Cuba antes de la revolución y La tacita de oro

Por Yadira Escobar* (Progreso Semanal)

Caricatura por Yadira Escobar

HAVANA TIMES – Berta Soler, líder de las Damas de Blanco, ha dicho en Madrid que la Cuba anterior a la Revolución, es decir, la del dictador Fulgencio Batista, fue una “joya de oro”.

Escuchar esto de alguien que proclama por todas partes que su grupo tiene interés en los derechos humanos, me parece aberrante, teniendo en cuenta todo el dolor que produjo ese sangriento régimen en nuestra Patria.

Como ella se refiere no al lado ético de aquella dictadura, sino más bien al lado materialista del régimen me parece que el tema merece un análisis más económico de lo planteado.

Cuba ocupaba en 1957 el quinto lugar de los países latinoamericanas detrás solo de Brasil, Argentina, México y Chile. El valor de producción industrial era al año de unos mil millones de pesos o dólares, entonces…¿Éramos esa tacita de oro que algunos nostálgicos recuerdan en las cafeterías de la calle ocho?

Bueno, para empezar creo que “éramos” es un termino colectivista, y lo que movía la economía cubana de aquellos días no era el colectivismo, sino el individualismo capitalista y confundir producción de riquezas con distribución de las mismas  parece ser un truquito de quienes hacen apología de ese “paraíso perdido”.

Nos quieren involucrar a TODOS en una nostalgia reaccionaria que facilite el camino a las mismas fuerzas políticas que tanto daño causaron en el pasado.

Pensando en el oro y las joyas, no creo que en los tiempos coloniales ningún esclavo doméstico era feliz por el hecho de lucir en público esmeraldas y plata fina como sucedía cuando caleceros y esclavas domésticas eran vestidos de manera elegante por amos vanidosos.

Y digo esto de la joya ajena, porque muy a menudo los símbolos de poder y riqueza no coinciden con el título de propiedad, ni con la dignidad de quien aparenta poseerlos, y en un arranque emancipatorio, el esclavo muy bien que pudiera dejar atrás la joya prestada por ganar su libertad y dignidad real.

Cuba con enormes desigualdades lograba la creación de riquezas. Podríamos decir que la maquinaria capitalista funcionaba, porque el trabajador cubano que casi siempre tenía un origen rural, abandonaba los campos ante el avance de la industria azucarera. Emigraba a las ciudades incrementando la mano de obra barata para la industria transformadora.

No nos olvidemos que La Habana era proporcionalmente después de Viena en Austria, la ciudad más populosa en relación a la población total del país, y que un enorme desempleo garantizaba a los empleadores un capital humano barato.

La pequeña burguesía supo aprovechar, sobre todo bajo el gobierno de los auténticos, y florecieron las tiendas en calles de comercio y las humildes bodeguitas de barrio. La gran burguesía en alianza con compañías norteamericanas quería monopolizarlo todo poniendo a Cuba de rodillas ante la voluntad extranjera.

El esfuerzo honrado de los pequeños empresarios no pudo evitar, ni siquiera con el apoyo de la banca de fomento agrícola e industrial de los auténticos, que la isla se alejara cada vez más de la soberanía popular y de la democracia real cayendo en manos de una minoría militarista y de extrema derecha que finalmente dio el golpe de estado de 1952 asesinando la idealista constitución del 40.

La industria nacional a pesar del beneficio de los altos aranceles desde 1927 (altos en todo el mundo después de la Primera Guerra Mundial) ante la falta de combustibles baratos, dependía de la “Compañía Cubana de Electricidad”, que a su vez era una subsidiaria de American and Foreign Power Co.Inc.

Dependíamos enormemente del capitalismo norteamericano y al final de la cadena de producción estaba un obrero muy explotado que no estaba tan interesado en la “igualdad de oportunidades” que le ofrecía el mercado libre y la lotería nacional, sino más bien en la justicia social.

Cuba no gozaba de soberanía económica para poder decidir su destino político y más allá de la propaganda exagerada que hacen los reaccionarios se esconden datos que hacen pensar. Desde 1946 a 1955 el 60% de la manteca de cerdo consumida en el país había que comprarla en los Estados Unidos, y debido a fallas estructurales en la economía rural, los cubanos tenían que hasta comprar en el extranjero el 80% de los ajos y cebollas que consumían.

La líder de las “Damas de Blanco”, que ha pedido abiertamente que se mantenga el bloqueo contra su propio pueblo, quizás desconozca que después de la azúcar y el tabaco cubano, la tercera fuente de los ingresos económicos de Cuba provenía del turismo (casi exclusivamente norteamericano).

Por lo tanto no es muy coherente hablar de esa “joya de oro”, que era financiada en una tercera parte por el turismo norteamericano contrastándola con la Cuba actual bajo el bloqueo. Fue época de casinos, de prostitución, de mafias y de festín aparente. Quizás los brillos de neón son un recuerdo nostálgico para algunos en Miami, pero de verdad aquello tenia todas las apariencias de un barco lleno de luces y música, pero encadenado con gruesas cadenas a los muelles de un imperio demasiado cerca, y sin mucho respeto por la dignidad de los cubanos.
—–
(*) Yadira Escobar vive en Hialeah Gardens y colabora con Progreso Semanal/Weekly. Tiene su blog Yadiraescobar.com.

 


14 thoughts on “Cuba antes de la revolución y La tacita de oro

  • el 5 junio, 2013 a las 6:48 pm
    Permalink

    Yadira es una cubana muy valiente en escribir lo que piensa en una ciudad tan famosa por sus terroristas y saca uñas batistianos. En Cuba el proyecto revolucionario muchas veces termino violando derechos civiles pero por favor no comparen eso a los asesinatos torturas y terror de los casquitos batistianos. Cuando la revolucion popular triunfo no habia democracia, y tampoco habia riquezas para todos, eso es un embuste. Mucha hambre, parasitismo, prostitucion, asi que Yadira Escobar ha dicho una gran verdad esa tacita estaba manchada de sangre inocente.

  • el 5 mayo, 2013 a las 10:32 am
    Permalink

    CORRECCION NECESARIA: Estimada Yadira, la Cuba anterior a 1959, mas que los 7 años del gobierno de Fulgencio Batista, fueron mas de 50 años de un tipo de sociedad que iba en constante evolucion en todos los renglones del desarrollo, salvo excepciones, que bien se pudieron solventar a partir de 1959 pero que lamentable no fue asi. No se imagina usted, porque al parecer no se ha informado, las libertades sindicales y logros alcanzados por la clase obrera en aquel entonces, cuando en 1952 se celebrarian las elecciones que harian mas fuerte y consolidada a la democracia cubana, amen de la libertades de expresion y de asociacion, sin contar la prosperidad y el incentivo al trabajo libre que proporcionaban los miles de pequeños y medianos negocios con que contaba el cubano, espiritu de laboriosidad que fue echado por tierra finalmente en 1968 como producto de la imposicion en nuestra patria del sistema comunista que solo ha traido subdesarrollo y pobreza a las naciones que lo implantaron. EN RESUMEN, que Berta Soler se refiere mas a la democracia que tanto Batista como Fidel Castro suprimieron y que, en comparacion con la Cuba de hoy, era en realidad una tacita de oro.

  • el 4 mayo, 2013 a las 7:49 am
    Permalink

    Yadira la frase de que Cuba era una tacita o joya de oro durante la república no es original de Berta Soler. Quizás la frase sea exagerada como dices pero todo en la vida depende con que se compara y comparando la Cuba aquella con la actual realmente tengo que decir que la frase no esta tan errada aunque por supuesto que trae consigo mucho de nostalgia de aquella generación.

    Primero cuando un cubano de antaño se refiere a la Cuba anterior casi nunca incluye la época de Batista que fue una dictadura como la que le siguió. Pero respecto a la dictadura de Batista si la comparamos con la actual sin pasiones hay que decir que en términos de dictaduras la de Batista fue una niña de teta comparada con la de los Castros. Batista fue represivo como todo dictador, pero no más que los Castros a pesar de la propaganda que has oído por varios años. Batista asesino y torturo personas que lucharon contra su gobierno, igual y en mucho mayor numero han hecho los Castros. Batista asesino hombres de bien pero que lucharon con armas y sabotajes (hoy considerados terroristas) contra su gobierno. Fidel ha asesinado, torturado y deportado personas por el tan simple hecho de disentir, luchadores pacíficos en su inmensa mayoría. Batista siempre asesino contrarios, Fidel se ha ocupado de borrar de la existencia tanto a contrarios como a partidarios cdo estos últimos se han vuelto un obstáculo para sus propósitos (Camilo no es el único ejemplo). Dentro de la dictadura de Batista no existía libertad política, Fidel se ocupo de que todas las libertades del pueblo fueran suprimidas, incluyendo libre expresión, asociación, prensa, movimiento, etc, etc.

    Hasta aquí una comparación entre las dos dictaduras. Respecto a lo que motiva esta frase que es la época de la república incipiente cubana hay que decir que aunque la frase tiene mucho de añoranza a aquella Cuba que quedó borrada para siempre no deja de tener gran parte de verdad por varias razones. Cuba durante aquella época estuvo en la punta del mundo en muchas cosas. En tecnología Cuba fue uno de los primeros países del mundo y casi siempre el primero de América Latina (telefonía, televisión, radio). Demografía Cuba no solo tenía un infimamente bajo indice de emigración sino que tenia un indice considerable de inmigración. En esta época se radicaron en Cuba personas de diversos lugares del mundo. En economía, la economía cubana en aquella época no solo era sana sino de las primeras en la región. Lo que dices que Cuba dependía de las importaciones de EEUU es una aseveración amañada, Cuba importaba de este EEUU lo que no quiere decir que dependiera de ello. Siendo serios con la historia el actual gobierno ha importado de EEUU a pesar de las desavenencias políticas mucho mas en alimentos de lo que se hizo en su época republicana. Que las empresas cubanas eran de dueños extranjeros o norteamericanos tan bien es falso, algunas lo eran, la gran mayoría eran de cubanos.

    Que en Cuba no se repartía equitativamente las riquezas, en ningún Capitalismo que se haya conocido hasta el día de hoy se ha hecho sin embargo eso no quiere decir que en aquella Cuba pululaba la pobreza como se nos ha querido hacer ver. Mi abuelo por ejemplo en aquella Cuba mantenía a mi abuela y a sus 5 hijos siendo carretero (transportador de la caña que se cortaba en el campo hasta el central con una carreta y una yunta de bueyes). Ciertamente no eran ricos pero a mis tíos y madre nunca les falto la carne, la leche, la ropa o el calzado y todos asistieron a la escuela para la educación primaria. En la Cuba de hoy mi padre y mi madre trabajando los dos no logran ni comer, ni vestir como lo hicieron en la “pobreza” de la república, ni hablar de tener 5 hijos que mantener o donde vivir.

    La Cuba de aquella época tuvo pobreza ciertamente pero nada comparado con la pobreza que nos sobrevino con la revolución. Cuba poco a poco fue dejando de producir en cada uno de sus renglones económicos. Las tierras entregadas y luego “quitadas” a los campesinos fueron quedándose ociosas cada vez mas en manos de empresas estatales ineficientes e inoperantes. La producción ganadera de ser considerablemente alta en la república fue a valores espeluznantes obligando al gobierno a crear leyes con largas penas por el consumo “ilícito” de la carne de res. Las ciudades de la Cuba de hoy están llenas de fabelas aunque no se les llame así, en todas las ciudades existen barrios con una población considerable de personas que viven en casas improvisadas de madera, lata y cartón.

    Estos sin considerar todos las libertades en el plano social y humano que perdimos. La constitución del 40 por ejemplo fue una de las mas avanzadas de su época. Hoy Cuba viola casi todas los puntos de la declaración Universal de los Derechos Humanos. En fin Cuba por esto y muchas cosas más quizás Cuba no fue una tacita de oro durante la república pero comparado con los años que le siguieron no es una frase que quede tan mal. Es mi opinión.

  • el 4 mayo, 2013 a las 1:20 am
    Permalink

    // Y qué raro… //

    Y qué raro que ha pesar de tan desastrozas circunstancias descritas por la señora Escobar (incluso considerando que muchas de ellas son ciertas), casi nadie emigraba de Cuba. Al contrario, el flujo de inmigrantes hacia ese “desastre” era enorme.

  • el 3 mayo, 2013 a las 7:49 pm
    Permalink

    Se ve que la autora no vive la cotidianidad cubana, 54 años de revolución para tener un salario que no alcanza para comer en el mes ya es un indicador funesto del presente. Esto quiere decir que del trabajo honrado no se puede vivir en Cuba. Con sólo ese índice no hay pasado que pase la prueba ni el de antes ni el de después de la Revolución. Coincido en que lo fructífero es concentrarse en el presente y proponer soluciones, porque la base de la dignidad personal sigue pendiente.

  • el 3 mayo, 2013 a las 3:14 pm
    Permalink

    No estoy totalmente en contra de la opinión de Yadira pero tampoco a favor. No conoció el régimen anterior para que vierta opiniones que son de otros y en “este mundo traidor nada es verdad ni mentira todo es según el color con que se mira”. Lo que debía escribir, tanto en este espacio como en su blog, es ideas, propuestas y alternativa para arreglar a nuestro País y no criticar a los demás países, inclusive en el que vive. Le aconsejo que vaya a Cuba a vivir para siempre, de su trabajo y con los marginados y luego, desde allí, siga escribiendo, pero con el pulso del pueblo en su mano.

  • el 3 mayo, 2013 a las 10:04 am
    Permalink

    No se puede avanzar hacia delante mirando constantemente hacia atrás. Si se continúa mirando hacia el pasado para buscar justificaciones en lo que se hizo, o dejó de hacerse, seguirán pasando los años y seguirán perdiéndose generaciones enteras en una situación social que todos están de acuerdo que hay que superar y dejar atrás.
    Por favor, basta ya de rebuscar comparaciones con el pasado y compárense con lo que quisieran ser en el futuro, cuánto más próximo sea éste mejor, para tomar de inmediato las acciones que conduzcan al objetivo deseado por todos.

  • el 3 mayo, 2013 a las 10:02 am
    Permalink

    Me adhiero totalmente a las declaraciones de Bertha Soler y Rosa María Paya, …no es lo mismo ,en cuanto a Batista, estar un par sexenios, que cinco décadas, de…y no lo repetiré , porque ya saben bien de qué…son mis heroínas, y tienen todo mi apoyo y el de miles de cubanos en el exilio.

  • el 3 mayo, 2013 a las 7:43 am
    Permalink

    Cuba antes de la revolución era el tercer país mas desarrollado de las Americas. No gracias a Bastista sino a pesar de él. Hoy es un país del tercer mundo.
    Exporto comida. Hoy tiene que importar 80% de la comida que el pueblo consume.
    Batista era un dictador. Los Castros lo son también.
    La revolución lo hicieron y lo ganaron las clases medianas en Cuba. No eran comunistas en nada. los comunistas apoyaron a Batista hasta el Pacto de Caracas de julio 1958.
    Fidel Castro cogió el poder después de la revolución con el ayuda de los comunistas. Robo el pueblo de su revolución.

  • el 3 mayo, 2013 a las 6:56 am
    Permalink

    Berta esta loca o es comandante del G2. Nadie que viva en Cuba o que haya vivido en Cuba hasta reciente se atreveria a decir eso ;). Habria que ser muy estupi.. . :)

  • el 3 mayo, 2013 a las 6:55 am
    Permalink

    es calesero, btw.

  • el 3 mayo, 2013 a las 6:30 am
    Permalink

    esas mujeres son todas unas ignorantes, solamente hay que ver como habla y eso que ha cambiado mucho las formas, que antes parecian que se iba a pelear con el primero que se ponia delante, vaya… traida directamente de un solar de esos tantos que hay. Lo que que no quita que cualquiera tenga el derecho de decir y luchar por sus hijos y hacer el grupo que quiera para discutir lo que quieran, SIN ser reprimidos!!!!
    y que estemos tambien mirando constantemente lo horrible que fue nuestro pasado y que eso sea una excusa y freno para cambiar porque si horrible fue nuestro pasado el presente no se salva tampoco

  • el 3 mayo, 2013 a las 4:10 am
    Permalink

    Berta Soler podra decir todo lo que le de la gana, como la autora de este articulo lo hace desde Hialeah Gardens, pero la realidad es que nada se puede regresar al pasado y que el presente esta bien, pero que bien malo y es necesario cambiarlo. Una sociedad que solo mire al pasado esta condenada a desaparecer.

  • el 3 mayo, 2013 a las 2:12 am
    Permalink

    Sorprende la actitud de esta cubanita. El trato deparado a sus padres y a ella misma en la Isla debería bastarle para odiar a muerte al Gobierno cubano, o al menos para embarcarse en una cruzada alimentada por el rencor, en busca de colocar en el banquillo de los acusados a los responsables de su infortunio. Y, sin embargo, ha hecho tabula rasa de sus desgarramientos de niñez, para embarcarse en lo que ella considera una causa mayor: la Cuba soñada. Rechaza los ismos para su patria, pero a la vez se niega a doblegarse ante la tentación fácil de ir a llorar apoyo a los templos peligrosamente “generosos” del Norte, como ya va siendo hábito entre cierta disidencia al uso. Ya te gritarán ingenua, y peores epítetos, Yadira. Yo sólo quiero saludar tu existencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *