Protestas múltiples contra régimen “ilegitimo” en Nicaragua

Ortega-Murillo comenzarán otro auto-mandato el lunes 10 de enero

Ilustración por Confidencial

Llaman a nicaragüenses alrededor del mundo a manifestarse este 9 y 10 de enero contra el régimen de Ortega y Murillo

Por Confidencial

HAVANA TIMES – Cerca de una veintena de organizaciones opositoras nicaragüenses en el exilio declararon a la “dictadura Ortega-Murillo” como un “régimen ilegítimo” de cara a la toma de posesión de su nuevo mandato, el próximo lunes 10 de enero. A la vez, rechazaron un “falso diálogo” y exigieron al régimen que libere a los presos políticos y cumpla con los acuerdos alcanzados durante el segundo intento de diálogo en marzo de 2019.

“Las instituciones del Estado han sido destruidas por la dictadura Ortega-Murillo; los poderes del Estado resultantes de la farsa electoral del 7 de noviembre son ilegítimos. En consecuencia, no existe un Estado de Derecho en Nicaragua”, indicaron las organizaciones en el pronunciamiento leído en conferencia de prensa, presidida por representantes de la Unidad Nacional Azul y Blanco, el Movimiento Campesino, y el Grupo de Reflexión Excarcelados Políticos (GREX), de forma presencial desde Costa Rica y otros, como la Alianza Cívica y demás organizaciones, vía zoom.

El pronunciamiento cita la resolución de la Organización de Estados Americanos (OEA) del 12 de noviembre de 2021, en la que 25 países votaron a favor de declarar “sin legitimidad” las votaciones generales del 7 de noviembre, en la que Daniel Ortega y Rosario Murillo se garantizaron un cuarto periodo consecutivo en el poder sin competencia política, sin mínimas condiciones de transparencia, y con los principales liderazgos y aspirantes a la presidencia encarcelados. Los resultados tampoco fueron reconocidos por otros cuarenta países.

Sin embargo, Ortega ha ignorado los cuestionamientos de la comunidad internacional y su respuesta fue solicitar la salida de Nicaragua de la OEA.

Mientras tanto, su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, en su primera alocución de 2022 aseguró que la toma de posesión se realizará desde la plaza de La Revolución, en Managua, donde “nos van a tomar juramento a todos, el juramento al pueblo-presidente”.

Murillo valoró su cuestionado triunfo como una victoria contra “la maldad, el odio. Hemos vencido la discordia, el conflicto, la separación. Hemos vencido al demonio, y todos sabemos cómo se manifestó el demonio en aquellos días aciagos -en referencia a la ola de protestas cívicas en 2018-”, expresó el pasado 3 de enero.

Diálogo bajo condiciones

La OEA urgió mediante la última resolución del 8 de diciembre, la realización de nuevas elecciones en Nicaragua y requirió un diálogo con diversos actores, incluida la oposición. Sin embargo, las acciones diplomáticas a cargo del secretario general de la OEA, Luis Almagro, para persuadir al régimen que admita una visita de una comisión de alto nivel de ese foro regional no han progresado.

Sin embargo, las organizaciones opositoras aseguraron que ante esa posibilidad de conversaciones, el régimen primero debe liberar, de inmediato y de forma incondicional, a los 170 presos políticos, víctimas de tratos inhumanos, degradantes, de aislamiento y tortura. Sus procesos penales también deben quedar en completa nulidad.

Exigen la derogación del combo de leyes represivas y que cumpla con las obligaciones asumidas en el “Acuerdo para Fortalecer Los Derechos y Garantías Ciudadanas del 29 de marzo de 2019, firmado entre representantes de la dictadura y de la oposición democrática nicaragüense”.

Debe cesar el estado policial y desarmar a grupos paramilitares;  el retorno seguro de los exiliados, con plenas garantías y seguridad personal y familiar; la restitución de todas las garantías civiles y políticas de la ciudadanía nicaragüense y garantizar el irrestricto derecho a la libertad de expresión.

Estas demandas como lo establecido en la resolución de la OEA del 8 de diciembre son “condiciones irrenunciables e indispensables para iniciar una transición pacífica y cívica hacia la democracia. Cualquier esfuerzo se deberá realizar con la participación efectiva de representantes de la oposición democrática”, indicaron las organizaciones en su pronunciamiento de este jueves.

“Un régimen ilegítimo, ilegal”

Alexa Zamora, miembro del consejo político de la UNAB, aseguró que el pronunciamiento de varias organizaciones es un primer paso para darle continuidad a las gestiones a nivel internacional en torno al desconocimiento del régimen Ortega y Murillo.

“Nosotros vamos a solicitar a la comunidad internacional, a la OEA que tomen los siguientes pasos también para desconocer al régimen Ortega-Murillo como lo que es, un régimen ilegítimo, ilegal y que por tanto no representa al pueblo de Nicaragua ante ninguna instancia”, expresó.

Por su parte, Nemesio Mejía, miembro del Movimiento Campesino, señaló que “las dictaduras no se sacan de la noche a la mañana y mucho menos, en el plan que nosotros estamos manejando, que es un plan cívico”. Recordó que los liderazgos de la oposición han sido debilitados, empezando por la encarcelación de los siete aspirantes presidenciales, pero continúan resistiendo.

Protesta mundial contra el régimen “ilegítimo”

Otras siete organizaciones nicaragüenses, ubicadas en diferentes países, promueven una protesta mundial denominada “Nicaragua no tiene Gobierno ni poderes legítimos del Estado”, en rechazo a la toma de posesión del nuevo mandato de Ortega y Murillo, considerado “ilegítimo”.

Karen Bermúdez, miembro de las organizaciones participantes, llamó a que cualquier nicaragüense sin importar en qué parte del mundo se encuentre, se manifieste este domingo 9 de noviembre a través de un plantón, un video o un mensaje, expresando su repudio ante la consumación de la usurpación del poder por parte de Ortega, “autoimponiéndose la banda presidencial”, expresó.

Agregó que otro de los objetivos de esta iniciativa es “alzar la voz ante los organismos internacionales y ante la comunidad internacional para recalcarles, nuevamente, que en Nicaragua no hay ni Gobierno ni poderes del Estado legítimo”.

Se espera que la diáspora y exiliados se manifiesten este 9 y 10 de enero. En Costa Rica, donde se han refugiado más de 100 000 nicaragüenses, el domingo se realizará una vigilia desde las cinco de la tarde en la Plaza de la Democracia. Marlon Medina, integrante de Unidos por Nicaragua, aseguró que llevarán velas encendidas “en honor a todos nuestros presos políticos, ahí vamos a leer el nombre de cada uno de ellos y vamos a gritar por su libertad”, sostuvo en una conferencia de prensa la mañana de este jueves.

Además, las organizaciones llaman a los nicaragüenses a quedarse en casa el 10 de enero, bajo el lema “Me quedo en casa, no me dejaste votar, no te dejo gobernar”.

Asimismo, esperan que participen en acciones de “debilitamiento económico del régimen… dejando de consumir licores, cigarrillos y asuntos suntuarios en negocios cómplices del régimen, así como el ahorro máximo de combustible y de energía eléctrica y disminuir las gestiones bancarias.

Lea más desde Nicaragua aquí en Havana Times.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *