Fidel Castro expone su visión mundial

Fidel Castro.  Foto/archivo: cubadebate.cu
Fidel Castro. Foto/archivo: cubadebate.cu

HAVANA TIMES — Fidel Castro encabeza la prensa cubana este lunes con su más reciente escrito sobre la situación mundial. Dedica espacio a criticar la postura guerrerista de la OTAN, rememorar los aciertos humanísticos de la Union Sovietica y la historia de intervención estadounidense en Cuba, y da mención especial al Senador republicano estadunidense John McCain.

El ex-presidente es el primer consejero del gobierno de su hermano Raúl Castro.

A continuación el escrito de Fidel Castro publicado como primera noticia en todos los medios oficiales de Cuba.

Triunfarán las ideas justas o triunfará el desastre

Fidel Castro Ruz

La sociedad mundial no conoce tregua en los últimos años, particularmente desde que la Comunidad Económica Europea, bajo la dirección férrea e incondicional de Estados Unidos, consideró que había llegado la hora de ajustar cuentas con lo que restaba de dos grandes naciones que, inspiradas en las ideas de Marx, habían llevado a cabo la proeza de poner fin al orden colonial e imperialista impuesto al mundo por Europa y Estados Unidos.

En la antigua Rusia estalló una revolución que conmovió al mundo.

Se esperaba, que la primera gran revolución socialista tendría lugar en los países más industrializados de Europa, como Inglaterra, Francia, Alemania y el Imperio Austrohúngaro. Ésta, sin embargo, tuvo lugar en Rusia, cuyo territorio se extendía por Asia, desde el norte de Europa hasta el Sur de Alaska, que había sido también territorio zarista, vendido por unos dólares al país que sería posteriormente el más interesado en atacar y destruir la revolución y al país que la engendró.

La mayor proeza del nuevo Estado fue crear una Unión capaz de agrupar sus recursos y compartir su tecnología con gran número de naciones débiles y menos desarrolladas, víctimas inevitables de la explotación colonial. ¿Sería o no conveniente en el mundo actual una verdadera sociedad de naciones que respetara los derechos, creencias, cultura, tecnologías y recursos de lugares asequibles del planeta que a tantos seres humanos les gusta visitar y conocer?¿Y no sería mucho más justo que todas las personas que hoy, en fracciones de segundo se comunican de un extremo a otro del planeta, vean en los demás un amigo o un hermano y no un enemigo dispuesto a exterminarlo con los medios que ha sido capaz de crear el conocimiento humano?

Por creer que los seres humanos podrían ser capaces de albergar tales objetivos, pienso que no hay derecho alguno a destruir ciudades, asesinar niños, pulverizar viviendas, a sembrar terror, hambre y muerte en todas partes. ¿En qué rincón del mundo se podrían justificar tales hechos? Si se recuerda que al final de la masacre de la última contienda mundial el mundo se ilusionó con la creación de las Naciones Unidas, es porque gran parte de la humanidad la imaginó con tales perspectivas, aunque no estuviesen cabalmente definidos sus objetivos. Un colosal engaño es lo que se percibe hoy cuando surgen problemas que insinúan el posible estallido de una guerra con el empleo de armas que podrían poner fin a la existencia humana.

Existen sujetos inescrupulosos, al parecer no pocos, que consideran un mérito su disposición a morir, pero sobre todo a matar para defender privilegios bochornosos.

Muchas personas se asombran al escuchar las declaraciones de algunos voceros europeos de la OTAN cuando se expresan con el estilo y el rostro de las SS nazis. En ocasiones hasta se visten con trajes oscuros en pleno verano.

Nosotros tenemos un adversario bastante poderoso como lo es nuestro vecino más próximo: Estados Unidos. Le advertimos que resistiríamos el bloqueo, aunque eso podía implicar un costo muy elevado para nuestro país. No hay peor precio que capitular frente al enemigo que sin razón ni derecho te agrede. Era el sentimiento de un pueblo pequeño y aislado. El resto de los gobiernos de este hemisferio, con raras excepciones, se habían sumado al poderoso e influyente imperio. No se trataba por nuestra parte de una actitud personal, era el sentimiento de una pequeña nación que desde inicios de siglo era una propiedad no solo política, sino también económica de Estados Unidos. España nos había cedido a ese país después de haber sufrido casi cinco siglos de coloniaje y de un incalculable número de muertos y pérdidas materiales en la lucha por la independencia.

El imperio se reservó el derecho de intervenir militarmente en Cuba en virtud de una pérfida enmienda constitucional que impuso a un Congreso impotente e incapaz de resistir. Aparte de ser los dueños de casi todo en Cuba: abundantes tierras, los mayores centrales azucareros, las minas, los bancos y hasta la prerrogativa de imprimir nuestro dinero, nos prohibía producir granos alimenticios suficientes para alimentar la población.

Cuando la URSS se desintegró y desapareció también el Campo Socialista, seguimos resistiendo, y juntos, el Estado y el pueblo revolucionarios, proseguimos nuestra marcha independiente.

No deseo, sin embargo, dramatizar esta modesta historia. Prefiero más bien recalcar que la política del imperio es tan dramáticamente ridícula que no tardará mucho en pasar al basurero de la historia. El imperio de Adolfo Hitler, inspirado en la codicia, pasó a la historia sin más gloria que el aliento aportado a los gobiernos burgueses y agresivos de la OTAN, que los convierte en el hazmerreír de Europa y el mundo, con su euro, que al igual que el dólar, no tardará en convertirse en papel mojado, llamado a depender del yuan y también de los rublos, ante la pujante economía china estrechamente unida al enorme potencial económico y técnico de Rusia.

Algo que se ha convertido en un símbolo de la política imperial es el cinismo.

Como se conoce, John McCain fue el candidato republicano a las elecciones de 2008. El personaje salió a la luz pública cuando en su condición de piloto fue derribado mientras su avión bombardeaba la populosa ciudad de Hanói. Un cohete vietnamita lo alcanzó en plena faena y nave y piloto cayeron en un lago ubicado en las inmediaciones de la capital, colindante con la ciudad.

Un antiguo soldado vietnamita ya retirado, que se ganaba la vida trabajando en las proximidades, al ver caer el avión y un piloto herido que trataba de salvarse se movió para auxiliarlo; mientras el viejo soldado prestaba esa ayuda, un grupo de la población de Hanói, que sufría los ataques de la aviación, corría para ajustar cuentas con aquel asesino. El mismo soldado persuadió a los vecinos que no lo hicieran, pues era ya un prisionero y su vida debía respetarse. Las propias autoridades yankis se comunicaron con el Gobierno rogando que no se actuara contra ese piloto.

Aparte de las normas del Gobierno vietnamita de respeto a los prisioneros, el piloto era hijo de un Almirante de la Armada de Estados Unidos que había desempeñado un papel destacado en la Segunda Guerra Mundial y estaba todavía ocupando un importante cargo.

Los vietnamitas habían capturado un pez gordo en aquel bombardeo y como es lógico, pensando en las conversaciones inevitables de paz que debían poner fin a la guerra injusta que le habían impuesto desarrollaron la amistad con él, que estaba muy feliz de sacar todo el provecho posible de aquella aventura. Esto, desde luego, no me lo contó ningún vietnamita, ni yo lo habría preguntado nunca. Lo he leído y se ajusta completamente a determinados detalles que conocí más tarde. También leí un día que Mister McCain había escrito que siendo prisionero en Vietnam, mientras era torturado, escuchó voces en español asesorando a los torturadores qué de­bían hacer y cómo hacerlo. Eran voces de cubanos, según McCain. Cuba nunca tuvo asesores en Vietnam. Sus militares conocen sobradamente cómo hacer su guerra.

El General Giap fue uno de los jefes más brillantes de nuestra época, que en Dien Bien Phu fue capaz de ubicar los cañones por selvas intrincadas y abruptas, algo que los militares yankis y europeos consideraban imposible. Con esos cañones disparaban desde un punto tan próximo que era imposible neutralizarlos sin que las bombas nucleares afectaran también a los invasores. Los demás pasos pertinentes, todos difíciles y complejos, fueron empleados para imponer a las cercadas fuerzas europeas una bochornosa rendición.

El zorro McCain sacó todo el provecho posible de las derrotas militares de los invasores yankis y europeos. Nixon no pudo persuadir a su consejero de Seguridad Nacional Henry Kissinger, de que aceptara la idea sugerida por el propio Presidente cuando en momentos de relajamiento le decía ¿Por qué no le lanzamos una de esas bombitas Henry? La verdadera bombita llegó cuando los hombres del Presidente trataron de espiar a sus adversarios del partido opuesto ¡Eso sí que no podía tolerarse!

A pesar de eso lo más cínico del Sr. McCain ha sido su actuación en el Cercano Oriente. El senador McCain es el aliado más incondicional de Israel en las marañas del Mossad, algo que ni los peores adversarios habrían sido capaces de imaginar. McCain participó junto a ese servicio en la creación del Estado Islámico que se apoderó de una parte considerable y vital de Irak, así como según se afirma, de un tercio del territorio de Siria. Tal Estado cuenta ya con ingresos multimillonarios, y amenaza a Arabia Saudita y otros Estados de esa compleja región que suministra la parte más importante del combustible mundial.

¿No sería preferible, luchar por producir más alimentos y productos industriales, construir hospitales y escuelas para los miles de millones de seres humanos que los necesitan desesperadamente, promover el arte y la cultura, luchar contra enfermedades masivas que llevan a la muerte a más de la mitad de los enfermos, a trabajadores de la salud o tecnólogos que según se vislumbra, podrían finalmente eliminar enfermedades como el cáncer, el ébola, el paludismo, el dengue, la chikungunya, la diabetes y otras que afectan las funciones vitales de los seres humanos?

Si hoy resulta posible prolongar la vida, la salud y el tiempo útil de las personas, si es perfectamente posible planificar el desarrollo de la población en virtud de la productividad creciente, la cultura y desarrollo de los valores humanos ¿Qué esperan para hacerlo?

Triunfarán las ideas justas o triunfará el desastre.


11 thoughts on “Fidel Castro expone su visión mundial

  • el 3 septiembre, 2014 a las 7:05 pm
    Permalink

    Triunfaran las ideas justas porque el castrocomunismo no triufara jamás.

  • el 3 septiembre, 2014 a las 5:24 pm
    Permalink

    El hombre que envió 300 mil soldados a Angola, que se metió en cuanto conflicto armado pudo se pregunta si no sería preferible producir más alimentos, desarrollar la industria… en lugar de recursos para la guerra… El hombre que prometió un nivel de alimentación superior al de EEUU y que hoy en medio de la escasez más generalizada de alimentos aconseja el consumo de moringa,

  • el 2 septiembre, 2014 a las 9:59 am
    Permalink

    No sólo alucinante, …muy tartufiano…como decía una amiga…en fin…
    Fidel , “…saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien
    para sacar la paja que está en el ojo del otro….”

  • el 1 septiembre, 2014 a las 7:04 pm
    Permalink

    Buenísima estrategia para hacer ver para otro lado con esta barbaridad de las nuevas regulaciones aduanales. Lo más bonito de todo es que lo logran.

  • el 1 septiembre, 2014 a las 3:41 pm
    Permalink

    De acuerdo con este criterio. Cuando me levanté y abri Grnma buscando algo sobre los nuevos edictos adunaeros, me tropiezo con esta pieza diversionista. No le hagan el juego…..vamos a hablar de todo lo que signiican los nuevos dictados aduanales y demostremos que el capitalismo monopolista de estado implantado en Cuba es un desastre que va contra el pueblo cubano en todos los ordenes, por lo cual los cubanos, todos, debemos ponernos de acuerdos y bucar la manera de cambiarlo. Sí hay que cambiar ese “modelo” d lo que no debe hacerse.

  • el 1 septiembre, 2014 a las 9:12 am
    Permalink

    Horrorrrrr!!!!! Es que es necesario?????, Claro esta que la maquinaria del mal lo siga usando como representante de lo que todavía existe, para el que piense que ahora con el hermanisimo se ha recapacitado y que se van a enmendar los errores que pudieron haber pasado bajo el mando de este siniestro personaje sepan, que sigue vivito y coleando y que van a seguir con la misma línea trasnochada que el tuvo.

    “el imperio de Hitler inspirado en la codicia”.., , jaja! , si los cubanos despues de leer esto no toman conciencia de que a ellos lo que les tiene que importar es la clase de zorro que ha sido El, que los ha tenido viviendo en la miseria más penosa de la historia del país y que por esa codicia los Castro siguen viviendo a sus anchas, entonces Si, que ha sido el pueblo más masoquista que se ha visto en esta tierra.

  • el 1 septiembre, 2014 a las 8:44 am
    Permalink

    “La mayor proeza del nuevo Estado fue crear una Unión capaz de agrupar sus recursos y compartir su tecnología con gran número de naciones débiles y menos desarrolladas”

    De madre leer esto ahora, dicho por quien públicamente declaraba que todo lo que ole mandaron era “chatarra”

    Alucinante el viejo este. que falta de escrúpulos y que cinismo.

  • el 1 septiembre, 2014 a las 7:38 am
    Permalink

    ¿Este escrito es un “divertimento” para alejar la atención sobre las nuevas regulaciones aduanales que entran hoy en vigor?
    El descontento general y masivo de la población con estas medidas debería tener el espacio central en las noticias del día. Eso, si Granma es un periódico que representa los intereses de los cubanos todos, o ¿más bien los intereses de la cúpula del gobierno?, ¿más bien del Buró político del único partido?.
    Es por eso que el Granma, se utiliza para otros fines escatológicos por los ciudadanos, muy lejos de como se utiliza la prensa escrita en otros lugares del mundo.

  • el 1 septiembre, 2014 a las 7:26 am
    Permalink

    En primer lugar me parece un escrito apócrifo. El estilo de barricada propio del ex-presidente no aparece.
    En segundo lugar el escrito sólo ve intenciones malévolas en los “enemigos” y no se ocupa de los errores malévolos de los “amigos”. Los afanes de anexar territorios de la ex-URSS por el gobierno de Putin no es más que el afán imperialista de Rusia.
    Hay un error de información Rusia es una potencia militar pero no económica. Su PIB es similar al de Italia uno de los más bajos de Europa.
    Si el interés central es producir alimentos, crear escuelas y hospitales, creo que “la batalla de ideas” hizo bien poco en este sentido. Esta visión de ocuparse de la globalidad mundial y “olvidar” las responsabilidades en las políticas públicas del país es la fórmula que nos ha conducido al desastre. 24 años después del período de mayor independencia del país, seguimos en “período especial”.
    Venezuela es un ejemplo de cómo sin bloqueo, y siendo un país con inmensos recursos, se llega a igual desastre. Las políticas públicas internas, son la clave para entender el desastre.

  • el 1 septiembre, 2014 a las 7:15 am
    Permalink

    Ja! El final es lo mejor, pues según su propia frase conclusiva: En Cuba triunfa a la grande el más inmenso desastre porque Él nunca ha tenido una idea justa.

  • el 1 septiembre, 2014 a las 6:32 am
    Permalink

    “Si hoy resulta posible prolongar la vida, la salud y el tiempo útil de las personas, si es perfectamente posible planificar el desarrollo de la población en virtud de la productividad creciente, la cultura y desarrollo de los valores humanos ¿Qué esperan para hacerlo? ”

    Vaya pregunta de quien por medio siglo tuvo control absoluto de un pais y no pudo, no supo o no quiso hacerlo.

    Saludos, Luis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *