Otra vez guerra a muerte en Venezuela

Osmel Ramírez Álvarez

De la reciente campaña electoral. Foto: Caridad

HAVANA TIMES — Aún sigue siendo cuestionable aquella decisión de Bolívar y Briceño de enrolarse en una guerra a muerte entre americanos y españoles. La historia, siempre contada por los vencedores, los absolvió porque “la luz” de sus actos fue inmensamente mayor que “sus manchas”.

Hoy, como un bumerán histórico, pareciera que nuevamente los venezolanos no ven otra salida que la intolerancia. Distintos son los adversarios, pero igualmente hermanos: chavistas vs oposición.

Cuando no hay “respeto al derecho ajeno”, no hay paz. Cuando por las vías convencionales no se alcanza ese respeto, la violencia llega. Cuando la violencia no asusta lo suficiente para que aflore el buen juicio, entonces se ceban los odios y se despiertan las bajas pasiones. Así está la Venezuela de hoy, a punto de una guerra civil.

¡Y cuán absurda es esta guerra entre hermanos! Venezuela es de todos los venezolanos y para todos hay espacio suficiente. Si analizamos bien, de un lado y del otro desean casi lo mismo, salvo pequeñas diferencias. Es más lo que los une que aquello que los separa.

Mucha desconfianza y odios políticos exacerbados hacen que “la paz” sea difícil. Es una guerra política, económica y mediática sin cuartel, donde abunda la ponderación tendenciosa, la manipulación y el irrespeto mutuo. Sin olvidar los choques violentos que ya se han producido a intervalos.

Los chavistas temen que la oposición destruya todo su legado y la oposición teme que los chavistas se radicalicen hacia un socialismo totalitario.

¿Acaso no hay salida? Por supuesto que sí. La clave está en buscar el equilibrio mediante el diálogo constructivo y sincero. La comunidad internacional, especialmente UNASUR y la CELAC, deben promover ese encuentro.

Cada lado debe generar confianza al otro y bajar un poco los ánimos por el bien del país. Es un crimen que Venezuela siga por un camino que tan solo la conduce a la autodestrucción.

Chavistas en una actividad de campaña. Foto: Caridad

En política es normal que un partido o una coalición, gane o pierda indistintamente la supremacía parlamentaria. Lo mismo sucede con la presidencia de la República. Es además saludable para la democracia, porque indica que quien decide es el pueblo.

No hay razón para que cunda el pánico. Si ahora mismo revisamos el escenario político mundial, podemos ver que muchos gobiernos elegidos democráticamente tienen el Parlamento en contra.

Los chavistas se acostumbraron a gobernar con mayoría aplastante y olvidaron que otras fuerzas políticas tienen igual derecho a ganar la confianza del pueblo. Si tanto querían mantener todo aquel poder, tenían la obligación de conservar ese favor popular haciendo un mejor gobierno. Culpar al adversario de tus propios errores es siempre menos incómodo.

El otro camino, el de convertir su Gobierno en una dictadura totalitaria con el apoyo del ejército, ¡ni pensarlo! Sería como imitar a Pinochet, por la forma, y a Fidel, por la utopía. Algo así sería mancharía irreparablemente la imagen del nuevo socialismo ante aquellos que aún lo ven como una esperanza emancipadora. Chávez fue un activo socialista-revolucionario, pero a la vez fue un ferviente demócrata.

Precisamente es ese el gran peligro que asusta a la oposición, que Venezuela termine perdiendo su democracia. Ellos, tras una década y media alejados del poder, ahora disfrutan de su victoria con desenfreno.

Desafiaron al Tribunal Supremo de Justicia y solo acataron su sentencia sobre la suspensión de los tres diputados ante el peligro de nulidad por desacato decretado por el mismo órgano. Habiendo alcanzado posiciones de poder, apelan por la distensión y no por el diálogo.

Construir o emigrar. Foto: Caridad

Olvidan que el voto favorable fue más de castigo a los chavistas que de confianza hacia ellos. Acabar con esta guerra sería su mejor capital político. El pueblo votó por algo nuevo, no por más odio, ni más violencia. En este importante momento histórico, quien muestre mayor cordura y promueva la concordia quedará como héroe. Pero quien azuce los ánimos e incite a la guerra, será condenado.

Los chavistas deben respetar la voluntad del pueblo y cooperar en la justa tarea de revisar la institucionalidad democrática de Venezuela. Al mismo tiempo, aprovechar esta derrota para mejorar su estrategia y defender voto a voto la permanencia en Miraflores.

En una democracia las fuerzas armadas deben de ser completamente neutrales. Es muy peligroso que un grupo político las domine, como en gran medida lo hace el PSUV a través de la llamada “unión cívico-militar”. Sería juicioso reparar este error.

Tampoco lucen bien las maquinaciones políticas que no llevan a ningún lado y solo muestran signos de debilidad. Encarar la derrota como algo normal y no pretender ser los únicos capaces de defender los intereses del pueblo, es el camino más sensato y productivo.

Ni Ramos, ni Maduro, han de igualarse al Libertador desatando este nuevo tipo de “guerra a muerte”. Estos tiempos son otros y muy diferentes. Cultura cívica y espíritu democrático son los antídotos contra el odio y la intolerancia.

Confiemos en que muy pronto se imponga el buen juicio en ese hermano país y pueda no solo recuperarse, sino realzarse con toda la vitalidad heroica que lo caracteriza.


8 thoughts on “Otra vez guerra a muerte en Venezuela

  • el 17 enero, 2016 a las 7:09 am
    Permalink

    Este post es la verdadera utopía. Hay que decirlo claro, los venezolanos se cansaron de Maduro y su mal gobierno y lo quieren fuera. Aqui no habra reconciliación ninguna y lo veremos en los meses siguientes. Maduro sabe que no pasa del revocatorio este año y por eso esta tratando de crear caos.

    Pero levantemos más la vista señores. En Venezuela se esta demostrado sin ninguna dudas, que el sistema socialista totalitario como el cubano no funciona en ninguna parte, ni siquiera en un país multimillonario petrolero con precio del barril por encima de 100 dólares. Chavez murió repentinamente pero de no hacerlo estuviera en la misma situación de Maduro, pues el modelo copiado del cubano es insostenible.

  • el 16 enero, 2016 a las 9:42 am
    Permalink

    Yo lo que creo que el diálogo es responsabilidad siempre de al menos dos partes, pero si una parte pretende imponerse por la fuerza y contra los resultados de la votación popular, el llamado al diálogo que dice Osmel carece de sentido de realidad.

  • el 16 enero, 2016 a las 8:16 am
    Permalink

    Osmel, ud ha escrito un articulo lleno de falacias, desconocimiento de la realidad venezolana, puede que.sus intenciones.sean honestas pero carecen de veracidad al no manejar objetivamente la situacion.de este pais. Lo de democrata de Hugo Chavez derramo mi paciencia, como.se le ocurre decir esta barbaridad. Y sobre la utopia de Fidel Castro le voy a decir que para desgrqcia del pueblo de Cuba la imposicion.de su “utopia personal” ha causado el mayor desastre que se la puede hacer a un pueblo entero por la utopia criminal que ya se extiende por mas de 57 años y cuyo saldo real es miles de muertos, encarcelados, empobrecidos, la infraestrusctura de un pais acabada, una segregacion por “ser cubano” nunca vista y mas del 20% de la poblacion que ha hiudo de la “utopia criminal” de su autoritario y megalomano autor

  • el 15 enero, 2016 a las 11:21 pm
    Permalink

    maburro buscara la forma de dar un golpe de estado “””legal””” con la asesori de la habana por su puesto el no tiene cerebro para eso… aquello termina como la fiesta del Guatao … pero tira a los militares para la calle y disuelve el parlamento…. ojala este equivocado pero se esta preparando las condiciones para eso

  • el 15 enero, 2016 a las 8:09 pm
    Permalink

    El discurso de Henry Ramos hoy debían escribirlo en mármol. Lástima que en Cuba no lo van a trasmitir

  • el 15 enero, 2016 a las 4:03 pm
    Permalink

    Ya la imagen de éste “nuevo socialismo”, el que inventó Fidel, está irreparablemente manchada. Chávez al pie de la letra lo imitó como el buen caudillo que fue, porque de demócrata nunca tuvo Nada, siempre tuvo alma de dictador, ex-golpista le quitó la democracia al país, y como buen corrupto desfalcó la riqueza del país regalandole petróleo a todos sus compinches “especialmente a los dictadores de Cuba”, y haciendo a toda su familia millonaria. Después le tocó a Maduro que hizo lo mismo y peor. Se pensaron que la fiesta les iba a durar medio siglo, y no contentos con el desastre en el que metieron a Venezuela todavía quieren seguir guerreando con todo el odio y la intolerancia que caracteriza a estos socialistas plataneros.

  • el 15 enero, 2016 a las 11:27 am
    Permalink

    Con pros y contras, tomaba en serio este artículo hasta la parte en que dice que Chávez era un “ferviente demócrata.”No me voy ni a molestar en rebatir ese desatino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *