a partir del próximo cinco de abril

Foto: Hoy día el puesto fronterizo de Peñas Blancas, entre Nicaragua y Costa Rica, permanece casi desierto. Eso podría empezar a cambiar a partir del 5 de abril próximo. Foto: César Arroyo/ La Voz de Guanacaste.

Turistas podrán ingresar a suelo tico por el puesto fronterizo con Nicaragua, en Peñas Blancas. Le recordamos los requisitos de ingreso

Por Cindy Regidor (Confidencial)

HAVANA TIMES – Tras un año y 16 días de cierre debido a la pandemia, Costa Rica reabrirá sus fronteras terrestres este lunes 5 de abril, permitiendo el ingreso al país de personas extranjeras al norte con Nicaragua y al sur con Panamá. 

Las autoridades costarricenses cerraron todas sus fronteras desde el 19 de marzo de 2020 para contener el avance de la covid-19. A partir de agosto de ese mismo año reabrieron paulatinamente sus fronteras aéreas y marítimas, pero mantenían los puntos terrestres clausurados para los extranjeros. 

La decisión afectó principalmente los flujos migratorios entre Nicaragua y Costa Rica, por sus históricos y fuertes lazos sociales y económicos. Solo por el puesto de Peñas Blancas transitaban antes de la pandemia 3000 personas diariamente, hoy día en que solo se permite el ingreso a Costa Rica de nacionales y residentes, apenas pasan unas 700 diarias. 

Los turistas extranjeros podrán ingresar siempre y cuando se cumplan los requisitos tradicionales de ingreso establecidos por Migración y Extranjería de Costa Rica, tales como la visa para quienes sea requerida, y aplican los mismos requisitos que han tenido vigentes por las vías aérea y marítima: completar un formulario digital epidemiológico, conocido como pase de salud, y adquirir previamente un seguro médico, así lo anunció el ministro de Turismo costarricense Gustavo Segura, en conferencia de prensa este martes a mediodía. 

Los requisitos para ingresar a Costa Rica

La frontera actualmente luce vacía del lado nicaragüense, con excepción de algunos vendedores y trabajadores que esperan clientes. Foto: Confidencial

Los nuevos requisitos de entrada a Costa Rica establecidos para prevenir los contagios de covid-19 incluyen el pase de salud en línea que debe completarse 48 horas previas al viaje.

Los viajeros no necesitan una prueba de covid-19, ya que se descartó como requisito el 26 de octubre del año pasado, pero sí deben presentar un seguro médico vigente. 

Los turistas deberán tener uno, nacional o internacional, que cubra costos de alojamiento y gastos médicos generados en caso de enfermarse de coronavirus. Costa Rica ofrece seguros locales que pueden ser cotizados y adquiridos según el número de días de la estancia.

A los residentes se les pide que estén al día con los pagos a la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS). Si no, deben adquirir un seguro local temporal por 22 días y se les emite un aviso para ponerse al día con el pago de seguro con la CCSS. 

Entre las pólizas acreditadas por el Instituto Costarricense de Turismo (ICT) están las emitidas por el Instituto Nacional de Seguros de Costa Rica (INS), BlueCross BlueShield Costa Rica y Sagicor. El costo del seguro médico, por día, va de 11 dólares en adelante.

Para los residentes y costarricenses que desde antes podían entrar por las fronteras terrestres a Costa Rica, se elimina la orden sanitaria que les obligaba a realizar una cuarentena de 15 días, informó Segura.

Para ayudar a la reactivación del turismo

El ministro Segura dijo que la decisión de abrir los puntos terrestres costarricenses se debe a la necesidad de propiciar la reactivación del turismo. 

“Muchos de los turistas europeos que nos visitan, dado que son turistas que nos visitan de larga distancia, están interesados en combinar destinos multinacionales. En nuestra frontera norte tenemos varios corredores binacionales como el de La Cruz y San Juan del Sur, o el de Los Chiles con el Lago de Nicaragua”. El ministro agregó que conocen de casos de turistas europeos que están en Nicaragua y en Panamá y que desean entrar a Costa Rica. 

El país depende fuertemente del turismo. La contribución de esa industria al producto interno bruto alcanza el 8,2% si se toman en cuenta los aportes directos e indirectos del sector. 

El flujo de turistas por las vías terrestres entre países del istmo no ha sido la única afectación por el cierre de fronteras. Este domingo 21 de marzo, CONFIDENCIAL, junto a los medios costarricenses La Voz de Guanacaste e Interferencia, publicaron el especial Frontera Cerrada, que mostró el impacto económico y social del cierre de Peñas Blancas. La interrupción de flujos regulares de personas, durante un año, dejó desempleados a cientos trabajadores informales y formales, afectó a pequeños negocios y grandes empresas, así como las finanzas de municipalidades de ambos lados de la frontera.

Funcionarios locales y pobladores entrevistados para el Especial dijeron que el cierre de frontera no impidió el flujo de personas, sino que únicamente se trasladó hacia los “puntos ciegos” e incrementó el cruce irregular.

La pandemia en Nicaragua y en Costa Rica

Desde el primer caso de coronavirus registrado en Costa Rica, el Gobierno tomó medidas estrictas para contener la pandemia: declaró estado de emergencia nacional desde el 16 de marzo de 2020, cerró todas sus fronteras, suspendió las clases, ordenó al sector público trabajar desde casa y estableció restricciones de movilidad vehicular.

Poco a poco las medidas se han flexibilizado, a medida que los contagios diarios han disminuido. Desde que inició la pandemia hasta hoy, Costa Rica registra más de 200 000 casos de covid-19 y 2908 fallecimientos a causa de la enfermedad. El plan de vacunación, que inició el 24 de diciembre de 2020, avanza y ha cubierto a más de 100 000 personas, entre personal sanitario y pacientes de riesgo y de la tercera edad. 

Nicaragua no cerró sus fronteras ni declaró estado de emergencia, tampoco tomó medidas de restricción de movilidad, sino que, por el contrario, promovió la normalidad de las actividades sociales y masivas.

Además, se desconoce el impacto real de la pandemia en el país, ya que el Ministerio de Salud ha presentado información mínima y cuestionada por organismos locales en internacionales. El Minsa, por ejemplo, solo reconoce 176 muertes por covid-19 y 6602 casos positivos, pero según datos de sobremortalidad, en 2020 hubo un exceso de 9000 muertes que son atribuibles a covid-19. 

A partir del 14 de julio de 2020 el Gobierno nicaragüense exigió como requisito de ingreso al país el resultado negativo de una prueba PCR de covid-19 por todas las vías, lo que quiere decir que quienes ahora puedan transitar de Costa Rica hacia Nicaragua por Peñas Blancas deberán portar la prueba. 

Lea más desde Nicaragua aquí en Havana Times.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *