La intolerancia defensiva del gobierno de Cuba

En sus ataques al Movimiento San Isidro

El Movimiento San Isidro es la prueba de que el Comunismo en Cuba fracasó. Foto: Reuters

Por Benjamín Noria

HAVANA TIMES – Alguien dice por ahí en Cuba que el Movimiento San Isidro no tiene un ideología definida. Yo me pregunto: ¿acaso los mismos comunistas tendrán alguna ideología definida? Comunismo significa: tendencia a lo común, a la igualdad.

Es decir que, por ejemplo, si alguien tiene un par de zapatos que otro no puede tener, si alguien tiene un cargo en el gobierno, con un carro y privilegios, que otro no pueda tener, o por último si uno puede comprar en una tienda en la que otro no puede comprar entonces hay desigualdad.

También socialismo significa: propiedad colectiva de los medios de producción. Karl Marx planteó que en la etapa de transición del Socialismo al Comunismo el Estado desaparecería. El gobierno lo tendría la dictadura del proletariado.

Pero en Cuba el Estado no desaparece, cada día está más presente. En el momento en que escribo hay fuerzas del MININT y de las FAR desplegadas en la calle para intimidar al pueblo. El Estado en Cuba lo controla todo. El gobierno cubano tergiversó la teoría de Marx y resemantizó todo su universo conceptual según el gusto de ellos. El poder no pertenece al pueblo. No es cierto. El dueño de Cuba no es el proletariado.

El Movimiento San Isidro ha hecho historia

El Movimiento San Isidro quizá no ha sido un inicio ideal, pero es un inicio; y se quedó como Movimiento para la Historia. Ya no se olvidará jamás. Es necesaria la oposición al gobierno totalitario de Cuba. Si no fuera por acciones como la de este Movimiento el gobierno cubano le mete los tanques al pueblo y no pasa nada. El gobierno está matando de hambre al pueblo, mientras se llenan la barriga y no les falta ni un detalle.

Cuba necesitaba ya un cambio. Muchos viejos están dirigiendo este país y no se quieren ir del cargo. El Movimiento San Isidro es la prueba de que el Comunismo en Cuba fracasó. Queda demostrado que la definición de Comunismo es que unos fanáticos toman el poder y se perpetúan en el cargo. La gente ha perdido la fe en la doctrina de Marx por culpa de los dictadores. Los cubanos ya no confían en el gobierno que los dirige.

La intolerancia defensiva que emplean en el noticiero de la televisión cubana contra el Movimiento San Isidro no es más que la expresión del miedo que tienen los gobernantes cubanos a perder el poder, a perder las comodidades y el lujo con el que viven; utilizan el sarcasmo y la ironía para referirse a este Movimiento que con tanto coraje se ha enfrentado a un Estado poderoso.

En la historia de Cuba después de 1959 muy pocos son los que han tenido el valor de confrontar a la dictadura. Pero no se debe ganar con la violencia. Todo lo que se consiga debe partir del plano de las ideas. La inteligencia debe tener primacía para refutar, convencer y ganar. No podemos ponernos a la altura del gobierno. Que importa los insultos que se reciban; lo que hace falta es mantener la fe en el cambio.

Lea más desde Cuba aquí en Havana Times.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *