Precios en los agros habaneros en enero

Persiste la angustia diaria

Vicente Morín  Aguado

Agromercado estatal.

HAVANA TIMES — El examen mensual de Havana Times sobre los precios agrícolas muestra al cierre de enero un alza que parece incontrolable en algunas viandas y hortalizas muy apreciadas, aunque ciertos productos mantuvieron cifras aceptables para los clientes de acuerdo a la actual valoración de la relación entre el mercado y los ingresos de la población.

En especial la malanga, favorita de los cubanos tratándose del puré para niños, ancianos o enfermos, llegó hasta los impensables 10 pesos cubanos (CUP) la libra en la red de productos liberados, conocida como Mercado de Libre Oferta y Demanda (MOD). Los boniatos, auténticos “salvavidas” del bolsillo escuálido, subieron hasta 3 CUP por similar peso. Un detalle es que durante los días iniciales del mes estas y otras viandas desaparecieron.

Los Mercados de Gestión Estatal, con precios topados mucho más bajos, por ejemplo, la malanga a 4,20 y el boniato a 0,85 centavos-1 peso— siempre hablamos de Cups y Libras–, no ejercieron a plenitud su proyectada función de contrapeso respecto al MOD, debido a la inestabilidad de las ofertas, que generalmente se esfumaban al siguiente día de llegar las mercancías.

Aunque la Yuca, tubérculo de gran aceptación como guarnición de numerosos platos criollos, es típica de estos meses fríos, es rumor creciente que era revendida por cantidades mayoristas a los tarimeros—gestores de venta— de los establecimientos no sujetos al precio topado.

La situación puede resumirse en la siguiente expresión, reconstruida partir de varios testimonios:

Ahora resulta que si no compras las viandas cuando aparece el camión, pasado mañana te encuentras rastrojos porque la parte buena desaparece. La exhiben el primer día para calmar a la gente, pero después, milagrosamente no faltan en los otros mercados tres veces más caros.”

Una vez más la testaruda economía se burla de la voluntad política, empeñada en fijar los precios con el loable propósito de ayudar a los consumidores, pero obviando que la única solución permanente está en la producción.

Tal aseveración queda demostrada al valorar la oferta de tomates, esta vez estable, por lo que tanto en mercados estatales como en los particulares, se mantuvieron entre 3-5 pesos, únicamente con las lógicas diferencias de calidad. Algo similar sucedió con pepinos, remolachas, zanahorias, acelgas y otras hortalizas cuya presencia indica niveles de surtido relativamente altos durante el mes que termina.

De las carnes frescas, especialmente el cerdo, puede decirse lo mismo, recalcando que los precios se mantuvieron en valores similares a meses anteriores, señalando la media de 40 CUP por libra de bistec, aunque no debe olvidarse de que continúan siendo inasequibles para un alto por ciento de la población si nos atenemos al salario medio mensual del cubano.

Tampoco podemos sustraernos de la realidad al considerar la pobreza en ofertas de cárnicos frescos. El pescado, monopolio estatal, está centrado en especies de agua dulce como la Tenca y La Claria—pez gato—, en tanto cuando algo llega del mar, cito unas Albacoras en el puesto de venta de Árbol Seco, Centro Habana, la oferta es a 60 CUP por kilogramo, pagable sólo para quienes reciben remesas del exterior, trabajan en el turismo o hacen vaya usted a saber que negocios clandestinos.

Otra frase común, reconstruida del decir popular reza: “vivimos entre el puerco y el pollo, el pollo y el puerco, nada más.”

Por cierto, una noticia del mes fue la definitiva eliminación del pescado que se supone, algún día regresaría a la cuota normada. Como se sabe, motivo de chiste extendido por la popularidad del humorista cubano Pánfilo, se suponía temporal una entrega mensual de 11 onzas por persona de “pollo por pescado”, pero finalmente los medios oficiales de prensa informaron su eliminación al sumar ese suministro al habitual “pollo de población”—una libra por consumidor—, racionalizando de paso el transporte porque desde ahora será una sola venta.

En cuanto a otros segmentos de mercado bajo control estatal, se mantienen el de mejor calidad, ahora uruguayo, junto a los chícharos y el azúcar. La observación debe dirigirse hacia las Tiendas Recaudadoras de Divisas (TRD), donde prima el pollo troceado, pero se manifiesta y desabastecimiento notorio de numerosos renglones necesarios al diario comer.

Este último asunto motivará un artículo en los próximos días.

En general, enero finaliza sin que el cubano medio sienta una mejoría en la cotidiana batalla por alimentarse mejor.

Vicente Morín Aguado: ememultiplicada@nauta.cu

11 thoughts on “Precios en los agros habaneros en enero

  • Mira la comparacion con nuestra vecina Santo Domingo. Mira que los precios de los comestibles tambien son un poco mas caros que en Cuba al igual que en Mexico, lo que confirma que los precios de la comida en Cuba no es el problema, ni los campesinos son abusadores. El problema es el chiste de mal gusto que son los salarios que si esta en manos del gobierno que le importa un rabano a su “pueblo trabajador” como nos llaman en los discursos.

    Los precios al consumidor en Santo Domingo son 8,86% más altos que en La Habana
    Precios al Consumidor, Incluyendo Alquiler en Santo Domingo son 8,48% más altos que en La Habana
    Precios de alquiler en Santo Domingo son 6.85% más altos que en La Habana
    Restaurante Los precios en Santo Domingo son 77.69% más altos que en La Habana
    Comestibles Los precios en Santo Domingo son 154.57% más altos que en La Habana
    El poder adquisitivo local en Santo Domingo es 1,036.35% mayor que en La Habana

  • Si Atanacio esta buena la web. Es un vistaso general pero da la idea de como esta tu ciudad comparandola con otra. Yo compare DF de Mexico con La Habana y me dio estos resultados. Ojo con el poder adquisitivo.

    Los Precios al Consumidor en la Ciudad de México son 29.91% más bajos que en La Habana
    Precios al Consumidor, Incluidos los Alquileres en la Ciudad de México son 19.19% menores que en La Habana
    Los Precios de Alquiler en la Ciudad de México son 27,04% más altos que en La Habana
    Los precios de restaurantes en la ciudad de México son 22,95% más altos que en La Habana
    Comestibles Los precios en la Ciudad de México son 75.29% más altos que en La Habana
    El poder adquisitivo local en la ciudad de México es 2,556.16% mayor que en La Habana

    https://www.numbeo.com/cost-of-living/compare_cities.jsp?country1=Cuba&country2=Mexico&city1=Havana&city2=Mexico+City

  • 100% de acuerdo, pero hay que tomar una referencia donde hay productos siempre pues de nada vale los precios mas bajos del estado si en la concreta la mayoria de las veces no estan disponibles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *