La derrota electoral del chavismo: ¿debacle o reacomodo?

Osmel Ramírez Alvarez

Maduro despues de las elecciones legislativas del 6D. Foto: telesurtv.net
Maduro despues de las elecciones legislativas del 6D. Foto: telesurtv.net

HAVANA TIMES — No hay un tema más candente y preocupante dentro de Cuba que los resultados adversos del chavismo en las recientes elecciones parlamentarias. A los cubanos nos llegaba, por Telesur y la televisión oficial, la certeza de que eran mayoría aplastante. Con gran asombro y preocupación se recibió la noticia. Sin embargo, para mí en particular, no fue una sorpresa.

¿Cómo podría esperar algo así? –desde hace algún tiempo, indagando entre el personal de salud que regresa de las misiones, he palpado el declive del chavismo en el pueblo y el realce de otras fuerzas opositoras, especialmente Primero Justicia, el partido de Capriles. Y era de esperar. La situación en ese hermano país es crítica en lo económico y explosiva en lo político.

El gobierno culpa a la oposición por la “guerra económica”, que no deja de ser una realidad, pero los venezolanos no son tontos y saben que el manejo de los grandes recursos financieros de una década y media de precios exorbitantes en el petróleo no se invirtieron adecuadamente en la anunciada meta de diversificar la economía. No tienen dudas de que los chavistas han desacertado en lo económico y han tenido un período de gobierno bien extenso como para mostrar un resultado tangible. El pueblo sacó su cuenta y dio su voto de castigo.

Por otro lado en Venezuela impera un gran sentido cívico. Se pudo constatar en aquel referéndum anterior en que Chávez pidió que se aprobase una reforma constitucional para validar el socialismo. Los venezolanos, que lo apoyaban en más del 60 %, dijeron que no. Eso da un mensaje muy claro: es un pueblo cauteloso y está usando su derecho al voto para defender sus intereses.

En otra ocasión, cuando Chávez se agravó mortalmente y no pudo jurar su cargo el 10 de enero como exige la constitución, quedó en el pueblo venezolano la duda, y en la oposición el argumento, de si el chavismo tenía demasiado poder y estaba pasando por encima de la carta magna. Resultado de ello fue el cerrado margen de victoria con que ganó Maduro la presidencia de la república.

Todo este cóctel nos ha traído hasta aquí: -una aplastante victoria de la oposición en las parlamentarias. Pero, ¿Cómo queda el chavismo después de esto?; ¿será el fin de la revolución neosocialista?; ¿acaso fueron traicionados por su pueblo, como piensan muchos cubanos de la isla?

Por supuesto que no. Ahora está latente la derrota, pero luego estará claro que la revolución bolivariana necesitaba este revés para reestructurar sus bases, ajustar su programa y volver fortalecida con un proyecto más realista.

Maduro y Chávez. Foto: telesurtv.net
Maduro y Chávez. Foto: telesurtv.net

El ideal Chavista de invertir recursos en saldar la deuda social es loable, pero no puede convertirse en una trampa que atrape la gestión del chavismo por miedo a perder apoyo popular, aún en tiempos de crisis; ni puede acarrear gastos que el país no pueda sostener sin mutilar su propio desarrollo.

Otro punto importante es la polarización política de la sociedad. Un proyecto social que causa tales divisiones en un país, aun persiguiendo un fin justo, no puede ser viable. El apoyo mayoritario del pueblo hasta hoy es símbolo de que tienen mucho de lo que se quiere, pero este inmenso revés es un gran llamado para que revisen su propuesta.

Y es que aun perdiendo la presidencia en un eventual referendo revocatorio en los próximos meses, no sería el fin, todo lo contrario, sería la oportunidad de volver luego con un proyecto-país verdaderamente incluyente, que satisfaga a todos los sectores sociales.

El chavismo no solo revolucionó Venezuela, sino a toda la región, y su impacto ha tenido alcance mundial en muchos frentes. Hugo Chávez fue un líder de talla mayor y hasta sus adversarios sienten respeto por su legado. La obra social de la revolución bolivariana es innegable y sus resultados aún están por cosecharse.

Para ser socialistas y construir un mundo mejor no hay que odiar a los capitalistas. En una sociedad todos los actores sociales son importantes: los obreros, los campesinos, los empresarios, los profesionales, los políticos, y así por demás. Si un modelo social amenaza a alguno de esos sectores, este se defenderá y convocará en su lucha a todo el que pueda. Es puro instinto de supervivencia.

La revolución bolivariana amenazó desde sus inicios al sector empresarial, que es minoritario, pero muy poderoso. Subestimaron su capacidad de convocatoria y terminaron volviendo a ser mayoría política. La comprensión de que en una sociedad hay espacio para todos y de que el nuevo socialismo no debe socavar los legítimos intereses de ningún grupo social, ni siquiera de los capitalistas, es elemental.

La sociedad más justa necesita de todos y solo ha de destruir la “dictadura del capital”, no al capital en sí. Al empoderar a la mayoría social no debe potenciar ningún tipo de dictadura, ni del proletariado, ni de un partido, solo construir una sociedad mejor con todos y para todos. Estos principios básicos son la clave.

América necesita una revolución bolivariana victoriosa, tanto como Venezuela. Esta derrota no es la debacle del chavismo, es la necesaria oportunidad de reacomodo. La praxis revolucionaria es importante, pero solo es una herramienta, jamás un vehículo: se necesita saber hacia dónde vamos y cuál es el camino, tanto como aquello que queremos conquistar. Esa será la mejor lección de este revés.


13 thoughts on “La derrota electoral del chavismo: ¿debacle o reacomodo?

  • el 30 diciembre, 2015 a las 8:17 am
    Permalink

    Pero por fin en que quedamos; ?quieren la propiedad capitalista y operarla o no?. Me da la impresion que lo que mas le estimula de esa teoria es la parte de buscar bronca . Punto aparte , metase en la UFC.

  • el 30 diciembre, 2015 a las 12:50 am
    Permalink

    Estimado Luis Quinto, te caíste de un caballo y tu reinado no duro mas de un año (ver Wikipedia!) En fin, no es que sea tan malo trabajar por cuenta propia, sino que simplemente es peor! Y eso del comunista que cuando no lleva un cuchillo entre los dientes, se la pasa comiendo niños es pura propaganda. Los burgueses no se dejaran quitar sus privilegios (el primero de todos es el poder de Estado) sin ofrecer resistencia, sin pasar a la ofensiva, sin apelar a su fuerza internacional de clase (la Otan, la Onu, la Iglesia, en resumen, la solidaridad de los otros empresarios de los otros países).

    Los comunistas no hacen sino poner de manifiesto y traer a la superficie la lucha de clase. La cuestión es simple: no te vas a dejar matar sin ofrecer resistencia! Pregunta por qué no se le llama al Ministerio de Defensa, Ministerio de la Ofensiva… Sea o no verdad, en los hechos, todas las guerras, burguesas o no, surgen en defensa de tal o tal nación, o de tal o tal privilegio, terreno, etc; es siempre el otro el que empieza la pelea y tu no haces mas que defenderte. Los comunistas revolucionarios lo dicen al revés, plantan el conflicto antes de que este se declare formalmente. Por otra parte el marxismo no busca destruir la representación física del capitalismo que es el burgués individual, sino la relación social que se establece a través de la propiedad privada, en otras palabras, el burgués despojado de esa relación deja de ser burgués, se muere en vida, puesto que no la concibe mas que viviendo del trabajo ajeno.

    Los grandes medios de producción, las grandes maquinas son el producto del trabajo obrero, (incluso sus gestos físicos luego son objetivados en las maquinas), que por medio de leyes y sobre todo del ejército, el burgués se ha otorgado su propiedad, por lo tanto, su propiedad es robo y asesinato.

    En todo caso, no se pueden hacer tortillas sin antes romper una postura de ave gallinácea!

    Adorado Marx-Engels? Lo cierto es que este dúo es como Gardel: cada día canta mejor!

    ___________________

    Discusión aparte, para tu proyecto de cooperativa, te di un dato sobre la plata como metal precioso que cada vez mas tiene un uso industrial (filamentos de alto-parlantes de alta fidelidad, por ejemplo), a parte de su uso clásico. Pero hablas también de préstamos bancarios… con los cuales debes tener mucho cuidado. Ya ves que no me molestaría que me desmintieras en la practica lo que ya establece la teoría y las leyes que rigen el sistema capitalista… Incluso te doy las mejores opciones pa’ que no te arruines.

    En Internet hay mucha información gratis y valiosa acerca de proyectos de pequeños artesanos que hasta ciertos limites son realizables y medianamente rentables, y el “Empíreo” conserva todavía ese ambiente de los primeros aventureros y emprendedores, pero también esta lleno de mucha competitividad, y allí el que cae lo aplastan sin misericordia… Lo demás te lo dejo a tu deducción. De nada, acere, vaya!

  • el 29 diciembre, 2015 a las 10:35 am
    Permalink

    Me alegro que hayas respondido de esa manera , aunque la respuesta es de hace siglo y medio y por tu querido y adorado Engels. Segun tu es tan malo para el obrero trabajar para un capitalista que cargar con la propiedad productiva , la gestion economica y trabajar para si; entonces, ?cual es la necesidad de degollar a los capitalistas y arrebatarles la propiedad?

  • el 29 diciembre, 2015 a las 12:18 am
    Permalink

    Permiteme la familiaridad de decirte hijo, ya veras por qué…
    Aquí tu hablas de una cooperativa, que por extensión equivale a la autogestión obrera, e incluso a la cogestión obrera, muy en boga en países como Alemania, es decir donde los obreros participan de la gestión de la empresa. Es muy largo explicar en un foro lo que Engels en su “Anti-Dühring” decía sobre la cooperativa, es decir la unión de una cierta cantidad de trabajadores para fundar una empresa con un reparto equitativo de las ganancias, pero todas las experiencias demuestran que es una forma de explotación peor que la de una empresa capitalista propiamente dicha, pues, “no hay peor patrón que uno mismo”. Un patrón te da ciertas ventajas, que las que tu mismo te das sobre tu pobre humanidad, estando dispuesto a trabajar hasta 25 horas por día para ganar mas!
    Economía marxista y economía capitalista no pueden coexistir, una destruye a la otra, por medio de la dictadura de clase y el despotismo económico, y esta contradicción es la que ocultan todos aquellos vendedores de espejitos y cosas así, que son una montaña de listos que viven de engañar a las grandes mayorías. Chavez fue uno, ni fue el primero, ni sera el último. En Venezuela de las miles que se pusieron en pie, ninguna funciono!
    En una economía tan dinámica como la americana, puede que funcionen por un tiempo, sobre todo si los fundamentos económicos no están en baja, ni en peligro. Pero con un breve temblor bancario, financiero, industrial, estas son las primeras en sufrir las consecuencias.
    La situación en los principales países del mundo es muy inquietante, y es muy posible que una situación peor que en 2008 surja de nuevo. Ya se habla no de una sino de varias burbujas de proporciones gigantescas…
    Guarda tu plata, o inviértela en bienes duraderos, y mira dos veces por día donde la guardas! Si no oro, compra plata como metal para la industria y para la joyería, por ejemplo. Y bueno, no solo deseo que tengas suerte, que no basta si no tomas con ella la mejor decisión para ti, tu familia y tu futuro.

  • el 27 diciembre, 2015 a las 8:13 am
    Permalink

    No te hice la pregunta con ese sentido; pero bueno , te la voy hacer de otra manera. Voy a partir de la realidad donde vivo , USA, ahi va la pregunta- ?Que le impide a 100 trabajadores de una fabrica hacer unos pocos ahorros, abandonar al capitalista , pedir financiamiento y las licencias al gobierno , montar su propia fabrica y dejar en la quiebra al capitalista?.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *