderme en los sufrimientos y traumas que este hecho ocasionó a niños y padres porque no es mi objetivo y es ampliamente conocido. Lo que quiero subrayar es que todo fue organizado sobre la base de varias mentiras.

Otras mentiras sobre los niños cubanos se han inventado a lo largo de más de 50 años.

En otras ocasiones se ha tergiversado la realidad, como cuando se ha afirmado que a los niños se les obligaba a trabajar, cuando en realidad lo que existía era un sistema de estudio-trabajo como parte de su formación, para los mayores: secundaria básica y preuniversitario, cuando estaban becados en escuelas en el campo, donde recibían todo gratis, comida, ropa y zapatos, libros y atención médica.

Allí trabajaban media jornada, junto con sus profesores y recibían clases la otra media jornada. Aunque este sistema de becas ya casi no existe, el método, aunque fue calumniado, no era incorrecto.

Como calumniar a Cuba se ha convertido en un arma de la guerra que Estados Unidos y sus servidores mantienen contra la Isla hace más de 50 años, se ha llegado a publicar que en Cuba se promueve el turismo sexual y la prostitución infantil.

Nada mas ajeno a la ética y a la moral de la Revolución cubana, que desde sus inicios erradicó la prostitución y le dio a la mujer su valor como ser humano.

Esos medios que difaman a Cuba no dicen, sin embargo, que en Cuba no existe un niño sin escuela, ni que tenga que trabajar para ayudar a su familia a sobrevivir, como ocurre en muchos países, incluidos los desarrollados.

Tampoco dicen que Cuba tiene uno de los índices de mortalidad infantil más bajos de todo el mundo y el más bajo del continente americano, sólo igualado con Canadá: 4,9 por mil nacidos vivos.

Tampoco dicen que el bloqueo que Estados Unidos mantiene contra Cuba hace mas de 50 años, le impide al país comprar, por ejemplo, algunos medicamentos para niños aquejados de cáncer, sin importarles que mueran por su absurda política de bloqueo.

Ni informan que el gobierno cubano busca esos medicamentos en cualquier país donde los encuentre, pagando altos precios, con tal de salvar las vidas de esos niños.

Pero no expondré más argumentos. Me limitaré a citar declaraciones de José Juan Ortiz, representante de la UNICEF en Cuba, quien dijo en una entrevista: “Desde hace años sentía grandes deseos de trabajar aquí, porque este es un país que internacionalmente recibe más ataques que defensas.

“La ventaja de estar aquí es que la prioridad gubernamental sobre la infancia es muy clara. Podemos discutir con las autoridades de matices, pero tenemos muy definidos cuales son los objetivos.

“Es indudable la calidad de la protección y el trabajo con la infancia, que ha hecho históricamente Cuba, desde el principio de la Revolución.

“En los indicadores de educación y salud que publica cada año UNICEF, ustedes son equiparables e incluso mejores que algunos países muy desarrollados.

“En esos niveles no hay nada que tengamos que hacer. Aquí no vamos a estar como en otros países, trabajando, por ejemplo, por la incorporación de las niñas a la escuela, en igualdad con los niños. Eso ustedes lo conquistaron hace muchos años.”

No son palabras de un miembro del gobierno cubano, sino de un funcionario de la ONU, muy interesado en el tema de la niñez y por lo tanto conocedor de cómo son tratados los niños en Cuba, que son, sin lugar a dudas, de los más felices del mundo.

 


34 thoughts on “Los niños en Cuba son de los más felices del mundo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *