El Museo Hemingway, un puente de amistad

Elio Delgado Legón  (Fotos: Elio Delgado Valdés)

elio-1HAVANA TIMES — Muchos son los ejemplos que pudiéramos poner en que los pueblos cubano y norteamericano se relacionan y colaboran uno con otro en diversos campos como la ciencia, la cultura, la medicina, el deporte, a pesar de que los gobiernos del país norteño han tratado en numerosas ocasiones de impedir el contacto entre ambos pueblos, ya sea no autorizando viajes de norteamericanos a Cuba o negando la visa a cubanos para participar en eventos en aquel país.

Un ejemplo de fructífera colaboración cultural lo tenemos en el Museo Hemingway, en la finca Vigía, poblado de San Francisco de Paula, a unos 12 kilómetros del centro de La Habana. Allí tuvo su hogar el gran escritor norteamericano, durante los últimos 21 años de su vida y la propiedad fue donada por él al gobierno cubano y convertida en museo un año después de la muerte del escritor, ocurrida el 2 de julio de 1961.

elio-2Desde 1939, Hemingway se mudó para Finca Vigía, alquilada a su dueño francés; pero en 1940 se casó con su tercera esposa, Martha Gellhorn y en diciembre de ese año compró la propiedad.

En la Finca Vigía Hemingway terminó Por quién doblan las campanas y escribió, El viejo y el mar, libro por el cual le fue otorgado el Premio Nobel de Literatura 1954.

Un mes después de la muerte por suicidio del escritor, su viuda y cuarta esposa Mary Welsh regresó a La Habana, donde tuvo un encuentro con el Comandante en Jefe de la Revolución Fidel Castro y, le donó al gobierno cubano la Finca Vigía, como había sido el deseo de su esposo. En Estados Unidos se creó, hace algunos años, una fundación, sin fines de lucro, para apoyar la restauración y conservación de la residencia en Cuba del escritor.

Recientemente estuvo en La Habana Jenny Phillips, directora de dicha fundación, quien firmó la renovación del convenio que su institución tiene hace once años con el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural.

Jenny Phillips es nieta de Max Perkins, uno de los mejores amigos de Hemingway y editor de la mayoría de sus libros, y cuando visitó la Finca Vigía, en marzo de este año 2014, mientras recorría la estancia dijo refiriéndose a su abuelo: “Él hubiera compartido conmigo la felicidad de ver cómo en Cuba se quiere y conserva el legado de Ernest Hemingway. Él supo transmitirme el cariño que Papá sentía por Cuba, de ahí que lo tenga en mi recuerdo cuando aprecio la seriedad, la responsabilidad y el amor con que los cubanos han preservado tan valioso legado”.

elio-3La renovación del convenio comprende el impulso a la digitalización de los fondos documentales del Museo Hemingway, incluidos los libros de su biblioteca en los que hizo anotaciones.

En esa visita, Jenny Phillips se refirió a la amistad del escritor con Fidel Castro, a quien deseó muchos años de vida, y dijo que ha estado al tanto de su salud, pero le reconforta saber que pese a las dolencias físicas que ha sufrido, sigue siendo un pensador activo y lúcido.

Otro ejemplo de colaboración con la restauración y conservación de la Finca Vigía lo tenemos en Bob Vila, un norteamericano descendiente de cubanos, que se ha convertido en una estrella de la televisión en aquel país, gracias a sus conocimientos de restauración de inmuebles y actualmente está activamente involucrado en la restauración del hogar de Hemingway en Cuba.

Bob Vila y Jenny Phillips son dos ejemplos de cómo el Museo Finca Vigía se ha convertido en un puente de amistad entre los pueblos cubano y norteamericano.

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería. En tu PC o Laptop, puedes usar las flechas direccionales del teclado para desplazarte dentro de la galería. En dispositivos móviles, utilice las teclas en pantalla.

Elio Delgado Legon

Elio Delgado Legón: Soy un cubano que ha vivido ya 80 años, que conoce bien la etapa anterior a la Revolución porque la sufrió en carne propia y en la ajena y a quien le duele que se escriban tantas calumnias sobre un gobierno que lucha a brazo partido para darnos una vida mejor, y si no lo ha podido hacer a plenitud es por tantos obstáculos que se le han puesto en el camino.


8 thoughts on “El Museo Hemingway, un puente de amistad

  • el 12 junio, 2014 a las 11:06 pm
    Permalink

    Me gusta una pila esa casa recuerdo cuando nos llevaban por la escuela.

  • el 12 junio, 2014 a las 7:05 pm
    Permalink

    Elio compadre, leete el blog de Norberto Fuentes y su enjundioso “Hemingway en Cuba”, a lo mejor va y te enteras de que Hemingway no solo no era amiguito de tu admirado sino que ese hubo un unico y casual encuentro, tampoco “dono” Finca Vigia a nadie, fue su viuda quien lo hizo, compadre…que te pasa?

    Te puedo poner un buen ejemplo de como los muchachones del G2 no me permitieron “relacionarme” con representantes del pueblo norteamericano y en su lugar me llevaron preso y me dieron el “tratamiento” de rigor en estos casos, solo porque trate de practicar mi ingles con unos norteamericanos en una exposicion en la Biblioteca Nacional.

    El otro ejemplo es como me fui a Cuba y me montaron en otro avion de vuelta porque “me faltaba un papel”. Tengo que decirte que con esos truenos nunca mas? He conocido en carne propia los abusos horribles de la maquinaria fidelista compadre….Elio, por que no te callas?

  • el 12 junio, 2014 a las 1:44 pm
    Permalink

    Ahora Elio es humorista grafico, esta mejorando jeje

  • el 12 junio, 2014 a las 12:57 pm
    Permalink

    “…un pensador activo y lúcido”.

    Este señor se cree lo que dice. Conozco a uno, solo a uno, que es contemporáneo con Elio, que se expresa de esa forma asamblearia y de chequeos de emulación. Y para de contar. Por eso creo que él no está posando y está convencido de lo que afirma.

  • el 12 junio, 2014 a las 12:18 pm
    Permalink

    Al compañero Elio se le otorga un pomo de champú por tracatán de avanzada.

    ¡Gracias Fidel!

  • el 12 junio, 2014 a las 11:04 am
    Permalink

    Muy buenas imágenes de un sitio memorable…gracias al fotógrafo ¡¡¡

  • el 12 junio, 2014 a las 10:03 am
    Permalink

    elio:

    Antes de llenarte la boca para criticar al gobierno de EEUU porque no deja entrar a un cubano a un evento., te la tienes que llenar mil veces para criticar la desverguenza de tu gobierno que todavía impide a cubanos ir a su patria a ver a su familia., y que le impone una visa (Llámese habilitación o como les dé la gana), a otros para entrar en ella.

    Yo no sé cómo no se te cae la cara de verguenza, de mirar tanto la paja en el ojo ajeno, cuando tienes un bosquye en el tuyo.

  • el 12 junio, 2014 a las 9:36 am
    Permalink

    Como siempre Elio, tus artículos siempre son para meter la ponzoña de lo que el gobierno norteño hace y deshace, de que si no le da visas a sus ciudadanos para ir a Cuba y que le niega la visa a ustedes para “participar en eventos”, creo que antes debemos ser justos y admitir que el régimen de la Habana desde el primer día ha sido el que ha impedido que sus propios ciudadanos puedan entrar a su país. O es que tu no estabas nacido, y por eso no te enteraste que desde el momento en que presentabas para irte del país se te quitaba la ciudadanía de tu propio país , y cuando salías ya no podías volver a entrar otra vez?.
    No te enteraste que por querer emigrar los castigaban y los obligaban a trabajar como esclavos en el campo cortando caña y demas?.

    Mientras existan mentes enfermas, incapaces de ver y aceptar la verdad, no avanzaremos en nada.

    Cual es el cuento con la Finca Vigia?. Una finca propiedad de un americano intelectual de grandes ligas, que estuvo abandonada porque el comandante en jefe Fidel Castro y sus demas funcionarios intelectuales-culturales les importo cuatro pepinos el valor cultural e histórico que tenia y que tuvieron que venir los del Norte a rescatarla porque o si no, estuviera hecha leña y llena de moho, para que ahora ustedes pudieran sacarle lascas y estarse vanagloriando de que el grande de Hemingway vivió ahí y que era amigo de Fidel.

    Ojalá traigas más reportajes acerca de TODAS las demás joyas con las que el comandante en jefe se quedo, como la casa Dupont de un valor arquitectónico y parte de los legados dignos de dar a conocer, porque son parte de nuestra historia también, que si no conservamos “esos”, nos quedamos sin ninguno, porque desde, “el 59” , hasta “hoy” , el legado que se puede contar es sólo el de destrucción, así es que aprovecha y cuenta sin necesidad de la demagogia de quién le da visa a quien, que eso no viene al caso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *