Hablan familiares de los más recientes presos políticos de Ortega

HAVANA TIMES – Actualmente hay más de 160 presos políticos en Nicaragua. Treinta y seis de ellos -líderes de la oposición, activistas, periodistas, empresarios y trabajadores de ONG-, fueron secuestrados desde fines de mayo y casi todos se encuentran recluidos en la cárcel “Nuevo Chipote”, de Managua.

Esta última ola de cautivos ha estado incomunicada durante meses, sin poder reunirse con sus abogados defensores o familiares. Asimismo, sus audiencias, acusaciones y juicios secretos se llevaron a cabo en la propia cárcel. Por lo tanto, a excepción de los pocos detenidos bajo arresto domiciliario, su paradero permaneció incierto hasta tres meses, sin pruebas de que estuvieran vivos.

Finalmente, después de mucho clamor, la semana pasada a cada preso se le permitió una breve visita de un miembro de la familia.

Esta semana los familiares se unieron para pronunciarse sobre el estado de sus seres queridos. Lo publicamos íntegro:

Collage de fotos por La Prensa

COMUNICADO DE FAMILIARES DE PERSONAS PRESAS POLÍTICAS SECUESTRADAS DESDE MAYO 2021

Familiares de personas presas políticas secuestradas desde mayo 2021 y que hasta el 30
de agosto estuvieron en situación de desaparición forzada, compartimos con el pueblo de
Nicaragua y la comunidad internacional, que la semana pasada finalmente recibieron su
derecho tardío a visita y pudimos constatar lo siguiente:

● El deterioro físico de todos y todas, que se traduce en: pérdida extrema y
acelerada de peso (perdiendo entre 12 y 36 libras), enfermedades
gastrointestinales debido a la mala alimentación lo que les ha llevado a un estado
de desnutrición severa, palidez extrema ya que muchos no tienen acceso al sol y a
quienes si se les ha permitido, es solo una vez por semana. Algunos padecen de
enfermedades crónicas preexistentes y podrían desarrollar nuevas afectaciones en
su salud, lo que pone en riesgo su vida.

● Sufren frío extremo debido a las bajas temperaturas de las celdas. No se les
permite entrada de ropa de cama, frazadas o ropa de abrigo.

● Las luces de las celdas permanecen encendidas las 24 horas, además de ser
sometidos a exhaustivos interrogatorios en la ausencia de sus abogados, a
cualquier hora, dos y hasta tres veces al día. Esto les tiene en un constante estado
de alerta, negando su derecho al descanso.

● Desorden en la administración de los medicamentos. Quienes padecen
enfermedades crónicas no tienen certeza de los medicamentos que se les
entregan, ya que van sin nombre ni etiqueta, e incluso se ha logrado identificar
sobremedicación. El centro de detención ha solicitado nuevos medicamentos para
quienes no los necesitaban antes de su detención. No se ha admitido valoraciones
médicas que permitan conocer las condiciones reales de salud en las que se
encuentran.

● Se encuentran en celdas que no cumplen estándares internacionales para
mantener a personas encarceladas por largos periodos. Son pequeñas, con camas
de concreto y colchonetas muy delgadas, en algunos casos con instalaciones
hidrosanitarias no adecuadas, como hoyos en el piso en lugar de inodoros.

● No tienen acceso a material de lectura, ni ninguna otra actividad que los vincule
con el mundo, les permita ocupar su mente y mantenerse lúcidos.

● Algunos de nuestros familiares estuvieron por dos meses confinados en celdas
solitarias, días antes de la visita fueron cambiados de celdas y recluidos con otros
con quienes comparten la celda, donde suponemos que aún les mantienen. Causa
alarma y preocupación el aislamiento bajo el que continúan algunas de estas
personas. Esta situación es similar a la de las 28 personas presas políticas que se
encuentran en cárceles de máxima seguridad en condiciones de aislamiento en los
sistemas penitenciarios nacionales.

Todas estas condiciones extremas a las que estan siendo sometidos nuestros familiares
constituyen actos de tortura. Tenemos una profunda preocupación de que puedan
provocar daños irreversibles tanto física como psicológicamente. A pesar de esto, todos y
todas se mostraron firmes y fuertes de espíritu, con la plena de certeza de su inocencia y
con esperanzas de justicia y pronta libertad.

Desde el pasado jueves empezaron a realizarse las audiencias iniciales en los procesos
judiciales contra nuestros familiares, con base en argumentos falsos, y sin evidencias
reales. En adición, han cambiado el sitio de realización de las audiencias de último
momento, de los juzgados a la Dirección de Auxilio Judicial “El Nuevo Chipote, en los
procesos espurios y sin fundamentación jurídica que lo sustente, además de no permitir el
ingreso de los familiares a las audiencias, aunque la Constitución Política lo consigne.

En vista de lo anterior, demandamos al Estado de Nicaragua, al Poder Judicial y la
Dirección de Auxilio Judicial lo siguiente:

1. Liberación inmediata y sin restricciones de las personas presas políticas
secuestradas desde mayo 2021, así como libertad para las más de 130 personas
presas políticas, quienes también sufren muchas de estas violaciones a sus
derechos humanos. Todas y todos son inocentes de todos los cargos imputados
por la Fiscalía.

2. Visitas frecuentes, periódicas y en condiciones de privacidad, sin acoso a
familiares y abogados (incluyendo el acceso a los hijos pequeños a comunicarse
con sus padres/madres). Durante la primera visita se nos grabó y fotografió de
manera exagerada, sobre todo en los primeros y últimos momentos del encuentro,
los más íntimos y emotivos de todos y que merecen respeto y privacidad.

3. Que las familias podamos proporcionarles al menos un tiempo de comida al día a
nuestros familiares para garantizar alimentos sanos, completos y alineados con
sus necesidades particulares.

4. Cese inmediato del aislamiento y cese a los interrogatorios sin la presencia de sus
abogados.

5. Que se nos nos reciban frazadas, colchas, y ropa de abrigo para combatir el frío
que sienten todas las noches.

6. Garantías de entrega de paquetería. De tal manera que puedan manejar en sus
celdas, alimentos, bebidas, ropa y artículos de cuidado personal de manera
independiente y autónoma.

7. Otorgar al menos 20 minutos de sol al día y permitir el ingreso de material de
lectura.

8. La publicidad de los juicios, así como el ingreso de familiares y medios de
comunicación a los mismos.

Agradecemos profundamente todas las muestras de apoyo y solidaridad que hemos
recibido en este momento de tanto sufrimiento e incertidumbre.

Continuaremos con nuestra demanda colectiva de libertad y de respeto a los derechos
humanos de todos nuestros familiares, así como las garantías del debido proceso.

¡Libertad para todas las personas presas políticas!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *