Hacia donde va la asistencia social en Cuba

para buscar con un catalejo

Rogelio Manuel Díaz Moreno  (Fotos: Juan Suarez)

Abuelas jugando dominó
Abuelas jugando dominó

HAVANA TIMES — El economista cubano José Luis Rodríguez pone a nuestro alcance un dato impactante. En un artículo del ex-ministro de economía, que el medio Cubadebate toma de Cubacontemporanea, Rodríguez despliega varias informaciones estadísticas del panorama nacional. Una de las cifras más significativas es la disminución de un 60% en los gastos de asistencia social y la contracción de casi un 67% del total de familias subvencionadas por este mecanismo.

Aquí viene a la mente, obligatoriamente, la canción del grupo Buena Fe, “Catalejo”. Esta pieza hace alusión a la enquistada costumbre de nuestra prensa oficialista de criticar lo que sucede en los países lejanos y ocultar los sucesos locales que causen preocupación.

Ábrase al azar cualquier edición del Granma o sus retoños, que con seguridad se encontrarán las críticas más amargas contra los gobiernos estadounidenses, el español, el griego, el chipriota y un largo etcétera, por los recortes sociales que hubieran realizado.

Rogelio-3La cobertura sobre la situación de las personas pobres en esos países y su abandono por parte de los estados y las sociedades es masiva y gana gruesos titulares. En cambio, acá tenemos un tajazo de esta magnitud, y no ocupa más que una escondida frase, en un artículo reproducido por un medio de mucho menos alcance.

Hay que recordar que al inicio de la década de 1990, se repitieron hasta el cansancio las promesas gubernamentales de que ninguna persona o familia quedaría desamparada, frente a las dificultades económicas que se avecinaban. Esto era percibido como una muestra de la superioridad de una sociedad socialista, altruista, sobre las demás que eran capitalistas y egoistas. Evidentemente, la política cambió. La retórica pública alcanza cimas de incoherencia, porque con los truenos actuales no hay quien pueda hacer otra cosa.

Los afectados por los recortes en la ayuda constituyen, obviamente, el sector más vulnerable de la población cubana. Son el grupo más golpeado por la pobreza; por la disminución de la cuota de alimentos racionados y subsidiados –la conocida libreta–, por el aumento generalizado de precios en todos los mercados de bienes y servicios. En nuestra Asamblea Nacional del Poder popular se despliegan planes fabulosos, se proyectan las obras del futuro, se habla de las necesidades del crecimiento, pero se habla poco de estas personas. El lema de socialismo próspero y sustentable no va con ellos.

Se suele considerar que el subsidio a los productos no es muy productivo, puesto que acceden al producto subsidiado tanto el necesitado como el pudiente. Ese subsidio, en nuestro medio, se observa fundamentalmente en los alimentos de la libreta y el transporte urbano. Un lema que también ha estado de moda por acá es la de sustituir ese tipo de subsidio por aquel dirigido a las personas específicas que lo necesitan. A juzgar por lo expuesto por Rodríguez, ni el uno ni el otro.

Anciana en la puerta.
Anciana en la puerta.

De acuerdo a como se hacen las cosas en este país, en esa cifra se esconde una cantidad pavorosa de historias muy tristes. Los funcionarios de las regiones reciben un plan, según el cual tienen que disminuir su presupuesto en un tanto por ciento, y a recortar como sea, porque viene menos dinero del presupuesto y punto.

Los subsidios de la Asistencia social se asignan a personas que no pueden trabajar por problemas severos de salud, física o mental; o a personas en mejor estado, pero dedicadas exclusivamente a atender las abrumadoras necesidades de algún familiar en esas condiciones. La modesta pensión que les pasa el Estado suele ser vital para no hundirse en la miseria. Y el periodista José Alejandro Rodríguez –no confundir con el primer Rodríguez– en no pocas ocasiones, ha revelado en el periódico Juventud Rebelde, los casos de retirada de pensiones a personas así.

Si tan siquiera se hubiera convocado el sentir de cada comunidad respecto a cómo repartir los poquitos recursos remanentes. Pero los insensibles mecanismos burocráticos son incapaces de respetar mandatos de democracia. Hubiera podido darse el caso, Dios no lo quiera, de que una persona atrevida exigiera redistribuir por ahí lo que gasta un ministro en un hotel; el organismo de deportes en una evento de escasa popularidad o lo destinado al próximo campo de golf.

En fin, que nuestra prensa oficialista seguirá con un gran catalejo para detectar los problemas en la Luna, Marte y otros lugares lejanos de las calles cubanas. Solo en las manos de la ciudadanía estará la posibilidad de voltear ese catalejo, para poder comprender nuestras propias vergüenzas y hacer algo al respecto.


17 thoughts on “Hacia donde va la asistencia social en Cuba

  • el 11 octubre, 2014 a las 9:56 am
    Permalink

    Hay que decir por otra parte que el consumo de los hogares cubanos en el 2013 vs 2012 creció un 4.1 % y el 2013 vs 2008 en un 18.6 % a precios constantes, lo cual la propaganda de que las reformas en curso no se traducen en mas beneficio a los cubanos, va dejando de ser un mito.

  • el 11 octubre, 2014 a las 9:42 am
    Permalink

    Su ironia no funciona conmigo,. Pero yo también quisiera saberlo, pero hay a cambio un acapite de Defensa y Orden Interior. y puedes inferir muchas cosas, hay otros de gastos puros del gobierno, que aunque son números globales, también te dan una idea.

    Pero revisando la estadística de otros países incluyendo EE.UU, ese detalle nunca tampoco aparece. por Ejmplo quiero saber de los 3 millones de presos de Ee.UU cuanto se dedican a la industria militar, que salario le pagan para ver si violan el salario mínimo y conocer como los explotan, cual es la cuota de ganancia de la industria militar de Ee.Uu, para entender porque inventan guerras para realizar la mercancía de armas que produjeron.

  • el 11 octubre, 2014 a las 7:19 am
    Permalink

    Humberto, ¿Donde puedo encontrar los datos del gasto anual del Minint y las FAR? ¿Qué porcentaje del presupuesto ocupan? ¿También, donde se encuentra los ingresos de las empresas de las FAR?
    Estos serían datos muy importantes para entender la situación económico del país y para hacer propuestas.

  • el 11 octubre, 2014 a las 7:09 am
    Permalink

    Una mirada atenta a la ejecución del presupuesto del estado informada por la ONEI puede observarse que gasta el estado cubano que es de los mas austeros, pero ahora estamos preocupados por las casas de descanso,la seguridad, los hoteles que se pagan en moneda nacional,en la defensa etc, es el mismo estilo que Forbes no pudo demostrar de Fidel, como si ademas, el peso de todo ello, significara lo esencial y relevante en la economía, así las cosas había que preguntarse desde el nuevo avión de Peña Nieto hasta las horas de golf de Obama, digo para si de gobernantes se trata, ver que resulta donde hay 62 millones y 42 millones de pobres respectivamente.

  • el 11 octubre, 2014 a las 5:28 am
    Permalink

    Y que no se pueda hablar en serio del estado de la economía cubana por esas razones, no quiere decir que no se pueda hablar de las consecuencias negativas de las absurdas regulaciones estatales, de las limitaciones de la “actualización” y de toda la situación adversa y deplorable en que están sumidos cientos de miles y millones de cubanos que ademas no ven donde está la luz al final del tunel.

  • el 10 octubre, 2014 a las 3:43 pm
    Permalink

    Pedro coincido plenamente contigo.No se puede hablar en serio de la economía cubana con la opacidad y discrecionalidad de todos esos gastos.

  • el 10 octubre, 2014 a las 11:46 am
    Permalink

    Alguien sabe el presupuesto con que fucionan el PCC y todas sus instituciones subordinadas? Alguien puede decir de dónde sale ese dinero? Y lo mismo podemos preguntar de las FAR y el MININT. Alguien sabe cuánto dinero entra a Gaviota, a las TRD y a las Cadecas? Alguien sabe cuánto le cueta al pueblo de Cuba las vacaciones pagadas en Varadero de la alta burocracia y el mantenimiento de los hoteles y casas del Consejo de Estado, sus residencias, escoltas, autos, etc.? y….podra agregar otros etc.
    Y una última pregunta para los amigos de los numeritos todos falseados por las omisiones de todo tipo. Sin transparencia sobre estos gastos, alguien puede hablar en serio de la economía cubana?

  • el 10 octubre, 2014 a las 10:37 am
    Permalink

    Hay que ver el descenso en los gastos de asistencia social a qué obedece, porque si es cierto que hace dos años, se determino hacer un levantamiento de aquellos casos, para conocer, quienes realmente necesitaban asistencia social , porque había existido mucho “abuso” en el otorgamiento de la misma, de todas formas el descenso es importante y debe analizarse si hubo un “abuso” en sentido contrario.
    Por otra parte si de social estamos hablando hay un incremento en el presupuesto de gasto del Estado en viviendas del +15.4 %, Salud +11.7 % y en servicios públicos generales +33.8 %.

  • el 10 octubre, 2014 a las 10:33 am
    Permalink

    Hay que ver el descenso a qué obedece, porque si es cierto que hace dos años, se determino hacer un levantamiento de aquellos casos para conocer en que realmente necesitaban asistencia social , porque había existido mucho “abuso” en el otorgamiento de la misma, de todas formas el descenso es importante y debe analizarse un “abuso” en sentido contrario.
    Por otra parte si de social estamos hablando hay un incremento en el presupuesto de gasto del Estado en viviendas del +15.4 %, Salud +11.7 % y en servicios públicos generales +33.8 %.

  • el 10 octubre, 2014 a las 10:31 am
    Permalink

    Mi yunta Pedro, esas divisa entra en su forma originaria y van a parar a las arcas de los que manejan deficientemente el país. A cambio de esas divisa, entregan otra, CUC, que no sirve. Es entregada al ciudadano que viene a entrar en ese circulo de la monopolización y la patrio propiedad de los castro. Hay una teoría donde dice que la materia no desaparece si no se transforma…en Cuba eso no funciona aqui se desaparece rápido….
    Saludos.

  • el 10 octubre, 2014 a las 8:14 am
    Permalink

    Es una gran mentira seguir diciendo que Cuba es un país pobre. A pesar de todo el desastre que nos ha traido el “socialismo de estado”, como bien dice un comentarista anterior al pais entran mils de millones por remesas, turismo, niquel, comunicaciones, ayuda internacional, servicios médicos y profesionales, servicios consulares y migratorios, servicios aeroportarios, bajos precios del petroleo venezolano luego revendidos (triangulación), etc, y ya sabemos que en la epoca de la URSS, la tubería de recursos era directa e infinita. El problema sigue estando en la administración de esos recursoso y ganancias por una burocracia que despilfarra esos recursos, en el pago de un aparato politico-propagandistico y de control excesivamente grande (partido, juventud, cdr, sindicatos, gobiernos y sus organos de propaganda consumidores y que nada producen), en unas fuerzas armadas y de seguridad sobredimensionadas, campanas internacionales, en invitaciones “amigos”, en e apoyo a gobiernos y movimientos “revolucionarios”amigos y un etc que no cabrian en tres cuartillas.

  • el 10 octubre, 2014 a las 5:05 am
    Permalink

    El envejecimiento de la población es un problema mundial que nos lleva a un postulado: es imposible mantener un estado de bienestar sin una natalidad suficiente. La realidad es que el estado no va a poder hacerse cargo de los mayores y cada cual tendrá que organizar su vejez como mejor pueda. En el futuro se recordará la segunda mitad del siglo XX como la época en la que el estado pagaba las pensiones de los jubilados.

    En Cuba el problema es mucho más grave por la debilidad económica del país. Por eso no hay mejor política social que una economía sana y próspera. Por eso hace falta un cambio en Cuba: para garantizar una Cuba futura con prosperidad económica.

  • el 10 octubre, 2014 a las 4:18 am
    Permalink

    Esta es otra de las caracteristicas de los gobiernos de derecha y del neoliberalismo: reducir los gastos del estado en asistencia social. Si en su evolución hitórica hacia su extinción, algo quede del estado, será precisamente esa función. Es posible que en el próximo informe a la Asamblea Nacional, esa reducción aparezca como uno de los logros de la implementación de la “actualización” y la aplicación de los lineamientos aprobados en el VI Congreso del Partido.

  • el 10 octubre, 2014 a las 4:17 am
    Permalink

    Excelente artículo. Triste fin para los que llevaron sobre sus espaldas durante muchísimos años el intento de edificación del socialismo, a los que se les pidió sacrificio, contribución para causas propias y ajenas. Ahora, cuando necesitan amparo, son tirados como un trasto viejo a un lado; claro, ellos ya no pueden aportar nada, solo les queda sentarse en una esquina a vender paqueticos de café, jabitas plásticas, pasta de dientes (siempre con el sobresalto de “si llega la policía”). Para la oficialidad es muchísimo mejor estar pendiente de lo que ocurre con los recortes a los jubilados en el resto del mundo e ignorar a los menesterosos en Cuba. Saludos.

  • el 10 octubre, 2014 a las 3:51 am
    Permalink

    De verdad no entiendo como es que el Gobierno de Cuba cada año aumenta las ganancias en Comunicaciones (ETECSA) en Turistmo, en Remesas, en Explotación Profesional, en impuestos al sector privado y sin embargo reducen cada vez más los beneficios “socialistas” de los que tanto presumen y engañan a cuatro gatos extranjeros fanaticos del comunismo. En el 1998 conocí a unos estudiantes canadienses que cuando visitarón mi secundaria basica, luego de visitar a Cuba por 15 días con la asistencia de la UJC; que Cuba erá el pais más capitalista que ellos habian conocido. Diez y siete años despues lo podemos confirmar.

  • el 9 octubre, 2014 a las 6:36 pm
    Permalink

    No se puede sacar de donde no hay. Cualquier persona un poco pensante comprendería que Cuba dio muchos beneficios sociales a costa de la multimillonaria ayuda del antiguo campo socialista y no producto de la generación de riquezas a nivel nacional. Un país que no es capaz de garantizar ni siquiera el agua potable no puede, aunque tenga las mejores intenciones, garantizar las necesidades mínimas no sólo de una creciente población de personas mayores, sino de cada uno de los cubanos.Y esto es solo el principio. Olvidense de la educación gratuita de calidad o la salud pública de los 70s y 80s. Mientras que el país no empieze a caminar con pasos firmes, como dice el refrán : se verán horrores.

  • el 9 octubre, 2014 a las 10:44 am
    Permalink

    Rogelio es muy bueno tu análisis y coincide con el libro que recién se publico sobre la pobreza en Cuba, prologado por el amigo Juan Valdés Paz, en el sentido en que no se observa políticas públicas de compensación frente al crecimiento de la pobreza en Cuba.
    Aunque no he podido leer el libro sería importante saber con qué variables se plantea un 25% de pobreza en Cuba, porque a partir de los más disímiles testimonios sobre el consumo y los propios datos que comentas dados por José Luis Rodriguez, parece ser un porciento de pobreza y desamparo mucho mayor.Todo depende de las cifras que se utilicen y de las variables que se midan.
    Otro análisis debería también hacerse- y no sé si el libro que te menciono lo tiene- es si los subsidios que se dan, no son más que intención política pero que en la práctica dejan desamparados no sólo a los que no lo tienen sino incluso a los que lo tienen.Pero en fin, falta información.Quizás sería bueno volver al tema que has tocado, fundamental, cruzando la información que comentas y la del libro recién publicado sobre la pobreza en Cuba, con Prólogo de Juan Valdés y epílogo de Mayra Espina.
    Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *