Brasil: Temer y su presidencia en apuros

Las denuncias del empresario Batista aumentan la presión sobre Temer

Por Isaac Risco (dpa)

Michel Temer. Foto: elobservador.com.uy

HAVANA TIMES – Los pormenores de la denuncia del empresario Joesley Batista en Brasil aumentaron hoy la presión sobre el presidente Michel Temer en el escándalo de corrupción que amenaza a su Gobierno desde hace días.

Batista acusó a Temer ante la Justicia de haberle pedido sobornos desde 2010, según detalles publicados por varios medios brasileños, después de que el Tribunal Supremo levantara el secreto judicial a la denuncia del empresario.

Batista también sostuvo que oyó a Temer hablar de una posible ayuda con influencias políticas a su correligionario Eduardo Cunha, ex presidente de la Cámara de Diputados y hoy preso por el caso “Lava Jato”.

En otra denuncia asociada al caso, el directivo Roberto Saud de la empresa de la que es dueño Batista, la procesadora de carne JBS, aseguró que Temer recibió 15 millones de reales (4,6 millones de dólares) para la campaña electoral de la ex presidenta Dilma Rousseff en 2014 y que decidió quedarse con un millón de ese dinero.

Temer fue compañero de fórmula de Rousseff en esos comicios.

Los documentos y videos de las denuncias de Batista en su cooperación con la Justicia para obtener beneficios en su propio juicio por corrupción (“delación premiada”) fueron ampliamente difundidos hoy en Brasil, después de que la revelación de una conversación grabada entre Temer y él causara un terremoto político desde el miércoles.

Batista entregó a la Justicia un audio de esa charla, que mantuvo con Temer a comienzos de marzo durante una visita nocturna a su residencia. En la grabación, se oye a Temer avalando aparentemente el pago de un soborno a Cunha en prisión, para que éste no revele detalles sobre la corrupción política.

El escándalo colocó a Temer al borde de la caída. El mandatario se negó sin embargo a dimitir en una combativa comparecencia el jueves en el Palacio de Planalto. “No renunciaré”, subrayó.

Los detalles revelados hoy aumentaron la presión sobre el líder conservador, que asumió hace apenas un año el poder tras la suspensión y posterior destitución de Dilma Rousseff, y cuyo mandato acaba a fines de 2018.

De los documentos se desprende que el procurador (fiscal) general del país, Rodrigo Janot, pidió investigar a Temer por tres posibles delitos: obstrucción a la Justicia, corrupción pasiva y organización criminal.

El Tribunal Supremo de Brasil dio el jueves luz verde a esas investigaciones. El caso podría llevar a la destitución del mandatario, aunque el proceso tendría que superar varios escollos a lo largo de meses y su éxito parece por ello improbable en estos momentos.

Temer dispone aún de amplios apoyos en las dos Cámaras del Parlamento, que tendrían que dar el visto bueno a un juicio que emane de las investigaciones.

El escándalo, sin embargo, minó el capital político del presidente, que es desde siempre muy impopular en las calles. El diario conservador “O Globo”, que reveló la existencia del audio de Batista, se distanció hoy claramente de Temer en un editorial en el que pedía su dimisión.

No se puede “dejar de reconocer que el presidente perdió las condiciones morales, éticas, políticas y administrativas para seguir gobernando Brasil”, señaló el periódico, parte del grupo mediático más grande del país, que apoyaba hasta hace poco al Gobierno y al programa de reformas económicas de Temer.

El mandatario se niega hasta ahora a ceder. En las discusiones de urgencia en las que tomó la decisión de no dimitir el jueves, cuando su retirada parecía inminente, acusó a sus rivales políticos de haber orquestado una “conspiración” contra él, según informó el diario “Estado de Sao Paulo” citando fuentes propias.

Temer considera que la entrada de Batista a su casa con una grabadora fue una trampa bien organizada. Batista llegó a un acuerdo con la Justicia que incluye el pago de una multa por valor de 72 millones de dólares. JBS es el primer productor de carne del mundo.

La grave crisis institucional causó también fuertes turbulencias en los mercados. Varios analistas consideran que la evolución de la economía podría ser ahora crucial para la sobrevivencia de Temer.

“Si los bancos continúan perdiendo y sigue cayendo la Bolsa, eso va a golpear más al Gobierno”, dijo a la agencia dpa el analista político Antonio Testa, de la Universidad de Brasilia.

Las acusaciones contra Temer son parte del enorme entramado de la causa “Lava Jato” (“Lavado de autos”), que investiga desde hace tres años una red de corrupción formada inicialmente en torno a la petrolera estatal Petrobras.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *