Un callejón de referencia para la cultura afrocubana

Fotorreportaje por Ernesto González Díaz y Milot Septiem

HAVANA TIMES — El callejón de Hamel, como su nombre bien lo indica, es una pequeña calle ubicada en la barriada capitalina de Cayo Hueso, en Centro Habana, muy cerca también del céntrico Vedado, ahí se desarrolla un importante proyecto sociocultural que tiene como finalidad visibilizar la cultura afrocubana a través de la música, el teatro y la plástica, entre otras manifestaciones artísticas. Según nos cuenta Elías Asef, asistente del artista plástico Salvador González, gestor y líder del proyecto.

Inicios

“El proyecto surge en 1990, justamente el 21 de abril de 1990, cuando Salvador decide pintar su primer mural en un espacio público frente a su casa, aunque ya en 1989 el había hecho un mural en la casa de África, en la Habana Vieja”. Nos narra Elías que los orígenes del callejón datan de la segunda mitad del siglo XIX cuando un emigrante germano-norteamericano de apellido Hamel se establece en el lugar y crea una especie de fábrica de materiales de construcción.

“Yo defino el proyecto como un complejo de murales y esculturas en la vía pública dedicada a la cultura afrocubana, es una intervención que transgrede y transforma el entorno. Aquí no hacemos proselitismo religioso solo tratamos de hacer visible algunos de los símbolos de las culturas y religiones de origen africano, como la santería, el palo de monte y la sociedad abakua mediante su teatralización”.

Función social

El proyecto cultural a permitido a jóvenes del barrio, socializar, confraternizar y encontrar un espacio que de manera sana, pueda contribuir al desarrollo espiritual y personal de los vecinos y los visitantes. Varios han sido los músicos, hoy en día profesionales, que han empezado tocando rumba en el callejón de Hamel, y varios han sido los que han participado en las presentaciones habituales de los domingos por la mañana, como Yoruba Andabo, Clave y Guaguanco, los Muñequitos de Matanzas y Frank Fernández, entre otros ilustres representantes de la música cubana. Ha sido sede de los festivales Wemilere y recientemente fue premiado en el festival Cuba Disco por la labor de promoción cultural que realizan.

“Mira aquí hacemos las presentaciones de rumba de los domingo, donde nos visitan cientos de personas”, nos sigue contando Elías, “tenemos el estudio galería del pintor Salvador González, se venden discos con rumba hecha por los propios músicos que intervienen en las representaciones, que dicho sea de paso, no cobran un medio por tocar y bailar aquí, y ya tenemos hasta un restorán y una cafetería todo ello armónicamente integrado”

Es un proyecto que en 24 años ha tenido que luchar con muchas incomprensiones y sortear trabas de todo tipo, pero han logrado poco a poco establecerse en el imaginario popular y constituirse en referencia de lo que se puede hacer en una comunidad con buena voluntad y deseos de un futuro mejor.

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería. En tu PC o Laptop, puedes usar las flechas direccionales del teclado para desplazarte dentro de la galería. En dispositivos móviles, utilice las teclas en pantalla.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *