Ortega admite que rechazó encuentro con delegado de EE.UU.

Daniel Ortega habla durante el acto del 43 aniversario de la Fuerza Aérea. Foto: Presidencia

El dictador justifica el retiro del plácet al embajador de EE. UU. Hugo Rodríguez, por demandar el retorno a la democracia en Nicaragua

Por Confidencial

HAVANA TIMES – Daniel Ortega admitió que rechazó un encuentro con un delegado del Departamento de Estado de los Estados Unidos (EE. UU.) que estuvo en Nicaragua hace algunos meses en búsqueda de “un acercamiento” con él, ya que, según dijo, prefiere “guardar distancia” de ese país que lo señala por violar los derechos humanos de los nicaragüenses.

Durante su discurso, en ocasión del 43 aniversario de la Fuerza Aérea, Ortega enfatizó que el emisario del Departamento de Estado “vino clandestino”, razón por la cual él se negó a recibirlo.

El funcionario estadounidense “estuvo aquí en Nicaragua” y “quería reunirse ya”, comentó Ortega. Sin embargo, “le dije que tendría que venir por los canales oficiales. Tendría que ser una comunicación que debía fluir a través de nuestro embajador allá en Washington y lógicamente a través de la Embajada de los EE. UU. aquí (en Managua) para poder recibir a un emisario y no en la forma en que vino”, manifestó Ortega.

El intento de acercamiento mencionado por Ortega ya había sido revelado por el diario estadounidense The New York Times, que indicó que en marzo pasado, el régimen de Ortega y Rosario Murillo, a través de su hijo Laureano Ortega Murillo, “se acercó silenciosamente a Washington” para buscar un diálogo, aunque la reunión pactada nunca llegó a efectuarse.

La publicación titulada “La reservada familia gobernante de Nicaragua se acerca sigilosamente a EE. UU.” mencionó que uno de los posibles motivos del encuentro es porque las sanciones “han golpeado duramente a la familia y a su círculo íntimo” porque muchos funcionarios y varios de los hijos del presidente, incluido Laureano, han sido sancionados por Washington y sus empresas han sido incluidas en la lista negra acusadas de lavar dinero para el régimen.

El rechazo a Rodríguez como embajador

Ortega también justificó el retiro del beneplácito concedido al nuevo embajador de EE. UU. Hugo Rodríguez, horas después de que éste compareció ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado abogando por el retorno a la democracia y el cese a las violaciones de derechos humanos en Nicaragua.

“Ya sabemos que cualquier embajador yanqui viene con propósitos conspirativos, siempre están conspirando”, advirtió Ortega. Pero “este (Rodríguez) ni siquiera ha venido al país y ya comenzó a despotricar, pues que se quede afuera, afuera, gritando lo que quiera, pero aquí en tierra nica se respeta mi bandera”, continuó.

Según Ortega todo embajador sabe que por mucho que represente a un gobierno enemigo del país donde está asignado, “él ahí está porque quiere establecer esa comunicación y tiene, por lo menos, el cuidado de no estar haciendo mensajes agresivos ni irrespetuosos dentro del país”, subrayó.

Las declaraciones de Rodríguez que molestaron al régimen fueron brindadas ante el Senado donde manifestó que, de ser ratificado como embajador en Nicaragua, “me comprometo a trabajar con el Congreso, colegas interinstitucionales y socios internacionales para presionar por el retorno a la democracia, el respeto de los derechos humanos y la libertad de los presos políticos en Nicaragua”.

Condena visita de Pelosi a Taiwán

Ortega también condenó la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, a Taiwán y calificó el hecho como “un acto demencial”, “una invasión” y “una provocación”.

“Este paso que han dado hoy, que hemos condenado lógicamente, no tiene otra calificación que un acto demencial, de quien siente que se le derrumba el imperio, son actos propios de los Hitler, que sienten que pierden posiciones y se lanzan contra la República Popular China… es una invasión, es un delito”, subrayó el mandatario nicaragüense.

La condena de Nicaragua se corresponde con su nueva posición de aliado de China, país con el que restableció relaciones diplomáticas en diciembre pasado, en detrimento de Taiwán, al que Pekín considera como una provincia rebelde.

Pelosi llegó este martes a Taiwán en una visita sin anunciar que ha exacerbado las tensiones entre Estados Unidos y China, que considera el viaje como una provocación a la que ha respondido mostrando músculo militar e imponiendo sanciones a importaciones de la isla.

Lea más desde Nicaragua aquí en Havana Times

Seguir y compartir:
Pin Share


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.