La nueva ola represiva en Cuba

Haroldo Dilla Alfonso

Laritza Diversent, directora de Cubalex. Foto/archivo: diariolasamericas.com
Laritza Diversent, directora de Cubalex. Foto/archivo: diariolasamericas.com

HAVANA TIMES — Laritza Diversent es la directora de CUBALEX, una agencia no gubernamental que se dedica a prestar servicios legales gratuitos a los cubanos. Es una profesional joven, mestiza, de hablar suave e ideas precisas, como las que usan los abogados cuando entablan pleitos.

La vi en un documental en que narra como una horda de agentes del gobierno cubano rompieron, sin cobertura legal, la puerta de su casa, donde radica Cubalex. Confiscaron todo tipo de material y la sometieron a ella, sus colaboradores y su familia a un acoso que no hubiera podido suceder si en Cuba existiera, siquiera en su forma primaria, un estado de derecho.

Es justo en esta dirección en que trabaja Cubalex, tratando de encontrar en la propia legislación cubana y en los pactos internacionales que Cuba suscribe, los resquicios legales mínimos para proteger los derechos de los desprotegidos.

De ello ha sido acusada Laritza: de denunciar que existe violencia de género y familiar, y de que no hay mecanismos de prevención y castigo; de que se ejerce la violencia política no solamente apaleando opositores, sino impidiéndoles acceder a medios básicos de vida;  de que el sistema cubano carece de un régimen claro de derechos, y por ello la población vive a merced de lo que deciden los gobernantes que nadie ha elegido de forma competitiva, limpia y equitativa. Laritza, suavemente y con precisión, trata de compensar la tremenda brecha entre una dictadura inapelable y una ciudadanía devaluada.

Y por eso ha sido reprimida groseramente. Dícese que recibe financiamientos externos, y es cierto. Pero en Cuba todo el mundo los recibe, pues hace tiempo que esa empobrecida nación perdió la capacidad de generar un plusvalor considerable. Y es razonable que una organización opositora –como Cubalex- los reciba, pues aparte de esa pobreza generalizada, se le niega status legal, no pueden levantar fondos propios al interior de la isla y sus miembros son despojados de derechos básicos que atañen a la posibilidad de un empleo digno.

Las autoridades rompiendo el candado de la puerta de Cubalex.
Las autoridades rompiendo el candado de la puerta de Cubalex.

Es cierto que reciben dinero de organizaciones radicadas en Estados Unidos y provenientes del gobierno norteamericano, nada de lo cual es un motivo para estar feliz.  Pero nadie en Cuba –ni el gobierno, ni esa parte de la sociedad civil que exhibe un puritanismo nacionalista intolerante al mismo tiempo que se nutre de fondos tan extranjeros como la oposición- tiene catadura moral para criticarles mientras persista el actual clima de represión.

Lo llamativo de la intrusión en Cubalex es que no era este el tipo de organización usualmente reprimida por el gobierno cubano. La dictadura castrista había bañado a todo el mundo con sus difamaciones y golpizas, pero sus preferencias represivas iban dirigidas contra quienes andaban en las calles. El límite era el espacio público y por eso sus víctimas predilectas eran los activistas orientales de UNPACU, las Damas de Blanco, etc. A quienes preferían otras acciones que no implicaban directamente la invasión del espacio público se les advertía y acosaba, se les limitaban derechos, pero con menores ardor y frecuencia. Lo que parece estar sucediendo es que la represión entró con fuerza mayor en las casas.

No es casual que grupos como el centro de reflexión Convivencia en Pinar del Río, los proyectos cívicos de la Mesa de Unidad Democrática y ahora Cubalex, comienzan a ser reprimidos con mayor vehemencia. Sus actividades son interferidas y sus activistas son intimidados en sus casas y secuestrados por varias horas sin que se ofrezca información a sus familiares y colegas sobre sus paraderos. En ocasiones son golpeados y maltratados físicamente, tarea esta que puede correr a cargo de los carceleros o de las bandas obscenas de partisanos creadas por el gobierno.

La única buena noticia, es que el gobierno cubano no sabe que hacer. Sabe que los tiempos se le acaban, que la oposición no se agota y que tiene como única opción levantar rápidamente la economía y poner a los cubanos a pensar con los estómagos.

Pero esta opción parece cada vez más difícil en el corto plazo: se esfuman los espejismos de petróleo rápido y las esperanzas de aliados internacionales que paguen por la mediocridad de los dirigentes cubanos. Y todo hace creer que la única manera que tienen de lograrlo es vinculando más estrechamente la maltrecha economía insular a la economía americana. Cuyas oportunidades se muestran poco a poco –como en un estriptís erótico- pero donde siempre van a aparecer ofertas culturales e ideológicas incompatibles con el poder monopólico a que aspira la élite castrista en su proceso de conversión burguesa.

Raúl Castro el desastrado octogenario que dirige los destinos de una sociedad en bancarrota, quiere mucha paz para continuar administrando el negocio con pedazos de mercado y trocitos del régimen burocrático y centralista que se ufana en llamar socialismo. Y abriendo el camino a la restauración capitalista en beneficio de la élite que le ha acompañado.

Como los chinos, pero seguramente con menos suerte –por razones que no podemos discutir aquí. Y con los Estados Unidos, como desde hace dos siglos, tan cerca como poderoso. Y con un presidente joven, carismático y negro, que los habitantes de la isla recuerdan recorriendo, paragua en mano, una Habana Vieja lloviznada y diciendo en cada tribuna que la guerra había terminado.

Es por todo esto que Laritza Diversent, la joven abogada de hablar pausado, les aterroriza cuando trata de enseñar a los cubanos a ejercer sus magros derechos.


8 thoughts on “La nueva ola represiva en Cuba

  • Laritza, además es una excelente persona, tranquila pero muy valiente, simpática pero seria, una persona estable y que merece todo el respeto de sus amigos y del pueblo al que se dedica.

  • Laritza es la clase der ciudadanos que necesitamos sean la nueva sociedad civil que tenga la Cuba futura para componer al país y empezar a darle marcha atrás a ese “proyecto social” que se inventaron, y que lleva medio siglo hundiendo a Cuba el lodo.

    Ahora más que nunca es que la oposición debe ser ayudada, que puedan aprovecharse de los fondos de cuantas ONG hayan, y del exilio también, igualito que hicieron ellos.

    El castrato ha desatado a sus “casquitos” con mayor ferocidad porque tienen miedo, están viendo que a quienes se les están enfrentando es a personas muy valientes, y que con inteligencia están haciendo uso de las legalidades que existen dentro de su propia constitución, y que los están exponiendo al mundo como los tiranos violadores de los derechos humanos que son. Es hora de que trabajemos unidos por una Cuba mejor.

  • Marlene, esto es un mensaje claro de Raul Castro hacia la comunidad internacional: me vale madre los derechos humanos para negociar con Cuba. La abogada Laritza Diversent fue una de las representantes de la sociedad civil cubana que se reunio con Obama durante la cumbre de Panama, donde este ratifico publicamente el apoyo de su gobierno a la sociedad civil en Latinoamerica. Seria bueno que alguien le pase copia de este articulo de Dilla (con video y todo) a los asesores cubanologos de Obama para que vean como se estan empoderando los cubanos con su nueva politica hacia Cuba.

  • Excelente denuncia y análisis de Haroldo y coincido con la excelente respuesta del Bobo de Abela al intento de asesinato de reputación que hacen los cancerberos ideológicos del régimen contra Laritza, valiosa abogada cubana que brinda un servicio gratis a los ciudadanos cubanos.
    Vergüenza debía darle a los esbirros por su violencia y arbitrariedad, atropellando a los activistas pacíficos de derechos humanos.
    Yo los pondría a todos los esbirros y esbirras en cuclillas, desnudos, como le hicieron a tres mujeres de Cubalex y a un hombre. La expresa voluntad de humillar de los órganos represivos cubanos, incluyendo a la fiscal es sencillamente inadmisible y escandaloso.

  • Manuel, matar al mensajero es la vieja tactica de la policia politica en Cuba para asesinar moralmente a los opositores. Acaso hay alguno que se ha podido escapar los sicarios de tinta del castrismo, que incluso llegan hasta especializarse en la vida de algunos opositores como son los conocidos Yoanologos oficialistas.

    En el link que pusiste solo puedo ver chismes y mala fe sobre la directora de Cubalex. No le encuentro nada malo que reciba apoyo financiero del para mejorar las condiciones de trabajo del local de atencion gratuita al publico y hasta salario para el equipo de trabajo. Que la sede de la ONG coincida con su casa y Cubalex no tenga personalidad juridica, solo es culpa de la dictadura cubana que no permite la libre asociacion de los ciudadanos y el libre ejercicio profesional de los abogados y profesionales en general. Las pocas ONGs no oficialistas que se permiten en Cuba tambien gestionan financiamiento externo para financiar recursos materiales y salarios en sus proyectos, incluyendo compra y mejoramiento de los locales donde funcionan.

    En el mundo existen miles de ONGs que se dedican a ofrecer asesoria y servicios legales a los ciudadanos para lo cual gestionan financiamiento publico, privado, nacional e internacional, incluso hay muchas que se dedican exclusivamente al tema de los derechos humanos que incluye denuncias y demandas a las instituciones del estado. Las constituciones y las leyes nacionales las protegen de ser reprimidas y cerradas como es el caso de Cubalex.

    Me gustaria ver el link donde se ve que la contraloria o el ministerio del interior allanan la vivienda de Tony Castro y lo investigan por aclarar de donde saco los cientos de miles de dolares de las vacaciones en yate y hoteles 5 estrellas con guardaespaldas incluido en el Mediterraneo. Que yo sepa este ciudadano no tiene ONG ni negocio licito que se le conozca en Cuba que justifique el tren de vida de multimillonario que tiene.

  • Mis respetos a Dilla por denunciar este nuevo capitulo de la violacion sistematica de los derechos humanos en Cuba. Este caso es el perfecto ejemplo para entender los argumentos de los que se oponen a que los USA le de oxigeno a la dictadura castrista sin exigir nada a cambio. Fijense en el reportaje del allanamiento los recursos que se gasta el gobierno para reprimir a un pequeño grupo de abogados independientes que asesora gratuitamente a la poblacion, recursos que bien pudieran utilizarse para mejores propositos como seria pavimentar las calles de tierra de este barrio en plena capital de pais. Me imagino que si las calles son de tierra, tampoco existe alcantarillado, ni alumbrado publico y la recoleccion de basura brilla por su ausencia.

    Y mientras esta guerra desigual e injusta contra la oposicion pacifica se incrementa en Cuba, el general presidente Raul Castro sonrie a los medios internacionales como pacificador exitoso de la guerra civil en Colombia. Candil de la calle y oscuridad en casa. Estos son los post donde vemos desaparecer a la brigadita de apoyo al castrismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *