Lo Bueno de no ayudar al prójimo

Kabir Vega Castellanos

Kabir fue expulsado de su preuniversitario porque no quisó cortar su pelo al estilo militar.

HAVANA TIMES — Al igual que en la primaria, la secundaria o el curso pasado, me siento solo. Aparte de mi amigo en esta larga lucha contra un estúpido prejuicio, nadie se nos unió para apoyarnos.

A veces llegué incluso a sentir vergüenza de la cobardía de mis compañeros. Y a pensar que se merecen lo que tienen, porque a ellos también los molestan aunque tengan el pelo corto.

Basta que les mida el ancho de un dedo, (así lo dice literalmente la directora), para que no los dejen entrar a la escuela hasta que se pelen.

Pero esto no debería asombrarme, porque es lo que he visto siempre: que se apartan por miedo.

Recuerdo que una vez en la secundaria, todos se quejaban del profesor de Educación Física, que para llamarnos la atención nos ofendía y era realmente grosero con los alumnos. Toda el aula se quejaba de eso pero cuando mi madre fue a la escuela y lo cuestionó, nadie se puso de nuestra parte.

En mi primer año de preuniversitario, mi colectivo no parecía de los más obedientes, discutíamos mucho con los profesores y dirigentes. El verdadero problema surgía a la hora de exigir juntos una respuesta. Entonces una persona se decidía y explicaba el origen de la protesta, pero en ese momento nadie lo apoyaba.

Quizás se deba a la manera en que nos educan ya desde las casas o a la desunión que nos inculcan en la escuela, no sé.

Recuerdo que cuando yo era niño trataba de apoyar a otros si estaban en problemas. Era una reacción natural. Pero al no recibir nunca ayuda cuando era yo quien la necesitaba, poco a poco fui comportándome como los demás.

Entiendo que si uno ve un problema y se aparta, de alguna forma, puede llegar a sentirse más cómodo. Pero, ¿y cuando le toca  a uno? ¿Y si nos afecta a todos?

Cuando pienso en todo esto me doy cuenta de que, según veo en las películas o por lo que dice la historia, siempre ha sido así. Pero, si pudiera elegir, me gustaría volver a encontrar motivos para ayudar a los demás, como hacía en la primaria. Preferiría no aceptar que la solución es: “Sálvese quien pueda”.


4 thoughts on “Lo Bueno de no ayudar al prójimo

  • el 5 diciembre, 2012 a las 5:18 pm
    Permalink

    Yo no sé cuándo este niño va a entender que eso que él llama “gran lucha” no es más que una perreta recurrente, que se viene repitiendo todos los años por uno que otro adolescente rebelde. La historia siempre ha terminado igual: o se pela o pierde la escuela. Y ha sido lo mismo con los pantalones campana, los de tubo, los filos en las camisas y el largo de la saya.

    No sé quién le hizo creer que esta vez sería diferente.

    Y espero que ya haya entendido que no existe Fuenteovejuna.

  • el 5 diciembre, 2012 a las 8:34 am
    Permalink

    el problema de discutir y luchar es como discutir y como luchar…no s epuede tratar de solo ir a pelear contra el mundo con el pecho descubierto…no puedes triunfar si vas a discutir en una reunion sin antes haber hecho alianzas…sin tener aliados firmes…sino es un suicidio…no es cuestion de cobardias…es instinto de preservacion de la raza humana…no es solo problema de Cuba…es cuestion d todos los lugares, en todos los paises,en todos los tiempos..siempre q te enfrenets al poder tienes q tener amigos..no puedes ir solo o improvisando…
    por ejemplo…en el pre o en la universidad cuando queriamos lograr algo o queriamos discutir algo con lo que noe stabamos d eacuerdo…nos lo hablabamos primero…veiamos cuantos estaban con nosotros y cuantos eran los rajados…ya sabiamos q con esos no podiamos contar para nada..al principio perdimos unas cuantas peleas..pero luego..cuando teniamos un grupo grande de incondicionales…muchas cosas logramos….
    hay q ver tambien como se plantean las cosas…no es solo discutir por discutir….
    chama..te doy un consejo…deja las malacrianzas y pelate…
    y si tu ayudabas..y nadie te apoyaba..tienes q autoanalizarte…es que tus caisas siempre eran apoyables?

  • el 4 diciembre, 2012 a las 12:39 pm
    Permalink

    El estado policíaco ataca cada manifestación de unión en su contra. Así que ya sabes, a hacerlo todo underground que es también una manera, la cosa mejora un poco cada día.

  • el 4 diciembre, 2012 a las 11:44 am
    Permalink

    cabir es normal lo de salvese quien pueda. dentro de un tiempo lo comprenderas. pero te voy a dar una pista. cuantas veces ves personas en la calle necesitdas. mendigos, minusvalidos, hambrientos. etcc. a cuantos ayudas? no se puede ayudar a todo el mundo. y creer que uno ayuda desinteresadamente a aquellos que estan en una posicion en la que podriamos estar nosotros, no es desinteresado. en ese caso lo harias para si tu depsues te ves ahi, te ayuden. en el cristianismo hay una palabra muy bien para esto , es caritas que viene a se vez de un termino griego que es agape, y este a su vez de uno hebreo. la caridad , o caritas en latin. significa el amor al projimo a traves de dios. los pensadores del cristianismo se dieron cuenta q no es posible amar al projimo como a si mismo porque en una situacion de tu o el projimo, que haces? si salvas al projimo no te amas a ti y viceversa. entonces como no es posible amar al projimo verdaderamente, solo puede amarse a traves de dios, de manera que la caritas es la unica forma de amar al promijo de ayudarlo, es decir un amor mediado por dios quien puede resolver todas las contradicciones.

    te digo esto para q no vayas a caer en el error de aquellos que creen posible el altruismo o un amor verdadero al otro. todo eso cabir, es cuento. lo unico que puedes hacer en verdad, es rezar por el otro. nada mas. q dios se encargue.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *