Detrás de la economía centralizada en Cuba

Por Repatriado

Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES – Si alguna vez los del Partido-Gobierno honestamente creyeron que la economía centralizada y planificada iba a ser más eficiente y eficaz que la de mercado, después del desastroso Periodo Especial al que nos condujo y del que no hemos salido, no podrían honradamente mantener esta postura.

Si alguna vez el Partido-Gobierno mantuvo este estalinismo económico por convicción ideológica, luego de que sus homólogos chinos y vietnamitas adoptasen una economía de mercado manteniendo la ideología comunista, no podrían honradamente mantener la misma postura.

Estando demostrada la inoperancia del centralismo y la planificación estatal de la economía, y demostrado que la ortodoxia comunista puede superponerse a un sistema económico de mercado, entonces ¿por qué insisten tercamente en la planificación centralizada?

Quizás la respuesta esté tanto fuera de la economía como de la ideología. Analicemos:

Todo cubano vive en y de la economía sumergida o mercado negro, de modo activo, sustrayendo productos y servicios del único dueño de todo, el Estado, o de modo pasivo, consumiendo esos bienes o servicios que son o inexistentes o se ofertan a unos precios prohibitivos en las tiendas estatales, únicas legalmente permitidas.

No es por placer o por genética delictiva que los cubanos adoptan este estilo de vida ilícito, lo hacen porque no les queda más opción, o compras en el mercado negro o no te vistes, no comes, no reparas tu casa y tu carro, si lo tienes, no funciona.

Probablemente el mercado negro se ha convertido en el mayor agente distribuidor de bienes y servicios del país, superando a lo que mueve el Estado de manera oficial.

Entonces, si casi todo lo que se comercializa ilegalmente viene del Estado, la conclusión lógica es que bienes y servicios para repartir existen, no muchos pero sí los suficientes, lo que no hay es una economía funcional que distribuya racionalmente.

Foto: Juan Suárez

¿Por qué?

Porque solo la descentralización económica y la existencia de un entramado de empresas responsables de sí mismas pueden garantizar esta distribución, lo saben los economistas del Consejo de Estado, yo lo sé y excepto el Gobierno cubano y el norcoreano todos los demás gobiernos lo saben.

¿Por qué no lo hacen entonces?

Podría ser que al Partido-Gobierno no le interese la economía o la ideología más que como herramientas de control social, usando la obligatoriedad del pueblo de resolver su día a día en la economía ilegal como modo de control social casi perfecto.

Si te vuelves un incordio político no te detienen por esta actividad, sino que pueden procesarte por un enorme dossier de “ilegalidades” acumuladas que sus agentes policiales pueden fácilmente elaborar sin necesidad de inventar nada. Esto no quiere decir que no le inventen delitos comunes a los opositores políticos cuando interese, pero no es lo normal, ¿para que iban a inventar si es obvio que en algo ilegal estás por el simple hecho de vivir en Cuba y no padecer retinosis pigmentaria o escorbuto?

Siendo así, podría pensarse que ha sido una elección consciente de los líderes del país mantener al pueblo en la supervivencia al margen de lo legal, en la transgresión constante con tal de mantener la coacción mediante el chantaje del saberse culpables, a sabiendas de que cualquier estabilidad económica medianamente boyante se basa en la participación activa o pasiva en la economía ilegal y, que por lo tanto, es frágil y puedes “explotar” en cualquier momento que ellos decidan ponerte en el punto rojo de su colimador.

La respuesta, entonces, al por qué la terca insistencia en la economía centralizada y planificada  parece estar fuera de la práctica económica o la teoría ideológica, parece estar en su necesidad de control y manipulación ciudadana.

Si fuese efectivamente el control social el basamento principal del modelo económico cubano, entonces sería ilusorio esperar una reforma económica seria y profunda dirigida realmente a mejorar el nivel de vida de la sociedad, pues esto sería secundario para el actual Partido-Gobierno, lo de ellos, lo que de verdad ellos parecen querer, es que todos los cubanos sean delincuentes.



3 comentarios sobre “Detrás de la economía centralizada en Cuba

  • El control que se ejerce siendo el Estado propietario de todos los bienes y su distribución es de efecto feudal.

    Respuesta
  • El argumento de la centralizacion es asignar los Pocos recursos a los sectors prioritarios. Pero lo que Creo es que el gobierno deberia replantearse donde estan Las prioridades. Y centrarse en Ellas dejando lo restante a la inversion privada.

    Respuesta
  • Muy buen articulo, realmente toca un aspecto neuralgico de las relaciones economicas de nuestra sufrida islita, el autor “ha armado” el muñeco, como decimos popularmente los cubanos, y evidentemente ha dado con la causa de lo que ocurre, hay que mantener un pais de ladrones, prostitutas y timadores, con la piramide de valores de la sociedad invertida(El honesto entre deshonestos es mal visto, el que no roba entre ladrones es algo anacronico, etc) para poder mantener ese estado de cosas. Asi garantizan que no haya rebelión alguna, pues de una poblacion con esas caracteristicas no hay que esperar nada serio en cuanto a lucha organizada para provocar cambios, los primeros que no quieren cambio alguno son los representantes de esa fauna, que son los mas a todos los niveles.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Tarde de patinaje, Trinidad, Cuba.  Por Marcelo Taboaba (Canadá).  Cámera: Nikon D5300

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: [email protected]