Electrificación de Cuba, realidad ignorada

Por Elio Delgado Legón

Sin la nacionalización de la Compañía Cubana de Electricidad muchas comunicades rurales hubieran seguido sin corriente.

HAVANA TIMES — A mediados de la década del 50 del siglo pasado, en 1956, para ser más exacto, asistí a una fiesta popular en el poblado de Cascajal, en la provincia de Las villas. El motivo del jolgorio: había llegado la electricidad al pueblo.

Antes de esa fecha, los habitantes de Cascajal solo contaban con una pequeña planta, que les daba unas horas de electricidad por la noche y de muy baja calidad.

Tal vez el lector piense que este poblado se encuentra en un lugar muy intrincado, pero no es así. Al poblado de Cascajal lo atraviesa la carretera central y se encuentra cerca de los límites con la provincia de Matanzas. Es decir, no había que traer la electricidad de lugares lejanos. Solo requería una pequeña inversión.

Cerca de este poblado, en la misma carretera central, se encuentra Mordazo, un poco más pequeño que Cascajal, pero este tuvo que esperar hasta el triunfo de la Revolución en 1959, para tener electricidad.

Estos casos son solo una muestra del abandono en que estaba el país en materia de electrificación.

La mal llamada Compañía Cubana de Electricidad, porque no era cubana, solo hacía inversiones en las grandes ciudades, donde pudiera recuperar rápidamente lo invertido. Los campos de Cuba y los pequeños poblados no les producían grandes ganancias, y por tanto no merecían tener ese servicio.

Por esa razón, los servicios públicos tienen que ser asumidos por el Estado, y si no son rentables, deben ser subsidiados, pero lo más importante debe ser la satisfacción de las necesidades de la población y no las ganancias que produzca la actividad.

Solo algunos datos nos pueden ilustrar cuál era la situación en Cuba en cuanto a electrificación antes de 1959: al triunfar la Revolución, la generación eléctrica en todo el país era de 475,6 megaWatt, cifra que ya se ha multiplicado por más de diez.

Antes de la Revolución, la electricidad llegaba solo al 60 por ciento de los hogares, la mayoría en las grandes ciudades. Hoy llega a más del 96 por ciento y en muchos lugares, donde por lo intrincado no ha sido posible llevar el Sistema Eléctrico Nacional, se han buscado otras alternativas, como paneles solares, mini y micro-hidroeléctricas, para mejorar la calidad de vida de esos pobladores.

Una comunidad rural de la provincia de Villa Clara.

Hoy es frecuente ver en los campos cubanos sistemas de riego electrificados, lo que humaniza el trabajo de los campesinos y contribuye a elevar su productividad.

Al desaparecer el campo socialista, con el que Cuba mantenía casi todo su comercio, se produjo una severa crisis de abastecimiento, entre estos el de petróleo, por lo que se produjo un déficit en la generación de electricidad, y por lo tanto grandes apagones en los horarios pico de consumo.

En el año 2004 se produjo una crisis energética, debido a una falla en el mantenimiento de una de las más grandes termoeléctricas, lo que aconsejó un cambio en el sistema de generación y la llamada Revolución Energética.

La  Revolución Energética consistió, fundamentalmente, en la instalación de baterías de generadores, capaces de sustituir las viejas centrales termoeléctricas, totalmente o en partes al estar diseminados por todo el país. También incluyó la sustitución de los viejos equipos electrodomésticos por otros menos gastadores, así como también los bombillos incandescentes por ahorradores y fluorescentes.

También se han construido termoeléctricas para incrementar el uso del gas acompañante del petróleo nacional, mediante el empleo del ciclo combinado, lo que resulta una garantía mas de combustible y un costo más bajo.

La Empresa Eléctrica cubana ha emprendido, además, la rehabilitación total de la red de distribución, que era anticuada y afectaba la calidad del fluido eléctrico.

Las investigaciones y las pruebas para el uso de la energía renovable no se detienen, y ya se obtienen buenos resultados en la eólica y en la solar.

Todo este esfuerzo y las inversiones multimillonarias realizadas se han hecho con el objetivo de mejorar en todo lo posible las condiciones de vida de la población y continuar el desarrollo del país, lo que jamás se hubiera alcanzado de haber continuado este sector en manos privadas.

De lo alcanzado en la electrificación del país, estamos orgullosos los cubanos, aunque esa realidad sea ignorada por la prensa internacional.


20 thoughts on “Electrificación de Cuba, realidad ignorada

  • el 28 septiembre, 2012 a las 7:43 pm
    Permalink

    Respuesta
    La electrificación de un país no es noticia, dice un comentario, pero ¿cuántos países del tercer mundo tienen electrificado el 96 por ciento de su territorio? Al menos se podría mencionar alguna vez, ya que se critica tanto al gobierno cubano.
    David es el que tiene que sacar matemáticas. ¿Acaso cree este “inteligente” que queda algo de lo que se hizo hace casi cien años? En 53 años la Revolución ha electrificado el 96 por ciento el país, porque todo lo que había antes ya era obsoleto, o de tecnología norteamericana y hubo que hacerlo todo de nuevo. ¿No te dice algo que la generación actual de electricidad es más de 10 veces la que había antes de la Revolución? Además, antes el país tenía poco más de cinco millones de habitantes y hoy tiene más de once millones. Saca matemática socio. No jodas, David.
    Alfredo, la compañía de electricidad hubiera seguido como antes, electrificando solo lo que les daba más ganancia. Los campesinos no importaba que se jodieran. Así pasa actualmente en otros países de América Latina, donde la electricidad depende de compañías privadas.
    Miguel Grillo, claro que los demás países latinoamericanos estaban peor que Cuba, pero eso no quiere decir que estábamos bien. Estábamos menos mal que otros. Eso es un consuelo de tontos. Claro que casi toda la producción de electricidad todavía depende del petróleo. No tenemos posibilidad de grandes hidroeléctricas. Se están estudiando las demás variantes como la eólica y la solar para sustituir poco a poco al petróleo y para cuando este se agote. Pero el petróleo que consumimos en Cuba no es regalado como tú dices. A Venezuela se le paga ese petróleo. Las facilidades de pago y los bajos intereses es lo que corresponde a la cooperación sur-sur. ¿Has oído hablar de eso alguna vez? Lo que dices de las baterías de generadores en una mentira. Esa es la forma más barata de producir electricidad. Claro que todo equipo necesita mantenimiento, pero ese mantenimiento es mucho más barato y más fácil que el de una termoeléctrica. Lo que pasa es que tú y otros como tú están siempre en contra de todo lo que hace la Revolución. Tal parece que les pagaran para eso.
    Lo demás, Roberto lo contestó y muy bien. Gracias, Roberto.

  • el 26 septiembre, 2012 a las 1:45 pm
    Permalink

    Más distorsiones: No he visto aquí a quien haya dicho que Martí era socialista. Sería una estupidez. Hizo un análisis del marxismo desde la perspectiva de su posición y de su tiempo. Algunas de sus advertencias nos hubieran ahorrado muchos errores.

    Los que asaltaron el Moncada han explicado con creces el porqué de que se inspiraran en él. Cada cual es libre de interpretar sus explicaciones como plazca.

    Las palabras no fueron de Martí sino de Spencer. Ese es el hecho y atribuirlas a Martí es una desfachatez. Martí las citó para analizar el escrito de Spencer de la misma forma en que alguien que se respete citaría al Main Kampf y a la Historia me Absolverá para compararlos. Alguien que se respete jamás hallaría una similitud entre el Main Kampf y La Historia me Absolverá.

    Estas SI son palabras de Martí en ocasión de la muerte de Marx. Se explican por sí solas sin necesidad de distorsiones:

    Ved esta gran sala. Karl Marx ha muerto. Como se puso del lado de los débiles merece honor. Pero no hace bien el que señala el daño y arde en ansias temerosas de ponerle remedio, sino el que enseña remedio blanco al daño. Espanta la tarea de echar a los hombres sobre los hombres. Indigna el forzoso abestiamiento de unos hombres en provecho de otros. Mas se ha de encontrar salida a la indignación de modo que la bestia cese sin que se desborde y espante. Ved esta sala la preside, rodeado de hojas verdes, el retrato de aquel reformador ardiente, reunidor de hombres de diversos pueblos, y organizador incansable y pujante. La Internacional fue su obra: vienen a honrarlo hombres de todas las naciones. La multitud, que es de bravos braceros cuya vista estremece y conforta, enseña más músculos que alhajas, más caras honradas que paños sedosos. El trabajo embellece. Remoza ver a un labriego, a un herrador o a un marinero. De manejar las fuerzas de la naturaleza, les viene ser hermosos como ella.

    New York va siendo a modo de vorágine: cuanto en el mundo hierve, en ella cae. Acá sonríen al que huye; allá le hacen huir. De esta bondad le ha venido a este pueblo esta fuerza. Karl Marx estudió los modos de enseñar al mundo sobre nuevas bases, y despertó a los dormidos, y les enseñó el modo de echar a tierra los puntales rotos. Pero anduvo de prisa; y un tanto en la sombra, sin ver que no hacen viables, ni de senos de pueblos en la historia, ni de senos de mujer en el hogar, los hijos que no han tenido la gestación natural y laboriosa.

    Aquí están buenos amigos de Carlos Marx, que no fue sólo movedor titánico de las cóleras de los obreros europeos, sino veedor profundo en la razón de las miserias humanas, y en los destinos de los hombres, y hombre comido del ansia de hacer el bien. El veía en todo lo que en sí propio llevaba: rebeldía, camino a lo alto, lucha. Aquí está en Lecovitch, hombre de diarios; vedle como habla: llegan a él reflejos de aquel tierno y radioso Bakounia: comienza a hablar en inglés; se vuelve a otros en alemán: ‘Dah dah’, responden entusiastas desde sus asientos sus compatriotas cuando les habla en ruso. Son los rusos el látigo de la Reforma; mas no, no son aún estos hombres impacientes y generosos, manchados de ira, los que han de poner cimientos al mundo nuevo; ellos son la espuela, y vienen a punto, como la voz de la conciencia, que pudiera dormirse; pero el acero del acicate no sirve bien para martillo fundador. Aquí está Swinton, anciano a quien las injusticias enardecen, y vio en Karl Marx tamaños de mente y luz de Sócrates. Aquí está el alemán John Most, voceador insistente y poco amable y encendedor de hogueras, que no lleva en la mano diestra el bálsamo con que ha de curar las heridas que abra su mano siniestra. Tanta gente ha ido a oírles hablar, que rebosa en el salón y da a la calle. Sociedades corales, cantan. Entre tantos hombres hay muchas mujeres. Repiten en coro, con aplauso, frases de Karl Marx, que cuelgan cartelones por los muros. Millot, un francés, dice una cosa bella: ‘La libertad ha caído en Francia muchas veces; pero se ha levantado más hermosa de cada caída’. John Most habla palabras fanáticas: ‘Desde que leí en una prisión sajona los libros de Marx, he tomado la espada contra los vampiros humanos’. Dice un Magure: ‘Regocija ver juntos, ya sin odios, a tantos hombres de todos los pueblos. Todos los trabajadores de la tierra pertenecen ya a una sola nación y no se querellan entre sí, sino que todos juntos contra los que los oprimen. Regocija haber visto, cerca de la que fue en París Bastilla ominosa, seis mil trabajadores venidos de Francia y de Inglaterra’. Habla un bohemio. Leen una carta de Henry George, famoso economista nuevo, al aire de los que padecen, amado por el pueblo aquí, y en Inglaterra famoso. Y entre salvas de aplausos tonantes, y frenéticos hurras, pónese en pie, en unánime movimiento, la ardiente asamblea, en tanto que leen desde la plataforma en alemán y en inglés dos hombres de frente ancha y mirada de hoja de Toledo, las resoluciones con que la junta magna acaba, en que Karl Marx es llamado el héroe más noble y el pensador más poderoso del mundo del trabajo. Suenan músicas, resuenan cantos; pero se nota que no son los de la paz.

  • el 26 septiembre, 2012 a las 10:02 am
    Permalink

    Por supuesto que esas reflexiones del socialismo son de Marti,y en muchas hace referncia y valida loq ue escribo Spencer, el colmo seria que alguien dijera que Marti apoyaba al socialismo, o que fue el autor intelectual del cuartel Moncada. A proposito estaba leyendo el Mein Kampf y se parece mucho a La Historia me Absolvera.
    Lo que pasa es que te vas por las ramas ante la falta de argumentos validos, que demuestren lo que estas tratando de defender. Entiendo que es tu opinion o parte de tu trabajo,asi que bueno eers libre de expresarlas como yo o cualquiera lo es tambien. Cuba socialista por donde quiera que la mires es un sistema putrido y fracasado, y con orgullo soy anticastrista no anticubano como lo son los Castros y toda la gente sin verguenza que sabiendo las barrabasadas, y el daño que le hacen al pueblo cubano lo paoyan, esos si son egoistas, esos si son anticubanos. Y voy a celebrar como muchos el dia que toda esa recua de sinverguenzas y abusadores se vaya de alla. No tienes que ir mas lejos, lee el gran porciento de foristas que aca opinan o simplemente lo que postean los articulistas de HavanaTimes, que no es anticastrista ni mucho menos, para que veas que ese sistema esta virulentamente enfermo, corrupto y destruido

  • el 26 septiembre, 2012 a las 7:08 am
    Permalink

    Más distorsiones. El fragmento que atribuyes a Martí lo escribió Hebert Spencer, y sobre él Martí hace un análisis mucho más balanceado que las manipulaciones ahora añadidas a la Biblia del anticastrismo como frases martianas.

    Pero el egoista necesita que Martí lo haya dicho y ahí va.

  • el 25 septiembre, 2012 a las 8:34 pm
    Permalink

    Hombtre antes del 59 habia hospitales, clinica smutualistas y otras cosas que no existen ahora. Mexico tiene una red de salud publica enorme y funciona, Argentina, Brasil tambien, en Cuba que hay?
    Hospitales desactivados sin emdicinas, donde para comprar medicinas tienes que tener dolares o llevar el jabon para banarte o ir al Cira Garcia o al Cimeq para que te atiendan como mereces?
    Que es eso de que en Cuba los medicos que sirven se exporten, que haya que poner maestros emergentes que no saben ni donde estan parados porque no hay maestros? Esos son logros?
    Al menos Venezuela tiene la posibilidad de tener un sistema democratico, y limpias o no tienen elecciones. Porque Cuba no hace lo mismo si todo el pueblo segun gente como tu apoya el sistema, porque no deja que una opcion diferente a la actual vaya aeleccioens a ver que dice el pueblo?
    Cuba es quien distorsiona su propia realidad a los ojos del mundo con su falta de respeto a la libertad individual y a su metedura en todos los lugares habidos y por haber en beneficio propio, esgrimiendo banderas ideologicas que no respeta. Estoy de acuerdo cone so del egoismo, lo que no se quien es el egoista, el que por beneficio propio no deja que su pueblo sea feliz, o el que prefiere que los recursos de su pueblo se inviertan en el y tenga una calidad de vida al menos aceptable. O me puedes mencionar tu que dirigente cubano vive en La Timba, o en Pogolotti, o en Palo Cagao o se mueve en guaguas o vive de la libreta, o se sacrifica como le pide al pueblo que lo haga? O sufre de apagones, o tiene que escoger entre vestirse o comer? Eso s ellama hipocresia.
    Aca tienes lo que Marti, a quien tanto han distorcionado en Cuba, pensaba del gran sistema que tenemos:

    “La soluciones socialistas, nacidas de los males europeos, no tienen nada que curar en la selva del Amazonas.”

    “El funcionarismo autocrático abusará de la plebe cansada y trabajadora. Lamentable será y general, la servidumbre.”

    “Asociaciones socialistas envían sus azuzadores profesionales.”

    Todo el poder que iría adquiriendo la casta de funcionarios, ligados por la necesidad de mantenerse en una ocupación privilegiada y pingüe, lo iría perdiendo el pueblo, que no tiene las mismas razones de complicidad en esperanzas y provechos, para hacer frente a los funcionarios enlazados por intereses comunes. Como todas las necesidades públicas vendrían a ser satisfechas por el Estado, adquirirían los funcionarios entonces la influencia enorme que naturalmente viene a los que distribuyen algún derecho o beneficio. El hombre que quiere ahora que el Estado cuide de él para no tener que cuidar él de sí, tendría que trabajar entonces en la medida, por el tiempo y en la labor que pluguiese al Estado asignarle, puesto que a este, sobre quien caerían todos los deberes, se darían naturalmente todas las facultades necesarias para recabar los medios de cumplir aquellos. De ser siervo de sí mismo, pasaría el hombre a ser siervo del Estado. De ser esclavo de los capitalistas, como se llama ahora, iría a ser esclavo de los funcionarios. Esclavo es todo aquel que trabaja para otro que tiene dominio sobre él; y en ese sistema socialista dominaría la comunidad al hombre, que a la comunidad entregaría todo su trabajo. Y como los funcionarios son seres humanos, y por tanto abusadores, soberbios y ambiciosos, y en esa organización tendrían gran poder, apoyados por todos los que aprovechasen o esperasen aprovechar de los abusos, y por aquellas fuerzas viles que siempre compra entre los oprimidos el terror, prestigio o habilidad de los que mandan, este sistema de distribución oficial del trabajo común llegaría a sufrir en poco tiempo de los quebrantos, violencias, hurtos y tergiversaciones que el espíritu de individualidad, la autoridad y osadía del genio, y las astucias del vicio originan pronta y fatalmente en toda organización humana. “De mala humanidad —dice Spencer— no pueden hacerse buenas instituciones.” La miseria pública será, pues, con semejante socialismo a que todo parece tender en Inglaterra, palpable y grande. El funcionarismo autocrático abusará de la plebe cansada y trabajadora. Lamentable será, y general, la servidumbre. […]

    “Los crímenes no aprovechan a la libertad, ni cuadran a estatuas blancas, manos rojas.”

    “De ser siervo de sí mismo, pasaría el hombre a ser siervo del Estado. De ser esclavo de los capitalistas, como se les llama ahora, iría a ser esclavo de los funcionarios. Esclavo es el que trabaja para otro que tiene dominio sobre él.”

    José Martí,
    “La futura esclavitud”,
    La América, Nueva York, abril de 1884.
    Obras Completas, tomo 15, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1975, pp. 388-392.

  • el 25 septiembre, 2012 a las 7:36 pm
    Permalink

    Que alguien quiera creerse que un pequeño país, que ha llevado salud a millones de personas en América Latina, no está por encima de la media del continente en “absolutamente nada”, es eso: resentimiento y aberración. Lo que deseamos creer está en parte condicionado por lo que queremos, sobre todo en los egoístas, que con tanta facilidad se sienten atraídos al bando del anticastrismo.

    Uno de los problemas del egoísta es que no acaba de entender que es sólo uno entre 7 mil millones de seres humanos. Sus deseos no pasan de ser las aspiraciones de un individuo. Las distorsiones de la realidad que sufre no cambian el hecho de que en organismos especializados del planeta se respeten y admiren algunos de los parámetros de desarrollo humano en Cuba. Tampoco cambian el hecho de que sea la mayoría del pueblo venezolano el que vea otra realidad en su patria.

  • el 25 septiembre, 2012 a las 6:17 pm
    Permalink

    Ni aberrado ni resentido, pero Cuba sigue en el mismo pantano de hace 19 anos.
    Cuba no esta por encima d ela media de America Latina en absolutamente nada, un pais donde las estadisticas las controla el gobierno y no hay una entidad independiente que las verifique, no ses muy fiable lo que salga de ahi. Un pais donde nadie inmigra y un gran porciento de la poblacion, sobre todo joven, quiere emigrar deja mucho que desear. Al contrario de desear que todo sea un desastre, lo que todo el mundo quiere es que Cuba sea mejor, pero el sistema de gobierno que tiene ha sido un colosal fracaso, entre la ineficacia, la corrupcion y el uso de cualquier cosa a mano para mantenerse en el poder Cuba se ha hundido. La buena oportunidad que tuvo Castro de hacer de Cuba un buen pais la desbarato con sus locuras internacionalistas y su desprecio por el pais. Ese articulo acerca de la electricidad es una falacia y lo sabes bien. El sistema energetico cubano es un total desastre y eso lo evidencian todos los problemas que a cada rato salen en las noticias que ni siquiera el regimen tiene la decencia de informar. Un ejemplo mas claro lo tienes en Venezuela, donde a pesar d ela bonanza petrolera y ser un pais fuerte, la introduccion de conceptos socialistas ha destruido gran parte d ela infraestructura del pais.
    La aberracion y la malsanidad es defender un status quo que no tiene las soluciones que necesita Cuba y que ha demostrado que no funciona.

  • el 25 septiembre, 2012 a las 3:59 pm
    Permalink

    Todo el mundo sabe lo que estaba pasando en Cuba en el 93. Han pasado 19 años. Habría que meterse la lengua donde no da el sol para desear que la isla esté igual que entonces. Es malsano.

    Al cubano de a pie no le importa como se llame, pero la cobertura eléctrica del país sigue estando por encima de la media en América Latina tanto en porciento de la población que la recibe como por las horas de servicio.

    Eso a mí como cubano me alegra. De seguro que hay problemas, y me gustaría que todo fuera mejor. No es un gesto de sinceridad el desear que todo sea un desastre sólo porque uno no gusta del sistema político del país. Es una aberración y es resentimiento.

  • el 25 septiembre, 2012 a las 3:15 pm
    Permalink

    El pais tiene cosas super buenas y hermosas. Ahora el gobierno que nos gastamos es tremenda porqueria.
    Y si en un aspecto tiene que meterse la lengua donde no le de el sol, es en el de la energia precisamente, este articulo es un bodrio, ningún pais que se respete habla de revoluciones energéticas ni ningún disparate por el estilo, eso esta arcaico y fuera de tono; en cualquier lugar del mundo, existen equipos green, ahorradores y eficientes de energia, hay códigos que se cumplen etc. Cuba socialista no esta en eso, y conste que no es asunto de embargo ni mucho menos, ahi esta Rusia, Venezuela, China y cualquier pais del mundo donde puede hacer negocio. En Cuba lo que ha habido es corrupción, dejadez y falta de mantenimiento e inversion en la red eléctrica nacional, es mas en los tiempos en que había mas de 150 centrales moliendo, no se aprovechaba para nada la energia que ellos aportaban al sistema eléctrico nacional. Cuantas lineas nuevas y cuanto cableado nuevo han tirado en Cuba en los tiempos revolucionarios, cuantas termoelectricas, hidroelectricas se han hecho?
    Roberto te acuerdas de 1993 y las 8 horas de luz, en los mejores casos, al dia?
    Ni Republica Dominicana ni Bahamas alardean de su red eléctrica nacional o de sus logros en esa materia, al contrario, reconocen que hay problemas, no son hipócritas como nuestro gobierno socialista

  • el 25 septiembre, 2012 a las 1:54 pm
    Permalink

    E. Delgado afirma: “Por esa razón, los servicios públicos tienen que ser asumidos por el Estado, y si no son rentables, deben ser subsidiados”; y esto no es cierto; ni toma en cuenta el paso del tiempo -¡más de medio siglo!-, tampoco el superior desarrollo de los servicios en la Cuba pre-Castro comparado con muchas naciones latinoamericanas y hasta europeas de la época.

    El Estado en los países desarrollados de-le-ga la prestación de servicios a contratistas privados y en último caso en gobiernos locales. Como mopolios válidos veremos la emisión de la moneda y control de la masa monetaria en el mercado, la defensa nacional y unos pocos et céteras que incluyen las leyes y reglas, marcos (no intromisiones “nacionalizadoras”) legales para mantener el orden social, justicia y oportunidades para la mayoría, etc.

    Ahora vean el “paraíso” de Elio, un país donde Estado, gobierno y partido (único) son un monolito tricéfalo y personalizado en la figura del Líder Supremo, una especie de semidios que nos “enseña” -a los simples mortales- desde cómo cocinar arroz en una olla china, o quien debe ser fusilado, o simplemente hundido en un remolcador.
    Estos horrores y surrealismos suceden cuando dejamos que un Estado-gobierno-partido-líder nos tome de la mano y nos ayude a cruzar la calle, pero una vez en la acera de enfrente, se niega a soltarnos y nos convierte en niños eternos, en prisioneros y servidores por vida.
    Cuando confiamos más en una burocracia corrupta, en el sistema que la creó y el líder que nos la vende como buena, que en las fuerzas del mercado libre, el ingenio individual y leyes e instituciones que protejan las libertades y derechos individuales para que todo lo demás funcione… entonces el resultado tiene cuatro letras: C-U-B-A.

  • el 25 septiembre, 2012 a las 1:23 pm
    Permalink

    Que pena que haya quienes se pongan tan histéricos por que alguien pueda señalar algo bueno del país en que nacieron. Alguna deformación del carácter parece crear la conversión al anticastrismo.

    Tal vez reaccionarían felices si alguien pudiera describir en un post desde Cuba los “alumbrones” que aun hoy son costumbre en lugares como Santo Domingo o Las Bahamas.

  • el 25 septiembre, 2012 a las 6:41 am
    Permalink

    Este tipo de articulo yo creo que debia publicarse en Granma, ya ni los blogs mas oficialistas escriben este tipo de chorradas.

  • el 25 septiembre, 2012 a las 5:15 am
    Permalink

    Elio,
    Te puedo decir que hasta mediados de la decada de los 80, habia un caserio entre Yaguajay y Mayajigua (provincia de Sancti Spiritus) que no tenia tendido electrico y dependian de un viejo generador, propiedad de uno de los residentes para poder tener alumbrado por unas horas. Los refrigeradores eran de keroseno. Habian hecho incontables peticiones al Poder Popular, el PCC local y la Empresa Electrica para que les tiraran un cable, a pesar de que solo estaban a menos de 1 km de la carretera (Circuito Norte). Despues de demoras y esperas, decidieron reunir dinero entre todos y pagarle a unos linieros para que, usando los recursos y equipos de la empresa a titulo personal, les tiraran la linea hasta el caserio. Gracias a la gestion personal de sus habitantes al fin lograron tener electricidad. Aunque es un hecho aislado, no me extranaria que en otras partes de Cuba hayan historias similares. Y en cuanto energia solar, las posibilidades son inmensas pero en Cuba no estan, ni por mucho, generalizadas. Y lo mismo aplica para la eolica.
    Y lo que dices de que el sistema no se hubiera mejorado de seguir en manos privadas, me parece risible. El sistema soterrado que hay instalado en partes de la Habana Vieja ( por la tan criticada Compania Cubana de Electricdad) tiene mas de 5 decadas y a pesar del poco mantenimiento y demas, ahi esta. Si algo esta casi tan mal o peor que el estado de las edificaciones, es el estado de las redes tecnicas, que la falta de mantenimiento y la desidia las tienen en un estado deplorable.
    Y el pueblo cubano tenia equipos anticuados y gastadores, no porque les encantara improvisar y fabricar ventiladores con motores de lavadoras Aurika, y porque nos encantan las lineas de los refrigeradores americanos y el sonido de sus maquinas una y otra vez reparadas. No Elio, es por la sencilla razon que su poder adquisitivo no les permite reponer por equipos mas efcicientes y modernos, por lo menos, no a los precios que se estuvieron y se sigue ofertando por anos en las famosas TRD’s. Y en paises con culturas y caracteristicas similares a la nuestra (si, para que no aparezcan los extremos), la gente puede acceder a un refrigerador o un ventilador u otro electrodomestico sin tener que esperar por la Revolucion Energetica. Al menos, tienen la posibilidad de ahorrar o pedir un prestamo o pagarlo a plazos y escoger el que les gusta y que pueden pagar. Prefiero mil veces eso a tener que esperar que “papa” Estado me de el “derecho” a tener un equipo nuevo, que por demas, no es regalado.

  • el 25 septiembre, 2012 a las 5:13 am
    Permalink

    Sr.Delgado.
    Le recomiendo que antes de escribir un artículo haga usted un estudio serio sobre el asunto a tratar. Sería bueno que analizara usted a los países latinoamericanos comparables con Cuba en el año 1956, si lo hace, vera que nuestro país no estaba tan atrasado en lo que a energía eléctrica y su distribución se refiere. Esto sin mencionar los planes de expansión que se estaban estudiando y llevando a cabo.
    Por otro lado Usted dice: “La Revolución Energética consistió, fundamentalmente, en la instalación de baterías de generadores, capaces de sustituir las viejas centrales termoeléctricas, totalmente o en partes al estar diseminados por todo el país.”
    Esa “revolución energética” de la que usted habla es un peligroso disparate que puede dejar la nación a oscuras en cualquier momento, si Chávez muere o pierde las próximas elecciones.
    La producción de energía actual en Cuba depende primero de un petróleo que se recibe casi como subsidio (regalo) de Venezuela, y segundo y más peligroso aun, de una batería de generadores (como usted le llama) movidos por inmensos motores consumidores de petróleo, estos últimos necesitan un programa de mantenimiento y un caudal de piezas de repuesto que es incosteable. Esta es la manera más costosa de producir energía eléctrica en el mundo. Esta loca decisión fue impuesta por Fidel Castro (como tantas otras) y tendrá terribles consecuencias en un futuro no muy lejano.
    Ya sea por la muerte de un mandatario foráneo, por un cambio de política en ese país o por el deterioro de los equipos, bien pudiera usted utilizar un slogan para esa “revolución energética” de la que habla: Luz hoy, oscuridad mañana. ¿No me cree? ¡Vivir para ver!

  • el 25 septiembre, 2012 a las 3:01 am
    Permalink

    Que manera de escribir basofia. si seguimos con esa filosofia pues podriamos tambien decir que con esa electricidad funciono en esa epoca la segunda tv a colores del mundo en la habana, o los tranvias que se retiraron de la circulacion en los 50s, o todos los carteles luminicos de la ciudad donde nunca oscurecia, una ciudad que no dormia a pesar de toda esa miseria, ignorancia y represion que se trata de machacar constantemente. Mi tio vivia en el campo, especificamente en la finca San Gabriel, Campo Florido. No tenian electricidad, pero tenian un refrigerador de keroseno, auto parqueado en la guardarraya y un tractor para trabajar la tierra y aunque la electricidad estaba a unos 5 km de su casa jamas se le ocurrio mudarse. hoy en dia el 96% la tiene, incluyendo los apagones, las sobrecargas y excesivas tarifas, pero al 90 % les falta el agua adecuada para beber.

  • el 25 septiembre, 2012 a las 2:25 am
    Permalink

    Este es un artículo basado en la incertidumbre. Lo que pudo ser, lo que hubiero pasado sino… Es incierto, es pura especulación… Recurso de políticos

  • el 24 septiembre, 2012 a las 11:39 pm
    Permalink

    Muy bien los cálculos hechos por David. Además, hay que preguntarse qué hubiera hecho la Compañía de Electricidad en estos 53 últimos años transcurridos si hubiera seguido operando en el país. Hay que ser un deficiente mental o un malintencionado profesional para insinuar que no hubiera hecho nada. Por favor no ofendan la inteligencia de los lectores.

  • el 24 septiembre, 2012 a las 5:40 pm
    Permalink

    La Habana probablemente sea la capital latinoamerica peor alumbrada.

  • el 24 septiembre, 2012 a las 3:07 pm
    Permalink

    Bueno:
    Estamos hablando que la republica duro de 1902 a 1959, es decir segun este articulo en 57 años se electrifico el 60% del pais. La “revolucion ” lleva 52 años electrificando el pais, para un hermoso 36% de electrificacion, y mucha de ella basado en la estructura creada por la Compañia Cubana de Electricidad.
    Saca matematica socio
    No jodas Elio!

  • el 24 septiembre, 2012 a las 11:47 am
    Permalink

    Tu crees que una notizia tan normal como la electrificacion de un pais es una notizia de interesamiento internacional, no jorobes, seria una notizia importante si en Cuba a estas alturas no tuviera electricidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *