La educación: una responsabilidad del Estado cubano

Por Elio Delgado Legón

HAVANA TIMES — Como dije en un artículo anterior,  en Cuba se erradicó el analfabetismo en 1961 y se asumió toda la educación como una responsabilidad del Estado, que se ofrece en forma gratuita para todos los niveles y todas las enseñanzas.

Según la ley, todos los niños tienen que asistir a la escuela obligatoriamente, hasta noveno grado. A partir de ese nivel, se les ofrecen todas las posibilidades de estudio: pueden continuar en el Preuniversitario para luego optar por una carrera de nivel superior, o pueden matricular en una escuela politécnica, las que hay para las distintas ramas, con un nivel medio, que al graduarse les permite trabajar en su especialidad y seguir estudiando como trabajadores en cursos universitarios.

Según la vocación de cada niño, también existen escuelas especializadas de niveles elemental, medio y superior, en todas las especialidades del arte y la cultura, como son música, pintura, escultura, danza, ballet, artes escénicas, etc. Esta enseñanza posibilita que no se pierda ningún talento en ninguna de estas manifestaciones del arte.

Lo mismo ocurre con las escuelas deportivas y de cultura física a las que pueden ingresar todos los niños que se destaquen en el deporte y tengan las aptitudes necesarias para seguir una carrera en estas especialidades, lo mismo de nivel medio que superior.

Para la educación, el gobierno cubano no escatima esfuerzos y, a pesar de las dificultades derivadas de la crisis económica mundial, agravadas por el bloqueo de Estados Unidos, las escuelas son dotadas de todos los medios audiovisuales necesarios, incluyendo computadoras conectadas a Internet, para ofrecer una educación de calidad.

En los lugares más apartados, donde no llega la electricidad, las escuelas cuentan con un sistema de paneles solares, que garantizan el funcionamiento de los equipos eléctricos y electrónicos, de manera que no haya diferencia entre las clases que se imparten en esos centros y los de la ciudad.

El sistema educativo cubano les ofrece a los alumnos que viven distante y no pueden viajar diariamente a clases, un plan de becas que les garantiza alojamiento y alimentación durante todo el curso, y en el caso de las escuelas que usan uniforme, también reciben estos gratuitamente.

Los preuniversitarios vocacionales y los militares mantienen el sistema de becas para todos sus alumnos.

La educación cubana está organizada como un sistema, que comienza en los círculos infantiles y continúa en preescolar, primaria, secundaria básica, preuniversitaria, técnica y profesional y superior. Esta última se completa con la educación de posgrado, en la que se puede alcanzar el grado de máster y de doctor en ciencias.

La Educación Superior cubana cuenta en la actualidad con 68 centros, incluyendo universidades e institutos superiores.

Uno de los subsistemas al que se le dedica gran atención, por su carácter humanitario, es la Educación Especial, en la que se atiende a niños con discapacidad, como retraso mental, retardo en el desarrollo psíquico, sordos e hipoacúsicos, ciegos y débiles visuales, sordo-ciegos, autistas, trastornos del lenguaje, limitaciones físico-motoras, trastorno de conducta, etc. En esta educación, muchos alumnos son atendidos en sus casas y hasta en hospitales, por maestros ambulantes.

Cuba posee una de las proporciones de docentes por habitantes más altas del mundo, con uno por cada 42 habitantes. Tiene empleados en el sector más de 400 mil trabajadores y dedica en su presupuesto alrededor del siete por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

La calidad de la educación cubana, que, reitero, es completamente gratuita, está avalada por la UNESCO. Es decir, en Cuba hace muchos años se logró lo que en numerosos países están pidiendo en las calles los estudiantes y son reprimidos con gases lacrimógenos, chorros de agua, golpes y detenciones. Incluso algunos han muerto por la represión.

De los logros de la Revolución cubana en la educación no hablan las trasnacionales de la información, ni la prensa pagada desde el norte, ni los blogueros de la disidencia. Esa es otra verdad que tratan de silenciar, aunque está a la vista.


12 thoughts on “La educación: una responsabilidad del Estado cubano

  • el 8 septiembre, 2012 a las 10:50 pm
    Permalink

    Estimado Julio:

    Entiendo tus pegas a la “gratuidad” de la educación en Cuba. Pero observa que yo no menciono el término en mi argumentación. Considero que enarbolarlo como estandarte oficial se avenía con la situación económica previa a 1991, cuando el cubano solía vivir mayoritariamente de su salario. Hoy ya no vale. Hice énfasis, sin embargo, en lo abarcador de esta educación, que llegó literalmente a todos. No dudo que haya personas como ese vecino tuyo necesitado de ayuda para leer, pero lo importante, a mi juicio, es que ese vecino, y millones como él, una vez pasada la euforia de la Campaña de Alfabetización, podían acudir a numerosos lugares y exigir que les enseñaran a leer y escribir bien, como un derecho ciudadano. O sea, todo dependía ante todo de la actitud individual de cada cual. El gobierno se encargó de propiciar el marco para lograrlo. Eso creo que es innegable. No en balde – y esta es la otra cara de la moneda del vecino – hubo cubanos semianalfabetos al triunfo de la Revolución que terminaron graduándose en alguna universidad, al cabo de los años y con mucho esfuerzo y tesón.

    Admito lo absurdo de esas prohibiciones que mencionas, las cuales produjeron más daños que beneficios, así como el carácter reduccionista y hasta oportunista de ciertas campañas, como las de la “Universidad para los revolucionarios” (no toda la educación, como dices), que no sólo cuestionaron las inclinaciones ideológicas de los posibles graduados, sino también su orientación sexual y creencias religiosas. A mi juicio fue un grave error y percibo que deberá desaparecer por imperativo histórico. Como siento que deberán restaurarse todos esos derechos que mencionas.

    Y sobre las violaciones al derecho de autor. Julio, yo recuerdo muy bien cómo en los años 60, el embargo o bloqueo (y no sólo el de EEUU, sino el cerco al que se sumaron casi todos los gobiernos latinoamericanos de entonces), impedía que a Cuba llegaran múltiples bienes de primera necesidad, en una lista que además incluía productos culturales, como literatura y cine. No olvido que por un buen tiempo las películas estadounidenses que exhibía el ICAIC portaban un “disclaimer”, en el cual se aclaraba que habían sido “reconstruidas con varias copias de uso”, o que habían llegado a la Isla “gracias a la ayuda solidaria de personas amigas”. Esa era la reacción lógica de una plaza sitiada, en conducta similar a la que hoy tienen millones de personas en el mundo, en momentos en que la tecnología permite acceder a la cultura, incluso cuando las transnacionales nos ponen precios prohibitivos. Y si no hubo pactos bilaterales en ese sentido, se debió básicamente a que EEUU prohibía –y aún prohíbe- cualquier negociación que ponga de acuerdo a consumidor y productor.

    Para finalizar, tengo en Cuba un buen amigo que suele decir como tú: “yo me eduqué por mi esfuerzo, no porque la Revolución me regalara nada”. Es que él (y quizás tú también)”, pertenecían a familias de la clase media urbana, con más oportunidades en la vida que el resto de nuestros compatriotas. Yo no los contradigo, pero tampoco puedo dejar de pensar en los muchos otros menos beneficiados por la fortuna. Como mi madre, que ni siquiera terminó la primaria en su natal Antilla, porque antes de cumplir los 13 años ya ayudaba a su padre machetero en el corte de caña, por mera necesidad económica. Para gente como ella, la Campaña de Alfabetización y otras garantías culturales llegadas después de 1959 fueron lo más parecido a una bendición.

  • el 8 septiembre, 2012 a las 12:28 pm
    Permalink

    Estimado Isidro, mira quizás cada uno de nosotros que escribimos por acá tenemos algunos prejuicios. Déjame explicarte algunos que tengo yo. Por ejemplo nos decían que la educación en Cuba era gratuita. Examinemos esto que significa. Gratuito significa algo que no se paga ni antes ni después y de forma que no se debe nada. Pero creo que debo señalarte que no es así pues como sabes todos los graduados de medicina tienen que por lo menos esperar 6 o 5 anos en contra de su voluntad para poder migrar o salir del país si así lo desean. Si la educación es gratuita entonces debería serlo también para todos. Pues no es justo que unos pudieran tener el beneficio y no otros. También imagino que sabes que la educación en cuba no es para todos. Ellos mismos decían que la educación es para los revolucionarios. Entonces vemos que en lugar de “gratuito” lo que tenemos es una educación que es condicional esto quiere decir que me educan solo si los apoyo incondicionalmente en lo que me pidan que haga. Que grite cuando me pidan que grite y que salte cuando me pidan saltar. No Isidro. Esa educación entonces no es gratuita como puedes ver. Y ni siquiera te estoy poniendo todas las veces que tuvimos que escuchar la cantaleta de la educación o salud publica gratuita. O sin contar los bajísimos salarios que nos pagaron a mi y a mis padres que con creces pagaron no solo mi educación sino la de mis nietos. Sin también contar que cuando solo tenia 10 anos trabaje en el campo y trabaje de verdad. También trabaje en la escuela donde me educaron.

    Si reconozco que en eso de la alfabetización tienes razón. El gobierno pudo después decir y repetir por los siglos de los siglos y todavía nos llegan los ecos de la Azaña de la alfabetización. Pero te pregunto y me pregunto. De todos esos alfabetizados cuantos realmente leyeron aunque sea un libro? Digamos algo tan simple como leer a José Martí. No siquiera te pido que lean Finca Animal de Orwels o cualquier otro libro de la literatura universal que el gobierno no publica ni hace disponible en ninguna biblioteca publica. Te apuesto a que una mayoría de estas personas que no sabían leer y que aprendieron a leer pocos usaron este conocimiento. Yo lo se por que precisamente muy cerca de mi casa vivía uno de estos alfabetizados por la revolución y cuando necesitaba leer algo venia a casa para que se lo leyéramos.
    Entonces Isidro me parece que esa alfabetización era mas para impresionar al mundo. Para que todo el mundo se admirara de lo grande que era la revolución Cubana. Me sigues?
    Por que con esto de la alfabetización y la supuesta educación y salud “gratuitas” se justificarían o trataría de justificar otras cosas no tan bonitas o verdaderamente feas.
    Como eliminar la mayoría de los derechos humanos. Como el derecho a libre expresión. El derecho a entrar y salir de tu país cuando desees. O poder leer la literatura que prefieras o escuchar la música que quieras. Por que si recuerdas correctamente los Beatles fueron prohibidos en su tiempo como lo fue Julio Iglesias o Celia Cruz o muchos otros. Y de libros ya mencione uno pero hay una larga lista negra de libros que el gobierno Cubano prefiere que los ciudadanos Cubanos no lean de la misma forma que también prefiere que no lea ciertos blogs. No te parece que nosotros los ciudadanos tuvimos que dar mucho mas que lo que recibimos a cambio por esta supuesta educación gratis?
    Con respecto a los libros te digo que si recuerdo lo barato que fueron los libros. En esto tienes razón y gracias a ello pude leer mucho de la literatura universal que ellos juzgaban apropiada. Ellos seleccionaban por mi que debía leer o no. Te parece correcto que alguien te trate como un niño? Lo gracioso es que ahora nos llaman pichones y que andan los cubanos con el pico abierto esperando a que se lo den todo en la boca. Quien sino el mismo gobierno acostumbro a los cubanos a esto?

    También te parece justo que libros publicados en otros países y dentro del copyright fueran publicados en cuba sin el permiso de las editoriales o autores? Creo que le decían fusilar un libro! No eran eso las ediciones revolucionarias?

    Con todo reconozco que tuve una buena educación en Cuba. Pero no se la debo al gobierno. Se la debo a mis abuelos, a mis padres y al pueblo de Cuba.

  • el 8 septiembre, 2012 a las 2:58 am
    Permalink

    Cuando leo articulos asi me digo: por eso estamos como estamos. De que tengo que agradecer a quien. Quien esta para servir a quien. El hombre al Estado o el Estado al hombre que debería ser su razón de ser. Porque un pueblo tiene que dar gracias por lo que es de el. Quien le regala a quien? Esa mentalidad de Estado Todopoderoso que se resume en dictador Todopoderoso es la que tiene a Cuba así. La Educación debería ser gratuita no debería además ser de calidad y no servir de instrumento ideológico a una dictadura, debería enseñar los valores humanos que queremos para nuestros hijos y no las consignas y mentiras de un regimen despotico. Recuerdo cuando cambiaban los electrodomesticos, se llevaban el viejo y te daban uno Chino que en ningun lugar del mundo vale 100 USD y te lo vendian en 5000 MN o mas dependiendo el modelo y luego habia que decir que nos lo habian dado. El abuso que estos tiranos han hecho con nosotros no tiene nombre ni numero. Por cierto yo nunca he oido a un estadounidense, canadiense o español dandole gracias a nadie porque la educación sea gratuita, será que son malagradecidos.

  • el 8 septiembre, 2012 a las 12:16 am
    Permalink

    Un examen desprejuiciado del desarrollo del sistema educacional en Cuba obligará a admitir que se trató de un logro descomunal, sobre todo en las dos primeras décadas del proceso revolucionario. ¿Cómo calificar si no el salto cultural y educativo que significó la Campaña de Alfabetización, a apenas dos años del triunfo? ¿Alguien puede soslayar la importancia de la Imprenta Nacional, bajo cuya égida quedaron a disposición de esas masas que recién se alfabetizaban grandes clásicos de la literatura cubana y mundial? ¿Es que podemos olvidar cuánto se abarataron centenares de títulos literarios imprescindibles (a pocos centavos) con colecciones como Huracán, Dragón, Ediciones Revolucionarias, cuando esos mismos ejemplares exhibían precios prohibitivos en otras latitudes? ¿Cuántos guajiros y negros no pisaron una universidad por primera vez gracias a aquellos ingentes cambios, y luego fueron a otros países a estudiar especialidades? ¿Es posible obviar todo eso? ¿Alguien se atreverá a decir que me lo inventé?
    Y algo que muy bien menciona Elio aquí: ¿Cuántos países tecermundistas pueden vanagloriarse de una enseñanza para discapacitados como la cubana, algo que viene de atrás, cuando en los años 60, recuerdo bien, se fundó la escuela Sierra Maestra para ciegos, por citar un ejemplo?
    Es cierto que el nivel de la educación hoy deja mucho que desear, pero el mismo, como el deporte y la salud, no hace más que reflejar la actual depauperación generalizada que exhibe nuestra economía. Todo lo conseguido antes se logró en buena medida dentro de un esquema de nación beneficiada por sus especiales relaciones con el Campo Socialista. Hoy que esos socios no existen, es preciso dar un vuelco total al panorama socio-económico, porque, para empezar, casi nadie puede vivir de su salario. Ningún aspecto de la vida nacional escapa a esta cruda realidad. Ahora, reconocer los grandes problemas actuales no debería implicar hacer la vista gorda ante lo conseguido durante décadas y sobre todo, olvidar a los millones de cubanos que se beneficiaron con ello.

  • el 7 septiembre, 2012 a las 7:39 pm
    Permalink

    Una educación que al final detestamos….y mucho, fueron tantos himnos, tantas consignas, tanta ideología, tanta política, tanta adoración al líder, que incluso, nos robaron la infancia, y lo que debía haber sido color, alegría y disfrute, se convirtió en gris, tristeza y monotonía. Acá veo a los niños, y les siento envidia, …me hubiera gustado tener esa primaria, esos útiles, esos colores en todo…recuerdo mi primaria, y si Dios me diera la oportunidad, de volver atrás, a aquellos años, no lo haría ni por todas sus bendiciones. Creo que de aquellos tiempos viene mi poco “patriotero sentimiento cubano”, mi casi desprecio a los símbolos patrios, y por supuesto, el aborrecimiento inmenso, que digo inmenso colosal,aprendí a detestar la revolución antes de que triunfara. Sospecho que esa aversión tiene un fundamento estético (las revoluciones desbordan las cloacas y de lo feo hacen un culto), movido por un impulso de alguien que ve una desarmonía intrínseca en las ideologías o los movimientos que se proponen alterar violentamente lo establecido: el orden, las tradiciones, la manera de vivir. Odie mi escuela, mi secundaria, la preparatoria, y hasta la universidad…algo se salva en Cuba de la perenne colonización de la ideología oficial, de lo feo, monótono , aburrido y gris, algo se salva del constante monólogo?

  • el 7 septiembre, 2012 a las 10:51 am
    Permalink

    La educacion en Cuba es parte del sistema de control y de indoctinacion.
    Los hijos de disidentes son regularmente hechados de sus carreras universitarias.
    Niños son maltratadois en escuela primarias y secundarias.
    Para entrar en cerraras universitarias como mediciina una carte del CDR esta casi obligatorio.

    Mira:
    http://educacioncuba.blogspot.ca

  • el 7 septiembre, 2012 a las 10:02 am
    Permalink

    Al margen del uso para adoctrinamiento, merma en calidad y todo lo que repercute de la situación del país, en mi opinión, el saldo es positivo respecto a acceso, niveles de educación en Cuba.
    Es un derecho, por eso el estado está en la obligación de garantizarlo sin estar hablando de la gratuidad como si se le perdonara algo al pueblo que hace uso de ese derecho que es quien produce los recursos para es sostenimiento de ese sistema.

  • el 7 septiembre, 2012 a las 9:25 am
    Permalink

    Yo creo que la educacion gratuita y de calidad es un logro muy importante para cualquier pais y sociedad. Muchas veces en las opiniones de los lectores se ha dejado claro que nada es gratis en nuestro pais, pero cada trabajador cubano acepta con agrado cualquier recorte en su salario por tener una educacion como la que se ha disfrutado en Cuba. Tambien es justo decir que la calidad de esta ha disminuido considerablemente en los ultimos anos y no son pocos los padres que acuden en busca de clases extras para consolidar la educacion de sus hijos, ademas de que muchas personas han vivido en carne propia lo cara que puede llegar a ser la educacion en Cuba, cuando se le cobra en lo mas preciado, en tiempo de sus vidas y si no, preguntele a no se que cantidad de profesionales a los cuales se les ha retenido en el pais en contra de su voluntad, a veces por periodos de anos, alegando la inversion que en su educacion ha hecho la revolucion. Entonces, es verdaderamente gratuita la educacion en nuestro pais?

  • el 7 septiembre, 2012 a las 9:23 am
    Permalink

    Bueno, si el autor considera a los maestros emergentes como un logro…

  • el 7 septiembre, 2012 a las 9:19 am
    Permalink

    Aqui tampoco habla nadie de lo maravillosa de la educacion (y es mil veces mejor que en Cuba). Super ridiculo seria un articulo que alabara un gobierno por hacer lo minimo que debe hacer por obligacion. Le zumba.

  • el 7 septiembre, 2012 a las 9:12 am
    Permalink

    Elio, aquí te dejo unos links que no fueron escritos por nadie desafecto ni que el régimen llama disidente sino por alguien joven que desde dentro de la revolución señala los defectos.

    http://espaciodeelaine.wordpress.com/2010/03/01/inmunidad-educacional-i/

    http://espaciodeelaine.wordpress.com/2010/03/08/inmunidad-educacional-ii/

    http://espaciodeelaine.wordpress.com/2010/03/31/inmunidad-educacional-iii/

    http://espaciodeelaine.wordpress.com/2010/04/14/inmunidad-educacional-iv/

    http://espaciodeelaine.wordpress.com/2010/06/24/inmunidad-educacional-tendiendo-a-infinito/

    Si te lees todos estos artículos en resumen te digo que tratan de la corrupción existente en una escuela que pertenece al sistema educacional Cubano. De esto también es responsable el gobierno verdad? Rectifica mi creencia, es único este caso o es lo normal? Tengo entendido que es lo normal.

    También te puedo citar artículos escritos por un profesor que postea aquí mismo en HavanaTimes. Lee estos artículos de Osmel que me tome el trabajo de buscar usando google search y estos no son los unicos.

    https://havanatimesenespanol.org/?p=63584

    https://havanatimesenespanol.org/?p=63030

    https://havanatimesenespanol.org/?p=64736

    https://havanatimesenespanol.org/?p=60321

    https://havanatimesenespanol.org/?p=62663

    https://havanatimesenespanol.org/?p=61192

    https://havanatimesenespanol.org/?p=64875

    ahora una vez leído todos los links que te he posteado crees que se puede mantener la posición que tienes en este articulo?

    Creo que no Elio.

    En cuanto a esto

    “se asumió toda la educación como una responsabilidad del Estado, que se ofrece en forma gratuita para todos los niveles y todas las enseñanzas.”

    La educación en Cuba no es gratuita ni tampoco lo es la salud publica. Las dos son pagadas con los salarios miserables que el gobierno le paga a sus esclavos.
    Saludos

  • el 7 septiembre, 2012 a las 8:37 am
    Permalink

    Cada vez que leo un articulo donde hable de como desea que funcionen las cosas el escritor y no de como en realidad funciona, es que me me da una rabia, no se si lo hace por humanidad o ironia. Lo que si te puedo asegurar que son bastante erraticas, ademas este no debe de tener hijo o muy pequeño para ir a la escuela, o le consiguieron el uniforme de su hijo por ser de la elite, por que te informo que “PERRAS Colas”, como decimos aqui en Cuba, hay que hacer. La comida jajajajajaja para que hablar de eso, es mas facil hoy mismo determinar la composicion del aire en Martes que de que esta hecho la famosa merienda de las secundarias en Cuba. Y la calidad de la educacion (etica y conocimientos de los profesores) pues para atras como todo lo demas en Cuba, y para que hablarte de la Educacion Superior, por favor antes de escribir este iliadico escrito dar una vuelta por las universidades. Ya creo que ningun alumno graduado en Cuba recientemente sabe lo que es un laboratorio. y mil cosas mas de las que no tengo tiempo de hablar porque si me cojen me parten, yo mi internet me la robo!!! A mi nadie me la da!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *