Huracán Iota destruye Bilwi y colapsa al resto de Nicaragua

Las construcciones en la zona costera de Bilwi destruidas por el huracán Iota. | Foto: Cortesía Radio Caribe Bilwi

Viviendas destruidas, comunidades incomunicadas, caminos en mal estado, y ríos desbordados, son parte de los daños registrados tras el paso del ciclón

Por Ivette Munguía / Ana Lucía Cruz  (Confidencial)

HAVANA TIMES – Donde fue el muelle de Bilwi solo quedaron trozos de madera desperdigados que la población recogió para reutilizarlos, los vientos a 250 kilómetros por hora generados por el huracán Iota —la noche del lunes— partieron la estructura en pedazos. La primera de una ciudad devastada por el ciclón.

Al entrar en la ciudad, los techos de las viviendas se encuentran tirados en las calles, el fenómeno los desprendió completamente y los lanzó a varios metros de distancia. Las casas fueron estrujadas como maquetas de cartón y las construcciones de madera desaparecieron entre pilas de escombros, según relato de pobladores.

Dos días después del impacto de Iota, como huracán categoría 4 —de un máximo de 5— en la escala Saffir-Simpson, Bilwi permanece sin los servicios de agua potable y energía eléctrica. La red de telefonía se ha restablecido, pero pocas personas han logrado comunicarse con el resto del país debido a que sus teléfonos se encuentran descargados.

Iota fue el segundo huracán que impactó el Caribe Norte de Nicaragua en los últimos 15 días, algunas de las infraestructuras que habían sido dañadas parcialmente por el huracán anterior terminaron de sucumbir ante la fuerza de Iota, que —según los testigos— fue más intenso que su predecesor.

Dan ganas de llorar

Mientras tanto en Bilwi no ha dejado de llover, los coletazos del fenómeno natural —que ya se encuentra en territorio hondureño— se sienten a la distancia. Barrios completos de la ciudad permanecen inundados y no ha sido posible un informe detallado por parte de las autoridades nacionales.

Imágenes difundidas por la Radio Caribe muestran algunas pinceladas de la ciudad destruida tras el paso del huracán. La emisora se encuentra fuera del aire, pero usaron su página en la red social de Facebook para expresar el dolor de la población costeña.

Las calles de Bilwi permanecen llenas de escombros tras el paso del huracán Iota. | Foto: Cortesía Radio Caribe Bilwi

“Tal y como lo anticipamos la noche del fatídico Iota, quedamos totalmente incomunicados con el resto del mundo. A cualquier porteño que vive en el exterior le daría ganas de llorar al ver a su pueblo en estos momentos”, dice el texto publicado por la emisora. “La naturaleza se ha ensañado en nuestra ciudad”, subrayan.

Un testigo del desastre mencionó que “la gente está temerosa, con miedo, muy sufrida, y muy nerviosos”. “Del exterior de la ciudad no hay acceso, hay ríos desbordados; y a lo interno de la ciudad hay brigadas trabajando para desbloquear las calles de árboles caídos y otros escombros”, añadió el ciudadano, que se comunicó con CONFIDENCIAL a través de un teléfono satelital.

“Con Eta se cayeron muchos árboles, algunos techos se dañaron y se cayeron cables de comunicación y electricidad. Pero con Iota hay muchas casas totalmente destruidas, muchísimas casas perdieron sus techos y fueron severamente dañadas”, describió el ejecutivo de una empresa privada en Bilwi.

Situación en zona norte

En los departamentos de Jinotega y Nueva Segovia, donde Iota azotó como huracán categoría 2 hasta degradarse a tormenta tropical, la estela de destrucción es dantesca. Ríos desbordados, comunidades inundadas, casas arrastradas por las corrientes, cuatro muertes y decenas de caminos destruidos.

Los fallecidos identificados hasta el momento son: María de la Cruz Duarte, en el municipio de Quilalí, en Nueva Segovia; Carlos José López, Carlos y Francisco Carazo, en Wiwilí, Jinotega, según el reporte del 17 de noviembre de la vicepresidenta Rosario Murillo.

Los alcaldes liberales de Yalí, Murra y El Cuá denunciaron, en una entrevista con CONFIDENCIAL, que persiste la falta de coordinación y apoyo de las instituciones que integran el Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred), mientras ven cómo aumenta el número de personas afectadas por el paso de Iota.

La vicealcaldesa de Murra, Ninoska Cruz, reiteró que en esa comuna “no tienen ayuda de nadie” y que todo lo que hicieron previo y durante las primeras 24 horas del paso de Iota fue “trabajado por su propia cuenta” y “unidos con líderes que ayudan a evacuar a las personas en las comarcas”. En este municipio las principales afectaciones se registraron en comunidades ubicadas en El Milagro, El Rosario, Monte de Sion y Congoja.

“Tenemos 10 viviendas hasta el momento que se le desprendieron los techos, además de una vivienda que se le cayeron las paredes en la zona de La Danta y otra que quedó destruida en la comunidad Santa Julia, comarca San Gregorio”, detalló la vicealcaldesa. Hasta el momento solo cuatro familias fueron trasladadas a los albergues habilitados por la comuna.

El alcalde Isidro Irías, de El Cuá, detalló que hasta el martes registraron a 131 familias afectadas por daños estructurales en sus viviendas. Además, al menos 60 kilómetros de caminos presentaban daños por las corrientes, derrumbes o caída de árboles; y cinco puentes fueron arrastrados por los ríos en Santa María, El Caño, La Lana y Vado.

Comunidad “incomunicada”

El alcalde Noel Moreno, de San Sebastián de Yalí, en Jinotega, explicó que el municipio está sin el servicio de energía eléctrica y perdieron comunicación con la comunidad Las Trozas, debido a que la crecida de los ríos.

Viviendas anegadas en San José de Bocay, Jinotega, tras el paso del huracán Iota. | Foto: Cortesía

Por ahora, Yalí mantiene solo a cuatro familias albergadas en la comunidad de Las Ricas, mientras que en el sector urbano se han visto afectados los comunitarios de La Bolsa y El Volcán. No obstante, el edil advirtió que falta mucho por conocer, pues muchos líderes nos siquiera han podido reportarse.

En Wiwilí de Jinotega, la concejal Alba Marina Cárdenas, confirmó graves inundaciones en las comunidades Puerto Lindo y Maleconcito. Imágenes facilitadas por la funcionaria muestran decenas de viviendas cubiertas de agua hasta el techo en Puerto Lindo y en otros videos filmados en Maleconcito se ven cauces naturales completamente desbordados, a su paso destruyeron paredes y viviendas completas.

En San José de Bocay, el secretario político liberal René Garmendia reportó fuertes afectaciones en la comunicación terrestre del municipio. Algunas de las zonas más afectadas, según Garmendia, fueron La Pista, empalme San Luis, La Bloquera y la microrregión de Ayapal en San José Bocay.

En Jalapa, la líder comunitaria María Elena Rivera reportó daños en viviendas del barrio Los Placeres, las cuales quedaron sin techo y en Quilalí, además del deceso reportado por Murillo, la líder comunitaria Danelia Valenzuela informó de afectaciones en las viviendas del barrio Leonardo González y las comunidades de Caulatú, Los Manchones y El Zúnganlo, todas aledañas a la quebrada La Danta.

Lea más desde Nicaragua aquí en Havana Times.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *