Cuba: el muro y los agujeros

Haroldo Dilla Alfonso

Raúl Castro.  Foto: cubsi.cu
Raúl Castro. Foto: cubsi.cu

HAVANA TIMES — Es indiscutible que Raúl Castro no pasará a la historia como un político audaz e innovador. Probablemente pueda ser ubicado como uno de los más pusilánimes que ha gobernado a Cuba.

El General/Presidente y su equipo –octogenarios y cincuentones- dicen andar sin pausas pero sin prisas, como si tuvieran a su favor todo el tiempo del mundo para garantizar, al menos, el vaso de leche prometido a cada niño. Como si cada demora no tuviera un costo redoblado en toda nuestra sociedad.

Y cada demora genera en los observadores pesimismo, decepción, molestia, y otros muchos sentimientos negativos que confluyen en una idea usual: no hay cambios significativos en Cuba, excepto algunas modificaciones cosméticas.

Esa no es mi opinión. Aún reconociendo todas las veleidades de la clase política cubana, creo que sí ha habido cambios y que algunos son muy relevantes y positivos. Solo que a diferencia de los apologetas del sistema –blandos, duros y semicríticos- también creo que una parte importante de los cambios son “daños colaterales” no programados. Y otra parte no menos significativa es el resultado de la propias incapacidades de la élite para gobernar como lo hacía hace dos décadas.

Hace una docena de años, 75 opositores fueron encarcelados por muchos años por escribir artículos oposicionistas en la prensa extranjera. Hoy, lo siguen haciendo, e incluso tienen un periódico online en funcionamiento.

Solo a modo de ejemplo, la reforma migratoria es un cambio relevante y positivo. Es incompleta, no reconoce derechos ciudadanos, deja fuera de sus consideraciones a los emigrados, etc. También es cierto que en el corto plazo quita presión social al régimen y le incrementa ingresos. Pero también es indudable que favorece las relaciones familiares y los contactos de los cubanos con realidades que solo han conocido a través de las caricaturas del Granma. La autorización de las pequeñas y microempresas privadas –otro ejemplo- es también una acción incompleta, pero considero vital que la sociedad conozca otras formas de propiedad, en que el mercado distribuya valores y que un 20% de los trabajadores cubanos ya no sean empleados públicos.

Desde mi punto de vista, lo más importante es que estas medidas –u otras que pudieran mencionarse- apuntan al fortalecimiento de dos dones sociales que el totalitarismo expropió a nuestra comunidad nacional: la diversidad y la autonomía. Producto de su propia sofisticación social y cultural, y de las nuevas situaciones creadas, la sociedad cubana insular es hoy más variada y autónoma que nunca antes desde la segunda mitad de los 60s. Y por esas mismas razones, y porque es un estado que pierde capacidades de control social, hoy la sociedad cubana es más libre que hace veinte años. No porque así lo hayan diseñado los huéspedes del Palacio de la Revolución –criaturas antidemocráticas por excelencia- sino porque ya no pueden hacer las cosas como las hacían antes.

El Estado cubano ya es incapaz de pedir a cada ciudadano el alma, y se conforma con pedirle la obediencia. El régimen totalitario, que en la época “soviética” se basó en los monopolios del estado sobre la economía, la política y la ideología, hoy cede espacio a una dominación menos ambiciosa…

Hace una docena de años, 75 opositores fueron encarcelados por muchos años por escribir artículos oposicionistas en la prensa extranjera. Hoy, lo siguen haciendo, e incluso tienen un periódico online en funcionamiento. En general sus actividades en lugares privados son toleradas, o solo molestadas tangencialmente en comparación con la bestialidad represiva de años anteriores. Y solo se les disputa fieramente la presencia pública, pero con menos severidad que años atrás: detenciones exprés de pocas horas. Esto no confiere bondad al gobierno cubano, ni habla de un estado de derecho, pero hay que reconocer que es menos desfavorable para el desarrollo de un movimiento contestatario.

Algo similar ocurre con el espacio que denomino de acompañamiento crítico sistémico. Cuando la jerarquía católica desbandó a Espacio Laical, sus principales animadores buscaron otros respaldos religiosos para fundar Cuba Posible. Un proyecto que se propone estimular el debate de intelectuales y activistas desde una perspectiva crítica que hace algún tiempo hubiera merecido una fuerte respuesta oficial. Pero se le tolera, así como la existencia de espacios menores de interpelación. Basta comparar esto con lo sucedido en 1996 con el Centro de Estudios sobre América o posteriormente con otros proyectos autónomos como Habitat Cuba, para entender los cambios. Si los acompañantes críticos hubieran dicho en el 2000 que eran oposición leal, como lo dicen hoy siempre que pueden, se hubieran encontrado ante el amargo dilema de convertirse efectivamente en oposición o de gastarse lo que les quedaba de lealtad en ejercicios de genuflexión política.

El Estado cubano ya es incapaz de pedir a cada ciudadano el alma, y se conforma con pedirle la obediencia. El régimen totalitario, que en la época “soviética” se basó en los monopolios del estado sobre la economía, la política y la ideología, hoy cede espacio a una dominación menos ambiciosa, y tiene que compartir atribuciones, formalmente como hace con la iglesia católica y el mercado, o informalmente con la sociedad. En los lejanos 90s escuché a Jorge Domínguez decir que se trataba de la transición desde un régimen totalitario a otro autoritario, y me pareció exagerado. Pero Domínguez tenía razón y hoy esa transferencia es más clara que entonces. Y lo será aún más según avance la diversidad y la autonomía social.

Venta particular de Churros.  Foto: Juan Suárez
Venta particular de Churros. Foto: Juan Suárez

Por eso considero positivos el restablecimiento de vínculos diplomáticos con Estados Unidos, el fin del bloqueo/embargo y la normalización total de relaciones. No porque crea que la élite cubana va a producir motu proprio una apertura política. No lo va a hacer. Pero ese camino de distensión y apertura conduce inevitablemente a una exacerbación de contradicciones, a la maduración de la diversidad explícita en la sociedad y a su autonomía. Y a incrementar aquellos espacios que la clase política no puede controlar, o solo puede hacerlo deficitariamente.

En resumen, es cierto que los muros de la represión y la intolerancia gubernamental siguen en pie. Sólo que agujereados, y creo que a veces los agujeros pueden ser más importantes que el propio muro.

 


24 thoughts on “Cuba: el muro y los agujeros

  • el 24 febrero, 2015 a las 4:33 pm
    Permalink

    El exceso de entusiasmo conduce a decepciones.

    Entre otras razones porque mientras no se elimine la causa del problema: la dictadura de Castro & Co. pues no se podrán ni sanar las consecuencias que ha dejado el régimen ni mucho menos se podrá avanzar hacia una verdadera democracia.

    Y eso ya Raul Castro lo ha dejado bien claro y para que no queden dudas de quien gobernará después de él pues cada vez se pone más a la luz a su hijito, que resulta que ahora hasta libros ha escrito.

  • el 22 febrero, 2015 a las 2:32 pm
    Permalink

    Me encontré esta cita en la sección de ingles apoyando el análisis de Dilla. Me pareció que valía la pena traducirlo. Es de una canción del canadiense Leonard Cohen:

    “Sonar las campanas que todavía pueden sonar,
    Olvídese de su ofrenda perfecta.
    Hay una grieta en todo,
    Así es como entra la luz ”

    Griffin, “right on the money”

  • el 22 febrero, 2015 a las 7:09 am
    Permalink

    Excelente analisis, estoy de acuerdo. Pero creo que para estarlo hay que leerlo con cerebro despierto.

  • el 21 febrero, 2015 a las 8:21 pm
    Permalink

    Te recuerdo por si lo has olvidado que a esos especímenes les puedes agradecer que hoy puedas entrar a Cuba (previa habilitación de tu pasaporte claro) Fueron especimenes los que presentaron ante la ANPP el proyecto Con la misma Moneda, que bueno nadie puede afirmar que gracias a eso sea que la van a reunificar.

    Y fueron justamente los especimenes quienes echaron la pelea para que los cubanos pudieran tener dolares, entrar a hoteles, comprar casa y carro o tener celular (antes ibas preso por eso)

    Y hoy son especimenes los que insisten, porque no se cansan de joder, en que tengamos voto directo para elegir al presidente, en que no se exija la visa de entrada eufemisticamente llamada habilitación, en que se mejoren los salarios, en que los emigrados podamos votar, etc.

    Y en que la familia Castro se vaya a joder a otro lado, hay que ser muy espécimen para querer eso.

  • el 21 febrero, 2015 a las 4:02 am
    Permalink

    Cuba está cambiando, será que su modelo económico social se parecerá al chino? Entonces tendremos en nuestra islita tropical una claque de magnates (que ya existen) y una mayoría de trabajadores reventándose para tratar de subsistir con míseros salarios. “Vamos sin prisa pero sin pausa”, será esto el cuento de la buena pipa?; mira que a los cubanos nos gusta hacer cuentos! Saludos.

  • el 20 febrero, 2015 a las 8:32 pm
    Permalink

    Se respira mucho conformismo en el articulo de Dilla, una especie de Tío Tom criollo para fundamentar que esta a favor de la apertura de las relaciones Cuba-USA. Creo que una cosa nada tiene que ver con la otra.

    La ley migratoria para los ciudadanos cubanos aunque sea mejor que la anterior, es una aberracion a los derechos constitucionales y humanos. Ningun pais tiene una ley similar para sus ciudadanos. Se eliminara con la apertura?

    Llamar pequeñas empresas al cuentapropismo confunde a los no cubanos. En Cuba a los ciudadanos se les prohíbe crear empresas de ningún tamaño pero a los extranjeros si. La apertura cambiara este apartheid – bloqueo interno?

    Las publicaciones en Internet de la oposición ven la luz desde servidores en el extranjero y son censuradas en Cuba. Además la ley mordaza esta activa y no han dejado de aplicarla selectivamente cuando se les antoja. El escritor disidente Santiesteban condenado. El opositor Morua le abrieron un proceso judicial y mas recientemente a Tania Brugueras. Hay decenas de presos políticos cumpliendo condenas bastante largas. Las detenciones a opositores han alcanzado cifras récord en los últimos años. Incluso hay un patrón de intentos de linchamiento a los opositores mas radicales que comenzo con Paya. Este proceder cambiara con la apertura?

    Dilla obvia que las aperturas de la dictadura responden sobre todo a una estrategia de supervivencia economica, porque Venezuela, el ultimo mecenas de las finanzas del país, estan a punto de perderse y en el horizonte no se ve a un sustituto. Pero si China o Rusia se decidieran a sustituir a Venezuela?

    En cuanto al intento de normalización de Obama, ya Fidel dijo que no confía y Raúl que no moverá un milímetro el sistema político. Asi que toda esperanza caera en saco roto. Pero soñar es un derecho que no puede ser cuartado y Dilla lo esta ejerciendo.

  • el 20 febrero, 2015 a las 7:35 pm
    Permalink

    Ahora resulta que los hijoeputas somos nosotros, que por culpa de nosotros tendremos Castro por medio siglo mas, jajaja, espécimen como tú, me dan mucha risa además de verguenza.

    Siento orgullo en ser recalcitrante con el que ha sido uno de los mas nauseabundos dictadores que ha habido, y no he encontrado hasta ahora a ninguna persona de ningun pais, que no haya sido recalcitrante al extremo con los dictadores que han tenido sus países, y hasta el día de hoy lo siguen siendo, aún sin tenerlos ya.

    Pregúntele a los revolucionarios si no lo fueron con Batista, y aun peor les enseñaron a todas las demás generaciones a serlo aun sin haberlo conocido.

    Pues mira, te diré una cosa.. Si ha cambiado, bueno por ti y si vas a Cuba de vez en cuando o todos los días, eso es asunto tuyo, yo soy la que por principios no tengo que ir y punto, ¿cómo te gustaría que te dijera, que gracias a cubanos como tú, es que tendremos Castro medio siglo más ?

  • el 20 febrero, 2015 a las 5:47 pm
    Permalink

    Pedro y que es lo que queremos escuchar? Veo que hay publicados comentarios de todo tipo en cuanto a artículos también los hay de ambos lados. Creo que es una de las pocas publicaciones con un espectro tan grande de opinión lo cual me parece le da un valor único. Me parecen justas las palabras de Circles. He venido a este sitio por varios años casi desde el inicio y consideró que es uno de los mejores lugares de opinión dobre Cuba en el web. Si tienes argumentos te escuchamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *