Como viajar a Cuba sin subsidiar al Gobierno

Por Vicente Antonio de Castro

La Habana, Cuba. Foto: panamericanworld.com

HAVANA TIMES – Durante la apertura Obama trabajé con varios grupos de estadounidenses, por un módico precio para ellos, pero una fortuna para mí; les daba una charla mientras andábamos La Habana, que en honor a la verdad habría dado gratis con cualquiera que le gustara el tema.

Así descubrí que ellos tienen la idea de que si planifican su viaje usando al máximo los servicios ofertados por particulares, pueden hacer dos cosas simultáneamente, por un lado conocer la Isla, y por el otro, no financiar su despótico Gobierno. FALSO.

Entiendo sea difícil para ellos, que no viven una dictadura totalitaria, comprender hasta qué punto el ciudadano se convierte en extensión del Estado, el individuo en parte del gran ente, la masa o el pueblo, único sujeto que le interesa al Gobierno.

Por ello comprendo que cuando pagan a un cubano imaginen que su dinero entra en una cadena productiva que nace en ese emprendedor, quien a su vez liga su actividad con otros emprendedores igualmente autónomos del Gobierno, que obtienen sus mercancías de modo independiente, produciendo o importando.

Todo eso es falso. Exceptuando una fracción de divisas que se intercambia en el mercado negro, el resto termina en las arcas del Estado totalitario cubano, así que estimado turista estadounidense, siento decirle que sí, su dinero, entre otros, subsidia nuestra dictadura.

Lo primero que deben saber es que aquí no existe empresa privada, lo que hay es personas con licencias para actividades específicas, fundamentalmente del sector terciario, restaurantes, cafeterías, alojamiento y transporte. Estos son meros intermediarios entre usted, su dinero y el Estado cubano, proveedor único autorizado a importar.

Pero no se desanimen, es muy loable su preocupación, más cuando son los únicos turistas que como grupo asumen este dilema. Hay manera de disfrutar y conocer Cuba sin enriquecer a la élite local.

La solución que se me ocurre puede parecer naif, pero eso qué importa, ustedes inténtenlo a ver qué pasa.

El habitual paquete turístico a Cuba incluye alojamiento en una “Casa Particular” para así huir de los militarizados hoteles cubanos. Un viaje a Viñales de ida y vuelta o quizás con una noche de estancia, y otro hasta Trinidad, pasando muchas veces por Varadero, lo cual incluirá dos noches. Las tres o cuatro noches que pasan en La Habana las dedican a ir a restaurantes o cafeterías particulares y a recorrer la ciudad, probablemente con algún guía.

Ese paquete que fácilmente pueden coordinar desde el origen, podrían contratarlo usando BIENES, no dinero. Sencillamente calculen el costo de su paquete turístico y pregúntenle a la persona con quien tratan en Cuba qué cosas desean, o directamente ofrezcan las que ustedes elijan traer.

Para el cubano será un gran negocio, mercancía comprada por ustedes en 1000 USD fácilmente se venderá aquí en 2000 USD, debido precisamente a los absurdos costos y perenne desabastecimiento de las monopólicas tiendas estatales.

Esa opción implica unas cuantas incomodidades, pero pueden hacer de la preparación del viaje parte de su experiencia cubana, además, quien la tome podrá sentirse orgulloso de conocer por dentro la última reliquia de la guerra fría, ¡sin aportar nada a las arcas familiares de nuestros caciques!

Dos recomendaciones para los turistas con conciencia:

  • Dejen bien claro con su contraparte en Cuba el listado de objetos que traerá para evitar malos entendidos.
  • Infórmese en www.aduana.gob.cu, allí encontrará listados los artículos y cantidades que pueden traer, como objetos de uso personal, los cuales no pagan aranceles a su entrada en Cuba.

Ejemplifico

Si va a contratar un paquete para una semana en Cuba valorado en 1200 USD, podría traer 1 buen Smartphone, 1 Tablet decente, 1 Laptop de gama media, 1 gafas Rayban, 1 cámara fotográfica digital y 100 tabletas de Viagra.

Siempre traiga algo de efectivo para pequeños gastos, conciencia sí, pero con sentido común mejor.

Buen viaje.


5 thoughts on “Como viajar a Cuba sin subsidiar al Gobierno

  • el 6 noviembre, 2018 a las 2:40 pm
    Permalink

    Claro ¿y cuando tu asesorado turista entre a Cuba en “plan de mula” no tendrá que pagar impuestos de importación en la monedita que trae?

  • el 31 octubre, 2018 a las 1:59 pm
    Permalink

    Estimado Atila, te agradezco los halagos, y por ser tan buena persona trataré de responderte de forma tal que puedas entenderme, parece que entender te cuesta un poco de trabajo. Yo no tengo nada en contra de pagar impuestos, pero tengo mucho que decir sobre la legitimidad de quien los cobra en el caso cubano, eso por no mencionar lo que tendría que decir sobre como se gastan. Como definitivamente tu sí que no eres Adam Smith, déjame explicarte que esos bienes que entran a Cuba y se venden en CUC o CUP no aportan nada a la economía cubana, porque son bienes de uso, ¿a que esa definición la entiendes mejor? Serán usados y gastados por un afortunado cubano que pagará por ellos unos papelitos conocidos como CUC que no sirven para nada nadita en el mundo real, y es en el mundo real donde tu gobierno tiene que comprar, por ejemplo, la azúcar francesa, pusiera un emoticon aquí con carita de vergüenza pero no puedo.

  • el 31 octubre, 2018 a las 8:43 am
    Permalink

    ¡Brillante! Estamos en presencia de un economista insuperable, Adams Smith es un ignorante ante este genio de la economía. Dos cosas me impactan la primera ” hasta qué punto el ciudadano se convierte en extensión del Estado” o sea que cuando un ciudadano en cualquier parte del mundo paga impuestos no está financiando al gobierno, según este genio eso solo pasa en Cuba. Segundo convertir al turista en mula me parece muy inteligente, lo que no me queda claro es que va a hacer en emprendedor con el dinero de la venta de esos bienes ¿En ese caso no se convierte en “extensión del Estado”?

  • el 30 octubre, 2018 a las 2:59 pm
    Permalink

    Analisis bien simplista. Hubo una epoca en que habia turistas que en pago por un servicio efectivamente traian productos de primera necesidad o dejaban sus ropas y zapatos, pero yo diria que mayormente, eso ya no aplica mucho. Hoy en dia el dinero es la opcion. No es facil ponerse a tratar de vender uno de estos equipos o cualquier otro juguete y para el turista es tremendo rollo y complicacion, que es lo ultimo que ellos necesitan cuando se van de vacaciones.

  • el 30 octubre, 2018 a las 11:22 am
    Permalink

    Que nota repugnante. Falsa y malintencionada. Asquerosamente anticubana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *