Gustavo Petro deja entre aplausos y críticas la Alcaldía de Bogotá

Por Tatiana Rodríguez

Gustavo Petro. Foto: wikipedia.org
Gustavo Petro. Foto: wikipedia.org

HAVANA TIMES (dpa) — El saliente alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, uno de los líderes izquierdistas más representativos de Colombia, entregará este viernes su cargo tras cuatro años de administración que transcurrieron entre críticas, aplausos y hasta su propia destitución temporal.

Petro, quien conquistó la Alcaldía de la capital colombiana con el 32 por ciento de las votaciones, se posesionó hace cuatro años en medio de la “mala racha” que vivía la ciudad tras la destitución del entonces alcalde Samuel Moreno, que está en prisión y enfrenta un juicio por corrupción.

Aunque militaba en el partido de izquierda Polo Democrático Alternativo (PDA), el político creó el movimiento ciudadano Progresistas y bajo la premisa “Bogotá Humana YA” llegó el 1 de enero de 2012 a la Casa de Liévano con ambiciosas metas en educación, igualdad, cultura, ambiente, movilidad y seguridad.

El economista de 55 años ganó la confianza de los bogotanos tras su carrera por la Presidencia en 2010 y su paso por el Congreso, desde donde reveló varios casos de corrupción y se convirtió en uno de los acérrimos opositores del Gobierno del entonces presidente Álvaro Uribe (2002-2010).

Sin embargo, en 2013 y tras casi dos años de Gobierno, la ciudad estuvo en vilo por la decisión de la Procuraduría General (Ministerio Público) de destituir a Petro a raíz de supuestas irregularidades en el cambio del sistema de recolección de basuras adoptado por el burgomaestre un año antes en Bogotá.

El ex miembro del otrora grupo guerrillero Movimiento 19 de Abril (M-19) y sus seguidores frenaron con una lluvia de tutelas (mecanismo judicial que busca proteger los derechos de los individuos) la destitución.

Además, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) concedió al alcalde medidas cautelares y ordenó la suspensión de la medida adoptada por el Ministerio Público, que siguió investigando a Petro por otras supuestas irregularidades en el manejo de la capital.

En cuatro años de Gobierno Petro puso en marcha varios proyectos sociales como los Centros de Atención Móvil para Drogodependientes que fue aplaudido por el Banco Interamericano de Desarrollo y casi 10.000 jóvenes dejaron la vida criminal para ingresar al programa “Jóvenes de paz”.

También logró la reducción de los homicidios que pasaron de 22 a 17 casos por cada 100.000 habitantes, así como la ampliación en el número de raciones de comida para niños de colegios públicos y la ampliación de la jornada escolar en 113 instituciones que permitió la formación integral de miles de pequeños.

En temas de movilidad, la administración de Petro deja algunos vacíos. Pese al incremento en la utilización de bicicletas como medio de transporte “amigable con el ambiente”, la alta accidentalidad y la congestión vehicular son problemas que se agudizaron en su periodo.

Para el diario “El Tiempo” de Bogotá, aunque “su modelo de ciudad era coherente con la visión moderna de lo que deben ser las urbes del mundo: sostenibles, compactas, diseñadas para afrontar el cambio climático y humanas”, Petro “fue terco, obsesivo, populista y poco estratega”.

Además, según “El Tiempo”, el burgomaestre no tuvo “un ápice de vergüenza” para mostrar desde la Alcaldía su interés de postularse nuevamente a las elecciones presidenciales de 2018.

Petro ha manifestado su deseo de competir por la Presidencia sólo “si hay posibilidades reales de lograr el primer Gobierno de izquierda en Colombia”.

Pese a las críticas, una reciente encuesta realizada por la Revista “Semana” en Twitter dejó al alcalde saliente bien parado.

El 41 por ciento de los encuestados calificó la gestión de Petro como excelente, 19 por ciento la consideró buena, 11 por ciento regular y 29 por ciento pésima.

Petro cederá, en medio de una extrema polaridad entre quienes aplauden su gestión y quienes la juzgan, su cargo a Enrique Peñalosa, quien regresa a la Alcaldía de Bogotá después de haber gobernado allí hace 17 años.

El centroderechista Peñalosa, del movimiento Equipo por Bogotá, fue elegido el pasado 25 de octubre con el 32,9 por ciento de los votos luego de intentar por tercera vez retornar a la Alcaldía de la capital colombiana.

La ciudad se despedirá así de tres periodos consecutivos de alcaldes de izquierda con grandes déficits en la parte urbana pero destacados avances en la parte social y ambiental, y con una alta expectativa en quien promete ser “el mejor alcalde para Bogotá”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *