La locura de múltiples tasas de cambio

entre las dos monedas corrientes en Cuba

Vicente Morín Aguado

dinero-photo-archivo-IPS-300x200HAVANA TIMES — Será difícil llegar a la auténtica unidad monetaria en Cuba, los pasos dados, junto a conocidos antecedentes del proceder típico del binomio Partido-Estado, apuntan hacia la utilización oportunista de más de una tasa de cambio, posibilidad dada por el monopolio estatal sobre todos los gestores económicos, considerada parte de las llamadas “ventajas del socialismo.”

El gobierno ha proclamado el 2016 como año final de la dualidad monetaria. Con una manifiesta discreción, la prensa no adelanta detalles de un proceso controvertido, considerado el paso más difícil dentro del cronograma de implementación de los “Lineamientos del VI Congreso del Partido”, hoja de ruta de las reformas en curso, calificadas con el eufemismo de “Actualización del modelo económico cubano”.

Vamos al grano, perdonando los necesarios detalles porque la economía cubana es un Frankestein cuyos parches fueron agregándose durante años en madrugadas de fiebre fuera de control.

De una parte se autorizó la novedad de aplicar precios dobles a los artículos comprados por la población en las tiendas recaudadoras de divisas, utilizando el quebrado 25 Pesos Cubanos (CUP ó MN) por cada Peso Convertible (CUC ó “Dólares” al decir popular). Ahora un televisor valorado en 300 CUC puede adquirirse pagando 7500 CUP. Es evidente que nada ha cambiado para la mayoría de los atribulados consumidores nacionales.

De otra parte, en las relaciones inter empresas, además entre empresas y productores privados o cooperativas, se permiten intercambios regulados por la tasa 10 CUP/1 CUC, también empleada para revalorizar los fondos empresariales dentro del proceso unificador monetario en marcha.

Detalle adicional no menos significativo, en la Zona de Desarrollo del Mariel, la empresa empleadora monopólica cubana pagará a los obreros a razón de 10 CUP/1 CUC los salarios, considerando previamente cada dólar norteamericano referente igual a un CUC. De hecho se incorpora una tercera tasa de cambio a la economía nacional (1USD= 1 CUC).

Adicionalmente la población compra legalmente CUC a 25/1, los vende a 24/1, además de aceptar informalmente tasas de 23/1 y 20/1 cuando las transacciones se realizan en dependencias estatales hasta hoy sólo autorizadas a recibir moneda nacional por sus productos y/o servicios.

De hecho y de derecho, Cuba vive un sistema de tasas múltiples de cambio, cuya prolongación hacia el futuro inmediato es tentativa, dada la acostumbrada experimentación, mejor decir improvisación, propia de la élite gobernante que hoy dirige los cambios, sin prisa pero sin pausa, determinados a ofrecernos finalmente el paraíso terrenal comunista tantos años atrás prometido.

Ante la imperiosa decisión de eliminar la dualidad monetaria, al menos en su forma visible, jugar con las tasas de cambio, aplicando variantes particulares, constituye una práctica utilizada por ahora de forma temporal, pero que puede convertirse en decisión recurrente de la burocracia que maneja los destinos del país.

Dos economistas vinculados durante años a las esferas donde se decide la economía nacional, Pavel Vidal Alejandro y Omar Everleny Pérez, nos dejan la siguiente advertencia: “La época de los tipos de cambios múltiples ya quedó atrás en el tiempo a nivel internacional como opción efectiva dentro del diseño de los esquemas de política cambiaria, debido a su probada ineficiencia y por todos los costos que ocasiona.”

Cito de la revista cubana Espacio Laical, No-1 del 2014. Los articulistas señalan las negativas experiencias de Argentina y Venezuela, deseando que en Cuba tales decisiones “sean solo un mecanismo transitorio, esperando la convergencia definitiva con el tipo de cambio de la población.”

El trasfondo es aceptar al mercado, cuya obligada presencia es el gran dilema de los comunistas en cuanto a diseñar la economía. El funcionamiento óptimo de las relaciones monetario-mercantiles exige una sola moneda, denominador común para todas las acciones económicas.

Hasta hoy lamentamos la inexistencia de una autocrítica profunda, sincera, por parte del liderazgo histórico de la revolución, en cuanto a sus continuados ensayos económicos, signados por elocuentes cifras negativas.

Una vez más aparece el espectro de las apariencias nublando las realidades. Tal vez finalmente tendremos una sola moneda en los bolsillos y varias a la hora de medir la economía real.

Terminaremos a medias, nadando eufóricos rumbo a una playa cuyas arenas esperan por nuestra pisada de homo erectus, y sapiens a la vez.
—–
[email protected]


12 thoughts on “La locura de múltiples tasas de cambio

  • el 15 octubre, 2014 a las 11:02 pm
    Permalink

    me extraña que nadie comente que pasara con el dolar en la economia cubana, cuando se llegue a la unificacion. En estos momentos, sin unificacion, en la calle se compran y se venden dolares, para que sirven los dolares en Cuba sin cambiarlos, desde hace algunos años, todos los cubanos en misiones del gobierno por todo el mundo, fundamentalmente en Venezuela por la cantidad, le tienen encargado a sus familiares, que con los CUC que les paga el gobierno les compren dolares, que ellos necesitan para su “pacotilla” en el regreso, ya sea definitivo o de vacaciones, nos es nada despreciable esta cantidad, los cerca de 200 miles de cubanos que tienen pasaporte español, estan comprando dolares para sus viajes inmediatos o futuros, los miles que estan viajando a Ecuador los necesitan, y el resto de los miles tambien que viajan a USA ya sea como visitantes o definitivos (legales e ilegales) tambien estan amasando dolares, se puede especular que el gobierno cubano no podra impedir que continue circulando doble moneda, y que el dolar, pueda convetirse en moneda de cambio para transacciones entre particulares, ya sea, casas, automoviles,u otros bienes duraderos, y que los actuales revendedores no van a quedar desempleados por la unificacion.

  • el 13 octubre, 2014 a las 10:10 am
    Permalink

    La unificación monetaria permitirá que los agentes económicos calculen más eficazmente el coste de los factores y, por tanto, ayudará a la economía. Sin embargo, el efecto será tan lento que el ciudadano no será capaz de calibrarlo … lo cual no quiere decir que su importancia a la larga no termine siendo muy grande. Una subida de renta de un 20% a lo largo de diez años es mucho, pero como su efecto se dilata en el tiempo el ciudadano no lo nota.

  • el 13 octubre, 2014 a las 7:56 am
    Permalink

    Marlene, evidentemente con esa falta de respeto trata al gobierno de facto a sus ciudadanos. Les otorga toda la carga fiscal, sobre todo déficit, de las empresas que manejan unos pocos (y justamente esos pocos tienen muchos fulas) al resto de los ciudadanos. Es en ese tipo de cambio y es en unos precios imposibles en los productos de necesidad, la que de alguna forma sostienen los servicios públicos….luego se pueden divisar opiniones oficialistas sobre la grandeza y gratitud del “lider”,,,(cuando leo eso lo único que se puede sacar en claro es que adulteraron el ron por que tremenda idiotez no es fácil soltarla uno solo) http://bit.ly/1EP0r4F

  • el 13 octubre, 2014 a las 4:20 am
    Permalink

    Miles de gracias, señor Herrera Carles.
    Al menos está vez nos ahorra la cantaleta de siempre, justificando los males del sistema con las “bondades” de la dictadura.

    Y para que sepa que no estoy parcializado, sí he leído su post en el enlace, solo que su visión aunque técnicamente justa, olvida las implicaciones políticas y sociales que todo esto conlleva para Cuba y los cubanos, implicaciones que evidencia el estimado Vicente Morín Aguado en su post.

  • el 12 octubre, 2014 a las 8:20 am
    Permalink

    Vicente muy buen post.
    Creo que te faltó el análisis de un cambio todavía más deformado que sigue funcionando en la contabilidad de las empresas estatales 1 CUC= 1 CUP. Ese ya es el colmo del despilfarro y subsidio a las empresas estatales, junto a las demás que has mencionado no se puede saber en serio la eficiencia real de la economía estatal que sigue controlando el 85% de la producción y los servicios del país y los números macros de la economía por lo tanto cargan con todas estas distorsiones.
    ¿De qué productividad puede hablar el gobierno si no se puede medir realmente?
    Productividad que sería la condición previa de su aumento lo que permitiría subir los salarios bien deprimidos.
    En fin que el mal de fondo está en que la unificación cambiaria y monetaria exige cambios económicos simultáneos que el gobierno no se resuelve a hacer.

  • el 12 octubre, 2014 a las 8:10 am
    Permalink

    “Hasta hoy lamentamos la inexistencia de una autocrítica profunda, sincera, por parte del liderazgo histórico de la revolución, en cuanto a sus continuados ensayos económicos, signados por elocuentes cifras negativas”.

    Estimado Vicente, yo creo que esa autocrítica vamos a tenerla que esperar sentados. Mucha gente en Cuba esperaba la unificación de la moneda con la ilusión de una mejoría en sus magras economías (me refiero directamente al gran porciento de los trabajadores cubanos que reciben unicamente sus salarios en CUP ( o pesos cubanos como se les llama popularmente), sin otras entradas monetarias (remesas, pequeños negocios propios , etc); personalmente creo esta mejoría no ocurrirá (al menos en la dimensión deseada), no dispone la maltrecha economía cubana de suficiente potencial para subir los salarios (o bjar los precios de los productos) a fian de hacerlos asequibles a la población. La posibilidad actual de comprar en las tiendas con las dos monedas (CUC-CUP) es lo que llamo “una curita con mercuro cromo”, lo único que eita al atribulado comprador es “dispararse” la cola en la CADECA o en cajero automático. Respecto a la diferenciación salarial para los trabajadores de la zona del Mariel, bien por ellos, más o menos aliviarán sus situación económica; qué queda para el resto de los trabajadores cubanos? Se aplicará esta misma tasa de cambio para los maestros en las escuelas y que esto les sirva de incentivo para laborar en Educación? Por qué las empresas, productores privados y cooperativas tienen que recibir una tasa de cambio diferente? Es ilusorio pensar que, por ejemplo, eso va a incentivar la producción cooperativa y por ende, abaratar los costos de producción y el precio de venta de los productos a la población; eso, hasta el momento no ha ocurrido, al final la mayoría de la gente vive penando y haciendo malabares para alargar sus míseros salarios hasta el próximo cobro. Saludos.

  • el 12 octubre, 2014 a las 7:38 am
    Permalink

    El problema de la multiplicidad monetaria es en la economía Cubana más viejo que la aparición del CUC como tabla de salvación de la crisis del 90, anteriormente existían los llamados certificados A,B y C que te deban acceso a una muy limitada red de tiendas para técnicos extranjeros por aquel entonces, lo único que si ha sido recurrente es la utilización de esas diferencias de cambio para articular una política de despojo de una muy buena parte del valor mercantil de la moneda fuerte que te exigen cambiar para lo que el estado-gobierno-partido único llama sus “políticas sociales”. Hoy subsisten una moneda de cambio CUC con sus múltiples tasas de cambio y un cheque nacional al portador CUP por su trabajo al estado y que la mayoría reconoce te sirve para cubrir los gastaos de alimentación por una semana más los insumos racionados que el gobierno te vende a precios subsidiados, las otras 3 semanas de alimentación sigue siendo misterio de fácil solución.
    Anunciado esta que el CUC dejara de existir así que sobrevivirá el peso Cubano, pero nadie ha dicho que sea el CUP con sus patriotas actuales el final de todo este largo y aburrido proceso, es mi opinión que aparecerá el peso cubano fuerte con otros patriotas quizás más recientes, y es sobre esa nueva única moneda que se ajustaran las dos monedas existentes hoy y se definirá sus nuevas tasas de cambio sobre las monedas fuertes mundiales para seguir en la misma historia del tumba y deja. La solución a nivel empresarial sin ninguna duda implicara restaurar orden y disciplina económica dentro del amasijo de la llamada “empresa socialista”, pero solo eso no hace cambiar la economía, para llegar a la competitividad y el desarrollo sostenible dentro de la economía Cubana y el socialismo tropical tienen que ocurrir cambios estructurales que esa elite gobernante que usted menciona no permitirán, porque perderían sus privilegios de Monarcas y al final de sus vidas eso sería imperdonable. El problema Cubano ahora que su prolongada “actualización económica” sigue siendo infructuosa de ofrecer el “el paraíso terrenal comunista tantos años atrás prometido” esta está más ligado a desmontar ese estado-gobierno-partido único que al final siendo honestos todos sabemos son solo las bases sobre las que un reducidísimo grupo de poder domina toda Cuba.

  • el 12 octubre, 2014 a las 6:31 am
    Permalink

    La unificación monetaria, de esta o aquella forma, viene corriendo y ayudará, pero no resolverá los problemas económicos y sociales fundamentales del pueblo cubano que dependen de la estructura de propiedad, de la gestión y la distribución de las utilidades, lastradas por los conceptos predominanes del “socialismo de estado”, la concentracion de la propiedad en manos de la burocracia y sus monopolios de comercio interno y externo. La apertura al cuentapropismo y al cooperativismo hecha con tanta discrecionalidad, si hubiera sido amplia, como demandamos muchos, permitiendo todo tipo de atividades y plena libertad para comprar y vender y recibir todo tipo de créditos, ya le hubiera dado un vuelco a la situación economica en tres anos. Y no vengan con que eso es capitalismo. Capitalismo es explotacion asalariada y su principal sostén son las “empresas socialistas estatales” que son las que llevan el gran peso de la economía. Mientras tengamos predominio del capitalismo monopolista de estado en Cuba, la economia seguirá siendo un desastre.

  • el 12 octubre, 2014 a las 2:38 am
    Permalink

    Cuba sufre una inflación masiva. Pagar con cualquier moneda da lo mismo, porque al final va a seguir la inflación. Esto de tener una sola moneda es como pedir que solo te apuñalen en un organo vital.

  • el 12 octubre, 2014 a las 12:57 am
    Permalink

    El cambio real es 25 por 1, la gente hace cola en la CADECA porque es el cambio real. Si el gobierno pone 10 por 1 el que reciba dólares los cambiará en el mercado negro a 25, ese cambio está relacionado con la cantidad de circulante en pesos y en CUC. Si duplican los salario en pesos cubanos y se mantiene la misma cantidad de CUC entonces sube el cambio a 40 o 50. Es un trueque. El cambio de 10 por 1 en algunas cooperativas o empresas es un método de subsidio, lo ideal es que funcionen a 25 por 1 y que el estado le baje los impuestos. Todo el mundo tiene que irse a 25 por 1, es la única opción, y si aumentan los salarios entonces ese cambio irá aumentando, si aumenta la productividad(cosa que dudo) ese cambio va bajando.

  • el 11 octubre, 2014 a las 3:07 pm
    Permalink

    Cierto que tener varias tasas de cambio internamente en el pais convierte en una verdadera odisea la contabilidad nacional y para las instituciones internacionales. Ya Venezuela lo vivio en carne viva e irremediablemente van a tener que unificarlas.

    A mi parecer el cambio de 10 CUP x 1 CUC esta inflado, porque en la region paises con economias y PIB percapita mucho mayores que Cuba, las monedas estan mas devaluadas, por ejemplo Mexico 13,45 x dolar, salario minimo 100 usd mensual, Dominicana 43,46 y salario minimo 158 usd, Incluso Honduras con menor PIB que Cuba tiene un cambio de 21,28 x dolar y salario minimo de 240,34 usd. Agregando el detallazo de que Mexico, Centroamerica y Republica Dominicana tienen firmados Tratados de Libre Comercio (TLC) con USA.

    Entonces teniendo en cuenta lo anterior pienso que 20 a 25 CUP por dolar a mucho dar es lo que nos daria el FMI y el Banco Mundial si por fin Cuba decide a aceptar las reglas del juego internacional y abre los libros de contabilidad y su economia al mundo. Por tanto sin ser un experto en economia, se nota que Cuba ademas de establecer una sola tasa cambiaria y una moneda unica en circulacion, debe elevar el salario medio al menos multiplicado por 20 veces del valor actual, para que los trabajadores que son el capital mas importante en la economia tengan un incentivo real para generar riquezas. Eso sin contar con la sabida necesidad de liberar la economia de la camisa de fuerza con que la ata el gobierno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *