¿Cómo defines la prostitución en Cuba?

Por Jenny Cressman

HAVANA TIMES Merriam-Webster la define de esta manera: 1) El acto o práctica de mantener relaciones sexuales promiscuas, especialmente por dinero. 2) El uso de una habilidad o capacidad de una manera no apropiada o respetable.

Oxford dice lo siguiente: 1) La práctica u ocupación de realizar actividad sexual con alguien para recibir un pago.  2) El uso indigno o corrupto de los talentos de uno para obtener beneficios personales o financieros.

Wikipedia tiene más: 1) La prostitución es el negocio o la práctica de mantener relaciones sexuales a cambio de dinero o algún otro beneficio. A veces es descrita como el sexo comercial.  2) El turismo sexual se refiere a viajar para mantener relaciones sexuales con prostitutas. Algunos clientes ricos pueden pagar contratos a largo plazo que pueden durar años.

Ellos hacen que parezca muy sencillo. Sí, a veces la prostitución es una transacción claramente definida y limpiamente cortada en rodajas. A menudo, sin embargo, existe cierta turbiedad sobre este negocio, sobre todo, en lugares donde se ve el sexo de una manera más informal de lo que generalmente se encuentra en América del Norte. Estoy pensando en países como Cuba y otros puntos calientes, por así decirlo. Definitivamente, no se toman el sexo en serio como lo hacemos en las tierras más frías del norte.

Cuando me encontraba, con un grupo, en un viaje reciente a una pequeña localidad en el sur de Cuba, donde viajo con frecuencia, surgió el tema de la prostitución. Parecía que había un gran número de hombres mayores con mujeres jóvenes de aspecto aburrido, que tenían poco en común en cuanto al lenguage. Según mi experiencia, que era inusual para este hotel en particular, en el pasado ha habido algunas muchachas llamadas chicas-citas, pero, esta vez, parecían ser mucho más que en otras ocasiones cuando he visitado el lugar.

Reconocí a algunos de los dúos. Algunos tienen una relación constante y se identifican como novio o novia, a pesar de la diferencia de edad. Los hombres (o mujeres) que visitan Cuba y pasan tiempo con la misma persona con regularidad, a menudo no están pagando por sexo, al menos, no directamente. En muchos casos, están ayudando a sus amantes y a las familias de sus amantes al traer regalos, comprar cosas que la familia necesita, y adquirir viviedas o construirlas.

En ocasiones pagan para que sus amantes se queden con ellos en el hotel, para que puedan tener unas pequeñas vacaciones, mientra el extranjero / benefactor permanece allí durante sus días de asueto. También conozco muchos turistas que pagan para que los amigos y sus familiares visiten el complejo, solo como un gesto amistoso y -¡el sexo no siempre está involucrado!

Sin embargo, cuando el sexo es parte de la ecuación, todo se vuelve más complicado. Y, cuando el amor se mezcla, el charco se pone turbio. El amor puede ser algo muy esplendoroso, pero también tan resbaladizo como el jabón mojado. La frase “te amo” parece salir con bastante fluidez de las lenguas de  muchos cubanos; las dos expresiones, “te quiero” (la forma de la frase, de uso generalizado, que también puede significar “te deseo”) y “te amo” (la más íntima y romántica declaración) se pueden traducir simplemente como “te amo” (I love yu).

En algunas ocasiones los matices de “te amo” verdaderamente se pierden en la traducción. He llegado a pensar en “te quiero” como algo más parecido a “me gustas” – especialmente cuando la persona que lo dice a penas me conoce!

Los matices del amor en sí mismo puede ser aún más difícil para poner el dedo en ellos. ¿Cómo sabes si alguien te quiere de verdad? O, si tu amada / amado te quiere, ¿está en equilibrio con el amor que tú misma sientes por él o ella? ¿Es el amor en la relación recíproco e igual? Y, si lo es, ¿permanecerá de esa manera?

Hace algunos años conocí una pareja que parecía mantener una relación a largo plazo y de compromiso. Él era un poco mayor que ella, pero nada que hiciera levantar las cejas demasiado, incluso en Canadá. Me crucé con ellos en muchas ocasiones en el hotel y también en el pueblo cercano. El año pasado, hice un tour a la casa que tenían casi acabada, por la cual el canadiense estaba pagando -comprando materiales en Cuba y trayendo suministros para la  familia en su maleta cuando visitaba el país cada pocos meses. Este año, cuando él llegó, su “esposa” le había cambiado la cerradura a la puerta de la casa y le dijo que la relación había terminado. Al menos, esa fue la historia que escuché.

A simple vista parece que la cubana sencillamente consiguió lo que quería – una casa nueva, preciosa, bien equipada -y le dijo adios al señor (quizás añadiéndole un educado “gracias”). Sin embargo, creo que es más complicado que eso. Estoy casi segura de que él la quería y yo quiero creer que ella lo amaba a él, al menos, de alguna manera. Recuerdo que él dijo que ella no tenía ningún interés en mudarse a Canadá con él. ¿Sería esa una pista? No lo sé.

Como él amaba estar en Cuba, construir una casa allí con ella estaba bien para él, a pesar de que tardó varios años en lograrlo. No estoy seguro de cuántos años estuvieron juntos, probablemente unos cinco o seis, ya que los conozco desde ese tiempo. A veces, aquí en Canadá, los matrimonios “tradicionales” no duran más de lo que duró esa pareja – y sin el doble desafío de la cultura y la distancia.

¿Para ella la relación solo era un medio de obtener un fin?, quizás. Quién puede saber alguna vez lo que se encuentra, en realidad, en el corazón y en la mente de otra persona. Siempre esperamos lo mejor cuando se trata de amor, pero, la verdad es que, la definición y la profundidad del amor son altamente personalizadas y se tejen intrincadamente con los antecedentes culturales de cada cual, así como sus creencias fundamentales y circunstancias específicas…  y el amor puede cambiar. Tal vez ella lo quería al principio, pero algo sucedió en el camino y terminó su relación por ese motivo y no otro.

Incluso si no lo amaba, creo, sin embargo, que le gustaba; él es un tipo agradable, con un corazón grande y bueno, una naturaleza gregaria y un buen sentido del humor. No obstante, si en verdad ella no lo amaba, ¿la llamaría prostituta? Dudo que alguna vez él le pagara por tener sexo, pero, desde luego, recibió gran beneficio económico a lo largo de los años, sin importar lo que sucedía a puertas cerradas. Al final, no sé lo que ocurrió entre ellos – con respecto al amor, el sexo, el rock and roll o cualquier otra cosa. Siempre hay más de una situación que lo que la mera percepción y la especulación ociosa pueden iluminar.

Para mí, esto simplemente ilustra lo siguiente: la prostitución no es fácil de definir y el amor puede ser turbio. No está bien tomar ventaja de otra persona, pero no siempre está claro quién está jugando con quién, qué juego se está desarrollando o si los beneficios son mutuos y entendidos de manera clara por las personas involucradas directamente.

Puede resultar difícil navegar las cálidas aguas cubanas sin ser crítica, pero trato de viajar con un corazón y una mente abierta, tanto como sea posible… y solo les digo a mis amigos más queridos que los amo, en Cuba o en cualquier otra parte.

Fotos: Sandie Butler


8 thoughts on “¿Cómo defines la prostitución en Cuba?

  • el 14 julio, 2016 a las 6:13 pm
    Permalink

    Bueno, la prostitucion y todas las maranas aqui descritas no son endemicas de Cuba.Ejemplos en el mundo sobran. Al final, es un tema de valores personales y familiares. Matrimonios arreglados y de coveniencia existen y existiran en todas partes y en todas las epocas. Alla los o las tontas utiles que caigan.

  • el 13 julio, 2016 a las 12:25 pm
    Permalink

    La parte mas triste cuando se habla de este tema en Cuba es niñas y niños menores de edad involucrados en turismo sexual. En mi última visita a mi pueblo una estudiante con apenas 17 años se casaba legalmente con un individuo italiano de unos 65 años. Era para llorar porque toda la familia de ella tenía la máxima expresión de felicidad en sus caras. El novio estaba conquistando el mundo con unos cuantos invitados de su misma nacionalidad residentes en Cuba. Que vergüenza, no por ellos sino por un gobierno que se ha proclamado tan decente y en verdad lo que no tienen es escrúpulos

  • el 12 julio, 2016 a las 4:37 pm
    Permalink

    De acuerdo con Miguel Hernandez. La prostitucion sexual en cuba es solo un arista. La llamada “perdida de valores” de que tanto se habla es la prostitucion del caracter de gran parte de los cubanos. Todavia la sexual se practica con “medios propios” y la mayoria de las veces “con la frente en alto”, en cambio la otra se ceba en detrimento del “otro” e hipocritamente.

  • el 12 julio, 2016 a las 11:47 am
    Permalink

    Ojalá éste blog se divulgue entre la gente progre de San Diego, para que se informen de la mentira revolucionaria, por boca de los propios ciudadanos que ninguno de los flagelos que prometieron que iban a erradicar lo han cumplido, que al contrario están peor de lo que estaban hace 60 años atrás.

  • el 12 julio, 2016 a las 9:55 am
    Permalink

    Todo es relativo, como llamar a cuando regalamos flores, chocolates, joyas, etc? Como llamar a una salida al cine, a cenar y despues a gozar la papeleta?

  • el 12 julio, 2016 a las 4:16 am
    Permalink

    Bien por ti, Bobo. A esto puedo agregar algo que Jenny omitió ( o desconoce) en su post. Hay turistas ( no todos, que conste) que viajan a Cuba para allí desdoblarse y mostrar quienes son en realidad (algo que ni [email protected] hacen en sus respectivos países porque allí tienen que guardar la forma y el status social); así [email protected] ves juntarse a lo más marginal y orillero de la sociedad cubana, gentes que en buena lid, cultural e intelectualmente están a años-luz de ellos, pero son los que propician la “gozadera” que [email protected] buscan. El caso del canadiense que construyó la casa es típico, e incluso muchas veces todavía el avión del “novio” extranjero está levantando vuelo y ya la “novia!” cubana está metiendo en la casa al chulo cubano, en la Viña del Señor hay de todo. Saludos.

  • el 11 julio, 2016 a las 8:29 pm
    Permalink

    Muy bueno el post, incluyendo la ingenuidad de un extranjero que ama a Cuba. Jenny, tanto en Cuba, en Canada y en casi todo el mundo, los hombres de más de 60 años tienen que pagar por tener novias de 20, ya sea en efectivo y/o en especies. Después le pones el nombre que quieras a la transacción incluyendo matrimonio.

  • el 11 julio, 2016 a las 8:21 pm
    Permalink

    En Cuba existe prostitución masiva. Prostitución sexual, infantil, moral de todos los tipos! Da asco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *