Cuba y el orgullo subsidiado

Haroldo Dilla Alfonso*

Entrada a la Bahia de La Habana. Foto: Sonia Kovacic

HAVANA TIMES, 22 nov. — A pesar del proclamado orgullo nacional que los cubanos mostramos en las buenas y en las malas; y de nuestra obsesión por mirar al mundo como una esfera que gira en torno a nuestros problemas, posiblemente no ha existido otros país en el mundo que haya sido subsidiado por más tiempo, y con tantos recursos, como Cuba.

Hemos sido, por el 52% del tiempo en que existimos como entidad postcolombina, una entidad subsidiada.

La historia comienza en 1582 cuando fuimos incluidos en la lista de beneficiados del situado novohispano. En este caso los mexicanos estaban obligados a pagarnos por la seguridad de su comercio con la metrópoli, al igual que lo hacían con Puerto Rico, La Florida, Las Filipinas y Santo Domingo.

Pero dada la peculiar situación de la Habana en la boca de la Corriente del Golfo, al costado del estrecho de la Florida y con una bahía que parecía hecha por la mano de Dios, la capital cubana era, con mucho, la principal beneficiaria de las transferencias.

Los situados novohispanos eran un lubricante fundamental del desarrollo comercial de La Habana y de su futura proyección metropolitana, al volcar sobre su mercado millones de reales que eran usados para pagar tropas y funcionarios consumidores, contratar servicios y realizar obras sobrevaloradas.

Pero además, La Habana era la receptora y posterior distribuidora, de todos los situados del Caribe, que devenía así una suerte de mercado cautivo de la voraz oligarquía capitalina.

Al respecto resulta muy ilustrativa la relación sostenida con los asentamientos españoles en La Florida, región con la que Cuba ha sostenido una complicada relación histórica que aún no termina.

A pesar de los esfuerzos tempranos de Menéndez de Avilés, el poblamiento hispano de la península estaba limitado a un centro militar —San Agustín— y algunos fortines como San Marcos, San Luis y Pensacola, con suertes variables y duraciones efímeras.

Realmente nunca fue posible el desarrollo colonial de la zona —los proyectos agrícolas nunca pasaron de ser parcelas de sobrevivencia— y la persistencia española se debía a su interés en proteger el paso de las flotas y en contener la expansión inglesa que ya en 1607 se había establecido en lo que hoy es Virginia.

Desde el principio quedó claro para los estrategas de Madrid que la sobrevivencia física de los patéticos fortines floridanos dependía de los suministros desde la Habana. Y para los comerciantes y funcionarios habaneros ello era una excelente oportunidad para incrementar las ganancias.

Restoración en la Plaza Vieja. Foto: Elio Delgado

Al final era evidente que Florida se había convertido en una suerte de mercado cautivo, siempre endeudado y siempre transfiriendo recursos a la oligarquía habanera. En consecuencia, Florida devino uno de los destinos comerciales coloniales más importantes de Cuba.

La Isla abastecía a la península de comida —producida en su extensa llanura occidental o reexportada— que Florida solo podía pagar con el importe de los situados. La Habana era un puerto muy caro para los floridanos, en comparación con los productos norteamericanos que provenían principalmente de Charleston.

Pero la Habana mantenía el control sobre productos de alto consumo —vinos, ron, aceites y azúcar— y sobre todo del dinero proveniente de los situados. Era usual que toda la partida anual se gastase en la propia ciudad, como pago a bienes y servicios previamente adquiridos.

De manera que los soldados de San Agustín trabajaban solo por la comida. Los habaneros se ocupaban de sus jornales.

Cuando los situados desaparecieron en 1814, ya la Isla tenía un desarrollo capitalista suficiente para continuar sola, aunque siempre con la cuidadosa atención metropolitana. También sucedió durante la primera república y en los años de la revolución entre 1959 y 1965.

Sin embargo en la etapa postrevolucionaria, y sobre todo desde los 70, Cuba volvió a ser receptora de subsidios.

En una primera etapa se trató de la entrada privilegiada de Cuba en los mercados soviéticos hasta 1990. Por dos décadas la Isla recibió volúmenes altísimos de subvenciones, pero que a diferencia de la época de los situados, no fueron estimulantes de un desarrollo económico sostenible.
Ello se debió a dos razones.

La primera, a que el propio esquema en que se engarzaban los subsidios, implicaba la sujeción a un modelo tecnológico —duro y blando— muy atrasado. La segunda a que los gobernantes cubanos nunca estuvieron interesados en aprovechar las brechas que, aún dentro del mediocre modelo soviético, hubieran permitido un terreno más firme para el desarrollo productivo.

En su lugar prefirieron gastar los excedentes en campañas militares de ultramar, experimentos económicos alucinantes y —sin lugar a dudas la mejor parte— la expansión de los servicios sociales.

Por ello no es aventurado afirmar que, al menos parcialmente, la época de los subsidios soviéticos estuvo ligada al incremento de los gastos sociales y a la generación de un capital humano de alta calidad que es hoy una variable decisiva en el desarrollo económico nacional.

Cuando desapareció la Unión Soviética y todo parecía perdido, apareció un cisne negro: Hugo Chávez y sus ambiciones bolivarianas. Es decir, un gobernante dispuesto a pagar por la revolución continental y con dinero para hacerlo.

Fidel Castro y Hugo Chavez. Foto: cubadebate.cu

Los subsidios venezolanos —edulcorados con el mito de la venta de servicios profesionales— han servido para varias cosas. En un principio sirvieron para demostrar que en eso de despilfarrar dinero, Fidel Castro podía superar a todo el mundo, incluso a sí mismo.

Y que podía hacerlo armando un discurso incoherente cuyo guión fue aprendido disciplinadamente y repetido ad nauseam por funcionarios e intelectuales de la Isla. Los mismos que, con la misma pasión, hoy defienden la actualización raulista.

Pero superada la fase de los arrebatos seniles del Comandante —no por la política, sino por la biología— estos subsidios están sirviendo para pagar inversiones de habilitación económica y para subvencionar algunas áreas del consumo popular. Lo que a su vez permite mantener los salarios restringidos y acompañar a la restauración capitalista con tasas de ganancias muy altas, que causan el alborozo de los inversionistas extranjeros y la presunción competitiva de nuestros tecnócratas.

Otra historia es lo que ha sucedido a los provisores de los subsidios. Los historiadores mexicanos están de acuerdo en que entre las razones de las insatisfacciones que llevaron a la independencia en 1810 estaba la permanente fuga de recursos hacia el Caribe y las tensiones que estas originaban en las finanzas coloniales.

Creo que también hay acuerdo en que Estados Unidos no hubiera podido con uno, dos o tres Vietnam (como predicaba Che Guevara), pero los soviéticos efectivamente no pudieron con una sola Cuba. Y aunque Chávez tiene dinero suficiente para pagar los servicios cubanos y de otros aliados, algunos autores han sugerido que muchos de los problemas económicos de Venezuela se relacionan con la descapitalización de sectores económicos vitales.

Unos pueden afirmar que nuestra capacidad para lograr que alguien pague nuestras cuentas fue una suerte y otros que fue una desgracia. Pero todos sabemos que cuando una sociedad arma su organización en torno a algún subsidio, y este desaparece, esa sociedad paga un precio muy alto.

Como lo pagamos en los 90, cuando aún estaba Fidel, vivo y parlante, para explicarle a la gente por quincuagésima vez que tras la crisis había un mundo superior. Y que todo el que no estuviera de acuerdo podía callarse o irse del país. Y para que no hubiera quejas, organizaba estampidas migratorias salvajes como la de 1994.

Hoy, aunque Fidel persiste, no creo que esté en condiciones de convencer a alguien de algo. Los cubanos de 2011 son muy diferentes a los de 1990. Los tiempos no parecen apropiados para provocar migraciones salvajes.

Y siempre aparecen indicios de que el chavismo toca fondo, unas veces por razones biológicas y otras por motivos políticos. Una conjunción fatal de variables que imagino perturba el sueño del general/presidente y de sus colaboradores más cercanos en este proceso llamado de actualización del modelo.

En resumen, hemos sido una Isla que ha pasado parte de su tiempo gozando los excedentes de algún otro lugar. Hemos pasado la mitad de nuestra historia moderna gozando de algún subsidio económico motivado políticamente.

Dato que debemos recordar cuando hablemos de nuestras virtudes como pueblo, sea por el mejor café, los mejores talentos o la mejor música. Pues al final, aunque tenemos razones para estar orgullosos de ser cubanos, creo que se trata de un orgullo de alguna manera subsidiado. En México, Siberia o Maracaibo, alguien ha estado trabajando para nosotros.

(*) Publicado originalmente por Cubaencuentro

One thought on “Cuba y el orgullo subsidiado

  • Excelente ilustracion historica del “jineterismo” cubano…de esta forma visto el fenomeno a nivel individual es solo un reflejo del jineterismo de estado venido de tiempos inmemoriales. Resumen de la filosofia cubana: “si encuentras una teta: chupala! (hasta que se seque)…ya despues buscaremos otra!”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *