Una excursión a Jaruco, Cuba

Fotorreportaje por Juan Suárez

Calle prinicipal del pueblo de Jaruco.

 

HAVANA TIMES — Saliendo de La Habana por la autopista Nacional, en pocos minutos, a casi 30 km de la ciudad, se llega a Jaruco, municipio que limita al norte con Santa Cruz del Norte, al Sur con San José de las Lajas, al este con Madruga y al oeste con el municipio de Habana del Este.

En sus elevaciones es donde se encuentra su mayor atractivo, las Escaleras de Jaruco, lugar de paisajes naturales y hermosas vistas. En sus alturas se encuentra un centro recreativo con un restaurante especializado en carne de cerdo, varias cafeterías con diferentes ofertas gastronómicas, parrillada, mirador y un parque infantil.

No muy distante de ese centro se encuentra el hotel Escaleras, actualmente abandonado y en buena posición con una vista espectacular del valle de Bainoa. Siguiendo la carretera y bajando una gran loma se encuentra la base de campismo popular, visitada en verano mayormente por el turismo nacional.

Muy cerca se encuentra el restaurante El Árabe, que en tiempo pasado ofrecía variadas ofertas deleitosas en su menú. En su interior existe un bar alrededor de una torre que nos lleva en espiral a un mirador con una bella vista. Desde este lugar se aprecia todo el valle.

Saliendo del restaurante, a la izquierda, vamos camino al pueblo de Jaruco, lugar pequeño, con personas muy amables y sonrientes, donde tomé algunas instantáneas. Aquí les dejo algunas muestras de ese hermoso recorrido.

Lago en el valle de Bainoa.

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería. En tu PC o Laptop, puedes usar las flechas direccionales del teclado para desplazarte dentro de la galería. En dispositivos móviles, utilice las teclas en pantalla.

2 thoughts on “Una excursión a Jaruco, Cuba

  • Me gustaria visitarlo para sentir la belleza de cerca y respirarla. Si necesitas ayuda algun día, cuenta conmigo, jaja. Sería tu ayudante.
    Saludos cordiales.

  • ¡Bello Jaruco, cuántas memorias! Hace más de 40 años visité sus Escaleras con mi primera novia. En su restaurante se comía criollo y opíparamemente por unos pocos CUP. Creo que éste sería el equivalente habanero del pinareño Valle de Viñales, sólo que en gran desventaja para el primero en cuanto a disponibilidad de recursos y movilidad social de su población, según se puede apreciar en estas fotos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *