Cubaleaks

Fernando Ravsberg

Escultura en Las Tunas, Cuba. Foto: Ihosvanny

HAVANA TIMES, 9 dic. — Después de las revelaciones de Wikileaks me he dado cuenta de que vivo en una de las pocas regiones del planeta donde aún prima la sinceridad, aquí los políticos de Cuba y EE.UU. se dicen lo que piensan en público y en la cara.

Es que cuando busco las “revelaciones” sobre La Habana me encuentro con las mismas cosas de las que Washington la acusa siempre: proteger terroristas, influir negativamente en el resto del continente y llevar por el mal camino a Hugo Chávez.

Los medios nacionales denuncian que los cables muestran un plan de sabotaje contra la ayuda médica de Cuba. Pero a quien le hacía falta tal “revelación” cuando Washington tiene un programa de visas rápidas para tentar a los médicos cubanos que trabajan en terceros países.

Tal vez la única noticia sea que una de las damas supuestamente “agredida sexualmente” por Julián Assange tiene en su historial una reconocida militancia anticastrista. Una coincidencia que ya está despertando la suspicacia de algunos. (1) y (2)

Por lo demás, no hay nada tan sorprendente como las dudas sobre la salud mental de la presidenta argentina, las sospechas de que Putin trabaje para la mafia rusa, el carácter difícil de Sarkozy o las “fiestecillas” privadas de Berlusconi.

Es que con La Habana los políticos de EE.UU. son mucho más francos, tanto que su embajador en México, Carlos Pascual, dijo públicamente que no hay que preocuparse por Cuba “porque el medio ambiente va a eliminar el problema para nosotros”. (3)

Bien, ¿qué escándalo mayor podría revelar los cables de WikiLeaks después de que un diplomático estadounidense dice con tanta sinceridad que la solución del diferendo bilateral es que la isla y sus habitantes desaparezcan bajo el mar?

Antes de 1959 sí había “mensajes secretos” como aquel del embajador Benjamín Welles donde se queja de cansancio porque el presidente cubano y sus ministros le consultan “diariamente sobre decisiones de todo tipo de aspectos concernientes al gobierno de Cuba”. (4)

Esta relación entre los sres. embajadores de EE.UU. y los gobernantes de la isla fue una de las causas por las que “Radio Bemba” -transmisión oral precursora de WikiLeaks- propagó el rumor de que Cuba tenía cierta dependencia de su vecino del norte.

Pero con Fidel Castro la sinceridad fue mutua. Ya en la Sierra Maestra, el Comandante escribió una carta en la que asegura que el destino de su vida es la guerra que iniciará contra los EE.UU. después de derrotar al dictador Batista.

Ni que hablar de los discursos posteriores al triunfo, tanto en Cuba como en el resto de mundo. Será difícil encontrar uno sin referencias al “imperialismo yankee”, al que acusan de todos los males que aquejan a la humanidad.

Así que, en el diferendo Cuba-EE.UU. los cables secretos poco pueden aportar a lo que todos ya sabemos. Sin embargo, los líderes cubanos parecen muy satisfechos de que el doble discurso de su “mortal enemigo” quede desnudo ante el mundo.

Felices con Wikileaks, ¿porqué no Cubaleaks?

Están tan felices que dicen que WikiLeaks merece un monumento. Sin embargo, en vez de gastar el dinero en estatuas se podría invertir en organizar un “Cubaleaks” para dar un poco de trasparencia a la vida política, económica y social del país.

Creo que funcionaría de maravillas. Conozco periodistas a los que les encantaría poder escribir sobre esos temas y muchísimos ciudadanos dispuestos a dar información sobre los casos de actualidad que misteriosamente quedan en la sombra.

Lógicamente habría que tener cuidado con aquellos secretos que afecten la seguridad nacional pero podríamos hablar de muchos otros temas, como la ineficiencia de algunos ministros, la corrupción de uno que otro empresario o los extraños votos de Cuba en la ONU.

Porque, como dice un amigo entendido en la materia, la trasparencia no es un striptease en el que los demás se desnudan. El verdadero compromiso con la trasparencia empieza cuando nosotros también estamos dispuestos a quitarnos la ropa.

(1) http://www.telesurtv.net/secciones/contexto/85376-NN/wikileaks-detras-del-escandalo-sexual-contra–assange-una-colaboradora-cubana-de-la-cia/

(2) http://www.diariodecuba.com/cuba/2065-la-sueca-presuntamente-violada-por-assange-intento-romper-el-arco-progresista

(3) http://www.google.com/hostednews/epa/article/ALeqM5ig9LfKrrzQnxUKIdDOK00d5I-nCw

(4) “Tony Guiteras, un hombre guapo”. Autor Paco Ignacio Taibo II

Publicado con la autorización de BBC Mundo


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *