El trabajador, la huelga y el estado socialista

En Cuba, aparentemente, no existen huelgas

Rogelio Manuel Díaz Moreno

Socialismo cubano y sindicatosHAVANA TIMES — En los primeros años luego del triunfo de la Revolución de enero de 1959, la dirigencia sindical cubana se comprometió a descartar el recurso de brazos caídos para conseguir reivindicaciones laborales. El sindicato, la CTC, fue absorbida por el entramado institucional del Estado, dominado por el gobierno y controlado por el Partido único que se constituyó. El gobierno adquiría el compromiso de traer el progreso económico y social para el país.

La CTC cumplió y de lo más bien. El gobierno, si bien sacó de la miseria a la mayor parte de la población que se encontraba en tan deplorable estado, en algún momento del camino perdió el rumbo. Por lo menos, así ha opinado Raúl Castro, quien comentó que habíamos llegado al borde de un abismo.

Así llegamos a esta situación, en la que las personas trabajadoras no reciben una remuneración suficiente para ganarse la vida con su trabajo. Esa es otra valoración del presidente. Por falta de una fuerza que los organice y represente, no tienen cómo exigir reivindicaciones laborales.

La CTC se aprecia como un simple apéndice de las administraciones de las empresas e instituciones del Estado. Las asambleas son, básicamente, para hacerse eco de los correspondientes llamados gubernamentales y partidistas a trabajar más, recibir menos, dejarse despedir sin protestar, etcétera.

Ni hablar, entonces, de defender derechos o llamados a la protesta, que te ganan fama de conflictivo y te encaminan hacia el despido. El Estado-gobierno tiene las manos libres para hacer lo que le venga en ganas.

¿O no?

En toda sociedad siempre hay gente “rebencúa”*. Los trabajadores de la construcción no emplearon a la CTC para manifestar sus desacuerdos, pero hicieron una especie de huelga. En la década de 1990, las empresas de construcción de este país se quedaron prácticamente vacías. El Estado tuvo que mejorar sustancialmente las condiciones de salarios; mejorar el alojamiento, la alimentación, etcétera; para recuperar una parte de la fuerza de trabajo.

Otro trabajo difícil, mantener el orden público, ofreció un cuadro similar. El gobierno tuvo que trasladar masas de policías provenientes de las provincias orientales, cuando en La Habana casi nadie quiso desempeñar ese ingrato trabajo por los bajos salarios de antes. El Estado, nuevamente, se rindió ante la inexorable necesidad y empezó a remunerar mejor a las fuerzas policiales.

Una actitud responsable y valiente, por parte de los representantes de los afiliados, y una actitud de respeto por parte del Estado empleador, podrían canalizar las tensiones y dificultades, y conducir a consensuar las soluciones que impone finalmente la realidad.

Y en los campos cubanos, las granjas estatales también vieron esfumarse a los trabajadores. Aquí, la medida última del Estado no fue subir los salarios, sino repartir las tierras a quienes estuvieran dispuestos a ganarse decorosamente la vida con su sudor. A la larga, los trabajadores volvieron a salirse con la suya.

Claro, que esas no son “huelgas” en un sentido teórico o académico. Como tampoco caben en la descripción marxista de luchas proletarias, la sangría de docentes, de especialistas calificados de la salud, deportistas de alto rendimiento, ya sea hacia otras profesiones o latitudes. Menos todavía, caben la sustracción de mercancías, materias primas, combustibles, etcétera, de todo lugar no estrictamente vigilado.

Cuando las personas de abajo perciben que predominan los más fuertes y los de menos escrúpulos, hacen lo que pueden, aunque no esté dentro del manual ni sea lo más bonito. La clase dominante, arriba, aprieta también por su parte, y el resultado vuelve a ser un pulseo donde gana el que más resiste.

La burocracia dirigente y su corte servil continúan reacias a admitir la personalidad y el valor de las personas trabajadoras. Exprimen todo lo que pueden en cada esfera. Ensayan con distintas estrategias para capear el temporal o marear al adversario, según el sector: movilizaciones al Programa Alimentario; maestros emergentes; traslado regional de constructores y policías y maestros; tolerancia o fomento de la transmisión de audiovisuales enajenantes y superficiales por los medios masivos de divulgación.

Los índices desfavorables se ocultan tras una espesa cortina de demagogia y los favorables se exaltan hasta el infinito. Se exigen actitudes de incondicionalidad para prosperar profesionalmente, o aspirar a trabajar una temporada en el extranjero y recibir una muy recortada remuneración adicional.

Se sucede una retahíla de agobiantes campañas políticas, tan densas como sean capaz de establecerse, como para que no queden espacio, energías o ánimos para pensar en cambiar la manera en la que (mal) funcionan las cosas.

En ciertos momentos, se aumentan los estímulos materiales en ciertos trabajos y luego, alcanzada una precaria estabilidad, se retiran. Donde todo esto no es practicable, o falla más allá de toda esperanza de recuperación, y donde no pueden darse el lujo de perder el beneficio económico posible, se producen la apertura y las concesiones al capital extranjero.

La CTC resulta ser el gran ausente en todo este proceso. De tal suerte, se aprecia que el país también sufre a causa de la degeneración de las estructuras supuestamente populares, que debían organizar y defender a los trabajadores.

Una actitud responsable y valiente, por parte de los representantes de los afiliados, y una actitud de respeto por parte del Estado empleador, podrían canalizar las tensiones y dificultades, y conducir a consensuar las soluciones que impone finalmente la realidad.

CTCAsí se daría paso al incremento posible de la remuneración a los trabajadores, de conjunto con la implementación de medidas y planes para el aumento de la producción, los servicios, el mejor cuidado al medio ambiente, la satisfacción de las comunidades, etcétera.

Pero primero pare guayabas una mata de mamoncillos, que una clase privilegiada cede a las buenas su preponderancia. Probablemente no se puedan evitar, entonces, las etapas de caos intermedias, el desgaste de las estructuras productivas y de servicios del país, en lo que los tozudos hechos imponen la evolución de las mentalidades.

Quienes han ahogado o contemplado, pasivos, el ahogo de la capacidad autogestionaria y organizativa de la población trabajadora cubana, cargan con pesadas culpas por daños inconmesurables a la nación y al pueblo.

Eso, para no volvernos demasiado revolucionarios y decir que, ya que aspiramos al socialismo, donde los medios de producción pertenecen a los trabajadores, lo que se debía hacer es simplemente echar de una patada a toda la burocracia y que los trabajadores administren, a su manera, cada centro laboral, y el país con ellos.
—–
*rebencúo/a: Así se denomina popularmente en Cuba a las personas rebeldes, insumisas.


2 thoughts on “El trabajador, la huelga y el estado socialista

  • el 17 septiembre, 2013 a las 6:12 am
    Permalink

    ‘En cuanto a las formas de protesta, como tú bien dices, se van sucediendo, aunque no en el estilo clásico de huelga proletaria. Es verdad pero más abajo tienes también razón y esta es la parte más importante. Después de pasar por el tortuoso camino de las medidas contrarrestantes de las tendencias negativas en determinados sectores de la economía o en lo social en determinadas épocas acompañadas, además, como tú también con razón planteas, por las propagandas y mecanismos para resaltar o esconder cifras según se requiera o levantar la moral, después de todo eso, terminan por abrir las puertas al capital extranjero o en otro intento de suicidio o asesinato al sistema, haciendo recortes en sectores sociales que por años constituían los pilares del sistema (también vocabulario tomado del discurso oficial o contrario al oficialismo). En esta parte tienes también mucha razón pero es la más importante porque el zigzag es horrible, en una época se libera más en otras se vuelve aplicar la mano dura, en otras, a pesar de la mano dura o gracias a esta o esta como consecuencia, se mejora la economía un poco y la gente se siente mejor, pero después, caídas y regreso al malestar en el pueblo, todo ese zigzag es horrible, sí, pero más triste va a ser el final porque se siguen haciendo recortes y concesiones al capital extranjero y al final terminaremos como los países de Europa oriental y la URSS regresando al capitalismo, como ya se está viendo, aunque muchos se esfuercen por negarlo.
    Al mismo tiempo esos espacios que se van abriendo, no lo utilizan personas que están realmente cerca del pueblo y, ya no se diga personas que piensan realmente en el bien del pueblo cubano, sino que por el contrario son personas, en muchas ocasiones, con poco y hasta incluso con muy poco sentido común. Baste leer la gran mayoría de los articulistas aquí y, aunque conlleva tener mucha inmunidad contra la estupidez, léanse como ejemplo también los comentarios a los artículos. Piénsese también en las Yoanis y co. y la jungla de espacios en internet, que no a todos, pero a muchos les falta la seriedad y la sinceridad para hacer análisis sobre la situación cubana.
    Y aquí está tu enunciado más veraz, en todo ello falta la voz de los trabajadores y del pueblo. Es por todo eso que hay que luchar por la indepencecia sindical para que los trabajadores, el pueblo trabjador, no necesite de voceros que hable por ellos ni exijan demandas o tomen medidaspara remediar su mala o buena situación. Son ellos lso que tienen que tomar las riendas de los cambios que hay que hacerle al sistema porque sino, hoy estos burócratas o mañana, otros harán el cambio o los cambios y quién sabe cómo serán esos. Por eso se necesitan las huelgas en el sentido clásico porque cuando los problemas no se enfrentan, te puedes ir pero te lso llevas contigo o se los dejas a otros no los eliminas. Y por eso sí hay que volverse revolucionario en el sentido clásico de la palabra, transformador, hacer cambios radicales y poner la admisnistración de cada centro laboral, de la economía, del país en los trabajadores y no en en unos cuantos sabiondos de afiliación política diz que de izquierda o de derecha o de cualquiera de esas mezclas actuales.

  • el 14 septiembre, 2013 a las 11:15 pm
    Permalink

    “A la larga, los trabajadores volvieron a salirse con la suya.”

    Si se da por bueno este enunciado, entonces podremos concluir que en Cuba no hacen falta huelgas convencionales. Hemos inventado la “huelga críptica”, que funciona por codificación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *