Ley de prensa para Cuba

Fernando Ravsberg*

Foto: Raquel Pérez Díaz
Foto: Raquel Pérez Díaz

HAVANA TIMES — Hace ya unos años los periodistas extranjeros nos enteramos, por una filtración, de la existencia de un reglamento que normaba nuestra actividad. Lo habían mantenido en secreto, lo cual hacía muy difícil que pudiéramos cumplir unas reglas que desconocíamos.

En este ejemplo se puede visualizar el principal drama de la prensa en Cuba, nadie conoce las reglas del juego ni el trazado del terreno. Los periodistas jugamos a ciegas, sin saber cuándo o por qué nos van a sacar la tarjeta roja y expulsarnos de la cancha.

Recordé el asunto cuando me enteré de que se prepara una ley, decreto ley o normativa para regular el trabajo de la prensa en la Isla. Sin embargo, no he logrado encontrar ningún colega cubano que esté participando directamente en algún debate.

Al parecer existe un grupo de expertos trabajando y ya habrían avanzado bastante en el contenido de la legislación. Los colegas especulan con que se abrirá después un espacio para recoger la opinión de los periodistas, pero con carácter meramente consultivo.

Definiendo el terreno en Cuba

2-Leyendo-1
La censura a la que está sometida la prensa ha provocado la pérdida de credibilidad de los medios nacionales.  Foto: Raquel Pérez Díaz

La Constitución dice que “Se reconoce a los ciudadanos libertad de palabra y prensa conforme a los fines de la sociedad socialista”. No obstante, juzgar en cada caso cuáles son los fines de la “sociedad socialista” es potestad absoluta de un reducidísimo grupo de burócratas del Partido.

Es un mecanismo tan complejo que yo, por ejemplo, opté por hacer lo mejor posible mi trabajo, sin preocuparme de las “sentencias” del Tribunal de la Santa Inquisición. Al final creo que ha valido la pena aunque implique un feroz bloqueo a mis opciones laborales.

Así que, cuando me dijeron que Cuba contaría con una legislación para la actividad de la prensa, me alegré. Por fin serán públicas las reglas del juego, los periodistas conoceremos nuestros deberes y los burócratas estarán obligados a respetar nuestros derechos.

Una ley de prensa mínimamente debe definir claramente la relación entre los periodistas, los medios, la sociedad y los poderes del Estado. Los derechos y deberes de cada uno de estos actores para garantizar la libertad de prensa que reconoce la constitución.

¿En silencio ha tenido que ser?

La llamada prensa “alternativa”, los blogueros y las redes sociales han demostrado que los periodistas cubanos son capaces de hacer un mejor periodismo, si se les deja de censurar.
La llamada prensa “alternativa”, los blogueros y las redes sociales han demostrado que los periodistas cubanos son capaces de hacer un mejor periodismo, si se les deja de censurar.  Foto: Raquel Pérez Díaz

El sigilo despierta la sospecha de algunos colegas cubanos. No son pocos los que temen que pretendan utilizar esta ley para extender el control del Departamento Ideológico al ciberespacio, a las redes, a los blogs y a los medios “alternativos”.

Ya el jefe de ese departamento se refirió al tema, pidió que se establecieran normas para impedir que los comunicadores cubanos puedan escribir en esos nuevos espacios textos diferentes de los que se les autoriza publicar en los medios oficiales.

Esta actividad “alternativa” realizada por los mismos colegas cubanos demuestra que el fallo está en la dirección de la prensa oficial y no en la calidad profesional de los periodistas. Internet ha permitido identificar con toda claridad donde está el problema.

La solución inteligente a esta contradicción no es censurar los espacios de comunicación digitales, sino transformar la prensa nacional para que los periodistas puedan publicar en ella los mismos reportajes que aparecen en la llamada prensa “alternativa”.

¿Con todos y para el bien de todos?

Es ridículo continuar censurando a la prensa nacional cuando los cubanos acceden a contenidos internacionales, en particular de Miami, a través del Paquete o las antenas satelitales.
Es ridículo continuar censurando a la prensa nacional cuando los cubanos acceden a contenidos internacionales, en particular de Miami, a través del Paquete o las antenas satelitales.  Foto: Raquel Pérez Díaz

La libertad de prensa es uno de los derechos humanos fundamentales, tanto, que la constitución cubana prohíbe la propiedad privada sobre los medios de comunicación, por lo que solo podrán pertenecer al Estado o a la sociedad (¿públicos, cooperativas?).

Siendo un tema tan importante, el proceso de conformación de la ley tal vez debería partir de acopiar las opiniones de todos los colegas de la Isla a través del debate dentro de los medios, recogiendo sus aspiraciones y necesidades.

Sería saludable que ese intercambio de opiniones se desarrolle sin la presencia de miembros del aparato de censura, para evitar represalias posteriores. También, porque ya va siendo hora de que el gremio demuestre su mayoría de edad reuniéndose sin “tutelaje”.

Además, los ciudadanos deberían poder opinar. Se trata de un servicio público, por lo que todos deben expresar qué medios quieren y establecer controles sociales e institucionales que les permitan defender sus derechos ante una mala praxis periodística o política.

Si se utilizan mecanismos de participación amplios, en los que se recojan los intereses de la ciudadanía, de los periodistas y del Gobierno, se podría crear una ley que responda a la Cuba actual, a las necesidades de su gente y a los retos que enfrentará en el futuro.
—–

(*) Visita la página de Fernando Ravsberg.


22 thoughts on “Ley de prensa para Cuba

  • el 15 septiembre, 2015 a las 2:33 pm
    Permalink

    Esto la columna humorística de Fernando Ravsberg

  • el 15 septiembre, 2015 a las 10:03 am
    Permalink

    Por favor, léeme bien…en ningún momento he negado que se haya metido a gente en prisión en distintos momentos, a veces por el simple hecho de escribir un libro contestatario. Pero estoy hablando en particular de la Primavera Negra, en 2003… Atengámonos a los hechos.

  • el 15 septiembre, 2015 a las 4:23 am
    Permalink

    Amigo ya antes de la Ley Helms Burton le habian metido por las costillas años a una pila de gente por manifestarse, si a los que me dices no los habian guardado es porque le estaban dando cordel, dejemosle ya de poner responsabilidades en otros. Desde el 59 estan guardando y reprendiendo gente por decir lo que piensa o es que estamos hablando de otro pais que no sea Cuba ?

  • el 14 septiembre, 2015 a las 10:47 am
    Permalink

    Al final no comentaste lo de la Helms Burton…ni mencionas que pasaron años antes de que los activistas cayeran presos…Con eso no estoy diciendo que no exista presión y represión contra la disidencia…pero las cosas en su sitio…En cuanto a China, no te niego lo de los 50, pero te puedo hablar de otros 500 que siguen diciendo lo suyo…y estoy hablando aquí…cerquita de ellos…

  • el 14 septiembre, 2015 a las 5:24 am
    Permalink

    hahaha asi que fueron presos porque los Estados Unidos movio pieza, hahahaha, mira a todos nos consta que en Cuba la tecnica no es ir a cargarte, es como la de los buenos policias, te dejo , te doy cordel y cuando ya no me sirvas para mis intereses pa adentro con todo y zapaticos de rosas…
    Nada, que al final te meten pa adentro si o SI, y pueden movilizar al santo Padre que no te sacan.
    Sobre China nada, dese una vuelta por aqui ( http://www.rsf.org/IMG/pdf/Viaje_al_corazon_de_la_censura_de_Internet_ESP.pdf ).
    No hace tanto condenaron cerca de 50 personas en China por delitos informaticos, a raiz de las acusaciones de Estados Unidos y otros paises, yo pense que eran reales delitos informaticos, cuando leo las causas, nada mas y nada menos que exactamente esto, publicacion en internet de material en contra del Partido, usar tecnologias para brincarse el bloqueo Chino y tonterias como esta, nada, que la verdad no habia un solo Hacker por todo aquello.
    Cuba esta experimentando, y todos esos viajes de Murillo a China a Vietnam, no son para jugar a los dados.
    Nada, que te la van a meter seca igual que siempre, y el que siga preguntandose si es para controlar o no, ya encontrara su respuesta, el que tenga Fe si hay algo que se haga en verdad en favor del pueblo tendra que vivir 100 annos mas , porque lo que es con este gobierno esta muy jodido.
    Fe, Fe, bote y a la mar para los ostinados de tanta mentira..

  • el 12 septiembre, 2015 a las 4:08 am
    Permalink

    lareevolución y Marlén:

    Vamos por partes:

    Les convido a leerse ante todo la Ley Helms Burton y reparar en si dicho documento no invitaba a una respuesta por parte del Gobierno cubano.

    No pasen por alto que algunos de los encartados en los juicios de la “Primavera Negra” de 2003 llevaban años ya haciendo su labor, sin que hasta ese momento hubieran sufrido mayores consecuencias (lo digo en comparación con lo que enfrentaron a parftir de ese año; no me refiero a represalias administrativas o al habitual ninguneo ideológico). Pienso en particular en el caso del poeta devenido reportero Raúl Rivero, que en 1991 saltó a una fama súbita entre la disidencia y la oficialidad, tras rubricar la “Carta de los Diez,” documento que en su momento estremeció los cimientos del aparato político estatal. Transcurrieron 12 años de activismo antes de que el bardo cayera en el “bote”. ¿Por qué esperar tanto para juzgarlo si en esencia estuvo haciendo lo mismo por más de una década?

    A mi modesto juicio, las desmedidas condenas de 2003 iban más encaminadas a advertir a la Casa Blanca sobre el destino que correrían los destinatarios de su ayuda (o de cualquier tipo de apoyo al descarrilamiento del sistema imperante en la Isla mediante presión externa), que a castigar la desobediencia o ejercicio civil de los 75 acusados y otras personas de su entorno. No olviden que, de manera provocada, o por ocurrencia natural, las detenciones suceden tras los famosos “talleres periodísticos” que ofreció la SINA, bajo el mandato del siempre provocador James Cason. Con Wayne Smith esto no habría sucedido.

    Mi tesis es que en el prolongado tira y encoje entre Washington y La Habana, estos disidentes pagaron los platos rotos, en buena medida a cuenta del empeño estadounidense de echar abajo al Gobierno cubano. Todo intento del Norte por “democratizar” a Cuba, según sus presupuestos, ha tenido resultados totalmente opuestos en más de medio siglo. Bien que ya lo estén comprendiendo. Al fin.

    Marlén, ahora para ti en exclusiva:

    Noto que siempre cargas la mano en la dirección del gobierno, que si hizo o si dejó de hacer, lo que me hace pensar que entonces el resto de la sociedad es pura arcilla maleable, sin otro destino que callar y acatar. Por mi parte, prefiero mirar hacia el ciudadano, tratando de detectar por dónde se mueve el “mainstream”.

    ¿No te convence en sentido contrario a tu aserto la diversidad de puntos de vista que exponen quienes escriben y comentan en Havana Times, entre los cuales los hay tan antisistema como Alfredo Fernández, convencidos revolucionarios como Elio Delgado, o cargados de matices, e incluso contradicciones, como Erasmo, Verónica y Rosa, por citar unos pocos casos? Porque – de nuevo a mi entender- si algo insufla vida y credibilidad a este foro no es el “alto vuelo” del promedio de sus escritos, sino el haberse constituido en un “corte” representativo de la actual sociedad cubana. Y esto a contrapelo de tirios y troyanos.

    Eso, Marlén, no hay ley que lo pueda desbancar. Quizás lo intenten, y hasta se anoten algunos puntos, no te lo niego. Ahora, que eso funcione en la vida real son otros cinco pesos. Vivimos otros tiempos, que por fuerza se irán reflejando en la mente de cada cubano.

    Y para ir cerrando:

    Puede que sea algo ingenuo, como bien me dices, “viviendo en China”. Este país, nadie me lo tiene que decir, dedica los mayores recursos del orbe en financiamiento y personal para mantener controlada la red de redes. Eso lo sabe hasta el gato. El mayor temor del Gobierno son lo que aquí se denominan como “incidentes masivos”, es decir que la gente se lance a borbotones para la calle, suceso que a través de la milenaria historia china siempre termina bastante mal. Pero incluso con esa muralla china de por medio, la gente (hablo de millones) se las arregla en las redes sociales para intercambiar y decir lo que se les ocurre (lástima que no lo puedas ver en chino) , con frecuencia sin mayores problemas.

    Te cuento algo:

    Hace unos cuatro años, y a sugerencia suya, accedí al blog de una colega china que trabajaba para un medio de prensa estatal. Me asombró la siguiente frase en uno de sus posts: “La principal carencia del Partido Comunista es su falta de humanidad”.

    Te podrás imaginar que una farse de ese talante no es precisamente miel sobre hojuelas para los oídos del aparato ideológico estatal. Y, sin embargo, esta colega ha seguido laborando en los medios oficiales, sin que hasta la fecha haya sufrido represalia alguna.

    Seguro me podrás citar ejemplos en sentido contrario, que los hay, pero éste que traigo a colación me permite ilustrar que no hay maquinaria alguna que, a más largo o cortro plazo, consiga nublar el entendimiento humano. O como rimó hace ya muchos años el Indio Naborí: “no hay esposas en el mundo para atar los pensamientos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *