La Habana y sus centros deteriorados

Redacción IPS Cuba

“La Habana refleja los valores, intereses y pautas de conducta de los que detentan el poder económico, que ahora no siempre coincide con el político”, explicó Mario Coyula. Jorge Luis Baños - IPS

HAVANA TIMES, 6 nov. — Ante el deterioro constructivo de la capital de Cuba y el nuevo contexto social y económico, las autoridades de la principal ciudad de la isla caribeña deben realizar proyectos que logren “una participación ciudadana activa desde el nivel de base”, propuso el arquitecto Mario Coyula en el último número de la revista cubana Revolución y Cultura.

Sólo “involucrando a los residentes en la discusión y aprobación de los asuntos que les conciernen” se podría rescatar la riqueza y funcionalidad de esta villa de arquitectura ecléctica, a la vez de fortalecer sus espacios públicos, indicó el profesor emérito en su artículo “Los muchos centros de La Habana”.

Entre los retos mencionados por Coyula aparecen: encauzar nuevas inversiones en “obras de interés social directo”, “recuperar la perdida disciplina urbanística”, “aprovechar el potencial de los espacios públicos para crear sentido del lugar”, “orientar recorridos”, “nivelar desigualdades sociales” y “valorizar el suelo urbano”.

Proyectos arquitectónicos variados, “hechos para y con la gente que los usarán”, se suman a algunas de las posibles vías identificadas por el experto en la última edición digital de la mencionada revista cultural.

Estas alternativas “ayudarían a evitar una segregación y un anonimato”, ya visibles entre la población de más de dos millones de habitantes que acoge la mayor de las urbes cubanas.

El Premio Nacional de Arquitectura de 2001 alertó que “no existen grupos de presión ciudadana, y eso nos hace más vulnerables”. Por otro lado, añadió, el país lidiará durante un tiempo “con la vieja limitación de la falta de dinero, junto a la nueva amenaza de mucho dinero que entre demasiado rápido”.

Esta posibilidad se ha señalado en medios intelectuales y oficiales, como una consecuencia de la actualización del modelo económico cubano, implementada desde 2008 por el actual gobierno de Raúl Castro, y su pronosticada mayor apertura al mercado internacional globalizado.

Asimismo, Coyula instó a solucionar problemáticas como la relación entre deterioro habitacional y color negro o mestizo de la piel, la ruralización de la capital, el avance de la marginalidad y de una estética arquitectónica de los nuevos ricos –una clase económica emergente desde finales de la década del 90 del siglo XX-, que importa códigos de las construcciones de la ciudad de Miami, principal enclave de la comunidad cubana en Estados Unidos.

“El sistema de centros de La Habana ha sufrido una pérdida importante en la cantidad y calidad de sus funciones, lo que se une al mal estado de las edificaciones y las redes técnicas, y deficiencias en el transporte público, a pesar de una cierta mejoría reciente”, valoró.

Entre los múltiples centro de la mencionada ciudad marina, el también ensayista enumeró el Casco Histórico –la zona fundacional-, los alrededores de la avenida La Rampa en el Vedado, Centro Habana y Marianao, con sus etapas de mayor o menor auge en dependencia del período histórico.


One thought on “La Habana y sus centros deteriorados

  • el 6 noviembre, 2011 a las 7:22 pm
    Permalink

    No quiero “opinar”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *