Disparates en el luto oficial

Martín Guevara

fidel-martinHAVANA TIMES— Las cosas que se pueden leer y escuchar estos días traspasan el disparate absoluto y rayan en una ficción imposible de ser imaginada por mente humana alguna, ni siquiera carente de todos los tornillos.

Un luto en Cuba que comprende nueve días, en los que unas cenizas serán trasladadas para la adoración religiosa de millones de personas que serán observadas en el cumplimiento de estrictas normas de “tristeza” impuesta por el sistema.

Tal es así que no se puede tocar música, cantar, reír, hacer manifestaciones de felicidad, algarabía o satisfacción, y hasta se sugiere a los locutores de radio y TV que dejen de saludar dando los “buenos días”, ya que se debe dar por sentado que para nadie estos nueve días pueden tener algo “bueno”, según Silvio Rodríguez le espetó a una periodista.

Ni siquiera en la muerte de Kim Il Sun se había visto algo semejante, pero además la gira triste, taciturna, amarga, concluirá con el enterramiento de Fidel, pero no del cuerpo, sino de las cenizas. Otro disparate absoluto, aparentemente inocuo, pero quizás para dar la medida de hasta qué punto nada de lo que se piensa hacer tendrá contacto alguno con la razón.

Raúl y su séquito oligarca soltaron un globo sonda para catar el nivel de aceptación, de intercalar entre las palabras República y Cuba, una mención de su hermanísimo, y que Cuba pasase a llamarse República Fideliana de Cuba o algo similar.

Por lo visto podemos esperar de todo, como que si el globo sonda progresa favorablemente, quizás hasta se atreva a plantear que las palabras república y cuba deben ir en minúsculas y solo Fideliana en letras capitales o tal vez incluso se atreva a proponer que la Isla, así como alguna vez no tuvo nombre y la palabra Cuba se la legó el “colonialismo imperialista europeo”, pues vuelva a comenzar desde cero en esto de las nomenclaturas y pase a llamarse única y exclusivamente República Fideliana, acaso “Fidelica”.

Aunque hilando más fino, podríamos deducir que si Raúl ve que el globo sonda se sigue aceptando, y con la suma de su aparato represivo y lo aborregado que está el pueblo ya lobotomizado, lo más probable es que se acate todo con aplausos y soflamas, lo que más seguramente terminará poniéndole será  “Reino del linaje Kastromasov”

 

12 thoughts on “Disparates en el luto oficial

  • Luis V :

    Ya se lo dije a Jorgealejandro y a Ud. se lo confirmo…No recuerdo los juegos de pelota porque siempre me ponían de cargabates en mi barrio, así que me alejé del deporte nacional y me dediqué al “chisme político” desde que era un chama…

  • Jaja…No es que haya sido precoz, más bien atípico, porque cuando mis amigos y hermano menor andaban, como bien dices, mataperreando, yo me ponía a leer todo lo que me caía en las manos, entre otros motivos por ser muy malo jugando a la pelota y las bolas, y porque mi abuelo paterno, que se sentaba con su pipa llena de picadura y su jícara de café a hacerme historias por horas, en lugar de contarme cuentos infantiles, me hacía en cada visita a su casa la historia de la República, sobre todo de su participación en política como miembro del Partido Conservador. Luego llegaba a mi casa y tenía a mi padrastro, militante del PSP y compañero de luchas de Blas Roca y Lázaro Peña, que me daba otra visión de los hechos…Admito que así se me fue buena parte de la niñez, pero a cambio aprendí no contentarme nunca con una sola cara de la moneda y a tolerar al diferente…

  • Oiga , Isidro, es cierto lo que dice JorgeAlejandro, usted fue bien precoz en asunto de politica, yo no me acuerdo ni papa de cuando murio el che; pero si me acuerdo de cuando ganaron los Azucareros y de la victoria del “curro” en dominicana.

  • isidro:

    Parece que fuiste un niño muy precoz (políticamente hablando), porque lo que es yo, a aquella edad, lo único que me ocupaba era de estudiar, mataperrear muchísimo en la calle montando carriola o patines; empinando papalote, montando chivichana, jugando pelota, etc, etc. La política ni me pasaba por la cabeza. En mi familia (gusana de corazón) la política no era cosa de niños: Los niños estaban para estufdiar, ensuciarse la ropa recién lavada jugando en la calle, rasparse las rodillas patinando, embarrarse de chocolate hasta los ojos y obedecer y respetar a sus padres..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *