Unidad, unidad, unidad

Erasmo Calzadilla

HAVANA TIMES — En El planeta de los simios, la distopía de que antes conté, la sociedad se estancó durante miles de años porque los orangutanes, maestros de escuela y custodios de la verdad oficial, enseñaban siempre los mismos dogmas.

Luego de ojear el texto de la asignatura Historia de Cuba que se imparte en secundaria, he llegado a la conclusión de que la educación cubana, al menos en el ámbito ideológico, está dirigida por orangutanes.

Un ejemplo: Guerra de independencia, finales del siglo antepasado ¿por qué fracasó la invasión mambisa a occidente? Nos lo han repetido tantas veces que la respuesta salta automática: caudillismo y regionalismo.

Buena parte de los jefes mambises ponían los intereses regionales por encima de los de la nación (que aún no existía), e incumplían las órdenes del mando superior si estas atentaban contra sus coterráneos. Los libros que narran la historia oficial los presentan como los sediciosos e indisciplinados que retardaron la emancipación.

maximo-gomez

 HISTORIA OFICIAL vs. FILOSOFÍASOCIAL

La dialéctica materialista (dia-mat) es uno de los pilares del Marxismo Leninismo. Al menos en su versión soviética la dia-mat no es una filosofía sino un cascarón rígido. Aún así resulta interesante si se la compara con un dogmatismo ramplón.

Según dicha corriente de pensamiento, el Todo y las Partes (como cualquier otro par de contrarios) sostienen una relación de mutua implicación y negación; a ello se le llamó Unidad y lucha de contrarios.

Sin embargo, cuando se cuenta la historia “patria”, tal parece que la Unidad, la Nación y sus razones, son las únicas legítimas y valederas, y quien no lo vio de esa manera o fue un traidor o un obtuso incapaz de comprender el escenario político de su época.

Un discurso histórico más consecuente con el dia-mat debió interpretar la discordia más o menos así: Las personas (o cualquier conglomerado supraindividual) tienen sus intereses específicos, y la nación los suyos propios.

A la altura de 1878 la convergencia entre unos y otros no era suficiente para emprender un proyecto de semejante envergadura. Es decir, Máximo Gómez no luchaba por una idea más sublime o legítima que la defendida por quienes ponían a su provincia en primer plano.

Los autores del programa pudieron haber aprovechado la filosofía oficial para crear un curso de historia más interesante, pero ni eso han podido hacer.

¿Por qué razón?

Primero, porque el sistema se protege, y de ninguna manera quisiera despertar en los escolares el bichito de la libertad. Sería peligroso para él (al menos en su estado anterior, no sé en el actual) que la historia no luciera como un monolito sólido.

Y segundo, porque el principio de que las Partes son menos importantes, menos dignas, prescindibles y hasta sacrificables al Todo, es uno de los que no puede faltar en una educación totalitaria que se respete.

La sociedad, o se construye desde los individuos reales tal como son, los municipios, las regiones etc., o seguirá siendo opresiva, aunque naveguemos en un mar de soberanía nacional.

Erasmo Calzadilla

Erasmo Calzadilla: Qué difícil me resulta introducirme en público; lo he intentado muchas veces pero no me sale. Soy más menos lo que aparento en mis post, añada algunas cualidades impresentables y revuelva; con eso debería bastar para un primer acercamiento. Si quiere profundizar un poco más pídame una cita y espere respuesta.

Erasmo Calzadilla has 364 posts and counting. See all posts by Erasmo Calzadilla

12 thoughts on “Unidad, unidad, unidad

  • Claro que siempre hay alguien que sale en defensa de la “patria”. Parece ser que siempre hay oscuros personajes que defienden la rigidez (Y no en el mejor sentido). Cuba necesita cambiar tantas cosas para ser un país realmente habitable. Me parece muy bien que cada cual vea lo que está mal y haga uso de su libertad de expresión. Pero siempre aparece la resistencia. Sí creo que no hay que subestimar a un estudiante de secundaria. Y sí pienso que se subestima de manera malsana. Se tarta de adoltrinar casi que desde la cuna. Estos mensajes de que nuestro proceso revolucionario es uno solo desde Hatuey hasta la Revolución del 59 son tan vistos en los libros de texto de la isla que para aprovar las pruebas de ingreso de la Universidad hay que repetirlo como un papagayo con problemas mentales.

  • Gracias Antonio por participar y estar al tanto de mis entretenimientos preferidos.
    Considero que no se debería mentir o mostrar una idea unilateral de la historia so pretexto que no es la universidad.
    La agresión externa es uno de los elementos a tener en cuenta a la hora de decidir cuánto sacrificar en pos de la unidad, no puede ser usado como justificación para arrasar con todo particularismo.
    A los pioneros cubanos se les enseña que los intereses colectivos están por encima de los individuales, ese es el significado de la posición de los dedos en el saludo de los pioneros a la bandera. Luego la enseñanza de la historia es continuación de la misma lógica, tan oportuna para crear las personitas ideales que necesitan los totalitarismos.

  • Vemos aquí la actitud de los tergiversadores de siempre. Erasmo no está en contra de la unidad formada desde abajo, desde los individuos, las comunidades y las regiones, la verdadera, la que nace de la libertad del individuo; sino que critica esa ficticia “estructurada” desde arriba, impuesta, en función de un “interés nacional” que en verdad se convirtió en el interés de los de arriba. Martí logró un alto grado de unidad,-y está muy claro que no fue unidad completa, como se evidenció en la última reunión con Gómez y Maceo, que para muchos le costó la vida al Apóstol-, precisamente porque partió de abajo, de los clubes patrióticos que ya existían, del interés de continuar la lucha por la libertad de los mambises del 68, del interés de los negros por ser enteramente libres, en fin que partió de las necesidades y reivindicaciones de los de abajo.
    100 puntos Erasmo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *