Hay que acelerar los cambios en el Oriente de Cuba

Alberto N Jones

La taverna Bucanero de Santiago de Cuba. Foto: Janis Hernandez

HAVANA TIMES – Lo que desafortunadamente se ha convertido en un ritual en muchas áreas socio-económicas de Cuba, son la mea culpa anual de los jefes de las instituciones más importantes de la nación, por no cumplir con las pequeñas proyecciones que se habían fijado para sí mismos.

Algunos portavoces de estas entidades han creado un lenguaje propio, tratando de convencer a una población cada vez más escéptica, que año tras año se ve privada de los bienes y servicios que sus los funcionarios están encargados de brindar.

La comida escasea, la industria azucarera disminuye, el agua potable también es insuficiente y de mala calidad, las aguas residuales sin tratar fluyen con frecuencia por encima del suelo, el transporte público es un desastre y las casas se encuentran en estado crítico.

Cientos de caminos y carreteras intransitables son una de las principales causas de accidentes. Insatisfactorios servicios de salud y el resurgimiento de enfermedades transmisibles empañan la imagen de los cuidados sanitarios de la nación y las deterioradas escuelas ponen en peligro el futuro de la nación.

El presidente Raúl Castro ha llamado a dejar de culpar al embargo por nuestros fracasos, pero este sigue siendo una introducción de moda para cada mal, tratando de justificar lo injustificable. El triunfalismo y el secretismo han sido denunciados, pero permanecen arraigados en muchos corazones y mentes.

La primera entidad importante en reconocer sus deficiencias fue el Ministerio del Turismo, derramando lágrimas por no alcanzar su crecimiento de un pequeño dos por ciento, lo que habría permitido la entrada de tres millones de turistas a Cuba.

Tramo de la carretera Guantánamo-Baracoa. Foto: Lázaro González

Las ciudades de Baracoa y Santiago de Cuba fueron fundadas por Diego Velázquez en 1511 y 1514, respectivamente, y San Agustín, Florida, Estados Unidos, fue fundada por Pedro Menéndez en 1565. Actualmente Baracoa y San Agustín, cada una, tiene unos 60 mil habitantes, mientras que Santiago de Cuba tiene cerca de medio millón. Las tres forman parte del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

San Agustín es 10 por cient el tamaño de Santiago de Cuba y tiene 20 por ciento su belleza histórica, cultural, paisajística y natural, pero atrae a unos cinco millones de turistas cada año.

Algunas personas sostienen que el desarrollo de esta singular ciudad colonial española de la costa Este de Estados Unidos se debe a su ubicación estratégica, a 120 millas de la Ciudad de Orlando y sus 50 millones de visitantes al año.

Santiago de Cuba, por otro lado, se encuentra a solo dos o tres horas de vuelo de todos sus vecinos de América Central y el Caribe.

El quid de la cuestión es que mientras San Agustín ha desarrollado una amplia e intensa promoción de su comunidad en todo el país y en el extranjero, la antigua provincia de Oriente nunca ha tenido ninguna promoción o  ha tratado de venderse en la región.

Las estaciones de radio y televisión cubanas no tienen una programación orientada a la región, y sus ferias turística, encuentros comerciales, culturales y religiosos y los intercambios profesionales son prácticamente inexistentes en toda esta zona.

Este año, el Ministerio de Turismo mostró su promoción más agresiva de Cuba como destino turístico del Caribe en Europa centro-oriental, el Oriente Medio, Japón y América del Sur.

Un prejuicio preconcebido aparente hacia el poder adquisitivo del Caribe ha llevado a los líderes del turismo y de otras entidades cubanas a subestimar y despreciar este territorio.

Ignorar la peculiar geografía de la parte sur oriental de Cuba, su distintiva cultura, historia, tradiciones y hospitalidad, han dejado un enorme potencial económico sin explotar, por aquellos mismos que denuncian la falta de turistas.

El Sudeste de Cuba tiene la infraestructura turística menos desarrollada de la Isla, con un casi “hotel cinco estrellas”, un “hotel cuatro estrellas” que funciona parcialmente y otros denominados “tres estrellas”. El gran Hotel Venus y el alguna vez muy prestigioso Hotel Imperial han permanecido cerrados y en ruinas por más de 40 años.

Nadie cree que la falta de lugares de interés sea la culpa del subdesarrollo del Oriente, teniendo sitios como el Rough Riders en Daiquiri y Siboney, Las Montañas de San Juan, el Castillo del Morro y los restos hundidos de la flota española.

Vista panorámica de Baracoa. Foto: Lázaro González

Con lugares como la casa del general Antonio Maceo y la plaza que lleva su nombre, el Museo Bacardí, el Mausoleo de José Martí, el cementerio Santa Efigenia, las ruinas de café de La Gran Piedra, el Cuartel Moncada, la Basílica de la Virgen de la Caridad del Cobre, el sitio de la Protesta de Baraguá y la Loma del Gato, lugar donde cayó en combate el general Antonio Maceo.

Los países caribeños de hablando inglesa y la comunidad haitiana tienen a la Loma del Chivo en Caimanera, Guantánamo, con vista a la Base Naval de Guantánamo, la reserva natural de la biosfera el Parque Nacional Alejandro Humbolt, y también Baracoa.

Los lugares donde comenzaron las dos guerras de independencia cubanas, la ciudad donde se escribió el Himno Nacional, la casa del Padre de la Patria, el lugar donde fueron liberados los esclavos por primera vez, el sitio donde ocurrió el desembarco del Granma e histórica Sierra Maestra también se encuentran en el Oriente.

También está Guardalavaca, una de las mejores playas de Cuba; Bariay, el sitio por donde desembarcó Cristóbal Colón, así como el sitio arqueológico más grande del país que está ubicado en el municipio de Banes, Holguín.  Suficientes todos para atraer un millón más de turistas a Cuba.

¿Entonces, por qué el Ministerio de Turismo y otras importantes entidades de la nación no han hecho acuerdos con sus similares del Caribe y Centroamérica, para promover empresas turísticas mixtas, turismo de salud, servicios de atención y de jubilación para muchas personas que tienen extrema necesidad de buenas condiciones de vida, segura y accesible, capaz de generar decenas de millones de dólares y miles de puestos de trabajo?


12 thoughts on “Hay que acelerar los cambios en el Oriente de Cuba

  • el 27 julio, 2014 a las 4:48 am
    Permalink

    ¡Pobre Miranda!. Pobre si eres solo una persona mal informada y bien intencionada, pero si estás bien informada… el asunto es más grave. Que Cuba es un país pobre está claro, que el gobierno (como todos los gobiernos) presume excesivamente de sus logros también es un hecho. Pero no seas tan categórica en tus conclusiones, sobre todo si no conoces bien Haiti ni Cuba. En Haití la gente pobre (la gran mayoría del país) lo único que tiene que hacer es elegir la esquina donde morir de hambre; esa libertad sí la tienen pero si no hay para comer ¿de qué sirve poder echar un voto?. Y cuidado, que no banalizo la democracia. Te pongo un ejemplo: en Santiago de Cuba se celebra la fiesta del fuego; llegan representantes (músicos, danzantes, etc.) de Haití. Cuando uno de ellos se pone enfermo lo llevan al hospital y van TODOS a acompañarlo: la mayoría no ha pisado un hospital en su vida ni ha sido atendido por personal sanitario. Comprueba tú misma este dato y después reflexiona.

  • el 24 enero, 2014 a las 5:04 pm
    Permalink

    De acuerdo en muchas cosas pero no faltemos a parte de la verdad, segun la organización mundial del turismo en los ultimos años cuba paso de recibir 40 000 turistas a casi 3 millones, y de menos de 4000 habitaciones a mas de 70 000, ningun país de la region crecio tanto, son las estadisticas de la OIT y del banco mundial, que no creo qeu sean procastristas
    otra cosa los turistas de USA no podemos ir a Cuba por el embargo o bloqueo como quiera que lo quieran llamar, y nosotros los norteamericanos representamos el 60% de los turistas al Caribe. Si nosotros no pudiesemos viajar a Dominicana, Jamaica y Mexico como seria el sector turístico en el Caribe?

  • el 13 enero, 2014 a las 6:48 am
    Permalink

    “que sí tienen plata” quería decir “haciendo turismo, que sí tienen plata”
    y me faltó el resumen: por eso no viajo a mi ciudad natal hace años porque un viaje que podía ser de 4 horas se convierte en 24 hroas.

  • el 13 enero, 2014 a las 6:46 am
    Permalink

    hay algo más. Vivo en Ecuador hace decenas de años. Cómo llego a mi ciudad natal en el oriente de Cuba? Tomo un avión a través de un segundo país (hasta que TAME Ecuador abrió una ruta directa algunas veces a la semana) para llevar invariablemente a La Habana.
    Por qué digo inveriablemente? Porque desde latinoamérica sólo hay viajes hacia La Habana: Copa, Avianca-Taca, ĹAN, y seguramente algunos vuelos de México, Nicaragua, Brasil, Argentina. Pero DESTINO La Habana.
    Entonces imagínate llegar, a la hora que sea, a una ciudad donde algunos no tenemos familia, con niños, esposa, quien sea a cargo, e ingeniártelas para quedarte la noche para salir con la luz del día, 7, 8, 10, 12 horas de viaje en carro para llegar a tu ciudad natal. Y luego pensar que te toca lo mismo pero al revés.
    Faltan comunicaciones. Faltan vuelos directos desde Latinoamérica hacia otras ciudades de Cuba, qué bueno fuera aterrizar en Santiago, en Holguín, en Camagüey. Pero no, estos aeropuertos por alguna razón rara solo tienen vuelos nacionales o vuelos desde el hemisferio norte (Canadá, USA, España, Inglaterra, etc)
    Siempre la presunción de que en el sur no hay plata.. cuando uno viaja a EEUU, ve infinidad de latinos que sí tienen plata. Lo que pasa es que tu aterrizas en el aeropuerto que deseas de méxico, monterrey, df, cancún.. o santo domingo, santiago de los caballeros, puerto plata o brasil, manaos, recife, etc…
    Al oriente de Cuba le faltan medios de comunicación, incluso llegar desde La Habana es difícil. No sólo en carro, sino en avión. Si al menos uno dijera: bacán.. llego a La Habana y tomo (o: ya reservé) el siguiente vuelo para Las Tunas (o la ciudad que sea) que sale cada 3 horas.. uno ya queda más tranquilo. Pero na mi socio, hay un puñadiiiiito de vuelos para estas ciudades al día! Y una vez tuve que esperar 8 horas porque el avión del vuelo por el que yo pagué en CUC.. estaba en Venezuela recogiendo a nuestros queridos cooperantes! Yo con niños que no entienden de demoras, to el mundo fumando en esa sala de espera sin ninguna consideración ni nada…
    Todo está al revés.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *