Centralización de pruebas covid-19 encarece viajes a nicas

Avianca es el único aerolinea internacional con vuelos comerciales a Nicaragua.

Minsa cobra 150 dólares por prueba PCR a quienes viajan a otro país; no hay otros laboratorios autorizados ni hay transparencia sobre los resultados

Por Keyling T. Romero (Confidencial)

HAVANA TIMES – La centralización de las pruebas de covid-19 en Nicaragua, a través del laboratorio del Centro Nacional de Diagnóstico y Respuesta (CNDR) del Ministerio de Salud, encarece y dificulta los viajes de los nicaragüenses, que no pueden realizarse esta prueba en ningún otro laboratorio, porque no hay ninguno autorizado.

Además, pese a ser el país más pobre de Centroamérica, la prueba cuesta 150 dólares, siendo el costo más alto en la región. Las dificultades también crecen por las dudas sobre el manejo oficial de la pandemia, que omite datos sobre el verdadero impacto del coronavirus, incluyendo la cantidad de pruebas realizadas y sus resultados, que a menudo se presentan como “indeterminados”.

Estas dificultades también las enfrentarán los nicaragüenses que, a partir del 26 de enero, viajen hacia los Estados Unidos, debido a que este país ha extendido a todo el mundo el requisito de un resultado negativo de covid-19 para poder embarcar, que primero fue impuesto a los viajeros provenientes de Reino Unido, donde se identificó una nueva cepa más contagiosa de covid-19. El requisito fue confirmado por el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de ese país.

Las pruebas deberán realizarse en los tres días previos a abordar el vuelo y los resultados negativos deberán entregarse a la aerolínea para que el pasajero pueda viajar. Este requisito que se extendió para los ciudadanos de todos los países, incluidos los estadounidenses, busca frenar los contagios de la nueva cepa del SARS-CoV-2 que ya se encuentra en varios países de América, Europa y Asia.

“Las aerolíneas deberán confirmar la prueba negativa para todos los pasajeros y los documentos de su recuperación antes del abordaje. Si un pasajero no brinda la documentación de la prueba negativa o de recuperación, o elige no hacerse la prueba, la aerolínea deberá negar el acceso al pasajero”, explican.

En caso de que el vuelo se retrase, el viajero tendrá que volver a realizarse la prueba para ir a Estados Unidos. Incluso, se exigirá la prueba en el caso de los vuelos que sirvan de conexión.

Minsa, única institución que realiza pruebas covid-19

Este requisito obliga a los nicaragüenses a pagar el monto de 150 dólares, que equivalen a más de cinco mil córdobas, al Ministerio de Salud (Minsa) por la realización de la prueba PCR; pues es la única institución del país que está autorizada a realizar este procedimiento.

Según información oficial, las pruebas covid-19 en Nicaragua se realizan en el Centro Nacional de Diagnóstico y Referencia (CNDR), en un horario de 8:00 a.m. a 11:00 a.m. y los resultados se entregan el mismo día al final de la tarde, entre 4:00 p.m. a 5:00 p.m. Además, quienes deseen solicitarla deberán presentar su cédula de identificación o pasaporte y el pasaje o itinerario del vuelo.

Desde el inicio de la pandemia, las pruebas hechas por esta institución han mostrado resultados confusos, pues muchas de las personas que se han realizado el test han sido “casos indeterminados”. Un término que para muchos expertos supone un contagio positivo, pero que no es reconocido por las autoridades para no elevar el acumulado de infecciones por covid-19.

Actualmente, se desconoce si esta “falla” en los resultados también ocurre entre las personas que pretenden salir del país. Pues, el Ministerio de Salud (Minsa) ha mantenido hermetismo sobre la respuesta estatal ante la pandemia y esto incluye la centralización de los test, el criterio médico para ordenar las pruebas y los resultados de las mismas.

De igual forma, los ciudadanos que retornen a Nicaragua deberán enviar a las autoridades sanitarias un test negativo a covid-19. Este es un requisito que se ha implementado en el país desde mediados de 2020 y según han confirmado varios viajeros a Confidencial, el proceso de recepción y confirmación de los resultados es ineficiente, provocando retrasos en los vuelos e incrementando los gastos de viaje.

Muchos, incluso, han tenido que repetir los test porque pierden la vigencia de 72 horas que establece el Minsa, sin contar con que a veces incurren en nuevos gastos de hospedaje, alimentación y transporte durante la extensión de la espera.

Lea más desde Nicaragua aquí en Havana Times.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *